La informalidad amenaza al sistema de pensiones - Razón Pública
Inicio Uncategorized La informalidad amenaza al sistema de pensiones

La informalidad amenaza al sistema de pensiones

Escrito por Pablo Bermudez - Luis Carlos Calixto
Pablo-Bermudez
Caralos-Calixto

La mayor parte de los trabajadores colombianos no tienen seguridad social. Si esto no cambia en los próximos 30 años, al llegar a la vejez, no tendrán una pensión ni una vida digna.

Luis Carlos Calixto* Pablo Bermúdez**

La acelerada transición demográfica

El rol de la estética y el arte en comunidades en transición política" - Facultad de Ciencias Sociales y Humanas

La transición demográfica es un hecho: en menos de 30 años la composición etaria de Colombia ha cambiado por completo.

En 1990, alrededor del 45% de la población tenía menos de 20 años y los mayores de 60 años representaban apenas el 5,2%. En 2020, la mayor parte de la población estaba en edad productiva, pero los menores de 20 años representaban solo el 40,3% y la proporción de adultos mayores llegó al 9,3%.

Las proyecciones del DANE sugieren que el envejecimiento de la población continuará y en 30 años su distribución por edades será muy parecida a la del promedio de los países de ingreso alto, es decir, con una gran proporción de personas mayores.

Esto es problemático porque el nivel de ingreso de Colombia es mucho menor que el de esos países y las condiciones de seguridad para la vejez son mucho más precarias. La transición demográfica podría empeorar estas condiciones, especialmente si no se resuelven problemas del sistema de pensiones y el mercado laboral.

El sistema pensional en Colombia

El sistema pensional colombiano está compuesto por dos regímenes paralelos: el Régimen de Prima Media (RPM) y el Régimen de Pensiones de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS). El primero es administrado por Colpensiones y el segundo por fondos privados.

El RPM paga a los pensionados con los aportes de los trabajadores activos, independientemente del monto que acumuló cada uno; los pagos pensionales se hacen con los aportes de los trabajadores jóvenes. En cambio, el RAIS le da a cada trabajador lo que ahorró sumado a sus rendimientos financieros.

Dado que en los próximos 30 años habrá una proporción menor de trabajadores activos para sostener a una mayor cantidad de adultos mayores, el RPM tiene un problema que no tiene el RAIS: su sostenibilidad en el largo plazo.

Según un informe de la CEPAL, el déficit del RPM no ha aumentado tanto porque el país aún está disfrutando de un pequeño bono demográfico (un aumento temporal en la proporción de personas en edad de trabajar. Una vez este bono desaparezca, la carga fiscal será insostenible.

El informe afirma que mientras la participación de los ingresos del sistema de pensiones en el PIB pasó del 1,5% en 2010 al 2,4% en 2018, la participación de los pagos pasó de 5,6% en 2010 a 6,1% en 2018, lo cual significa que el sistema está permanentemente en déficit, a pesar de haber disminuido por el bono demográfico.

Las proyecciones del DANE sugieren que habrá una proporción cada vez menor de trabajadores activos para sostener una proporción cada vez mayor de adultos mayores en el RPM y, por ende, el déficit seguirá aumentando.

En contraste, el RAIS no debería verse afectado por el cambio demográfico, pues el valor de las pensiones depende del monto ahorrado por el afiliado.

Foto: Colombia Ágil - Se necesita sin duda una reforma pensional y adoptar estrategias para reducir la informalidad.

Los peligros de la informalidad

Las altas tasas de informalidad laboral representan un serio problema para el sistema pensional, pues tan solo una parte de los trabajadores realizan aportes.

La OIT define un trabajo informal como aquel que no incluye cobertura del sistema de seguridad social, no tiene derecho a vacaciones pagadas anuales o por enfermedad, y no tiene un contrato laboral por escrito. Como es apenas natural, los trabajadores informales no realizan aportes en el RPM ni ahorran en el RAIS.

Adicionalmente, la informalidad representa menores ingresos fiscales para financiar el pago de la seguridad social, lo cual agudiza los problemas de sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Como se observa en la segunda gráfica, la informalidad es especialmente preocupante entre los jóvenes (personas ocupadas que tienen entre 15 y 24 años), pero de igual forma, es muy alta en el resto de los trabajadores. Esta situación revela que la mayoría de los trabajadores colombianos no tienen asegurada una pensión en su vejez.

Las tendencias demográficas y las tasas de informalidad sugieren que, en 30 años, es muy probable que la mayor parte de la población en edad de jubilación que no está afiliado a ningún régimen de pensiones sea pobre.

Además, la informalidad implica que en la actualidad muy pocos trabajadores están respondiendo por las pensiones de los adultos mayores. Como si fuera poco, la cobertura del sistema es muy baja: de acuerdo con la OIT, tan solo el 50,6% de personas en edad de jubilación reciben pensión en Colombia, mientras que el promedio de América Latina es del 75,4% y el de los países con ingresos medio- altos –el grupo al que pertenece Colombia– es del 91,3%.

Se necesitan sin duda una reforma pensional y adoptar estrategias para reducir la informalidad, pues así el sistema pensional fuera sostenible, los trabajadores informales no se afiliarían y, por ende, no podrían pensionarse.

Si la informalidad no disminuye de manera sustancial en los próximos 30 años, la
mayor parte de la población en edad de jubilación no tendrá las condiciones necesarias para vivir dignamente.

Por la misma razón siguen siendo esenciales las políticas que garanticen el empleo formal, la estabilidad y la contribución al sistema de seguridad social.

Bajo las condiciones actuales, el RPM no podrá soportar la carga fiscal y el RAIS no será efectivo pese a ser sostenible, pues la mayoría de trabajadores no está ahorrando para el futuro. El país tiene 30 años para evitar una catástrofe social.

* Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies