La traición de los políticos - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno La traición de los políticos

La traición de los políticos

Escrito por Diego Otero

diego otero pradaLos viejos partidos tradicionales existen todavía en las elecciones parlamentarias, pero desaparecen en las presidenciales. ¿Crisis del liderazgo? Las estadísticas demuestran que aquí hay gato encerrado.

 Diego Otero Prada *

Las elecciones del 14 de marzo del 2010 son una muestra fehaciente de la traición que los parlamentarios liberales y conservadores les hicieron a sus candidatos oficiales en la competencia presidencial del 30 de mayo.

Un examen de las votaciones parlamentarias y presidenciales en el país, y luego, como ejemplo, en Santander, permite comprobar el desastroso papel de la clase política de los dos partidos tradicionales. Ese papel, además, significó un harakiri, puesto que si hubieran trabajado fielmente, Noemí o Pardo habrían ocupado el segundo lugar.

En el Cuadro 1 se comparan las votaciones nacionales en las elecciones parlamentarias del 14 de marzo y presidenciales del 30 de mayo.

Cuadro 1. Resultados (en porcentajes)
 

Candidato

Elecciones presidenciales

Elecciones parlamentarias

Diferencia

Santos

47,31

25,84

21,47

Mockus

21,85

6,58

15,27

Vargas Lleras

10,29

8,19

2,10

Petro

9,29

7,96

1,33

Noemí

6,24

21,18

-14,94

Pardo

4,45

16,26

-11,81

Otros

0,56

13,99

-13,43

Total

100

100

0,00

En la columna de elecciones parlamentarias se colocan los porcentajes de los partidos origen de los candidatos. En "Otros" se incluyen los demás partidos como el Pin, Mira, Alas, cristianos… Los porcentajes se calcularon sin los votos en blanco.

Fuente: Registraduría Nacional, Colombia

Yo me deslizo, tú te deslizas

Si en el caso de Santos, a los votos del partido de la U se suman los del PIN, Apertura Liberal, Alas, cristianos y Mira, se obtiene un 38,92% de la contienda parlamentaria que supuestamente se dirigió hacia ese candidato. Como en la elección presidencial obtuvo el 47,31% de los votos válidos, sin incluir los blancos, se concluye que reunió el 8,39% de votos de otros partidos.

Para Mockus se suman los votos del Partido Verde y de Compromiso Ciudadano, que da una cifra de 6,58%, lo cual permite deducir que el 15,27% de sus votos se originaron en otras organizaciones políticas.

En cuanto a Vargas y Petro, aumentaron en 2,10% y 1,33%, respectivamente, los sufragios por sus partidos el 14 de marzo.

Otros candidatos menores, recibieron el 0,56% de los votos.

En total, los candidatos ganadores recibieron 40,18% más de votos que los que corresponden a sus agrupaciones políticas según las elecciones parlamentarias del 14 de marzo.

Ahora, al revés, Pardo y Noemí Sanín, perdieron 11,81% y 14,94% respectivamente de los votos de sus partidos Liberal y Conservador, para un total de 26,75%.

Los grupos que no tenían candidatos presidenciales (Pin, Mira, cristianos…), que obtuvieron el 13,99%, se supone que aportaron el 13,43% a la candidatura de Santos y el 0,56% a los presidenciables minoritarios.

Estoy contigo y estoy contra ti

¿Cuál sería la probable transferencia de votos liberales y conservadores a otros candidatos? Por principio, se parte de que los conservadores no votan por la izquierda ni por los liberales. Lo más probable es que el conservador que no votó por Noemí, motivado por los parlamentarios conservadores, se fue en una alta proporción donde Santos y una pequeña minoría desoyó a sus jefes y emigró donde Mockus.

En cuanto a los liberales, sus votos se repartieron entre Mockus, Santos y Petro, y no llegaron donde Noemí, por razones ideológicas y por argumentos numéricos como se verá a continuación.

Primera alternativa: los conservadores votan por Santos para completar el 8,393% faltante y la diferencia de 6,55% se va para donde Mockus, y no para donde Vargas Lleras, liberal.

Los liberales se dirigen hacia Vargas Lleras, en el 2,10% que le falta, y el restante 9,68% principalmente va hacia Mockus, Petro y otros.

En resumen, las votaciones de Santos, Mockus, Vargas y Petro tienen el siguiente origen:

Santos:

Partido de la U.……………………. 25,84%
PIN.……………………………….   8,36
Mira……………………………….   2,75
Conservadores…………………….   8,39
Otros (Alas, Apertura, Cristianos)…   1,97
Total………………………………. 47,31

Mockus:

Partido Verde……………………… 4,90%
Compromiso Ciudadano………….. 1,68
Conservadores……………………. 6,55
Liberales………………………….. 8,72
Total………………………………  21,85

Vargas Lleras:

Cambio Radical…………………… 8,19
Liberales………………………….. 2,10
Total………………………………  10,29

Petro:

Polo Democrático………………… 7,96
Partido Liberal…………………… 0,98
Otros…………………………….. 0,35
Total…………………………….. 9,29

Otros candidatos:

Otros…………………………….. 0,56

La rebelión de las masas

En conclusión, bajo las hipótesis que se han manejado, el resultado para Santos proviene de los votos de su propio partido, del Pin, el Mira, los cristianos, de los conservadores y de otros grupos.

Para Mockus, su fuerza se alimenta del Partido Verde, de Compromiso Ciudadano y fundamentalmente de liberales.

En cuanto al comportamiento de los conservadores, claramente es el resultado de la traición de la clase política conservadora a Sanín, tendencia dirigida por Arias, que prefirió irse donde Santos, y de los descontentos que vieron a Mockus como una buena alternativa. Si los políticos conservadores hubieran sido fieles, Noemí podría haber pasado a la segunda vuelta.

Situación similar se repite en el Partido Liberal. Desde un comienzo, su clase política parlamentaria quería irse donde Santos. No luchó por Pardo, peleó por Santos, pero los votantes liberales no hicieron caso, ya que todos se fueron para donde Mockus, Vargas, Petro y otros, lo cual los deja muy mal parados.

La siguiente alternativa parte de otras consideraciones menos extremas en cuanto al comportamiento de los conservadores y liberales. Supone que un porcentaje mínimo de liberales votó por Santos y un mayor número de conservadores se fueron donde Mockus. Es difícil establecer los porcentajes hasta no conocer el comportamiento de los electores, pero dada la afinidad de los conservadores con el uribismo se puede deducir que este valor no debe ser alto, de 7,21% por Mockus en la alternativa anterior a un 9,0%, lo que significa que un 2,79% de liberales votaron por Santos y 4,91% por Mockus en lugar de 8%. Pero aún bajo estas condiciones, los liberales no atendieron el llamado de los parlamentarios liberales de votar en masa por Santos. Es decir, el votante liberal es más independiente de los caciques en lo que tiene que ver con las elecciones presidenciales.

Regiones: el caso de Santander

En las regiones, los resultados cambian por departamento, pero siguen las tendencias nacionales. Santander es muy ilustrativo para hacer el mismo análisis.

La comparación se presenta en el Cuadro 2, de la misma manera en que se hizo para el país. La situación es más extrema en lo que hace al Partido Liberal, que ganó las elecciones parlamentarias con el 32,1% de los votos mientras Pardo solo obtuvo 7,27%. Sanín atrajo 5,31% de los electores mientras el Partido Conservador obtuvo 15,47% de los votos. Vargas aumentó de 9,67% a 11,90%. Santos pasó de 12,13% a 44,09%. Petro bajó de 8,30% a 6,88%. Es decir, los ganadores aumentaron en 52,88% mientras los perdedores lo hicieron en la misma cantidad.

Cuadro 2. Resultados (en porcentajes) de las elecciones presidenciales y parlamentarias en Santander

Candidato

Elecciones presidenciales

Elecciones parlamentarias

Diferencia

Santos

44,09

12,13

31,96

Mockus

24,10

5,41

18,69

Vargas Lleras

11,90

9,67

2,23

Petro

6,88

8,30

-1,42

Noemí

5,31

15,47

-10,16

Pardo

7,27

32,1

-24,83

Otros

0,44

16,92

-16,48

Total

100,00

100

0

Fuente: Registraduría Nacional, Colombia

Al ganador, Santos, se le adhirieron 16,48% de otros grupos, porcentaje que corresponde a partidos como el Pin con 13,99%, más Alas, cristianos, Apertura Liberal y varios. Si todos los conservadores se fueron para donde Santos, la mayoría de los votos liberales (19,51%) se fueron para donde Mockus y solamente 5,32% para Santos y 0,82% para Vargas Lleras.

Por municipios se ve claramente que en los de fuerte incidencia conservadora como Albania, Barichara, Bolívar, Carcasí, Curití, Charalá, Encino, Gámbita, Jesús María, La Belleza, Málaga, Mogotes, Onzaga, Palmas del Socorro, San Joaquín, Vélez, Villanueva y Zapatoca la votación fue en más de un 60% por Santos. Mientras tanto, en los municipios con mayoría liberal como Aratoca, Bucaramanga, Cimitarra, Barrancabermeja, Chipatá, Hato, Landázuri, Lebrija, Ocamonte, Páramo, Pinchote, Puente Nacional, Sabana de Torres, San Gil, Socorro, Simacota, Valle de San José, hay más sufragantes por Mockus que ocupa el segundo lugar después de Santos.

Lo que pueden los puestos

Como ocurrió en el país, fueron más obedientes los conservadores con sus caciques que los liberales, lo que es grave para los parlamentarios liberales que desde el comienzo de la campaña estaban soterradamente con Santos. El votante liberal no cree en Santos. Ocho años atacando a Uribe y en los últimos a Santos, y de pronto les piden que voten por él, deja a estos políticos traidores muy mal parados.

Qué pesar con los parlamentarios liberales: los puestos y los negocios pudieron más con ellos que los principios y la lealtad. Pero qué espectáculo tan hermoso, puesto que sus militantes no los siguieron en la primera vuelta. Ahora bien, estoy seguro que a ellos no les interesa. Ya están elegidos y van a poder compartir el poder uribista y toda su verborrea de progresismo y centro izquierda se va para la basura. Se acabó el cuento del partido del pueblo y de centro-izquierda.

Lo que viene y lo que sigue

Desafortunadamente, el 5 de junio se conoció que no hubo acuerdo entre el Partido Verde y el Polo Democrático. El fundamentalismo de los líderes de los Verdes y sus múltiples errores acabaron con una oportunidad de lograr una alta votación que los llevara a ganar las elecciones presidenciales. Con esta noticia, y la decisión de negarse a coaliciones con otros grupos, la votación de Mockus va a ser muy pobre, apenas del 30%, si acaso.

¿Qué puede pronosticarse para el 20 de junio? El voto de Mockus de la primera vuelta debe mantenerse aumentado por los escasos electores del Polo que no sigan la directiva de su partido, parte de los que votaron por Vargas Lleras (la mayoría es afín al uribismo de Santos) y muy pocos de los de Sanín. Para incrementar su caudal electoral es imperativo que la campaña de Mockus llegue a sectores abstencionistas y que tenga una acción mucho más agresiva hacia las capas populares que, en una inmensa mayoría apoyan al candidato del statuo quo. Esto no deja de ser contradictorio en un país con alto desempleo y pobreza.

* Ingeniero eléctrico de la Universidad de los Andes, doctor en economía de la Universidad de Pensilvania, consultor internacional y actual Rector Nacional de la Universidad Uniciencia.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies