La Minga unida por la construcción de paz - Razón Pública
Inicio TemasMirada Pública La Minga unida por la construcción de paz

La Minga unida por la construcción de paz

Escrito por RazonPublica

Fotos: Felipe Chica Jiménez @felipechica6.

EN EL POSCONFLICTO LOS CAMINOS CONDUCEN AL CAUCA

Todas las guerras civiles de Colombia han pasado por el Cauca. Por eso la experiencia que ha logrado acumular las comunidades indígenas de esta zona es clave para el desarrollo de lo pactado entre el Gobierno y las Farc. Cuando los negociadores en la Habana detallaban el acuerdo final, los indígenas bloqueaban en más de cuatro puntos la autopista Panamericana enviando un mensaje exigiendo ser parte activa de un proceso de construcción de paz y posconflicto que compete a todos colombianos, no importando raza, color, religión ni mucho menos condición étnica.

Luego de brindar una oportunidad a los desmovilizados para que convivan en sus espacios, los líderes indígenas manifestaron por diversos medios algunas preocupaciones frente a la implementación de los Acuerdos de la Habana y que esperan sean tenidas en cuenta por los negociadores del conflicto, estas son:

  1. Qué va a pasar con los desmovilizados que hacen parte de la comunidad indígena;
  2. Cómo va hacer el proceso de inclusión con la población civil que tenga que compartir territorio con ellos;
  3. y cuáles son los procesos alternos y de reintegración para los desmovilizados.

Es claro que, para aprovechar una sana implementación de los acuerdos de paz en las regiones, la experiencia de estas comunidades es de suma importancia. Desde que se formó el Consejo Regional Indígena del Cauca –CRIC- en 1971, las expresiones de paz han sido introducidas como estrategias de construcción y de gobernanza local, a diferencia de lo que ocurre con las políticas nacionales. Algunas de las prácticas diferenciales que proponen de cara al posconflicto se pueden resumir en:

  • “La estrategia de adentro hacia afuera”. Que se ocupa del fortalecimiento interno de los mecanismos de toma de decisiones y apropiación del conocimiento que alimentan la visión política de la comunidad y que es la base de masiva movilización con la que se presiona efectivamente al Estado.   
  • Planes de Vida comunitaria. Son ejercicios concretos de planificación local guiados por ‘sueños colectivos’ de un buen vivir y articulados críticamente a los instrumentos estatales de proyección territorial. Cada resguardo indígena cuenta con uno y el proceso se puede escalar, a cualquier tipo de comunidad organizada en el país.
  • “El derecho propio”. Mientras las facultades de derecho se centran en la figura de la propiedad privada, los indígenas adelantan argumentos hacia una pluriculturalidad jurídica que incluye la administración de justicia propia y las formas de organización de la propiedad colectiva. El país pluriétnico reconocido en la constitución de 1991 ha sido el más afectado por el conflicto armado. Por eso la reparación a esas comunidades debe fortalecer sus jurisdicciones especiales en casos como los consejos comunitarios afrodescendientes.
  • “Los diálogos humanitarios”. La guardia indígena del Cauca reconocida internacionalmente ha mediado en enfrentamientos armados, secuestros y violaciones graves de derechos humanos sin el uso de las armas. Aunque no se trate de un modelo escalable al resto de país, su participación en las zonas de verificación puede sumar credibilidad al proceso de dejación de armas.  
  •  “Economía propia”. El sacerdote indígena Álvaro Ulcue Chocue fue el precursor de esta estrategia a través del “Proyecto Nasa” en Toribío. Funciona como una plataforma de proyectos basados en la sostenibilidad económica, ambiental y la capacitación comunitaria. Experiencia basada en la cooperación como está podría llenar vacíos en regiones en las que el Estado sigue sin hacer presencia.

La Minga por la liberación de la madre tierra” más que una expresión romántica, es el pragmatismo puro que sintetiza las expectativas políticas de una comunidad. En tiempos en los que el neoliberalismo desacraliza los territorios étnicos en nombre del mercado, aprender de la diferencia, el saber ancestral y la administración del territorio desde postulados que evocan el lado espiritual de la naturaleza, es más que un sentimentalismo y constituye una alternativa real para un país que quiere la paz. Es parte del legado que los indígenas del Norte del Cauca quieren compartir y que manifiestan es su cotidianidad a través de sus organizaciones como la –ACIN–  o los mismos resguardos.  Esperemos que la construcción de paz sea una oportunidad para aprender de sus experiencias y saberes.

Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto     Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto      Posconflicto     Posconflicto      Posconflicto     Posconflicto

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Cuando ayudas a Razón Pública


· Apoyas el análisis independiente
· Apoyas el debate con argumentos
· Apoyas la explicación de las noticias
 
Apoya a tu Revista

DONA A RAZÓN PÚBLICA