Menos horas de trabajo: ¿mayor productividad? | Razón Pública 2023
Foto: Ministerio de Trabajo

Menos horas de trabajo: ¿mayor productividad?

Compartir:

Empezó la implementación de la ley de disminución de jornada laboral. ¿Cuál será su impacto para los trabajadores, empleadores y el desarrollo del país?

Juliana Morad Acero* y Alejandro Gómez Castaño**

Productividad laboral

La Ley 2101 de 2021 aprobó la disminución gradual de la jornada laboral. Su aplicación inició el pasado 15 de julio con la reducción de una hora. El cambio ha causado diversas reacciones, por lo cual es fundamental preguntarnos sobre su impacto en la productividad.

La productividad es un indicador económico que mide la eficiencia y la calidad del capital humano en el proceso de producción en un determinado tiempo. Además, se relaciona con el crecimiento económico, la competitividad y el nivel de vida. Es una señal fundamental en el diseño de políticas públicas.

Por lo general, la productividad se mide dividiendo el producto interno bruto (PIB) entre el número de horas trabajadas o personas empleadas. Sin embargo, en su método de cálculo hay limitantes causadas por el modo en el que se recolectan los datos estadísticos.

Además, la productividad es el resultado de la interacción de múltiples factores como la educación, la salud, el uso de tecnologías, la infraestructura privada y pública, entre otros. En consecuencia, la disminución de la jornada laboral por sí misma no tiene la capacidad de cambiar la productividad laboral de un país.

Le recomendamos: Una mirada nueva a la reforma laboral

Desempeño de los trabajadores

Diversos estudios prueban que la disminución de la jornada laboral beneficia el desempeño de los trabajadores. Al permitirles tener más tiempo libre, disminuir el estrés laboral y facilitar la conciliación entre el trabajo y las obligaciones familiares, los empleadores fomentan la responsabilidad social empresarial. Además, implica un enfoque de género teniendo en cuenta son las mujeres quienes principalmente asumen labores de cuidado.

la productividad es el resultado de la interacción de múltiples factores como la educación, la salud, el uso de tecnologías, la infraestructura privada y pública, entre otros.

Foto: Alcaldía de Medellín - La disminución de la jornada laboral permite a los trabajadores más tiempo libre; permite la conciliación entre el trabajo y las obligaciones familiares y de cuidado.
En pocas palabras, mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, al brindarles más tiempo para dedicarse a otras actividades, impacta positivamente en su bienestar y en la productividad laboral.

No obstante, para algunos sectores empresariales que cubren jornadas continuas, la medida implica la contratación de más trabajadores y el pago de horas extras para suplir las necesidades productivas. Dicho de otro modo, aumentan los costos y la rigidez en las normas laborales.

Las anteriores circunstancias podrían causar dos escenarios contradictorios: la creación de más empleo para mantener el mismo nivel de horas de trabajo, y la reducción del porcentaje de trabajadores para mantener la rentabilidad del negocio. Es clave señalar que la disminución en las horas de trabajo y el aumento en los costos operacionales no puede traducirse en el detrimento del salario.

Disminución de la jornada

En comparación con otros miembros de la OCDE, Colombia tiene uno de los índices más bajos de productividad pese a tener una de las jornadas más largas. Sin embargo, es interesante señalar que sus resultados superan a los de China, uno de los ejemplos más significativos de productividad laboral.

El propósito de la Ley 2101 de 2021 es aumentar la productividad de las empresas al motivar a los trabajadores a invertir su tiempo de manera eficiente. Los empleados pueden tener la oportunidad de acceder a capacitaciones, educación, recreación y tiempo de calidad con sus familias.

Este proyecto, además de mejorar la clasificación de Colombia frente a los otros países de la OCDE, debe implementarse gradualmente. De acuerdo con la iniciativa, se pasaría de 48 a 47 horas semanales a partir del 15 de julio de 2023, 46 horas semanales desde el 15 de julio de 2024, 44 horas semanales desde el 15 de julio de 2025, y, finalmente, 42 horas semanales a partir del 15 de julio de 2026.

La ley es clara en establecer que la disminución de la jornada no puede implicar un desmejoramiento en las condiciones laborales adquiridas. Es decir, no es posible reducir el salario devengado ni las prestaciones sociales del trabajador solo por la disminución de las horas trabajadas.

Por otro lado, se estipula que una vez se reduzca la jornada laboral a 42 horas a la semana, el empleador ya no tendrá que reconocer la jornada familiar contemplada en el artículo 3º de la ley 1857 de 2017, es decir, el otorgamiento de un día semestralmente para la recreación del trabajador.

Este mismo artículo garantiza la recreación, la cultura y el derecho al deporte, tal y como figura en el artículo 21 de la ley 50 de 1990, en las empresas que tienen más de 50 trabajadores que laboran la jornada máxima. Compromiso que será reconocido de manera proporcional y de común acuerdo con los empleados.

El futuro de la medida

Finalmente, la norma indica que el gobierno realizará una evaluación a los 5 años para garantizar su implementación. De igual forma, tendrán que realizarse informes anuales dirigidos al Congreso. Un enfoque positivo porque asegura la evaluación de la medida y sus efectos en la competitividad y en los resultados de las empresas.

El propósito de la Ley 2101 de 2021 es aumentar la productividad de las empresas al motivar a los trabajadores a invertir su tiempo de manera eficiente.

Al mismo tiempo, es importante la elaboración de políticas públicas que acompañen esta iniciativa, sobre todo si el gobierno desea mejorar la productividad laboral, la calidad de vida de las personas y el crecimiento económico.

El balance será relevante para determinar si es viable reducir la jornada laboral incluso por debajo de las 42 horas semanales en el futuro. Además, la recopilación de datos y análisis periódicos permitirá tomar decisiones informadas y ajustar las políticas según los resultados. De esta manera, se asegurará que la disminución de la jornada sea beneficiosa para los trabajadores y para el desarrollo económico del país.

Este artículo fue posible gracias a la colaboración de nuestros lectores. Te invitamos a apoyar nuestra labor a través de una donación#YoapoyoaRazónPública

Puede leer: Reforma laboral: ¿proteger el empleo o los ingresos de los trabajadores?

0 comentarios

Juliana Morad - Fabio Alejandro Gomez

Escrito por:

Juliana Morad - Fabio Alejandro Gomez

* Filósofa, abogada, especialista en derecho laboral y en derecho de la seguridad social, magister en Políticas Públicas y doctoranda en Economía. **Abogado, especialista en derecho laboral, magister en derecho económico, asesor empresarial, litigante y árbitro de la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Economía y Sociedad

El ciclo económico que vendrá después de la reforma tributaria

Protestas en la troncal de la Caracas cerca a la estación de Flores.
Economía y Sociedad

Transmilenio al borde del abismo

Economía y Sociedad

Los errores de la política monetaria y fiscal de Colombia

Economía y Sociedad

Los cambios que le hicieron (y los que no) a la reforma tributaria

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.