La elección a las curules de paz - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno La elección a las curules de paz

La elección a las curules de paz

Escrito por Ricardo Ruiz
Ricardo Ruiz

Qué está en juego, a quiénes representan y qué implicaría la elección de los 16 representantes a la Cámara que el Acuerdo reservó para las víctimas del conflicto armado.

Ricardo Ruiz*

Las reglas de juego

Mediante Decreto 1207 del 5 de octubre, el gobierno nacional reglamentó la elección de los representantes a la Cámara por las 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz (CTEPCR). Durante la discusión cambiaron algunos puntos y los requisitos principales quedaron definidos:

  • Se tendrán en cuenta los puestos de votación rurales, pero se omitirán los puestos urbanos.
  • Los candidatos deben reunir las mismas condiciones de los representantes a la Cámara, además de las siguientes:
    • Haber nacido o habitado el territorio de la misma circunscripción de su candidatura; los desplazados deberán demostrar que habitaron allí al menos tres años en cualquier época de su vida.
    • Acreditar la condición de víctima, es decir, haber sufrido un daño como consecuencia de las infracciones al DIH u otras violaciones internacionales con ocasión del conflicto armado en el Registro Nacional de Víctimas.
    • Únicamente podrán inscribirse as organizaciones de víctimas, campesinas, sociales, mujeres o grupos significativos de ciudadanos. Siempre y cuando la circunscripción presente esa particularidad, podrán inscribirse también los consejos comunitarios, los resguardos indígenas y kumpañy.
  • Quedan excluidos los partidos políticos tradicionales, los excandidatos y los miembros de la antigua guerrilla.
  • Los ciudadanos que voten por las CTEPCR no verán afectado su derecho a votar por la Cámara y el Senado como lo venían haciendo.

Dos lecturas del Acuerdo

Las reglas anteriores pretenden ayudar a construir una sociedad más democrática, aumentar la participación política de las víctimas del conflicto y remediar en algo la falta de atención a los territorios históricamente olvidados por el Estado. Este proceso es una oportunidad que puede convertirse en un problema, si se recuerdan la falta de financiación y la lentitud en la ejecución del Acuerdo del Teatro Colón.

Al final, las campañas a las curules de paz y el apoyo que reciban de otros sectores políticos afectarán la narrativa sobre las circunscripciones y la ejecución del Acuerdo de Paz durante la próxima legislatura.

El ambiente alrededor del Acuerdo puede sintetizarse en dos corrientes mayoritarias:

-Por un lado, la corriente liberal ve el Acuerdo del Colón y sus consecuencias como producto de una negociación política; esta corriente acepta el diálogo entre las partes como una forma de solucionar los problemas que surjan en su desarrollo.

-Por otro lado, la corriente conservadora interpreta el Acuerdo con recelo y considera que el Estado no debe renunciar a su autoridad en ningún modo.   Por eso le es difícil negociar con personas externas al gobierno y cree que quienes atentan contra él deben ser sometidas. Las diferencias entre los ciudadanos solo pueden resolverse a través de las instancias judiciales.

Estas lecturas opuestas del proceso tienen versiones extremas. Por eso, por ejemplo:

  • Los sectores más radicales de las FARC volvieron a las armas;
  • Los exguerrilleros que insisten en ver honor en su historia son excluidos del juego político, especialmente de la campaña presidencial.
  • Del otro lado, algunos sectores radicales del uribismo tuvieron que moderarse o exponerse a ser excluidos (“El patriota” fue un ejemplo) para lograr la victoria de Duque bajo su interpretación del Acuerdo de Paz de “ni trizas ni risas”.
Foto: Urna de cristal - Una última preocupación se relaciona con la participación de los exmilitares como víctimas.

A quienes representan los candidatos

Las dos facciones descritas estarán presentes en la mayoría de las circunscripciones e intentarán quedarse con las curules. Estas facciones están representadas por grupos y organizaciones con ideas diversas sobre el Acuerdo de Paz. Algunas organizaciones no tienen una línea política definida, pero se unen gracias a que son desplazados, víctimas o pertenecen a una misma etnia.

En una de las corrientes se encuentran el Movimiento Nacional de Victimas de Crímenes de Estado (MOVICE) y otros grupos de víctimas de la fuerza pública durante el conflicto armado. Aquí también hay algunos consejos comunitarios de regiones excluidas como el Cauca y Chocó, las organizaciones indígenas y los movimientos de mujeres asociados con posturas liberales.

Por otra parte, las facciones conservadoras están en grupos como la Corporación Rosa Blanca, las asociaciones de exmilitares, las víctimas de masacres como La Chinita y regiones como el Urabá antioqueño y ciertas zonas de Arauca.

Hay algunas agrupaciones en zonas grises que dependen más de las discusiones dentro de la organización. Aquí se ubica la mayoría de los consejos comunitarios, las organizaciones de mujeres en las circunscripciones y las organizaciones campesinas.

Aún no es claro cómo esas afiliaciones pueden afectar el desempeño de los candidatos. Antes de ser elegidos, su campo de acción es reducido

Alta abstención y poco liderazgo

La siguiente gráfica muestra los resultados de las elecciones locales más recientes en estos territorios, donde además se nota que la abstención allí es bastante elevada:

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de escrutinio de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

La falta de liderazgo local es evidente. Las campañas a las circunscripciones serán de interés y atención regional —o a veces local—. Con frecuencia los candidatos a las circunscripciones acompañarán a los aspirantes tradicionales a la Cámara y el Senado.

La violencia aumenta en algunas zonas e impide observar el desarrollo de la contienda electoral y garantizar sus resultados. Las consecuencias se observarán una vez los candidatos sean elegidos, pues la exclusión sistemática que han vivido hace difícil anticipar su comportamiento en el Congreso.

Los exmilitares

Otro tema controversial es el hecho de que los exmilitares puedan aspirar a la Cámara en calidad de víctimas.

En todo caso este grupo no aún logra participar con éxito en la política local y apenas puede consolidarse en el plano nacional con algunas figuras al margen de su papel como exmilitares (este es el caso de Manuel Virguez en el MIRA). Además, ningún caso sucedió en las zonas de circunscripciones de paz. Los exmilitares tuvieron los resultados siguientes en las pasadas elecciones regionales:

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies