Los próximos codirectores del Banco de la República
Inicio TemasEconomía y Sociedad Los próximos codirectores del Banco de la República

Los próximos codirectores del Banco de la República

Escrito por Jacobo Campo Robledo - Jose E Gomez Gonzalez

La escogencia de los miembros de la Junta Directiva del Banco de la República es una tarea delicada ¿Qué requisitos deberían reunir las personas designadas?

Jacobo Campo Robledo* y Jose E. Gomez Gonzalez**

La Junta y el pluralismo

Muchos economistas colombianos aspiran a ser parte de la Junta Directiva del Banco de la República, pero ser codirector de esta entidad implica una gran responsabilidad porque de ella depende la política monetaria, cambiaria y crediticia del país.

La Junta Directiva está formada por siete miembros: el ministro de Hacienda, quien la preside, el gerente general y cinco codirectores de dedicación exclusiva. Los codirectores son nombrados por el presidente de la República para periodos fijos de cuatro años, prorrogables dos veces, de modo que su permanencia máxima en el cargo es de doce años.

Cada cuatro años, el presidente de turno tiene la potestad de cambiar dos codirectores. En enero de 2025 el presidente Petro tendrá la oportunidad de hacerlo.

En este escrito proponemos algunas consideraciones que deberían ser tenidas en cuenta a la hora de nombrar los nuevos codirectores.

Varios artículos recientes han descrito la composición de la Junta Directiva del Banco de la República a lo largo del tiempo; algunos columnistas y comentaristas en redes sociales han señalado la falta de pluralismo en la integración de la entidad. Por ejemplo, se resalta la poca participación que han tenido las mujeres y los egresados de universidades públicas. Una columna relativamente reciente del actual viceministro general de Hacienda y la actual decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional subrayó la importancia del pluralismo en la Junta Directiva e hizo un listado de candidatos que, según ellos, merecerían ser nombrados codirectores.

sería ideal que los codirectores fueran expertos en temas monetarios, financieros y cambiarios. No todas las personas con título de doctorado tienen experticia en los temas centrales del Banco.

Aunque el pluralismo es un tema relevante, aquí nos enfocamos en las cualidades que debe tener un colombiano para ser codirector del Banco de la República.

¿Deben ser economistas?

En Colombia suele llamarse economista a quien estudia un pregrado en economía. En otros países, como Estados Unidos, se llama economista a quien tiene un doctorado en economía, independientemente del área que haya estudiado durante su pregrado.

Algunos de los mejores economistas del mundo, bajo esta segunda definición, no han estudiado economía en el pregrado. Algunos enfocaron sus estudios de pregrado en filosofía, otros en matemáticas, otros en ingeniería y en otras diversas áreas del conocimiento.

Las primeras personas que en Colombia ejercieron como economistas, tampoco tenían estudios de pregrado en economía. La discusión sobre si los codirectores deben o no haber estudiado economía en el pregrado no es tan relevante. Lo verdaderamente importante es que las personas que sean nombradas codirectores de la Junta del Banco de la República tengan una sólida formación en economía. Entre más formados, mejor.

Por esa razón, los candidatos ideales deberían contar con título de doctorado en economía. Esta consideración, que hace veinte años hubiera generado serias dificultades a la hora de encontrar candidatos, es algo que hoy en día cumplen varios colombianos.  A esto ha contribuido, de forma importante, el programa de becas para estudios de doctorado en el exterior del Banco de la República, como se muestra en un trabajo del banco de 2016.

Los codirectores deben tomar decisiones difíciles, llenas de dicotomías y juicios de valor económico, que hacen que la comprensión profunda de la operación de una economía pequeña y abierta dependiente de la producción de bienes básicos, como lo es Colombia, en un entorno económico globalizado, sea clave.

Aunque el banco cuenta con un staff técnico con varios expertos que pueden aconsejar y apoyar la labor de toma de decisiones por parte de la Junta, es deseable que quienes toman las decisiones sean verdaderos expertos en temas económicos.

Aunque determinar quién es experto y quién no lo es puede ser complicado, tener un título de doctorado en economía garantiza que la persona cuenta con el entrenamiento y con las credenciales mínimas para enfrentar la importante labor que le espera en la Junta.

Pero, hilando más fino, sería ideal que los codirectores fueran expertos en temas monetarios, financieros y cambiarios. No todas las personas con título de doctorado tienen experticia en los temas centrales del Banco.

Aunque el área de experticia del investigador no se puede saber directamente de su diploma de doctorado ni de las materias que tomó en sus estudios, la experticia de este se puede conocer a partir de sus publicaciones académicas.

Foto: Facebook: Banco de la República - Aunque los candidatos para ser codirectores deberían tener experiencia en bancos centrales, no deberían trabajar en el Banco de la República en el momento de su elección, teniendo en cuenta que el Gerente General habría sido su jefe, lo cual podría disminuir su independencia.

Los codirectores no deben ‘tragar entero’, deben ser personas curiosas académicamente, con deseos de entender las problemáticas siempre cambiantes de la economía con los lentes curiosos de quien quiere desaprender y aprender en un círculo de destrucción creativa.

Por fortuna, Colombia cuenta con varios doctores en economía que publican activamente sobre temas centrales al quehacer del Banco de la República en revistas internacionales reputadas.

¿Qué hay de la experiencia laboral?

La experiencia laboral es siempre importante. Y más para cargos de alta responsabilidad. De hecho, hace algunos años se hablaba de que el puesto de codirector estaba reservado para el final de la carrera de los economistas colombianos. Era visto como el culmen de la vida laboral al cual aspiraban muchos economistas jóvenes.

Con el tiempo esto ha venido cambiando y han llegado a la Junta personas más jóvenes con menos experiencia laboral relevante. Quizá sea el momento para volver a pensar en personas con buena experiencia acumulada.

¿Experiencia en qué? Idealmente, los candidatos deben conocer lo que es trabajar en un banco central. No necesariamente en el de Colombia. Pero sí sería deseable que hayan trabajado unos años en algún banco central.

Sin embargo, no sería bueno que los candidatos estén trabajando en el banco central en el momento de ser elegidos codirectores. Esto podría restarles independencia en la toma de decisiones frente al Gerente General, quien habría sido su jefe durante su estancia en el emisor.

Esto es más relevante aún si se tiene en cuenta que quienes sean nombrados codirectores en 2025 participarán de la elección del Gerente General del Banco ese mismo año. Por una razón similar, viceministros y funcionarios actuales del Ministerio de Hacienda tampoco deberían ser nombrados.

Además de contar con experiencia trabajando en banca central, contar con experiencia académica es deseable. El trabajo de codirector tiene un componente académico importante.  Los codirectores no deben ‘tragar entero’, deben ser personas curiosas académicamente, con deseos de entender las problemáticas siempre cambiantes de la economía con los lentes curiosos de quien quiere desaprender y aprender en un círculo de destrucción creativa.

En conclusión

Más que señalar nombres de personas que podrían ser consideradas por el presidente para ocupar el cargo de codirector del Banco de la República a partir de enero de 2025, es importante señalar características deseables que el presidente podría tener en cuenta a la hora de hacer su selección.

Por eso se escribe esta columna con casi un año de antelación, con el ánimo de aportar en la elección de esos cargos que son de vital importancia para el buen funcionamiento de la economía del país. En síntesis, consideramos que se debería elegir codirectores con título de doctorado en economía, que hayan publicado ampliamente sobre temas financieros, cambiarios y monetarios, que cuenten con experiencia laboral en bancos centrales y que, ojalá, cuenten con experiencia en la academia.

Dado que la independencia frente al gobierno y al gerente general del Banco son claves, no deberían estar trabajando ni en el Banco de la República ni en el Ministerio de Hacienda en el momento de ser elegidos codirectores.

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies