Las siete falsedades de nuestros ocho presidentes | Razón Pública 2024
Foto: Casa de Nariño

Las siete falsedades de nuestros ocho presidentes

Compartir:

El presidente y los expresidentes han armado un gran revuelo sobre la base de siete falsedades sucesivas. E infortunadamente es muy probable, respetada lectora o respetado lector, que usted esté de acuerdo con por lo menos una de ellas o que se quedará con la que más le guste.

Hernando Gómez Buendía*

Por estos días estamos asistiendo a un gran debate sobre cosas de veras importantes para mi pobre país.

Digo pobre país, porque dan ganas de llorar las falsedades que nos han hecho creer ― y sobre cuya base han gobernado― quienes han manejado a Colombia desde comienzos del siglo.     

Éstas, entonces son las siete falsedades:  

-Si no se cumple el acuerdo con las FARC, no habrá paz en Colombia (Petro…y todos los violentólogos de Colombia).

-El Estado tiene la obligación de cumplir ese acuerdo (Santos… y muchos juristas de relumbrón en Colombia). 

-El acuerdo fue rechazado por el pueblo; por eso hay que hacerlo trizas (Uribe, Duque y el medio país que cree o que creyó en uno u otro).   

-El acuerdo es un tratado que está por encima de la Constitución (Álvaro Leyva, que pasó la vida soñando con la presidencia, y Eduardo Montealegre, que la sigue buscando).  

-El acuerdo permite convocar una constituyente (Petro I y el coro de la izquierda). 

-La constituyente es para reelegir a Petro (los cuatro expresidentes que resultaron antirreeleccionistas).  

-No estoy hablando de constituyente, sino del poder constituyente (Petro II).

Pero resulta que ni la paz de Colombia depende del acuerdo, ni el acuerdo hay que cumplirlo, ni debe hacerse trizas, ni es un tratado internacional, ni tiene rango constitucional, ni forma parte de la Constitución, ni permite convocar una constituyente, ni la constituyente va a reelegir a Petro, ni el poder constituyente sirve para ninguna cosa.  Vea usted:  

  1. Las FARC dejaron de disparar sin que se hubiera cumplido el acuerdo.  Ni el ELN, ni el Estado Mayor, ni las otras disidencias de las FARC, ni el Clan del Golfo, ni ningún otro grupo armado está exigiendo que se cumpla el acuerdo con las FARC, sino que cada uno tiene sus propias exigencias.  Por eso, implementar ese acuerdo no garantiza la paz de Colombia.  
  2. Si alguien me obliga con una pistola a que firme un acuerdo, ese acuerdo no me obliga, ni tengo porque cumplirlo una vez desaparecida la amenaza. El acuerdo con las FARC no hay que cumplirlo.      
  3. El pueblo rechazó el acuerdo porque odiaba a las FARC, pero no hubo votación sobre ninguna reforma específica. Hacer trizas el acuerdo es un pretexto para no hacer las reformas que necesita Colombia.   
  4. El acuerdo no es un tratado internacional porque las FARC no eran un Estado, ni forma parte de la Constitución porque no fue una reforma constitucional. Lo único que quedó en la Constitución fue la Justicia Especial para la Paz, y por eso esta sí es de obligatorio cumplimiento. 
  5. El sueño de una “constituyente paritaria” de Jacobo Arenas quedó explícitamente enterrado en el acuerdo, y el acuerdo no habla de constituyente. En cambio, la constituyente está prevista en el artículo 376 de la Constitución. La constituyente no tiene nada que ver con el acuerdo. 

6.Según el artículo 376, los miembros de una asamblea constituyente tienen que ser elegidos por el pueblo. Cualquiera que haya visto las encuestas o viva en este país sabe que el gobierno no tendría mayoría en la asamblea; en vez de reelegir a Petro, la constituyente destituiría al presidente Petro.

  1. El poder constituyente es una noción abstracta de la teoría política. Si el pueblo no vota, no hay ninguna manera de saber qué quiere el pueblo. A no ser que Petro sea el pueblo y haga lo contrario de lo que quiere el pueblo.  

En conclusión, no hay de qué preocuparse. Hemos estado y seguimos en las mejores manos.  

3 comentarios

Hernando Gómez Buendía

Escrito por:

Hernando Gómez Buendía

* Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí.

3 comentarios de “Las siete falsedades de nuestros ocho presidentes

  1. Y las reformas que necesita Colombia están en el acuerdo con las FARC?
    A quien obligaron con pistola para firmar el acuerdo?

  2. Pero parece que algunas de las «correcciones» a las falsedades tampoco son completamente ciertas:
    1. Las FARC dejaron de disparar sin que se hubiera cumplido el acuerdo (ese no era el sentido del acuerdo).
    2. El acuerdo con las FARC no hay que cumplirlo («no hay…» ¿deber ser o tener que ser?)
    3. El pueblo rechazó el acuerdo porque odiaba a las FARC (el número de votantes, la proporción del no y las razones inescrutables de los votos son 3 costales diferentes)
    4. El poder constituyente es una noción abstracta de la teoría política (igual que el pueblo, la opinión pública y la misma democracia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Suecia fue el primer país en prohibir el castigo físico y ahora es el mejor país para crecer como niña o niño
Economía y Sociedad

Porque te quiero no te aporreo: cambiemos el trato a los niños en Colombia

Economía y Sociedad

Referendo por el agro nacional: ¿De dónde viene? ¿Qué busca?

jorge ivan Gonzalez
Economía y Sociedad

Colombia en la trampa de la economía global

De 350 reservorios en el municipio guajiro de Uribía solo uno tiene agua.
Economía y Sociedad

Asistencia alimentaria en Colombia: entre la corrupción y la indolencia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.