Las lecciones de Wall Street - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Las lecciones de Wall Street

Las lecciones de Wall Street

Escrito por Wilson Rodriguez
Wilson-rodriguez

Esta es la explicación de lo ocurrido y las lecciones que podemos extraer del más reciente escándalo del mercado financiero estadounidense.

Wilson Rodríguez*

Dos tipos de inversionistas y de inversiones

Hace dos semanas, el mercado financiero volvió a ser noticia. Los principales medios de comunicación publicaron titulares como “Un grupo de jóvenes se organizó a través de Reddit y pusieron en jaque a Wall Street” que cautivaron la atención del mundo entero.

Para comprender lo sucedido necesitamos precisar algunos conceptos claves:

  • En el mercado hay inversionistas institucionales como los bancos, administradoras de fondos o compañías de seguros, pero también inversionistas retail, es decir, personas particulares que hacen operaciones por cuenta propia. Los primeros tienen mucho peso por el volumen de sus operaciones y el tamaño de sus activos. En cambio, los segundos realizan operaciones pequeñas.
  • Un inversionista puede optar por una posición ‘en largo’ (comprar un activo, digamos, una acción de la empresa GameStop) si sus expectativas son optimistas y espera que el producto se valorice. O puede optar por una posición ‘en corto’ (vender el activo) si cree que el producto va a perder valor.

En este último caso, quien toma la posición pedirá prestado el activo a cambio de un interés, y luego lo venderá con la esperanza de que su precio caiga para comprarlo a precio de mercado y devolverlo al dueño original. La diferencia entre el precio al que se vende y el precio al que se compra determina las ganancias o pérdidas del inversionista.

¿Qué pasó?

Lo que sucedió en Wall Street es verdaderamente sorprendente: un grupo de inversionistas retail siguió una recomendación difundida a través de un foro de Reddit llamado Wallstreetbets conformado por jóvenes aficionados que desconocen los fundamentos técnicos y teóricos de la inversión y promueven maniobras bastante agresivas.

No fue una victoria de David contra Goliat, pues, aunque algunos pesos pesados sufrieron grandes pérdidas, otros obtuvieron millonarias ganancias.

La recomendación invitaba a comprar acciones de empresas que están en declive como GameStop, Headphone Maker Koss Corp, Cinema Chain, AMC, Nokia y BlockBuster. Dicha compra generó una mayor demanda y un aumento significativo de sus precios, perjudicando a los inversionistas institucionales que tenían posiciones ‘en corto’ en esas empresas—precisamente porque sabían que las empresas están en declive—. El alza de los precios los obligó a cerrar sus posiciones y a asumir grandes pérdidas.

¿David y Goliat?

Este episodio ha sido descrito como una lucha entre los pequeños inversionistas (retail) y los grandes y poderosos inversionistas institucionales.

Muchos han interpretado lo sucedido como una muestra del inconformismo social o como una ‘lucha’ contra el sistema. Algunos incluso han comparado lo ocurrido con movimientos posteriores a la crisis de 2008, como Occupy Wall Street.

Sin embargo, al comparar los efectos de este episodio con los principios del libre mercado, resulta evidente que no fue un acto de rebelión sino de aceptación. Como señaló el filósofo y sociólogo Slavoj Žižek, “No se trata de una rebelión contra Wall Street, sino de algo mucho más peligroso que subvierte el sistema al identificarse en exceso con él”.

Definitivamente, no fue una victoria de David contra Goliat, pues, aunque algunos pesos pesados sufrieron grandes pérdidas (el hedge fund Melvin Capital, por ejemplo, perdió el 53% de su valor), otros obtuvieron millonarias ganancias. Después de alcanzar sus picos más altos, las acciones han sufrido grandes caídas: algunos lograron materializar sus ganancias y salir a tiempo, pero otros, especialmente los retail, vieron cómo se evaporaban sus utilidades. En estos momentos, esperan ingenuamente que el inusitado fenómeno se repita.

Foto: Wikimedia Commons - La sugerencia de invertir y comprar acciones en empresas como GameStop fue hecha en un blog de Reddit conformado sobre todo por jóvenes aficionados.

Lecciones varias

Mientras eso sucede, me gustaría señalar algunas lecciones que podemos extraer de este acontecimiento:

  • La compra de activos que no tienen un sustento en sus “fundamentales” (o solidez intrínseca de la empresa) no es una inversión, sino una apuesta especulativa como las que hacemos en un casino. En este caso, el “efecto manada” hizo que muchos inversionistas pequeños decidieran sobre el precio de acciones de empresas que están en decadencia debido a las nuevas tecnologías y los cambios en patrones de consumo. Esto es un ejemplo del efecto de la psicología de masas y del carácter irracional de los mercados financieros en la actualidad.
  • La mayoría de los inversionistas retail se enfocan en los efectos de sus compras en el corto plazo, no tienen en cuenta los fundamentales de los activos en los que invierten ni su perfil de riesgo, ni el horizonte de tiempo en el cual realizan sus inversiones.
  • Los grandes inversionistas siempre han defendido los supuestos del modelo liberal, especialmente la desregulación del mercado. Pero cuando ese mercado no les favorece—por la participación de actores inesperados—reclaman mayores controles y restricciones. En fin, la hipocresía…
  • Las redes sociales demostraron, una vez más, el inmenso poder que ostentan en la actualidad. Algunos afirman que facilitan la unión de personas que buscan ganarle al sistema y otros aseguran que no son más que un fenómeno de masas irracional. Probablemente, las dos cosas sean ciertas.
  • Las plataformas de trading sin costos de transacción han permitido que muchas más personas tengan acceso a los mercados financieros. Esto contribuye a la democratización del mercado, pero puede dar pie a comportamientos imprudentes si los inversionistas no tienen el conocimiento necesario, y las plataformas resaltan las oportunidades de ganancias y ocultan los riesgos. Indudablemente, nos enfrentamos a una extrema volatilidad que permite obtener ganancias rápidas, pero también grandes pérdidas.
  • El cobro de una comisión pequeña por cada operación habría podido evitar esta situación, pero también habría excluido a los inversionistas que no podían pagarla. Nos enfrentamos, entonces, a un dilema: democratizar los mercados aumentando los riesgos de inversión o limitarlos disminuyendo los riesgos pero también su acceso.
  • Este acontecimiento tendrá repercusiones. Una de ellas es la citación de Jhaneth Yellen, Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, a los reguladores del sistema financiero para estudiar las razones y posibles consecuencias de volatilidad causada por estos movimientos. Aunque a nadie le gusta hablar de mayores controles en momentos de euforia, debemos actuar cuanto antes para no sufrir las consecuencias más adelante.
  • La gran cantidad de estudiantes y trabajadores que juegan a ser inversores en su tiempo libre reflejan la falta de educación financiera que prima en las sociedades capitalistas. La posibilidad de que cualquiera pueda negociar los activos más volátiles ha despertado interés entre la gente que disfruta más de la adrenalina de las inversiones que del efecto de dichas operaciones sobre sus ingresos.

La pandemia ha alimentado las ganas de tomar riesgos bajo la premisa de que “solo se vive una vez”. Actualmente, muchos jóvenes aburridos de la monotonía deciden realizar apuestas apalancadas en activos que no conocen desde la comodidad de su hogar. El problema es que no entienden la magnitud ni las repercusiones que sus decisiones pueden tener en el mercado financiero.

El “efecto manada” hizo que muchos inversionistas pequeños decidieran sobre el precio de acciones de empresas que están en decadencia

Este episodio nos invita a preguntarnos por la integridad y la eficiencia de los mercados. Si algo quedó demostrado, es que el sistema es vulnerable ante sus jugadores, y la irracionalidad prima en los mercados contemporáneos.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies