La reforma tributaria: en qué consisten los cambios
Inicio TemasEconomía y Sociedad La reforma tributaria: en qué consisten los cambios

La reforma tributaria: en qué consisten los cambios

Escrito por Observatorio Fiscal
la nueva reforma tributaria

Cuáles son los objetivos del proyecto que presentó el nuevo gobierno, cómo afecta a las personas naturales, a las personas jurídicas y al sector energético, y cuáles son sus vacíos.

Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana*

¿Para qué esta reforma tributaria? 

Con el proyecto de reforma tributaria, el gobierno nacional se propone obtener 25 billones de pesos para el próximo año, que aumentarían hasta 50 billones anuales por la gestión de la DIAN.

La reforma afectará significativamente a las personas naturales más ricas, la explotación de los recursos del subsuelo, algunas actividades económicas tradicionalmente privilegiadas en materia tributaria y los impuestos verdes y saludables.

En este sentido, el proyecto representaría un paso hacia la progresividad y la equidad. Sin embargo, aún queda un espacio para que las personas de mayores ingresos y algunas actividades económicas con tratamientos tributarios diferenciales contribuyan más a la financiación de las necesidades sociales.

En términos de equidad, el proyecto propone reducir los privilegios tributarios de ciertas actividades económicas, especialmente de personas jurídicas. Desafortunadamente, esta uniformidad no vendrá acompañada por una reducción de la tarifa general del impuesto a la renta para personas jurídicas, la cual seguirá siendo del 35 %.

En términos de progresividad, el proyecto aumenta la carga tributaria al 1 % más rico de la población, correspondiente a las personas que ganan más de 10 millones mensuales. Pero no aumenta la carga de quienes, sin ser el 1 % más rico, ganan más que el 90 % de la población. Tampoco aumenta el porcentaje de personas que declaran renta, que seguirá siendo menos del 5 %.

Cambios para personas naturales

La reforma tributaria afectará a toda la ciudadanía de manera directa o indirecta, en el corto y en el largo plazo.

Dicho esto, es importante cuantificar el efecto directo en el corto plazo. En el Observatorio Fiscal estimamos que, en materia de impuesto de renta a las personas naturales, la carga tributaria aumentará en promedio un 25 % para quienes ganan más de $10 millones mensuales.

Sin embargo, aquellos que ganan algo más de $10 millones apenas notarán la diferencia, mientras que quienes ganan $20 millones sentirán más el efecto de la reforma.

Si bien estos tratamientos preferenciales han estimulado la inversión en el sector, también han producido distorsiones en el sistema tributario, incentivando a que algunas empresas cambien sus actividades comerciales principales como mecanismo de elusión.

También se unifican las tarifas del impuesto a cargo de personas naturales. Específicamente, las rentas gravables de dividendos y ganancias ocasionales se sumarán a las demás rentas gravable y las tarifas del impuesto de renta cubrirán la suma de todas las bases gravables.

De este modo, cada tipo de ingresos conserva la estructura de renta líquida, rentas exentas y deducciones. Como consecuencia, la tarifa sobre el último peso de dividendos o ganancias ocasionales dependerá de la suma de todas las rentas gravables.

Se establece un tope más estricto sobre las exenciones y deducciones. En particular, nadie podrá reclamar exenciones y deducciones que superen los $4 millones al mes. En la práctica, esto sólo afectará a quienes ganen más de $10 millones mensualmente, quienes corresponden al 1 % más rico de la población.

Se establece también un impuesto al patrimonio permanente. Este impuesto cubrirá los patrimonios que superen los $3000 millones y tendrá tarifas marginales. Esto significa que sólo serán gravados los patrimonios por encima de este monto.

Por ejemplo, si alguien tiene $3500 millones de patrimonio, sólo pagará sobre los $500 millones. En la práctica, un porcentaje inferior al 0,1 % de las personas pagarán este tributo.

la nueva reforma tributaria
Foto: Radio Nacional - Con el proyecto de reforma tributaria, el gobierno nacional se propone obtener 25 billones de pesos para el próximo año.

Cambios para personas jurídicas

El proyecto pretende obtener $5,5 billones de las personas jurídicas, principalmente a partir de la eliminación de las exenciones y tratamientos preferenciales y la deducción de las regalías petroleras del impuesto a la renta. Esas son los lineamientos principales del proyecto:

  1. Mantener la tarifa del 35 % sobre el impuesto de renta.
  2. Limitar los beneficios tributarios al 3 % de la renta líquida.
  3. Condicionar los beneficios tributarios al desempeño exportador de las zonas francas.
  4. Eliminar el ICA como descuento al impuesto de renta y convertirlo en una deducción.
  5. Eliminar los beneficios tributarios para actividades económicas privilegiadas.
  6. Una sobretasa permanente al impuesto de renta de 3% para el sector financiero.
  7. Eliminar la deducción de las regalías petroleras y mineras del impuesto de renta.

Una de las novedades de la propuesta es la adopción de un tope del 3 % de la renta líquida para el monto total de la suma de renta exenta, deducciones e ingresos no constitutivos de renta. Esta medida contrarresta los beneficios tributarios que son difíciles de controlar. Este tope no aplica para sectores estratégicos como la educación, la salud y el medio ambiente.

El proyecto elimina las exenciones a sectores específicos como la economía naranja, la hotelería, el turismo, cultura y cine, centros de asistencia para el adulto mayor y mega inversiones, entre otros.

Si bien estos tratamientos preferenciales han estimulado la inversión en el sector, también han producido distorsiones en el sistema tributario, incentivando a que algunas empresas cambien sus actividades comerciales principales como mecanismo de elusión.

Estos tratamientos preferenciales van contra del principio de equidad, puesto que los demás sectores cuentan con una carga tributaria mayor. La eliminación de estos tratamientos preferenciales sigue las recomendaciones de la Comisión de Expertos de Beneficios Tributarios.

Cambios para el sector energético

El sector minero energético también quedará afectado por la reforma. Además de enfrentar un impuesto al carbono, no podrá deducir las regalías del impuesto de renta.

También tendrán un impuesto a las exportaciones de petróleo, oro y carbón.  Sin embargo, en una eventual caída de los precios por debajo de cierto nivel, todo el recaudo proyectado desaparecerá.

Siguiendo las recomendaciones de múltiples centros de pensamiento, la reforma hace esfuerzos para que empresas dedicadas a actividades económicas distintas enfrenten condiciones tributarias similares. Ya es hora de dejar de usar los incentivos tributarios para promover actividades económicas a partir del criterio del gobernante.

Desafortunadamente, las empresas formales que nunca han contado con beneficios tributarios seguirán teniendo una tarifa del 35 % sobre su renta, lo cual es excesivo en términos internacionales.

Dos vacíos  

Hay dos inquietudes que surgen a partir de este proyecto de ley.

En primer lugar, se incluyen facultades extraordinarias para que el presidente de la República pueda modificar la carrera administrativa y la gestión del talento humano de la DIAN. Pero la exposición de motivos no explica cuáles serían los cambios específicos que se realizarían con estas facultades y se mencionan apenas como parte de las medidas para reducir la evasión y la elusión.

En segundo lugar, no se expone detalladamente cuál sería la destinación específica del recaudo adquirido. De hecho, en la exposición de motivos se dice explícitamente que “la reforma tributaria no contiene disposiciones sobre el uso de los recursos recaudados con la misma”.

Este punto es esencial puesto que el efecto de cualquier reforma tributaria sobre el bienestar de la población depende del uso que se les dé a los recursos recaudados.

Las preguntas de fondo

El debate sobre la reforma tributaria apenas comienza y es la oportunidad para que la sociedad participe activamente en su discusión. Hay que reconocer que, a diferencia de anteriores reformas tributarias, la presentación anticipada del proyecto permitirá un debate más informado y extenso sobre los costos y beneficios de la iniciativa y sobre sus oportunidades de mejora.

Después de todo, la sociedad colombiana ha optado por una opción política que implica mayor participación del sector público en la distribución del ingreso y en la provisión de bienes y servicios.

Pues esta opción implica aumentos del gasto público y esto a su vez implica que algunas personas tengan que pagar más impuestos.  Quiénes deban pagar más impuestos, cuánto y cómo. siempre serán los puntos esenciales de cualquier reforma. Desde el Observatorio Fiscal esperamos que todos participemos de este debate.

*El Observatorio Fiscal de la Pontifica Universidad Javeriana es un centro de pensamiento e investigación de finanzas públicas, para que los tomadores de decisiones y la opinión nacional tengan mejores elementos de juicio.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies