Las cuentas políticas de la reforma a la salud | Razón Pública
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA Las cuentas políticas de la reforma a la salud

Las cuentas políticas de la reforma a la salud

Escrito por Carlos Acero Castellanos

La reforma a la salud se estancó en la Cámara de Representantes. Tal ha sido el trancón, que el presidente tuvo que citar a Uribe a discutir sobre la Reforma, una jugada desesperada de Petro por reducir las posiciones de la reforma a “las uribistas” vs. “las petristas”, además para hacer tiempo mientras logra reconfigurar a las mayorías gobiernistas que están dinamitadas.

La reforma a la salud se ha visto enmarcada entre el “saboteo” de la oposición- realmente el legítimo derecho a la potestad legislativa históricamente usado por congresistas de izquierdas- y el desacato de los partidos aliados del gobierno. La reunión de ayer con Uribe es una cortina de humo a los problemas políticos de fondo de la reforma, la realidad es que Petro perdió los votos de sus aliados.

La Cámara de Representantes cuenta con 187 congresistas. Para que el proyecto de ley de la reforma sea aprobado, se requieren mínimo 94 congresistas presentes, de los cuales la mitad más uno, 48, debe aprobar o negar cada uno de sus artículos.

Al comienzo del periodo Petro, los partidos que se declararon de gobierno ocupaban 126 curules en la Cámara, suficientes para aprobar las reformas. Se trata de los cinco partidos que componen el Pacto Histórico, sumados a los partidos Liberal, Conservador, Alianza Verde, la U y Comunes.

Con el paso de los días los partidos de la U y Conservador se salieron de la coalición de gobierno de palabra, pues cabe destacar que el partido de la U tiene una importante participación burocrática en el Ministerio de las TIC, dirigido por el ex senador de la U Mauricio Lizcano. A su vez, el partido Conservador en su amplia mayoría ha acompañado el debate de la reforma y las posturas del gobierno.

Junto con la “mermelada”, los Liberales, Conservadores y de la U son los responsables de los “acuerdos políticos” con los que a la propuesta se le han colado varios orangutanes con aval del gobierno.

Uno de ellos se encuentra en el artículo 53 del proyecto, que le reconoce utilidades de entre 5% y 8% por ley a las EPS, a pesar de que estas pierden casi la totalidad de sus funciones. Éstas serían utilidades sin contraste real con su ejecución que Petro les regalaría a estas empresas.

El otro primate estaba escondido en el artículo 42, modificado por una proposición del partido Liberal ¡y que contaba con la firma del ponente del Pacto, Álvaro Mondragón! Este artículo era la feria de entrega de puestos a dedo, puesto que eliminaba la propuesta inicial que obligaba que las gerencias de hospitales fueran designadas por concursó y con base en el mérito.

Por más que se los quiera acusar, los partidos opositores Centro Democrático y Cambio Radical con sus 34 curules no son suficientes para tumbar cualquier reforma del gobierno. Sin ellos igual habría quórum y mayorías. Así las cosas, los puestos en el Ministerio de las TIC, el FNA o los acuerdos de los artículos 42 y 53 no fueron suficientes para unificar a la bancada gobiernista.

Más allá de los números, al país le hace bien ahondar en los argumentos de quienes no respaldan la reforma, especialmente es necesario evidenciar que las críticas a la iniciativa no son homogéneas.

Por una parte están el Centro Democrático y Cambio Radical, quienes abiertamente han reconocido que su rol está en sabotear el proceso y, en palabras del representante uribista Óscar Darío Pérez, “ser los defensores de las EPS”.

Por otra parte están congresistas independientes y rebeldes de la bancada de gobierno que reclaman coherencia frente a lo que Petro prometió en 2022. Este grupo de congresistas reconoce la necesidad de la reforma, acompaña la premisa de eliminar la EPS; pero no acepta que al acabar con éstas, muchas funciones del sistema de salud queden dispersas, sin dolientes o sobrecargando a la ADRES[1].

Este grupo de congresistas, además, le pidió a Petro que el tinto no se lo tome sólo con Uribe, puesto que la política colombiana es mucho más que la diferencia entre petristas y uribistas.

Las dificultades del Gobierno para aprobar la reforma a la salud son una buena oportunidad para que Petro cambie su estrategia y detenga el desgaste que las ideas de cambio tienen en la población.

En vez de seguir feriando puestos y recursos a partidos tradicionales y EPS, podría retirar la reforma. El ejecutivo se podría dedicar a mejorar la ejecución presupuestal, aspecto en el que ha fallado, y ponerle fuerza a reformas menos controversiales como la de financiación de la educación superior. Tampoco estaría nada mal que el Pacto deje de tildar de “uribistas” a quienes no lo son.

[1] https://razonpublica.com/la-cura-no-puede-peor-la-enfermedad/

Artículos Relacionados

1 Comentario

Doris Amparo Sandoval Reyes noviembre 23, 2023 - 11:20 am

Disculpa lo fuerte del comentario, PERO AMERITA: En este país de mierda no hay democracia. Qué tal un expresidente tiene más poder que los integrantes del congreso. Bueno, creo que por eso es el gobierno del cambio? Ahí se mueven todos los INTERESES de los CACAOS (MONOPOLIOS -EXPLOTADORES), que han mal gobernado a Colombia. Para mí es un irrespeto a la democracia. Ésas reuniones es para negociar EL ESTATUS QÜO. Señor presidente PETRO le recuerdo que en una democracia como la nuestra, el órgano legislativo es EL CONGRESO, NO UN EXPRESIDENTE CON TANTOS CUESTIONAMIENTOS ÉTICOS, MORALES, LEGALES. Presidente RESPETE LA INSTITUCIONALIDAD Y NO SIGA GENERANDO INCERTIDUMBRE Y CORTINAS DE HUMO MIENTRAS CUADRA LA MERMELADA EN DETRIMENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS Y FUNDAMENTALES DE LA POBLACIÓN COLOMBIANA. ÉSE DERECHO (NO MERCANCÍA), NO SE NEGOCIA. CREO QUE PETRO TERMINO DEMOSTRANDO QUE ES PEOR QUE TODOS LOS MERCADERES DE LA POLÍTICA. SI ES EL CAMBIO: HAGA PÚBLICAS TODAS SUS REUNIONES. QUE EL PUEBLO LAS VEA POR LOS CANALES PÚBLICOS Y NACIONALES QUE QUIERAN VERDADERAMENTE SER Y HACER CONTROL AL PODER.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies