La telenovela de El Chapo Guzmán - Razón Pública
Inicio TemasInternacional La telenovela de El Chapo Guzmán

La telenovela de El Chapo Guzmán

Escrito por Jorge Cadena-Roa
El narcotraficante y cabeza del Cartel de Sinaloa, “El Chapo” Joaquín Guzmán Loera.

El narcotraficante y cabeza del Cartel de Sinaloa, “El Chapo” Joaquín Guzmán Loera.

Jorge Cadena RoaEs una historia de riquezas, de drogas y de violencia, de mujeres hermosas y de  escapes –y capturas – de película. Pero es también una novela negra que revela los fracasos y la corrupción del Estado mexicano.

Jorge Cadena Roa*

¿Quién ganó?

El pasado 8 de enero fue capturado por tercera vez Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El Chapo fue detenido en 1993 y purgaba una condena en el penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, de donde se fugó en 2001 en el carrito de la ropa sucia. Estuvo prófugo durante trece años, hasta que fue capturado nuevamente en 2014 y recluido en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, estado de México, de donde se fugó en julio de 2015 a través de un túnel.

Esta última fuga constituyó un gran escándalo para el gobierno de Enrique Peña Nieto, que ya se deslizaba en el descrédito por acusaciones de corrupción y por tolerar graves violaciones a los derechos humanos. La tercera aprehensión de El Chapo ha estado lejos de venderse como un éxito del gobierno y un triunfo de las fuerzas de seguridad del Estado. Por el contrario, se ha convertido en un fenómeno mediático sin claros ganadores hasta el momento.

La detención fue dada a conocer cuando el cuerpo diplomático acreditado en el extranjero se encontraba en su reunión anual en la Cancillería, y la reacción de los presentes fue cantar el Himno Nacional.

Ficción y realidad

La actriz mexicana Kate del Castillo interpreta a una narcotraficante en la producción “Dueños del Paraíso”.
La actriz mexicana Kate del Castillo interpreta a una narcotraficante en la producción
“Dueños del Paraíso”.
Foto: Fanpage.-

Sin embargo el festejo duró poco. El 9 de enero la revista Rolling Stone publicó “El Chapo Speaks”, una entrevista entre Sean Penn y El Chapo “en algún lugar de la Sierra Madre”, y el día 12 se difundió un video donde El Chapo contestaba las preguntas de Penn. Dicha entrevista había sido facilitada por la actriz Kate del Castillo, protagonista de la serie televisiva “La reina del sur”, basada en la novela del mismo nombre de Arturo Pérez Reverte.

Con esto el triunfo gubernamental se convirtió en motivo de vergüenza porque dos actores habrían departido con El Chapo antes de que los servicios de inteligencia nacionales y extranjeros dieran con él. Al parecer el encuentro se produjo porque el prófugo tenía intenciones de filmar una película sobre su vida y estaba deseoso de conocer personalmente a la actriz.  Para contrarrestar el efecto de la entrevista, el gobierno mexicano informó que estaba al tanto de dichos encuentros y difundió transcripciones de las comunicaciones interceptadas entre la actriz y El Chapo, en las que rezuma un gran interés mutuo con filones que se prestan a un análisis freudiano.

El caso ha tendido un puente entre la fantasía rosa de las telenovelas y la cruda realidad del narcotráfico. 

El Chapo dice a Del Castillo: “Eres lo mejor de este mundo. Seremos muy buenos amigos. (…) Te cuidaré más que a mis ojos”. A lo que ella responde: “Me mueve demasiado que me digas que me cuidas, jamás nadie me ha cuidado, ¡gracias!”. Como lo ha señalado agudamente Juan Villoro, el caso ha tendido un puente entre la fantasía rosa de las telenovelas y la cruda realidad del narcotráfico.

La candidatura del presidente Peña Nieto fue construida por la televisión como la de un hombre joven y apuesto que se casó con una actriz de telenovela, Angélica Rivera, “la gaviota”. Sin embargo, Peña tiene dificultades para entender lo que pasa en el país, y se ha dicho incluso que “no entiende que no entiende”.

Por su parte, Kate del Castillo es una guapa y joven actriz que aparentemente quedó prendada del personaje que interpretó en “La reina del sur” y a quien le apetecía vivir esa trama en carne propia. “En un juego de simulacros, los actores quieren pasar de la pantalla a la realidad y El Chapo de la realidad a la pantalla”, escribe Villoro.

En esta trama no falta ninguno de los ingredientes necesarios para convertir la captura de El Chapo en una telenovela donde están presentes las drogas, el sexo, la violencia, el peligro y el suspenso.

Cabezas de grupos de la vida real con intereses materiales y proyectos políticos se acercan al mundo de la ficción para influir sobre las percepciones de la realidad de los espectadores. Mientras que actrices con una vida y una carrera hechas se sienten atraídas por personajes reales de la política y del crimen organizado.

Como dice Villoro, unos quieren llevar su vida a las pantallas, otros quieren llevar su vida ficticia a la realidad. Estamos frente a un escenario donde se combinan fantasías y realidades sin que logremos distinguir unas de otras.

Guerra contra el narco

La captura de El Chapo es un logro importante del gobierno. Sin embargo esta no pudo ser capitalizada por el presidente.

Pese a que estuvo largos períodos en prisión o huyendo, El Chapo ha conservado la lealtad de su organización, el Cartel de Sinaloa, que dispone de cuantiosos recursos materiales, económicos y humanos, y no solo de sicarios y conexiones con políticos, jueces y policías, sino también con profesionales capaces de construir túneles, casas de seguridad y mantener una flota de submarinos, aviones, camiones y lanchas para meter drogas de contrabando a Estados Unidos.

Todo parece indicar que el Cartel de Sinaloa ha funcionado y puede seguir haciéndolo sin El Chapo al frente. Cuando son capturados o abatidos los capos de otras organizaciones criminales se produce una fragmentación y una lucha a muerte por la sucesión. Pero esto no sucede en el Cartel de Sinaloa pues, al parecer, Ismael “El Mayo” Zambada, otro de sus líderes, es la pieza clave que mantiene unida a la organización.

En este momento hay un gran debate acerca de la posible extradición de El Chapo hacia Estados Unidos. Para unos, se debe extraditar de inmediato. Pero eso no será posible porque sus abogados están preparados para dar la batalla en los tribunales e impedir o retrasar su extradición. Otros dicen que extraditarlo de inmediato significaría el reconocimiento de la incapacidad de las autoridades mexicanas para mantenerlo preso.

Sin duda, la detención y escape del El Chapo han revelado que en el Estado mexicano hay varias áreas corrompidas, entre las que se encuentran las autoridades del sistema penitenciario. Como en otros países, las cárceles son extensiones del crimen.

Unos quieren llevar su vida a las pantallas, otros quieren llevar su vida ficticia a la realidad.

Sin embargo también reveló que en medio de la corrupción que permea al Estado mexicano operan grupos de elite incorruptibles muy efectivos (equivalentes al Bloque de Búsqueda colombiano de los noventa).  El más importante de ellos es el grupo de elite de la Marina Armada de México, en el que Washington deposita toda su confianza y con quien  comparte información sin temor a que les llegue a los grupos criminales.

También ha habido depuración en la Policía Federal, y fueron precisamente dos agentes de esta corporación, que no participaban en el operativo de la Marina, los que detuvieron a El Chapo y a su jefe de seguridad.

¿Misión cumplida?

El Presidente mexicano Enrique Peña Nieto anuncia la recaptura del Chapo Guzmán.
El Presidente mexicano Enrique Peña Nieto anuncia la recaptura del Chapo Guzmán.
Foto: Wikimedia Commons

El presidente Peña dio a conocer la noticia de la captura de El Chapo a través de un tuit que decía: “Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”.

Las reacciones no se hicieron esperar. De entrada, enmendar una falla grave (la fuga al amparo de la corrupción) no puede presentarse como un gran éxito (la recaptura). Por otro lado, si bien las autoridades encontraron a El Chapo, no han dado con los 43 estudiantes normalistas que sufrieron desaparición forzada en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014, no se han aclarado otras graves violaciones a los derechos humanos, ni ha habido avances contra la corrupción.

En cambio, el 15 de enero la Policía Nacional española tuiteó: “Detenido en Barajas Humberto Moreira por Orden Fiscalía Anticorrupción. Esta tarde pasa a disposición de Audiencia Nacional. #misióncumplida”. El detenido era un mexicano, gobernador del estado Coahuila entre 2005 y 2011, cargo que abandonó para ocupar la presidencia nacional del PRI en vísperas de la campaña presidencial de Peña Nieto. El descubrimiento de que la deuda del Estado se había multiplicado durante su mandato con falsas autorizaciones del Congreso lo obligó a renunciar a la presidencia del PRI.

Moreira estaba en la lista de Forbes de los diez mexicanos más corruptos de 2013 y, como otros tantos políticos corruptos, no había sido investigado hasta que lo hicieron autoridades extranjeras. En la lista de Forbes mencionada acompañan a Moreira líderes sindicales, un hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari, varios exgobernadores del PRI y dos funcionarios del presidente Calderón, del PAN. Entre los sindicados en la lista, solo una lideresa del sindicato de maestros está en la cárcel y, en este caso, la motivación es claramente política: esta había salido del PRI, fundado un nuevo partido, y escamoteaba su apoyo a la reforma educativa gubernamental.

Por ahora, lo que queda claro de la telenovela de la detención de El Chapo es que la medalla del presidente Peña resultó de hojalata y que su “misión cumplida” no hizo más que recordar numerosas misiones incumplidas.

 

* Sociólogo, coordinador del Laboratorio de Análisis de Organizaciones y Movimientos Sociales de la UNAM. 

@cadenaroa

 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies