La realidad campesina en Colombia - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública La realidad campesina en Colombia

La realidad campesina en Colombia

Escrito por Andrés González
Campesino de Palenque de San Basilio en el departamento de Bolívar.

Campesino de Palenque de San Basilio en el departamento de Bolívar.

Andrés GonzálesAlfredo Molano se ha consagrado hace tiempo como el narrador por excelencia de la “otra” Colombia. Este libro es un espacio de reflexión sobre la labor del campesino en nuestro país y sobre su injusta marginalización.

Andrés González*

Dignidad campesina: entre la realidad y la esperanza.

Alfredo Molano Bravo

Ícono, 2013

El país rural

En este libro de crónicas, Alfredo Molano nos lleva por varias zonas del país, describiendo el paisaje, vinculando la historia de cada región y mostrando los personajes del cotidiano: el campesino, el terrateniente, el militar, el indígena, el barequero, el afrodescendiente, el político, el empresario, etc.

En estos escenarios, el campesino, el indígena y el afrodescendiente representan la parte antagónica del desarrollo y el progreso, según los puntos de vista del terrateniente, el político, el paramilitar y el empresario. Es antagonista todo aquel se opone de a las ideas de “progreso” y “desarrollo” que se construyen desde el discurso estatal.

Es inevitable no pensar en el papel del campesino en la historia de la lucha por la tierra en Colombia, que se ha mantenido desde los Comuneros hasta nuestros días. Esta ha sido una lucha individual y colectiva que busca el reconocimiento en un espacio político y social que cada vez cierra más sus puertas.

La organización colectiva es uno de los requisitos más importantes para poder sostenerse en  los territorios

El libro Dignidad campesina deja una pregunta latente por la continuidad de una labor y de un sujeto, el campesino, que por tantos años ha estado en la búsqueda del reconocimiento y huyendo de la descampesinización.

Según Juan Felipe García, la descampesinización representa el conjunto de prácticas dirigidas a dejar al campesinado al margen del ámbito de lo social y lo público mediante actos que producen daño a su humanidad y a su labor.

Organización colectiva

Del macizo nacen los principales ríos del país: El Cauca, Patía, Magdalena y Caquetá.
Del macizo nacen los principales ríos del país: El Cauca, Patía, Magdalena y Caquetá.
Foto: Agencia Prensa Rural

Molano nos lleva en este libro al encuentro con contextos sociales y territoriales áridos, actores con diversos intereses y un Estado asunte o ciego, que facilita con reformas agrarias ineficientes o acomodadas las condiciones de posibilidad para que en estos territorios se enaltezca le ley del más fuerte.

También aparecen ejemplos concretos de lucha y resistencia, como es el caso de la Asociación Agropecuaria de Caramanta, que unió esfuerzos para hacerle frente al problema de la leche, el café y la caña, y que defiende tres principios básicos: la producción agroecológica, la participación de las mujeres en pie de igualdad con los hombres y la familia.

La colaboración colectiva no solamente es para resistir, sino para trabajar y sobrevivir, que es lo que corresponde al día a día de las personas que cuidan el medio ambiente y mantienen la dignidad campesina frente a un país que todavía no reconoce la importancia y legitimidad de estos actores en los territorios y en el desarrollo.

Es fundamental el ejercicio político y de control que hacen los campesinos frente a los fenómenos de “progreso”.  

La organización colectiva es uno de los requisitos más importantes para poder sostenerse en  los territorios. Esta organización también es un requisito fundamental para la intervención en el espacio político y social.

Colectivamente se ha hecho frente a los megaproyectos industriales, defendido gran parte de nuestro ecosistema y manteniendo al límite la producción de agrocombustibles cuando estos se han convertido, como la coca en su tiempo, en una nueva forma de configuración de los territorios rurales.

Es importante resaltar que dentro de esa labor y ese modo de vida también se encuentran los afrodescendientes e indígenas, que también hacen parte de ese grupo de personas que labran la tierra, defienden los territorios y hacen frente a las condiciones más difíciles.  

La amenaza de la minería

Mercado en la plaza principal de Caramanta, Antioquia.
Mercado en la plaza principal de Caramanta, Antioquia.
Foto: Agencia Prensa Rural

El Macizo Colombiano surte al 70 por ciento de los acueductos del país y es el campo de batalla en que Molano muestra cómo se da el conflicto entre una economía parcelaria-campesina y un gigantesco proyecto de explotación minera.

El conflicto en el Macizo Colombiano no solamente tiene repercusiones a nivel local entre campesinos y mineros empresariales, sino que afecta a la población de todo el país.

La regulación que todavía mantienen los campesinos dentro de esa zona es un acción totalmente importante para Colombia, porque pone sobre la mesa el enfrentamiento entre el desarrollo sostenible, la vida campesina y su cultura, contra la gran embestida de la explotación minera, que no solo amenaza con acabar con una fuente importante del recurso hídrico colombiano, sino también con poblaciones de campesinos e indígenas.

Hay que comprender la gran amenaza que implica una locomotora minera sin frenos. En esta labor, es fundamental el ejercicio político y de control que hacen los campesinos frente a los fenómenos de “progreso”.  

Los campesinos, indígenas y afrosdescendientes son el eje fundamental en la construcción de un modelo de producción que comprenda la preservación de los ecosistemas, de la vida, y de los proyectos sostenibles con una conciencia incluyente y de justicia.

 

* Estudiante de licenciatura en filosofía.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies