Los bancos centrales deben velar por la estabilidad financiera
Foto: Freepik: vecstock

Los bancos centrales deben velar por la estabilidad financiera

Compartir:

La inclusión explícita de temas financieros en la política monetaria puede anticipar crisis económicas y proteger el empleo y el bienestar social. ¿Por qué y cuáles son las dificultades para incorporarlos?

Jose E. Gomez Gonzalez* y Jacobo Campo Robledo**

¿Qué es la “inflación objetivo”?

Los bancos centrales son los responsables del diseño y conducción de la política monetaria, clave para la estabilidad macro financiera y el desarrollo económico sostenible de cualquier país.

Actualmente, los bancos centrales de casi treinta países han incorporado el sistema de “inflación objetivo” en sus decisiones de política monetaria. Esta estrategia consiste en establecer una meta explícita de inflación a mediano o largo plazo y usar herramientas de política monetaria —como decir, las tasas de interés de corto plazo— para alcanzar ese propósito.

Durante los auges económicos, cuando todo va bien y la economía crece de forma acelerada, se suelen sentar las bases de la inestabilidad financiera.

Pero, a partir de la gran crisis financiera que afectó a la mayoría de las economías desarrolladas entre 2008 y 2010, varios académicos han resaltado la importancia de que los bancos centrales consideren metas de estabilidad financiera de forma explícita.

La necesidad y los retos

La necesidad de que los bancos centrales incorporen la estabilidad financiera como un propósito de política explícito surge como una respuesta a los retos emergentes que enfrentan los países en un mundo globalizado. La interacción entre los mercados financieros y la economía real ha adquirido una importancia sin precedentes, dejando en evidencia la importancia de una política monetaria que no solo considere la estabilidad de precios, sino la estabilidad financiera.

La inclusión explícita de temas financieros en la regla de política de los bancos centrales ofrece varias ventajas, como una mayor capacidad de anticipación a posibles crisis, la mitigación de riesgos sistémicos y la promoción de un entorno económico robusto y resiliente. La estabilidad financiera no solo resguarda el sistema bancario, sino que influye directamente en la capacidad de la economía para promover un crecimiento sostenible, empleo y bienestar social. Más aún, la estabilidad financiera puede afectar la estabilidad de precios.

Las crisis financieras se han vuelto más frecuentes y duraderas en las últimas dos décadas. Han mostrado los peligros de pasar por alto los aspectos financieros en la formulación de la política monetaria. Durante los auges económicos, cuando todo va bien y la economía crece de forma acelerada, se suelen sentar las bases de la inestabilidad financiera. A medida que se crean incentivos para aumentar la inversión y se pagan las deudas, surgen las condiciones para que la oferta y la demanda de crédito crezcan aceleradamente.

Por lo tanto, las políticas de otorgamiento de crédito tienden a volverse más laxas y esto contribuye al exceso de endeudamiento y a la creación de burbujas de activos, lo que eventualmente conduce a crisis, como se ha documentado en varios trabajos académicos importantes.

Lamentablemente, cuando la política monetaria se ocupa solamente de la inflación de bienes y servicios, esto puede contribuir a dicha situación. Por ejemplo, las tasas de interés bajas durante períodos prolongados de tiempo pueden motivar la activación del canal de riesgo en la transmisión de la política monetaria, lo que lleva al aumento de la cartera riesgosa del sistema financiero. En ese sentido, incorporar temas financieros en la regla de política monetaria ayudaría a prevenir la repetición de tales escenarios pues sería una supervisión más proactiva de los riesgos financieros emergentes.

Foto: Caja de la Vivienda Popular - El aumento del crédito y los precios de la vivienda son indicadores financieros que reflejan la salud del ciclo financiero en una economía.

Le recomendamos: Diversificar la economía colombiana

Política monetaria y precio de los activos

Tal como Hyman Minsky destacó en la década de 1970 al desarrollar la Hipótesis de la Inestabilidad Financiera, la economía presenta dos sistemas de precios que pueden experimentar movimientos dispares en determinados momentos. Por un lado, están los precios de los bienes y servicios y, por el otro, están los precios de los activos. Esta distinción subraya la dualidad inherente en el sistema económico, pues las variaciones en los precios de los bienes y servicios pueden divergir de los cambios en los precios de los activos, dejando en evidencia la complejidad de los factores que influyen en la estabilidad financiera y económica.

Desafortunadamente, la mayoría de los bancos centrales prestan su atención en los precios de bienes y servicios, descuidando el análisis del comportamiento de los precios de los activos en la formulación y aplicación de la política monetaria. Esta práctica parece pasar por alto el hecho de que la política monetaria ejerce una influencia significativa en el comportamiento de los precios de los activos, y que dicho comportamiento tiene consecuencias notables en la economía real.

La duración de las burbujas financieras se encuentra intrínsecamente vinculada a la postura adoptada por la política monetaria. Este período de persistencia no solo sirve como un indicador, sino como una proxy de otras dimensiones críticas, tales como la magnitud de estas burbujas y los desequilibrios macroeconómicos que pueden desencadenar.

Las crisis financieras acarrean costos significativos para la sociedad en su conjunto y afectan de manera particular a la población más vulnerable debido al aumento del desempleo y la escasez de crédito. En ese sentido, están estrechamente relacionadas con las burbujas financieras, en especial las relacionadas con el sector inmobiliario.

Por estas y otras razones, como la correcta trasmisión de la política monetaria, los riesgos sistémicos, las expectativas del mercado y los efectos en la distribución del ingreso y la riqueza, resulta imperativo que los bancos centrales incorporen de manera integral los precios de los activos en el diseño y la ejecución de la política monetaria.

¿Cómo incluir los precios en las reglas de decisión?

En los países donde se adopta la “inflación objetivo”, como en Colombia, los precios se incluyen en las reglas de decisión de dos maneras:

  1. Con la ampliación de la regla de Taylor, incorporando una tercera brecha adicional a las brechas de inflación y producto: la brecha financiera. De esa manera, los bancos centrales responderían no solo ante desviaciones de la inflación y el producto respecto de sus valores objetivo o promedio, sino también ante cambios en la brecha financiera.

Una dificultad de esta vía consiste en derivar endógenamente la regla de política óptima con una tercera brecha. Adicionalmente, podría ser complicado determinar la variable financiera o el factor financiero particular para incluir en la función de reacción de los bancos centrales. Por ejemplo, podría considerarse la brecha del crédito, la brecha del precio de vivienda, la brecha de la cartera vencida o riesgosa de los bancos, o la brecha de un factor que considere la variación conjunta de dichas variables.

  1. A través de la inclusión de variables financieras dentro de la definición del producto potencial. Este enfoque reconoce que la estabilidad financiera es un componente esencial de la sostenibilidad económica a largo plazo. El producto potencial, en su esencia, representa el máximo nivel sostenible de producción que una economía puede lograr dados los recursos disponibles y su productividad.

La incorporación de variables financieras en la definición del producto potencial permitiría un análisis más completo y preciso de la capacidad de una economía para sostener su actividad productiva a largo plazo, teniendo en cuenta los riesgos y vulnerabilidades asociados con la estabilidad financiera.

Esto podría proporcionar una base más sólida para la formulación de políticas que intentan promover no solo la estabilidad de precios, sino la estabilidad financiera y, en última instancia, el crecimiento económico sostenible. Distintos académicos han propuesto formas concretas para ejecutar esta opción.

Sin embargo, este enfoque también plantea desafíos conceptuales y metodológicos, como la identificación y medición precisa de las variables financieras importantes y su integración en los modelos económicos usados para estimar el producto potencial. Pese a ello, reconocer la importancia de la estabilidad financiera en la determinación del producto potencial representa un paso crucial hacia una comprensión más completa de la economía y la formulación de políticas más efectivas para promover la estabilidad y el crecimiento a largo plazo.

Desafortunadamente, la mayoría de los bancos centrales prestan su atención en los precios de bienes y servicios, descuidando el análisis del comportamiento de los precios de los activos en la formulación y aplicación de la política monetaria.

Según numerosos estudios académicos de la última década, el crecimiento del crédito y los precios de la vivienda son indicadores financieros que capturan de manera concisa y precisa la salud del ciclo financiero de una economía. El crecimiento del crédito refleja la disponibilidad de financiamiento y la confianza de los prestatarios y prestamistas, mientras que los precios de la vivienda son un indicador clave de la dinámica del mercado inmobiliario, que está intrínsecamente ligado al sector financiero y puede influir en la estabilidad económica en general.

Incorporar estas variables financieras en el cálculo del producto potencial amplía la perspectiva tradicional del producto potencial, dando lugar al concepto de «producto potencial neutral financiero». Este enfoque reconoce que las condiciones financieras, los factores tradicionales que determinan el producto potencial y los recursos y la productividad son fundamentales para comprender la capacidad de una economía para mantener un crecimiento sostenible a largo plazo.

La brecha entre el producto potencial neutral financiero y el producto real, conocida como la «brecha neutral financiera», proporciona información sobre la posición del ciclo financiero y la posible presión sobre los recursos de la economía en un momento dado. Este marco analítico más amplio y completo permite un análisis más preciso de los desequilibrios y riesgos financieros, lo que a su vez puede informar de manera más efectiva la formulación de políticas para promover la estabilidad económica y financiera.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la medición y el análisis de estas variables financieras pueden ser complicadas y necesitan datos confiables y modelos adecuados. Además, la interpretación de la brecha neutral financiera y su relación con la política monetaria debe realizarse con cuidado, reconociendo la diversidad de factores que influyen en la economía.

Lea en Razón Pública: ¿La apertura financiera afectaría la estabilidad financiera del país?

* Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

Acerca del autor

Jose Eduardo Gomez Gonzalez - Jacobo Campo

* Docente Investigador de City University of New York-Lehman College, Ph.D. en Economía de la Universidad de Cornell, economista de la Universidad Nacional de Colombia.

** Docente de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía de la Universidad del Rosario, economista y negociador internacional de la Universidad ICESI.

0 comentarios

Jose Eduardo Gomez Gonzalez - Jacobo Campo

Escrito por:

Jose Eduardo Gomez Gonzalez - Jacobo Campo

* Docente Investigador de City University of New York-Lehman College, Ph.D. en Economía de la Universidad de Cornell, economista de la Universidad Nacional de Colombia. ** Docente de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía de la Universidad del Rosario, economista y negociador internacional de la Universidad ICESI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

jose gregorio
Economía y Sociedad

El nuevo salario mínimo: insuficiente y mal establecido

Puerto Tribugá en riesgo ecológico
Economía y Sociedad

Tribugá: ¿es posible el desarrollo sostenible?

Economía y Sociedad

La crisis económica internacional: ¿comienzo de una nueva historia?

Economía y Sociedad

Política monetaria 2.0: los bancos y las nuevas reglas de juego en Colombia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.