La geografía del Tolima: ayer y hoy - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública La geografía del Tolima: ayer y hoy

La geografía del Tolima: ayer y hoy

Escrito por Hernando Bonilla

Vista aérea del nevado del Tolima.

Hernando BonillaDespués de casi un siglo, se vuelve a publicar una de las principales obras sobre la historia y la geografía del Tolima. ¿Cómo se ha transformado este departamento después de casi cien años de cambios naturales y políticos?*

Hernando Bonilla Mesa**

 

Universidad de IbaguéGeografía del departamento del Tolima

Eduardo Torres Vargas
Ediciones unibagué

Un autodidacta de alto vuelo

Continuando su empeño por rescatar valiosos documentos escritos a comienzos del siglo XX sobre la historia, cultura y geografía del departamento del Tolima, y cuyos contenidos siguen teniendo vigencia, la Universidad de Ibagué lanza la segunda edición del libro Geografía del departamento del Tolima, publicado en 1946 por Gonzalo París Lozano, durante la gestión del tolimense Alfonso Palacio Rudas como Contralor General de la República.

Autodidacta, Torres Vargas se interesó por las ciencias sociales y colaboró en varias revistas de las primeras décadas del siglo pasado. Para quienes conocen la trayectoria intelectual de la familia Torres Vargas, no son sorprendentes las inclinaciones de Eduardo por las actividades culturales, especialmente por la historia y la geografía.

Sus primeras actividades en estos campos se los debemos al legado que le dejara su abuelo, Bernardino Torres Torrente, jurista, literato, educador y empresario. Torres Torrente dejó su fructífera e indeleble impronta en la educación como rector del colegio de San Simón. Además, como empresario, fue pionero con Próspero Pereira Gamba del cultivo del café en el Tolima; y en algunos de sus cuentos y novelas estampó el paisaje, la idiosincrasia y las costumbres de esta comarca.

Los primeros escritos de Eduardo Torres Vargas los podemos rastrear en las revistas que se editaron en el Ibagué de la primera década del siglo pasado, como Renacimiento, Tolima y Tropical, publicaciones que canalizaron las inquietudes intelectuales de entonces, y donde Eduardo y su hermano Roberto, destacado poeta y empresario, empezaron a manifestar sus talentos.

Autodidacta, Torres Vargas se interesó por las ciencias sociales

Finalmente, a partir de documentos oficiales, textos de fray Pedro de Aguado y estudios geológicos del ingeniero inglés John F. Randolph, Torres Vargas creó la Geografía del departamento del Tolima, que es un punto de referencia para las experiencias investigativas de ayer y de hoy en el departamento. En la década de los cuarenta, Torres Vargas también habría de publicar La geografía económica del Tolima.

Un estudio necesario

El río Magdalena en su paso por el municipio de Honda en el Tolima.
El río Magdalena en su paso por el municipio de Honda en el Tolima.
Foto: Iván Erre Jota

El 6 de mayo de 1908, el general Félix A. Vélez Macías, entonces gobernador del Tolima, creó el Centro de Historia del Tolima, institución a la que se vincularon Alberto Castilla Buenaventura, Manuel Antonio Bonilla Rebellón, Enrique Ramírez Gómez, Enrique Vélez Alzate, Eduardo Torres Vargas y su hermano Roberto, entre otros espíritus inquietos de la época.

Es razonable suponer que en ese estimulante ámbito académico Eduardo Torres Vargas concibiera la idea de escribir un libro sobre su terruño, esencialmente didáctico, una obra en la que la investigación histórica desempeñara un importantísimo papel (como lo comprobarán los lectores).

Cuando Torres Vargas terminó de escribir su libro, un grupo de diputados propuso que fuera publicado a expensas del departamento, con fines educativos. Esta idea finalmente se concretó en la Ordenanza número 3 del 9 de marzo de 1921, un documento sancionado por el gobernador Luis V. González.

Un legado por conocer

Vista aérea del nevado del Tolima.
Vista aérea del nevado del Tolima.
Foto: Juan Pablo Mejía

Es una tarea extremadamente difícil presentar la obra Geografía del Departamento del Tolima de Eduardo Torres Vargas, si consideramos que la esclarecida pluma de Gonzalo París Lozano, el connotado intelectual ibaguereño, ya lo hizo en 1923.

En el libro, la zona localizada sobre la cordillera Central de los Andes y atravesada por las aguas del río Magdalena es descrita en sus aspectos geográficos, sociales y políticos, como fuentes hídricas, instituciones, sectores productivos y yacimientos mineros. Además, ofrece una semblanza de los habitantes de esta región desde los albores de la Conquista hasta los primeros lustros del siglo XX.

Pero, ¿cuál fue el propósito de Torres Vargas para escribir su Geografía del Departamento del Tolima? Él mismo lo manifestó claramente en su página liminar:

Los capítulos del libro corresponden a cada uno de los municipios del Tolima

“La falta de un folleto siquiera que cuente nuestra historia, digna de ser sabida y estudiada; que divulgue nuestras riquezas inexplotadas y de un valor incalculable; que presente la estructura de nuestro departamento en la forma más precisa; que enseñe nuestro comercio, muy diverso e interesante, llamado a un gran desarrollo; que pregone nuestras industrias, valiosas y desconocidas; que dé a conocer, en suma, esta sección del país y lleve a propios y extraños la convicción íntima de lo que vale y constituye el departamento, es lo que nos ha movido y servido de estímulo para la formación y publicación de esta obra”.

Igualmente, el prologista de la edición de 1923 afirmó: “De ahí que yo salude con alborozada expresión el advenimiento del libro que hoy nos brinda el señor Torres, pues no sólo constituye una muy apreciable contribución del Tolima al acervo de nuestra literatura útil, sino que es fruto de un estudio tenaz y de un metódico y perseverante esfuerzo. Ni es obra de improvisación ni, si se exceptúa algún antiguo y en su tiempo afamado trabajo de índole semejante, tiene par en las letras nacionales”.

Los capítulos del libro corresponden a cada uno de los municipios del Tolima. Para los nuevos lectores de la obra es pertinente, sin embargo, una advertencia: los antiguos nombres de algunos municipios que el autor nombra no coinciden con los de la actual nomenclatura. Por ejemplo:

  • Briceño corresponde al actual Anzoátegui;
  • Caldas es el actual Alvarado;
  • Miraflores corresponde a Rovira;
  • San Lorenzo es Armero (desaparecido trágicamente en de la geografía tolimense en 1985 por causa de la trágica erupción del volcán Arenas, por lo cual se dio paso al actual Armero-Guayabal);
  • San Miguel es el actual municipio de Cajamarca;
  • Santa Rosa es el actual municipio de Suárez;
  • Santana corresponde a Falan; y
  • Soledad es el actual Herveo.

Quienes frecuenten este libro dirán la última palabra sobre su valor documental, y como aporte para analizar y contrastar, luego de casi un siglo, el ayer y el hoy de la geografía tolimense.

 

*Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad de Ibagué. Las opiniones expresadas son responsabilidad del autor.

**Miembro de Número de la Academia de Historia del Tolima y de la Academia Tolimense de la Lengua

 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

CONOCE NUESTRO LIBRO

La guerra más larga del mundo y la historia no contada de un país en construcción