La nueva reforma tributaria: ¿en qué se debe enfocar?
Inicio TemasEconomía y Sociedad La nueva reforma tributaria: ¿en qué se debe enfocar?

La nueva reforma tributaria: ¿en qué se debe enfocar?

Escrito por Mauricio Lopez

El gobierno presentará una nueva reforma tributaria para corregir lo que no hizo su anterior reforma. ¿Cuáles serían los cambios?

Mauricio López González*

¿Cambios pequeños o grandes?

La tributaria fue la primera gran reforma del gobierno Petro y, para algunos analistas, su victoria más importante en materia legislativa. Pero después de un año de aprobada, se abre otra vez el debate sobre la necesidad de una nueva reforma en el Estatuto Tributario.

Esta nueva reforma tributaria debería corregir:

  1. Los desequilibrios que no logró solucionar la reforma anterior —o sea que podría revivir parte de la discusión del 2022—.
  2. Los cambios que introdujo el Congreso en el proyecto de la anterior reforma, cambios que según el gobierno afectaron su esencia e impedirían lograr los resultados esperados.
  3. La tasa excesiva del impuesto de renta para las empresas, el cual se espera disminuir gradualmente del 35 % al 30 %.
  4. Además de la tasa del 30% a las empresas, habría que examinar la necesidad de trasladar a las personas naturales los bienes que tienen a nombre de sus empresas; esto pare evitar inequidad entre las personas naturales afectadas.

De lo anterior se sigue que la nueva reforma podría ser más o menos limitada o ambiciosa.

¿Un momento inapropiado?

Surge por eso la pregunta sobre la conveniencia de embarcar al país en una nueva discusión tributaria cuando ya cursan cuatro grandes reformas en el Congreso.

También cabe preguntar si esta reforma logrará corregir los desequilibrios que la anterior no pudo y si el gobierno cuenta con el capital político para llevarla a buen término.

Foto: Prosperidad social - El gobierno necesita recursos para mantener los programas sociales que están funcionando y los que se han creado, entre otros asuntos.

Aunque el sistema de administración de impuestos ha mejorado notoriamente en las últimas décadas, aún falta bastante en cuanto a control y seguimiento de los contribuyentes.

No menos importante, la nueva reforma debería permitir la recuperación de la economía. Este punto es vital porque la propuesta se presenta en un escenario de desaceleración económica, con inflación y tasas de interés muy elevadas (aunque con tendencia a la baja).  En otras palabras, la discusión se da en una fase descendente del ciclo económico, ante lo cual se esperaría que la reforma contribuya a recuperar el crecimiento de largo plazo.

El debate subyacente

Las circunstancias anteriores me llevan a mencionar los asuntos de fondo que habrían de volver a discutirse al tramitar la reforma, en especial la regresividad y progresividad de los tributos, de qué lado se encuentra hoy nuestro sistema tributario, y en qué dirección nos llevaría la nueva reforma.

Esta no es una discusión menor, sobre todo en actual contexto político, con un presidente de izquierda que desea realizar cambios sustanciales, un Congreso reticente y una opinión polarizada.

Evasión, elusión y programas del gobierno

La evasión y la elusión son otros dos temas recurrentes en los debates sobre reformas tributarias. Sabemos que de aquí surge gran parte de las inequidades e ineficiencias del Estatuto —y sin que las reformas sucesivas hayan logrado resolver estos problemas—.

Algunos analistas consideran que si logramos reducir sustancialmente la evasión y la elusión no sería necesarias otra reforma. Aunque el sistema de administración de impuestos ha mejorado notoriamente en las últimas décadas, aún falta bastante en cuanto a control y seguimiento de los contribuyentes.

Un elemento adicional es la necesidad de financiar los planes del actual gobierno, y en particular:

  • los programas sociales que se encuentran en funcionamiento y los nuevos que han sido creados,
  • El costo fiscal de las reformas que hoy se tramitan en el Congreso y que no cuentan con financiación,
  • Las necesidades de infraestructura de los entes locales, como vías terciarias o el ambicioso proyecto de las carreteras de cuarta y quinta generación,
  • La necesidad de mantener la regla fiscal y de alcanzar indicadores similares a los del promedio de países de la OCDE.

la discusión se da en una fase descendente del ciclo económico, ante lo cual se esperaría que la reforma contribuya a recuperar el crecimiento de largo plazo.

Es decir, la reforma que el país necesita debe centrarse en:

  • el manejo de los ingresos,
  • el manejo adecuado de los gastos,
  • una mejor eficiencia en el recaudo,
  • la ampliación de la base tributaria,
  • la contribución al crecimiento de la economía,
  • el empleo de calidad y
  • la disminución de brechas y desigualdades.

En suma, la nueva reforma tributaria debería atender los problemas que tiene Colombia desde hace tiempo. Por lo tanto, el desafío es lograr una reforma que atienda los temas de fondo, que se adapte a los movimientos del ciclo económico, que proyecte un país con rasgos de igualdad y contribuya a la reducción de brechas.

No es una tarea fácil, más si tenemos en cuenta el contexto social y político actual.  Sin embargo, esperemos se lleve la discusión en esos términos, en debates amplios en los cuales se sumen todos los sectores.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies