La escuela total - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública La escuela total

La escuela total

Escrito por Isabel Camacho
Portada del libro La Escuela Total.

Más allá de los lugares comunes y de las áridas cifras habituales, este libro es una crónica viva sobre lo que pasa y sobre cómo están cambiando las escuelas donde se forman las maestras y maestros de los niños y niñas más pobres de Colombia.   

Isabel Camacho Castaño**

Autobiografías de estudiantes y maestros de las escuelas normales del Tolima

Varios autores.

Universidad de Ibagué, 2015.

Consultar con los actores 

Este libro es producto de un proyecto coordinado por el Semestre Paz y Región de la  Universidad de Ibagué. El proyecto fue dirigido por los profesores Rodrigo Parra Sandoval, Francisco Parra Sandoval y Ángela Victoria Vera Márquez. La obra está organizada en seis capítulos que muestran el contexto del proyecto y su perspectiva metodológica, la caracterización de las escuelas normales, y las autobiografías de los autores: diez maestros y  doce estudiantes de esas escuelas en el departamento del Tolima.  

Aunque se piensa lo contrario, las autobiografías dejan ver que los docentes siempre están enseñando y que los estudiantes siempre están aprendiendo. 

El trabajo parte de la convicción de que solo a partir de las experiencias y las vivencias de los actores educativos es posible mejorar la operación de un sistema educativo donde hacen tanta falta el autoconocimiento, el intercambio de saberes y el trabajo colaborativo. El  resultado del proyecto tiene un valor documental, que bien podría alimentar otras iniciativas de análisis en el campo académico y de trabajo pedagógico con los estudiantes de las normales en Colombia.  

Las autobiografías muestran las imágenes que tienen los autores sobre su decisión de ser maestros; sobre la escuela y el papel de las escuelas normales en el proceso de formación de maestros; sobre el grado de compromiso y las dificultades prácticas que implican los esfuerzos de innovación educativa provenientes de la investigación académica, la adopción de las TIC (tecnologías de la información y las comunicaciones) y el uso narrativas aptas para la necesaria transformación de las aulas en Colombia. 

Un mundo vivo y creativo

Aunque a menudo en Colombia se piensa lo contrario, las autobiografías dejan ver que los docentes de las escuelas normales siempre están enseñando y que los estudiantes siempre están aprendiendo. 

Los estudiantes viven observando a sus maestros, juzgando, seleccionando lo que les gusta y lo que desaprueban, construyendo una identidad profesional y personal propia pero enriquecida por las de sus maestros. Contrastan sus concepciones pedagógicas, sus métodos de enseñanza, sus maneras de relacionarse entre sí y con los estudiantes, su autoritarismo o su talante democrático, sus concepciones sobre la justicia, el poder o el castigo, sus valores cívicos, su dominio de las disciplinas que enseñan, sus formas de comunicarse, de mostrar afecto, sus maneras de evaluar al estudiante. 

De esta manera los maestros de las escuelas normales enseñan contenidos de la ciencia, la filosofía, el arte y la literatura, pero además forman ciudadanos como los maestros en todas las escuelas. Y sobre todo forman maestros. Esta es una tarea permanente, en todas las actividades, hasta en aquellas que parecen insignificantes. Son maestros modelo para los futuros maestros. Los maestros de las escuelas normales enseñan todo el tiempo, sin parar, consciente o inconscientemente. Y esto es lo que nos muestran sus autobiografías con una gran riqueza narrativa: la escuela normal es la enseñanza – aprendizaje, ininterrumpidos. Maestros que forman maestros con su saber y con su ser. 

El libro habla de la tarea de formar los maestros que los suceden a través de las generaciones. La Escuela Normal es una institución total en el sentido de que tiene un centro conceptual, pedagógico y misional que la define y alrededor del cual maestros y estudiantes construyen su sentido. Ese centro es la formación de maestros para trabajar con la población rural, de los pequeños pueblos y de los sectores populares de las grandes ciudades. Educación para los desprotegidos, los excluidos, en el intento de compensar la desigualdad de la sociedad colombiana. 

Un trabajo imprescindible para el presente y el futuro del país y que merece continuarse y extenderse a las regiones más remotas o donde más necesitamos  del Estado y de las comunidades. 

Portada del libro La Escuela Total.
Portada del libro La Escuela Total.

Cuatro ejes

Las autobiografías de maestros y estudiantes permiten discernir cuatro conceptos fundamentales para comprender la naturaleza de las escuelas normales: la pedagogía, la vocación, las prácticas escolares y las relaciones con lo regional y lo local.

-La pedagogía es el saber medular de las escuelas normales,  y este saber impregna e informa todos los demás conocimientos. En las escuelas normales la relación entre el docente y el estudiante se diversifica y se hace más compleja, más democrática. 

Los maestros normalistas enseñan como profesionales y como ciudadanos y  además desempeñan el difícil papel de ser ejemplo, modelo, fuente de identidad para sus estudiantes. Los maestros enseñan a ser lo que ellos son como personas y como maestros. Los estudiantes normalistas aprenden y al tiempo aprenden a enseñar. Aprenden cómo los forman sus maestros y aprenden cómo formar ciudadanos. 

De esta manera el libro que reseño comunica la manera como se transforma la relación unidireccional en una de doble vía,  de múltiple vía: todos enseñan y todos aprenden al tiempo.

La noción de ciudadanía y la naturaleza misma del conocimiento se han venido transformando por la vía de los cambios en la idea de cuál sea o deba ser la  verdadera “vocación” del maestro. 

-El concepto de vocación, que  originalmente estaba referido a  personas elegidas para una misión, con un sentido religioso o casi religioso, se ha venido transformando hacia una versión laica donde la razón, el conocimiento, la formación ciudadana han tomado un papel central. 

Así, pues, tanto la formación del maestro como el ideal de la sociedad definen y atribuyen un sentido vocacional a la función básica de la educación: la transmisión de la cultura, la historia y los conocimientos de una generación a otra. De esta manera la noción de ciudadanía y la naturaleza misma del conocimiento se han venido transformando desde siempre por la vía de los cambios en la idea de cuál sea o deba ser la  verdadera “vocación” del maestro. 

– Las prácticas escolares que dejan ver las autobiografías de alumnos y maestros incluyen la separación entre lo teórico y lo aplicado en el proceso educativo y la presencia de los aparatos tecnológicos que sin embargo  coincide con la ausencia de un pensamiento digital.  Son dos graves deficiencias de la educación que predomina en las escuelas del Tolima y – muy probablemente en las de toda Colombia-.  

Por también muestra el libro que dentro de las normales el estudiante se mira a sí mismo practicando, observado por el maestro de la escuela donde practica y, al tiempo, observa al maestro de la escuela y sus formas de entender la pedagogía. Entiende entonces que no hay una sola sino muchas prácticas pedagógicas. Las diferencias provienen básicamente de que maestros y alumnos pertenecen a generaciones diferentes.  

El cuarto concepto presente en las autobiografías concierne a la relación entre las escuelas normales y su contexto local respectivo. Concretamente se trata de lo que el libro llama  “urbanización de las escuelas normales”,  o sea de cómo  el origen y la educación inicial de los maestros de generaciones anteriores eran fundamentalmente rurales pero su formación normalista los llevaba a una primera “urbanización” de su cultura y su saber. Las familias de las siguientes generaciones de maestros habían comenzado a migrar del campo al pueblo o pequeña ciudad, empujadas por asuntos laborales o por la violencia en el área rural. La normal reforzó una urbanización cultural que ya había comenzado. Y la tercera “ola” de maestros es de origen propiamente urbano.  

En términos de la historia social de Colombia, 

• El primer grupo de maestros y estudiantes tiene una visión pedagógica tradicional de características autoritarias. 

• El segundo grupo pertenece a la época moderna y practica, consecuentemente, una versión moderna de la pedagogía. 

• El tercer grupo nacido durante la época digital o más ampliamente durante la época de la sociedad del conocimiento, viene adoptando y construyendo una pedagogía de tipo digital.  

Como consecuencia, las normales albergan tres experiencias vitales diferentes, tres culturas distintas y tres maneras de concebir y practicar la pedagogía. La comprensión de este fenómeno es fundamental para adaptar la tarea a variadas combinaciones en lo local y lo regional, donde además se refleja la capacidad de los normalistas para investigar el mundo donde van a trabajar, para idear pedagogías y didácticas apropiadas para cada situación. 

Así pues, el conjunto de concepciones pedagógicas, vocacionales, de la aplicación de los conceptos a la práctica y de las relaciones del normalista con su entorno, como lo viven los maestros y los estudiantes de las escuelas normales, conforman un modelo educativo que es lo que esta obra define como Escuela Total.  

*Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad de Ibagué.  Las opiniones expresadas son responsabilidad de la autora. 

** Psicóloga de la Universidad Nacional, especialista en Administración con énfasis en organizaciones de la Universidad de los Andes, funcionaria de la Universidad de Ibagué

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies