LOS PODCAST QUE FUERON Y LOS QUE NO FUERON EN 2023
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA LOS PODCAST QUE FUERON Y LOS QUE NO FUERON EN 2023

LOS PODCAST QUE FUERON Y LOS QUE NO FUERON EN 2023

Escrito por Vladimir Montana

El auge del podcast todavía sorprende a quienes, años atrás, pensábamos que el fin del lenguaje radiofónico estaba cerca. Las plataformas de distribución han facilitado sin embargo una publicación de contenidos que anteriormente estaba reservada a los programadores radiales. La idea de hacer una producción en casa no implica sin embargo que todo el mundo pueda hacer un podcast, siendo un lenguaje sonoro que debe ser tratado con método, técnica y profundidad, y en tal sentido, es notable cómo este formato ha derivado en un sinfín de variaciones temáticas, estilísticas y narrativas que van desde lo espiritual hasta el placer pasando por los nuevos cuentachistes.

La necesidad de monetizar ha generado sin embargo una mutación en el podcast estrictamente radiofónico. Muchos famosos comenzaron a crear contenidos a colgarlos en youtube y a llamarles “podcast”. Lograr buenos números de reproducción es, por supuesto, mucho más sencillo para famosos y famosas, que aprovechan su pantalla e influencia en redes sociales dejando claro que la tal democratización de las plataformas digitales es bastante relativa. La distribución es, de hecho, uno de los retos más serios en el mundo del podcast. Es así que los famosos, muchos de ellos escampando de su yo-tuve, aterrizan en youtube aprovechando su capital social para hacer entrevistas con amigos o famosos en medio de una pobre estructura narrativa. Este es el caso del Podcast de Mauricio Navas o el de Santiago Alarcón. Hasta el Pibe Valderrama abrió el suyo y entrevista a sus amigos para contar anécdotas íntimas. Mantenerse vigente y además monetizar se está convirtiendo, pues, en una forma de vida entre los famosos en retiro. Esta modalidad, desde luego, está mucho más cerca de los youtubers que de los creadores de contenido radiofónico.

Otra cosa ocurre con los verdaderos podcasteros, aquellos cuyo gancho es el producto sonoro estrictamente, y para quienes es irrelevante mostrar la cara o hablar de experiencias faranduleadas. Para este tipo de contenidos la calidad es primordial, ya sea por su técnica o por la construcción de las historias. En este grupo tenemos el programa Tercera Vuelta de Alejandro Gaviria y Ricardo Silva que abordan temas complejos y cotidianos desde una complejidad conceptual y simpleza vivencial; algo así aplica al programa de Esperanza Gómez y Flavia Dos Santos. En este grupo podríamos también incluir Juan Esteban Constaín, aunque sus temáticas tan amplias no llevan a pensar en un podcast del que pueda entenderse su finalidad. Las entrevistas del Topo, jugando a lo naïve, logra en ocasiones gran profundidad en sus programas; igual ocurre con Robbie J. Fray, un estadounidense radicado en Medellín, que aborda temas de emprendimientos exitosos y en cierta manera es un referente en la historia empresarial reciente del país. Presunto Podcast, por su parte, es el resultado de un equipo amplio de periodistas que están, de lleno, en la cruzada por llevar a acabo otro periodismo, y dan un refresco a quienes no hemos podido superar la tusa con aquella María Jimena Duzán que tanta falta nos hace. Ella, María Jimena, después de hacer intentos algo repetitivos de temáticas relacionadas con la relación entre los clanes políticos y la criminalidad, es en todo caso un referente de contenidos de opinión y actualidad. En cuanto a podcast históricamente situados, Diana Uribe es, y será, la pionera y gran representante del género.

Pablo Escobar: Escape de la Catedral (bueno, ese es de 2022) es un ejemplo de podcast que debería replicar Daniel Coronell y que podría elevar esas siempre pertinentes columnas de opinión que están siendo exprimidas, fragmentadas y banalizadas en su poderoso canal youtube. Destaca, por su puesto, El sueño de La Hormiga, producida por La No Ficción y Félix de Bedout; con un trabajo de campo notable, entrevistas in situ y la poderosa historia de David Murcia Guzmán, logra incrustar al oyente en la Colombia de la periferia. Estas producciones no deberían ser la excepción sino la regla de los contenidos publicados por tan reputados periodistas que, desde su lugar de privilegio, podrían marcar un referente de salto de calidad en la realización de contenidos radiofónicos.

Esperamos con mucho interés el giro que propondrá el programa, Relatos Amarillos, de Juan Baquero, creador y director de un podcast que, por su continuidad y calidad, desde hace un par de años no tiene comparación en el ecosistema radiofónico. Las historias de taxistas que escuchamos en este podcast, que surgen de una notable investigación y son tratados con finura narrativa y envolvente musicalización, se preparan para vivir una nueva etapa. Es un programa que recoge experiencias y aprendizajes que desde RTVC han emprendido con anterioridad producciones como Diez versiones y que, con el apoyo de un virtuoso grupo de actores, propone unas líneas generales que diferentes escritores y escritoras resuelven a partir de inusitadas propuestas narrativas. En Crónicas de la noche roja, puliendo al máxima la íntima relación entre la prensa amarilla y la naturaleza humana, Santiago Gamboa proporcionó igualmente una lectura radiofónica que propone una nueva literatura sonora. El trabajo de RTVC en sus contenidos radiofónicos, no sólo podcast sino radioteatro y radio novelas es, desde luego, el punto de referencia que esperamos tenga más presupuesto y política pública de promoción.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies