La economía en cuidados intensivos: ¿qué hacer?
Foto: Financiero

La economía en cuidados intensivos: ¿qué hacer?

Compartir:

Foto: Financiero

Estas son las medidas concretas que el gobierno podría adoptar de inmediato para enfrentar el casi nulo aumento del PIB en el primer semestre y las malas proyecciones para el resto del año.

Harvy Vivas Pacheco*

El mal momento de la economía

Las últimas cifras trimestrales del PIB y del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) publicadas por el DANE muestran la continua desaceleración del ritmo de actividad económica que viene desde principios de 2023. 

El casi nulo crecimiento del PIB en el primer trimestre del año  (0,7 %) y las predicciones del crecimiento anual de 1,4 % muestran la “mala hora” que, para infortunio de todos, atraviesa el gobierno Petro.  

La industria manufacturera se contrajo un 5,9 %, las actividades financieras y de seguros un 3 % y la explotación de minas y canteras un 1,5 %. Aunque las actividades de la administración pública aumentaron un 5,3 %, no lograron contrarrestar la estrepitosa caída de la inversión —formación interna de capital— que mantuvo su tendencia decreciente desde el primer trimestre de 2023, hasta alcanzar una preocupante caída de 13,4 % en lo que va de este año. 

La demanda interna —conformada por los gastos de consumo final de los hogares y la inversión— decreció un 2,6 % en este primer trimestre. Las importaciones también siguieron su tendencia decreciente que viene desde principios de 2023 y que cayeron en el primer trimestre de este año un 11,6 %, así como las exportaciones que cayeron un 9,4 %. Es un balance preocupante en materia de comercio internacional.

Foto: DNP - El DNP anunció semanas atrás un plan de corto plazo que busca articular los esfuerzos públicos y privados alrededor de proyectos estratégicos en ámbitos territoriales.

Le recomendamos: Banco Agrario, ¿podría ser el más grande de Colombia?

Una tormenta perfecta

Este panorama sombrío se ha visto agravado por la incertidumbre del entorno político, la caída en el recaudo tributario del primer trimestre, los problemas de caja actuales (liquidez) del gobierno central, la zozobra en materia de seguridad y control del territorio en algunas zonas del país, así como por la confusión en las señales efectivas de reactivación económica a corto y mediano plazo desde el gobierno. 

Una tormenta perfecta que atiza aún más el relato del desastre económico y social que la oposición y los sectores más reaccionarios del país intentan rentabilizar políticamente. No deja de sorprender el tono de muchas columnas de opinión y las declaraciones de algunos líderes de la oposición que parecen recrear la “dicha por el mal ajeno” de la que nos habla Richard H. Smith  en su libro de 2013 y en el cual nos cuenta el regocijo que sintió Homero Simpson por el fracaso de su vecino Ned Flanders en su nuevo emprendimiento llamado “Zurdorio”, una modesta tienda que simplemente pretendía atender las necesidades no satisfechas de los “zurdos”.

¿Qué hacer?

Sin lugar a duda, las dificultades son preocupantes y el trámite de ampliación del cupo de endeudamiento sigue su curso en el Congreso para solventar, entre otros, los compromisos crediticios con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a causa de los empréstitos para cubrir la situación excepcional de la pandemia. La provisión de recursos mediante la flexibilización de la regla fiscal y la fórmula de inversiones forzosas del sector financiero no gozan de un clima favorable e incluso podrían no ser exitosas debido al timing de su trámite en el Congreso, la planeación y la ejecución. 

Muchos analistas podríamos estar de acuerdo en que la coyuntura actual exige un plan de choque urgente que logre recuperar la inversión además de las líneas duras de inversión contenidas en el Plan de Desarrollo en los temas de transición energética e inversiones en infraestructura. 

Es clave tomar acciones concretas que promuevan los ingresos y el empleo a corto y mediano plazo en aquellos sectores que han sufrido los mayores efectos negativos y que presentan una marcada tendencia al estancamiento. Un plan de choque que envíe señales inequívocas que favorezcan el clima de inversión pública y privada, el cual debe ser claro y contundente en sus propósitos y fuentes de financiamiento.

Las claves de la reactivación

Si en junio se cumple la condición de la disminución en la tasa de interés de referencia del Banco de la República, el panorama de la inversión y del gasto privado podría mejorar para el tercer trimestre de este año. Sin embargo, este es apenas uno de los componentes de una estrategia integral de choque. 

Esta condición debe combinarse con el mejoramiento de los indicadores de ejecución efectiva de los proyectos con cargo al Presupuesto General de la Nación y al Sistema General de Regalías (SGR). El balance de las cifras del mapa de inversiones muestra retrasos importantes en el balance anual consolidado de las ejecuciones al cierre de 2023 —71,3 %— y en lo que está pasando con la vigencia actual con corte a mayo 23 de 2024 con una ejecución de 17,1 %.

Estos rezagos en las tasas de ejecución repercuten negativamente en la liquidez e irrigación de ingresos en la economía, a la vez que afecta la fluidez de recursos para los programas sociales y de inversión en los ámbitos regionales. Un buen ejemplo de estos rezagos es la inercia en los programas de subsidios de vivienda social y el desplome del mercado de la vivienda en 2023 que representó una caída superior al 43 %, además del congelamiento y aplazamiento de proyectos de obras públicas y de inversión en infraestructura de transporte y de energía limpias. 

Estos componentes de la formación bruta de capital constituyen piezas fundamentales a la hora de ejecutar un plan de choque con elevados impactos de mediano plazo, debido a los efectos multiplicadores y a los encadenamientos en la producción en el empleo directo e indirecto, además del impacto en el crecimiento del valor agregado directo e inducido sobre los sectores proveedores de insumos y bienes finales. 

En esta línea, el DNP anunció semanas atrás un plan de corto plazo que pretende articular los esfuerzos públicos y privados alrededor de proyectos estratégicos en ámbitos territoriales en los sectores de vivienda, transporte, agricultura, industria, turismo, textiles, minería y energía. Sin embargo, la información de este plan de reactivación, trabajado de manera conjunta con la ANDI y otros actores del tejido empresarial del país, es escasa y no presenta mayores detalles en términos de los efectos esperados de las intervenciones planeadas. 

El papel de los gobiernos subnacionales

Los gobiernos subnacionales —municipios y departamentos— tienen un papel decisivo en el proceso de reactivación económica. Los planes de ejecución en los programas de vivienda de interés social constituyen una buena vía con más de veinte mil subsidios en Bogotá, Barranquilla, Cali y Medellín, lo cual, por supuesto, tendrá éxito siempre y cuando se garantice la fluidez de los recursos. 

Estas ejecuciones, junto con el impulso a los proyectos retrasados de las obras de infraestructura y las vías 5G para la integración económica, podrían movilizar un importante flujo de recursos en las regiones. 

De acuerdo con las cifras del mapa de inversiones del país, en la vigencia 2024 con corte a mayo 23, los proyectos de inversión pública con cargo al Presupuesto General de la Nación (PNG) superan los 99 billones con un monto de 48,3 billones de recursos comprometidos y 17,3 billones de recursos ejecutados en más de 1091 proyectos.

Tabla 1. Datos consolidados con corte a mayo 23 Proyectos Vigencia 2024 con cargo al PGN

Sector Total Proyectos Aprobado Comprometido % Comprometido Ejecutado % Ejecución
Agricultura y desarrollo rural 42 $7.997.971.048.765 $2.719.319.408.615 34,00 % $548.957.508.786 6,90 %
Ambiente y desarrollo sostenible 52 $1.463.633.715.310 $373.673.913.521 25,50 % $95.910.581.203 6,60 %
Ciencia, tecnología e innovación 6 $369.724.229.073 $262.555.464.448 71,00 % $89.441.659.502 24,2 0%
Comercio, industria y turismo 33 $386.215.758.847 $260.588.845.379 67,50 % $33.884.965.237 8,80%
Congreso de la república 9 $263.000.000.000 $118.429.820.587 45,00 % $11.763.578.934 4,50%
Cultura 18 $1.028.921.580.765 $416.178.560.751 40,40 % $139.857.944.664 13,60%
Defensa y policía 92 $3.207.344.972.947 $1.530.969.880.543 47,70 % $543.045.505.002 16,90%
Deporte y recreación 10 $1.300.992.260.657 $205.206.545.575 15,80 % $67.362.423.011 5,20%
Educación 42 $8.387.654.995.318 $5.253.055.956.288 62,60 % $3.219.563.759.455 38,40%
Empleo público 13 $375.620.740.303 $215.175.155.266 57,30 % $66.459.027.651 17,70%
Fiscalía 25 $270.962.182.306 $169.746.073.516 62,60 % $8.361.395.220 3,10%
Hacienda 53 $5.544.127.110.453 $2.759.145.346.971 49,80 % $275.816.352.863 5,00%
Igualdad y equidad 18 $10.197.844.499.904 $7.001.092.918.223 68,70 % $2.478.768.710.039 24,30%
Inclusión social y reconciliación 27 $12.935.371.963.742 $2.062.773.792.077 15,90 % $1.529.617.562.175 11,80%
Información estadística 18 $1.396.037.378.062 $447.464.085.784 32,10 % $94.856.025.358 6,80%
Inteligencia 3 $41.538.191.002 $13.398.018.743 32,30 % $1.737.825.865 4,20%
Interior 34 $671.407.754.269 $207.124.369.437 30,80 % $11.173.669.323 1,70%
Justicia y del derecho 27 $755.242.872.615 $340.018.581.415 45,00 % $30.688.207.892 4,10%
Minas y energía 82 $8.053.437.573.406 $3.028.482.881.939 37,60 % $2.502.210.839.950 31,10 %
Organismos de control 27 $552.161.660.645 $183.398.454.530 33,20 % $28.315.610.331 5,10 %
Planeación 26 $1.142.431.221.579 $754.292.803.019 66,00 % $229.259.626.701 20,1 0%
Presidencia de la república 27 $522.502.036.862 $60.337.996.013 11,50 % $10.409.491.766 2,00 %
Rama judicial 10 $1.148.691.817.886 $353.147.393.308 30,70 % $73.575.103.058 6,40 %
Registraduría 18 $310.408.411.808 $127.877.642.479 41,20 % $16.607.460.564 5,40 %
Relaciones exteriores 17 $115.949.623.725 $27.187.181.274 23,40 % $12.399.091.173 10,70 %
Salud y protección social 44 $2.114.478.420.767 $970.385.067.787 45,90 % $517.210.382.816 24,50 %
Sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición 9 $265.794.300.973 $156.082.757.888 58,70 % $49.067.367.422 18,50 %
Tecnologías de la información y las comunicaciones 31 $3.219.040.338.591 $1.081.969.785.435 33,60 % $376.540.476.654 11,70 %
Trabajo 45 $5.876.878.602.781 $2.792.519.562.704 47,50 % $1.116.006.491.061 19,00 %
Transporte 208 $13.962.924.965.558 $9.291.213.151.624 66,50 % $2.666.902.054.896 19,10 %
Vivienda, ciudad y territorio 25 $5.988.803.438.387 $4.886.304.426.071 81,60 % $223.730.240.615 3,70 %

Fuente: Mapa de inversiones del país. https://mapainversiones.dnp.gov.co/Home/FichaProyectosEstadisticasGenerales

Los datos muestran diferencias considerables en las tasas de ejecución. Las cifras detalladas por sectores muestran bajos porcentajes de ejecución para la vigencia actual de los proyectos en agricultura y desarrollo rural —6,9 %—, transporte —19,1 %—, deporte y recreación —5,2 %—.   

Muchos proyectos se encuentran congelados y en otros casos frenados desde vigencias anteriores, tal y como es el caso de los proyectos de energía eólica en la Guajira y que hacen parte de los planes de transición hacia energías limpias. Algo análogo sucede con los proyectos viales 4G y 5G que pretenden habilitar la conectividad territorial y que hoy presentan avances incipientes, tal y como es el caso de los proyectos Popayán-Santander de Quilichao y Bucaramanga-Pamplona.

El entorno económico actual exige que el gobierno desarrolle un plan de acción detallado, con información minuciosa sobre los impactos esperados y factibles y que especifique mecanismos de coordinación de recursos a corto plazo en proyectos con vigencias presupuestales actuales, más las nuevas iniciativas acordadas con el sector privado para poner en marcha un verdadero plan de reactivación. 

Si este no es el caso, la incertidumbre y la confusión pueden agotar rápidamente el capital político de Petro y a la larga terminaremos perdiendo todos. La clave está en aprovechar las capacidades productivas de sectores estratégicos con grandes encadenamientos productivos, así como promover y acelerar los proyectos de integración regional con vigencias presupuestales actuales, que son esenciales para el plan de recuperación que se necesita con urgencia. Esto garantizará la inversión necesaria para lograr una tasa de crecimiento que supere las modestas predicciones para este año —1,4 %—.

Lea en Razón Pública: Caen las utilidades en Ecopetrol

2 comentarios

Hasan Turk

Escrito por:

Hasan Turk

2 comentarios de “La economía en cuidados intensivos: ¿qué hacer?

  1. Gracias por compartir un análisis objetivo, claro y desapasionado, que además de informar con responsabilidad y rigor técnico, ofrece posibles salidas a la situación económica. Análisis comprensible para quienes no somos economistas pero nos interesa la información confiable con la cual construir nuestro punto de vista. Solo me queda preguntar, ¿qué dicen el gobierno y sus asesores en estas materias? Cómo responden a lo planteado por el autor? ¿Qué opinan otros expertos? Comparten la misma apreciación?

  2. Gracias por compartir un análisis objetivo, claro y desapasionado, que además de informar con responsabilidad y rigor técnico, ofrece posibles salidas a la situación económica. Análisis comprensible para quienes no somos economistas pero nos interesa la información confiable con la cual construir nuestro punto de vista. Solo me queda preguntar, ¿qué dicen el gobierno y sus asesores en estas materias? Cómo responden a lo planteado por el autor? ¿Qué opinan otros expertos? Comparten la misma apreciación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Economía y Sociedad

El rebrote de COVID-19 y la desidia de nuestros líderes: lo que viene será peor

Uno de los incendios masivos en el estado de California, en Estados Unidos.
Economía y Sociedad

El Niño 2015: una muestra de lo que puede ser nuestro futuro climático

Economía y Sociedad

Dos periodistas impunes

Economía y Sociedad

¿Por qué tenemos una educación tan mala en Colombia?

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.