¿Levantar la cuarentena? Lo que nos enseñan los otros países - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad ¿Levantar la cuarentena? Lo que nos enseñan los otros países

¿Levantar la cuarentena? Lo que nos enseñan los otros países

Pandemia y reapertura

Aunque la situación de Colombia es mejor que la de muchos países, levantar el aislamiento sin contar con los seguros necesarios y el compromiso ciudadano sería un grave error, evitable.

John Jairo González* y Jesús David Prada**

¿Estamos listos?

El dilema entre proteger la salud o la economía ha puesto a los gobiernos ante una encrucijada:

  • Si levantan las medidas demasiado rápido y no logran controlar la infección, serán juzgados por subestimar u omitir los peligros del virus.
  • Y si mantienen por mucho tiempo las medidas, serán juzgados por “condenar” a otros a morir de hambre, pues los efectos de esta sobre trabajadores y empresas es notorio.

A raíz de esto, muchos gobiernos han empezado a flexibilizar las medidas de aislamiento, tratando de encontrar un equilibrio entre esos dos extremos.

Colombia podría perder lo que logramos con el aislamiento si lo flexibiliza demasiado rápido.

El Gobierno de Colombia anunció el 27 de abril que las entidades territoriales quedarían autorizadas para abrir progresivamente algunos sectores de actividad económica. Pero son obvias las preguntas: ¿Cómo asumiremos esa reapertura? ¿Qué nos diferencia de países que ya han vuelto casi por completo a la normalidad?

Le recomendamos: Levantar la cuarentena puede salvar más vidas que mantenerla

Como medir el éxito de las medidas

El primer caso de COVID-19 se registró en América a finales de febrero y ya ha dejado más de tres millones de contagiados con más de ciento cincuenta mil muertos. Como se ve en las dos gráficas siguientes, fuera de Estados Unidos los países más afectados han sido Brasil, México y Ecuador.

Gráfica 1. Total de casos confirmados desde que se conoció el primer contagio.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID) cruzados con información de la OPS.

Gráfica 2. Total de muertes desde que se conoció el primer contagio por COVID-19.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID) cruzados con información de la OPS.

América Latina fue una de las regiones a donde el virus llegó más tarde. Por eso, en principio, sus gobiernos y poblaciones estaban más preparados para la pandemia. Eso permitió que algunos países tomaran medidas tempranas de distanciamiento y aislamiento, lo cual repercutió en retrasar la cadena de contagios.

No obstante, la eficacia de estas medidas ha variado significativamente: de las dos gráficas anteriores podemos inferir que Chile, Argentina y Colombia han logrado contener en parte la propagación del virus (las respectivas curvas de contagio se han aplanado al menos parcialmente).

Foto: Alcaldía de Barrancabermeja
Los protocolos para la reapertura serán fundamentales para mantener el avance del contagio controlado.

Colombia fue aumentando la cantidad de exámenes hasta llegar a 0,23 por cada 1.000 habitantes.

Y sin embargo también varios países altamente afectados de la región y el mundo (Italia, España e inclusive México) han aplanado la curva, o sea que la evaluación de las medidas no debe limitarse a su eficacia para frenar la pandemia sino además a el tiempo y costo –en vidas y en pérdidas económicas– que les tomó reducir el número de nuevos contagios.

A Colombia no le ha ido tan mal

Aunque muchos en Colombia dicen que las medidas no han sido adecuadas, los datos parecen apuntar en otra dirección.

Debido a que los brotes del virus se dieron en diferentes momentos en los diferentes países, ver la curva de cada país desde el primer caso confirmado -punto de partida- permite compararlos con mayor precisión. Como muestran las gráficas 3 y 4, en Colombia se ha logrado contener la propagación del virus y se ha logrado con relativa rapidez. De hecho, fue de los primeros países en Latinoamérica en llegar a un periodo de duplicación (periodo en el cual se duplican los casos) de 10 días, en contraste con países en donde en los primeros días de la pandemia, estos números se duplicaban cada 2 días aproximadamente. Al retrasar los contagios cuando había menos casos, se salvó la vida de miles o incluso de decenas de miles de personas.

Sin embargo, como se observa en la gráfica, esa ventaja inicial ha ido disminuyendo,  tanto así que Colombia podría perder la ventaja (en vidas salvadas) inicial lograda con el aislamiento, si lo flexibiliza sin la capacidad institucional, de vigilancia epidemiológica y bioseguridad, y respaldo ciudadano, necesarios

Gráfica 3. Tiempo de duplicación de casos desde que se conoció el primer contagio por COVID-19.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID).

Gráfica 4. Tiempo de duplicación de muertes desde que se conoció el primer contagio por COVID-19.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID).

Rutas distintas con resultados parecidos

El cuadro siguiente resume las medidas que han tomado algunos países para frenar la propagación del virus y las fechas relevantes para evaluar su eficacia.

Cuadro 1. Medidas tomadas y fechas relevantes para analizar el contagio por COVID-19 en diferentes países.

 

País Fecha primer caso Fecha primera muerte Medidas tomadas Fecha de las medidas
Italia 30 de enero 21 de febrero ●        Cancelación de vuelos hacia y desde China.

●        Cierre de fronteras intermunicipales y suspensión de manifestaciones y eventos.

●        Cancelación de reuniones de personas, eventos deportivos, cierre de comercios al por menor, restaurantes.

●        Cierre de todas las actividades con excepción de farmacias y tiendas de artículos básicos y servicios esenciales

●        Reapertura gradual de establecimientos y retoma de actividades.

●        Apertura de fronteras domésticas y aeropuertos.

30 de enero

23 de febrero

 

9 y 11 de marzo

 

22 de marzo

 

4 de mayo

 

3 junio

Alemania 28 de enero 09 de marzo ●        Cierre de escuelas

●        Distanciamiento social: (comercios no esenciales, centros educativos, eventos y concentraciones).

●        Reapertura gradual.

13 de marzo

16 de marzo

 

6 de mayo

Colombia 6 de marzo 22 de marzo

16 de marzo*

●        Emergencia sanitaria y medidas de distanciamiento social en eventos de más de 500 personas.

●        Cierre de fronteras nacionales.

●        Cancelación de clases.

●        Cuarentena total.

●        Apertura de sectores de construcción y manufactura.

●        Flexibilización del confinamiento.

12 de marzo

14 de marzo

16 de marzo

25 de marzo

27 de abril

1 de junio

Ecuador 29 de febrero 13 de marzo ●        Estado de excepción y aislamiento preventivo obligatorio de todas las personas. 17 de marzo
Perú 6 de marzo 20 de marzo ●        Cuarentena obligatoria.

●        Distanciamiento social y aislamiento de viajeros provenientes de países con circulación efectiva.

●        Extensión de la cuarentena.

●        Reapertura gradual.

15 de marzo

18 de marzo

 

 

23 de abril 15 de mayo

México 28 de febrero 19 de marzo

 

●        Jornada de sana distancia (reprogramación de eventos masivos y llamados al distanciamiento social).

●        Suspensión de actividades no esenciales.

●        Reapertura sectores de la construcción, minero y automotriz y reanudación de las clases en municipios sin contagios.

●        “Nueva normalidad”.

23 de marzo

 

26 de marzo

18 de mayo

 

 

1 de junio

Estados Unidos 21 de enero 29 de febrero

6 de febrero*

●        Aislamiento preventivo de viajeros provenientes de China.

●        Medidas de distanciamiento y aislamiento a nivel federal.

●        Restricción federal de vuelos provenientes de Europa.

6 de febrero

15 de marzo

31 de marzo de

Brasil 26 de Febrero 17 de marzo ●        Cierre de fronteras.

●        Cierre voluntario de comercios y escuelas.

●        Cuarentena con excepciones.

19 de marzo
Argentina 3 de marzo 7 de marzo ●        Aislamiento obligatorio. 20 de marzo
Chile 3 de marzo 22 de marzo ●        Prohibición de eventos públicos con más de 200 personas.

●        Cancelación de clases.

●        Cierre de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas.

●        Cuarentenas parciales.

●        Cuarentena total sectorizada.

●        Reapertura gradual

 

13 de marzo

15 de marzo

18 de marzo

22 de marzo

26 de marzo

23 de abril

Fuente: elaboración propia. Los datos relacionados con el primer caso y primera muerte fueron obtenidos de Our World in Data. La información relacionada con las medidas y las fechas fue obtenida de fuentes primarias que se detallan en el Cuadro y de fuentes secundarias como BBC, New York Times, El País y HBI.

Llama la atención que algunos países no tomaron medidas estrictas de aislamiento, y sin embargo presentan grandes diferencias entre sí:

  • México y Brasil no tomaron esas medidas desde un comienzo, y hoy ambos figuran entre los países con el mayor número de contagiados y muertos;
  • Pero Chile y Alemania tampoco tomaron dichas medidas, y sin embargo tienen curvas de propagación poco pronunciadas.

Foto: Alcaldía de Bogotá
¿Qué tan viable es la reapertura económica y la flexibilización de medidas?

Capacidad de testeo, seguimiento y rastreo.

¿Qué hicieron de distinto estos últimos países? Adoptaron medidas masivas de testeo y seguimiento, con buenas decisiones sobre a quién y en dónde hacer las pruebas. Esa estrategia permitió contener la enfermedad sin acudir al aislamiento generalizado y estricto.

Como se ve en la Gráfica 5, los países latinoamericanos han tomado decisiones muy diferentes en materia de exámenes de laboratorio; por ejemplo:

  • Aunque se encuentra en una fase más avanzada del brote, México tiene un déficit considerable de pruebas,
  • En cambio, Chile ha aplicado un alto número de pruebas desde el comienzo y a lo largo de toda la pandemia.

Gráfica 5. Pruebas aplicadas por cada 1.000 habitantes.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID).

Aunque tuvimos un problema inicial con las pruebas de laboratorio, Colombia fue aumentando la cantidad de exámenes hasta llegar a 0,23 por cada 1.000 habitantes. Esta tasa está por encima de varios países, pero es baja si se compara con la de Chile (0, 94).

No tenemos demasiado subregistro

Los análisis anteriores se basan por supuesto en cifras que bien pueden presentar muy distintos grados de subregistro, así que caben un par de estimativos al respecto:

  1. La Gráfica 5 muestra la proporción de casos positivos por cada prueba realizada. Si esta proporción es alta, podríamos inferir que la enfermedad está bastante extendida; así se hagan pocas o muchas pruebas, se obtendrá una mayor proporción de casos positivos si el virus está en el ambiente sin control.
  2. La tasa de mortalidad por caso confirmado (Case Fatality Rate -CFR-), que se muestra en la Gráfica 6 da una idea de si el subregistro es muy alto (“demasiadas” muertes por caso confirmado) o si más bien se ajusta a los patrones internacionales (bajo el supuesto de una letalidad más o menos homogénea).

En este sentido, si estas dos tasas permanecen estables, puede decirse que el virus no se ha salido de control o que la pandemia no se ha disparado. Un ejemplo claro de esta situación es Ecuador, donde la enfermedad avanzó más rápidamente que el número de contagios reportados; por eso, la tasa de casos positivos por prueba es inestable (Gráfica 6) y hay picos abruptos de mortalidad por caso confirmado (Gráfica 7). La situación actual de Perú, quien además está teniendo problemas relacionados con el reporte de datos, es un ejemplo de un país que, con cuarentena estricta y anticipada, logró retrasar la curva pero que en el marco de la reapertura, está teniendo problemas con el control de la enfermedad.

Gráfica 6. Casos positivos por cada 1.000 pruebas aplicadas.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID).

Gráfica 7. Mortalidad por caso confirmado (Case Fatality Rate).

Fuente: elaboración propia con información de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Afortunadamente, en este punto la revisión de las cifras para Colombia sugiere que la pandemia no se ha disparado hasta este momento o que no hay grandes fallas en la estrategia de testeo, seguimiento y aislamiento de las personas contagiadas.

Gráfica 8. Casos positivos sobre pruebas aplicadas por cada 1.000 habitantes.

Fuente: elaboración propia con base datos obtenidos de Our World in Data (OWID).

Puede interesarle: Pandemia: ¿Por qué las grandes diferencias entre países y entre regiones de Colombia?

¿Hacia dónde debemos ir?

Como ha ocurrido en Corea, China, Alemania o Chile, la primera ola de contagios puede ser seguida por una nueva oleada que obligue a retomar las medidas de contención más drásticas.

Por eso, los avances de Colombia con el aislamiento no pueden llevarnos a bajar la guardia. Al contrario, es necesario robustecer la capacidad de respuesta del país mediante varias estrategias o herramientas:

  • Optimizar el uso de las pruebas de laboratorio, siguiendo aquí las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en cuanto a pruebas, seguimiento y rastreo;
  • Seguir aumentando la capacidad hospitalaria;
  • Avanzar hacia un sistema de salud intersectorial con responsabilidades claras y compartidas entre los gobiernos, los actores privados y la ciudadanía;
  • Diseñar y aplicar protocolos claros de distanciamiento, equipamiento de bioseguridad e higiene en los ambientes laborales;
  • Buscar formas innovadoras de planeación de ciudades que incluya los sistemas de movilidad, equipamientos y espacio público

Como se ve, el éxito no depende exclusivamente de los Estados. Es imperativo que los ciudadanos acaten las medidas de distanciamiento social y que se promueva el autocuidado entre las personas y grupos sociales.

* Profesional en Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda, con estudios finalizados de especialización en Planificación Territorial de la Universidad de los Andes, y asesor de políticas de seguridad social.

**Científico de datos, master en Física de la Universidad de los Andes, pasante en la Universidad de Cornell y el Instituto de Astrofísica Teórica de Heidelberg.

Necesitamos tu ayuda para seguir realizando un cubrimiento responsable de la COVID-19. Apóyanos con tu donación y suscríbete a nuestro boletín. ¡Muchas gracias!

Artículos Relacionados

3 Comentarios

Avatar
Delmiro Masmela junio 9, 2020 - 2:20 pm

Excelente y muy técnico análisis presentado de forma clara y sencilla. Felicitaciones.

La comunidad debe entender que ellos son los actores y responsables principales para controlar la expansión del virus, los gobiernos y las empresas desarrollan infraestructura y establecen e implementan políticas seguras.

La diferencia con otras sociedades pasa una mayor o menor cultura ciudadana. En Colombia lo lograremos con el concurso de todos.

Responder
Avatar
Diego Padilla junio 14, 2020 - 6:00 pm

¡Hola! ¿cómo están? Soy colombiano residente en Chile, de repente me gusta ver estos análisis y comprar entre sí las cifras y análisis, sin ánimo de contradecir, solo de comprender mejor la situación.
Me interesó bastante el artículo, encontré algunas cosas que me generaron dudas, ojalá me las pudiesen aclarar, las principales son:
– Se dice que Alemania y Chile tuvo políticas parecidas y sus curvas de propagación son poco pronunciadas, sin embargo, una de las políticas que puede hacer la diferencia es de la de reapertura gradual, Alemania la realiza a los 2 meses después del primer fallecimiento, mientras que Chile la realiza a 1 mes después del 1er fallecimiento. ¿Qué otros factores podrían afectar? si sabemos que en 1 mes, la curva podría haber aumentado considerablemente, de hecho, en Chile, afectó, hace dos semanas tuvimos un pico bastante alto de contagiados y de muertos por día.
– Por otro lado, las cifras que se muestran en la gráfica 5, sobre chile, con un 0,949 de cada 1.000 pruebas aplicadas, podría estar mal el dato, y no ser 0,949, sino 0,0949, al hacer los números la cifra es mucho más cercana con los fallecidos actuales y con los contagios actuales (https://gisanddata.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6). Ahora, tener un índice de 9,949, es prácticamente considerar que todo la población se hizo la prueba, ¿no? y bueno eso no es así, al menos no por el momento. En resumen, tomando en cuenta la población de Colombia y Chile, los porcentajes expuesto no coinciden con los de la fuente citada y con los que informa el país. Me genera esa duda, los porcentajes son sobre toda la población, o sobre un ramo específico de la población o ¿son acumulados?

Eso, quería compartir eso, muchas gracias por sus aclaraciones y mantenernos informados. Los seguiré leyendo.
¡Saludos!

Responder
Avatar
Walter Negrete junio 15, 2020 - 8:00 pm

Con respecto al análisis y el énfasis en el distanciamiento social y confinamiento consciente, no hay discusión. Pero, dejan de lado, en las conclusiones el como apoyar a la población que se ha ido sumando a la vulnerabilidad, por la perdida se empleo??

El gobierno central, muy olímpicamente entrego miles de millones a las entidades financieras para que «supuestamente» hicieran de intermediadoras, pero estas, sin ningún empacho, se quedaron con la plata guardada y haciendo su negocio.

Cuando hay física hambre y riesgo de muerte, así clarito se debe decir, riesgo de muerte por física hambre; es muy complicado pedirle al ciudadano que tenga conciencia y se quede en su casa.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies