La economía colombiana en ceros | Razón Pública 2024
Inicio TemasEconomía y Sociedad La economía colombiana en ceros

La economía colombiana en ceros

Escrito por Diego Cortes Valencia

Este fue el comportamiento de la economía durante el año pasado, estas son las proyecciones para 2024, y estas son las medidas que podrían adoptarse para mejorar la situación.

Diego Cortés Valencia*

Peor de lo esperado

El Ministerio de Hacienda esperaba un crecimiento de 1,2 %, el Banco de la República de 1 %, el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 1,4 %, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 1,4 % y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de 0,9 %. 

Pero el DANE informó de un crecimiento del 0,6 % en 2023. Una cifra baja, muy cercana al cero, que sin embargo contrasta con las proyecciones de crecimiento negativo en Perú y Chile

Las cifras por sectores 

Las cifras del 2023 reflejan unas debilidades serias en múltiples sectores. Resaltan las caídas en la construcción (-4,2 %), las industrias manufactureras (-3,5 %) y servicios como comercio, reparación, transporte, almacenamiento, alojamiento y servicios de comida (-2,8 %). 

Sin embargo, compensaron la caída las actividades financieras y de seguros (7,9 %), el sector público como salud, educación, administración pública y defensa (3,9 %) y las actividades artísticas, de entretenimiento y actividades del hogar (7 %).

En términos del gasto, la inversión tuvo una caída de -24,8 % comparada con el 2022. Los hogares tuvieron un incremento del consumo de 1,1 %, concentrado en servicios y bienes no durables. En bienes semidurables (-5,6 %) y bienes durables (-10,3 %) sí se observaron caídas. Inversiones como vivienda, muebles, vehículos, entre otros.

Es alarmante que más de 50 billones de pesos del Presupuesto General de la Nación se dejaran de pagar en 2023. Esto implicó menos empleos, salarios y consumo en los hogares.

Foto: Presidencia - Aunque muchas variables están fuera del control del gobierno, este puede impulsar la economía a través de otras acciones como la transición energética y la política de reindustrialización.

El gasto del gobierno aumentó en 0,9 %. Aunque este gasto se aceleró en el último   trimestre, la falta de ejecución del presupuesto no ayudó a la economía.  Se dejaron de pagar 53 billones de pesos del Presupuesto General de la Nación, de los cuales 25 billones correspondían a inversión que no fueron pagados en 2023 por falta de ejecución de Presidencia o ministerios de Ambiente, Deporte o Vivienda. 

La tasa de desempleo en 2023 cerró en 10,2 %, un punto porcentual por debajo de 2022. Ha mantenido la tendencia a la baja desde el 2021. 

Los sectores de mayor ocupación son el comercio y reparación de vehículos (17,6 %), el sector agropecuario, caza, silvicultura y pesca (14,4 %) y la administración pública, defensa, salud y educación (12 %).

Los por qué 

Por un lado, estuvieron las altas tasas de interés del Banco de la República, que apenas empezaron a descender en los últimos dos meses. Aunque con esto se busca mantener la rentabilidad de inversiones y evitar su salida a otros países, las altas tasas de interés han golpeado el consumo a crédito y el nivel general de la inversión. 

Los sectores de inversión que retrocedieron en 2023 fueron maquinaria y equipo (-16,2 %), vivienda (-1,2 %) y otros edificios y estructuras (-4,9 %). La vivienda es un sector doblemente afectado por las tasas de interés, pues esta afecta el costo para los constructores y limita la demanda de vivienda por parte de los hogares. 

En cuanto al consumo de los hogares, las reducciones fueron en prendas de vestir y calzado (-4,3 %), restaurantes y hoteles (-3,7 %) y muebles y artículos para el hogar (-3,1 %).

El comportamiento de los inversionistas privados no depende solo de las tasas de interés, sino de expectativas de demanda de la producción y los momentos para realizar sus inversiones: 

-En términos de demanda, desde el primer trimestre de 2022 se ha reducido el crecimiento en el gasto en consumo final durante cada trimestre, pasando del 13,4 % en 2021 al 1,1 % en 2023. 

-En cuanto a inversión, después de la pandemia se registraron aumentos del 11,6 % y 16 % de formación bruta de capital en 2021 y 2022 (niveles que no se veían ni siquiera antes de la pandemia).  Por eso la caída de cerca del 25 % en 2023 fue demasiado intensa.

El gobierno no controla variables como la inflación o la tasa de interés, pero sí tiene responsabilidad sobre la ejecución del presupuesto y los proyectos de inversión públicos. Es alarmante que más de 50 billones de pesos del Presupuesto General de la Nación se dejaran de pagar en 2023. Esto implicó menos empleos, salarios y consumo en los hogares.

Perspectivas y remedios 

Los pronósticos para este año son de alta incertidumbre.

La CEPAL considera que América Latina y el Caribe enfrentan un escenario complejo, de bajo crecimiento económico, con una inflación por encima de los niveles previos a la pandemia, con tasas de interés altas, con un nivel de deuda pública elevada y con una caída de ingresos tributarios por cuenta del menor crecimiento.

En Colombia, las expectativas de crecimiento económico en 2024 se ubican por encima de las del 2023. Se espera que sigan bajando la inflación y las tasas de interés del Banco de la República, lo cual puede mejorar los niveles de inversión y consumo de los hogares. 

Pero la recuperación de la economía requeriría acciones decididas y coordinadas entre el gobierno nacional, los nuevos gobiernos territoriales y el sector privado.

El gobierno nacional debe mejorar su ejecución presupuestal. La baja ejecución se debe a razones como la falta de operadores con quiénes contratar o las dificultades para evitar la corrupción, como bien detalló Laura Bonilla. La labor del gobierno es precisamente poner estos temas sobre la mesa y buscar los métodos —ya sean leyes, decretos u otros— necesarios para garantizar una ejecución con mejores prácticas.

En Colombia, las expectativas de crecimiento económico en 2024 se ubican por encima de las del 2023. Se espera que sigan bajando la inflación y las tasas de interés del Banco de la República, lo cual puede mejorar los niveles de inversión y consumo de los hogares.

Varios analistas han señalado el impacto que tendrá la política de no firmar más contratos de exploración de hidrocarburos; los niveles de inversión y de empleo sin duda alguna se verán afectados.  Si se mantiene esta política se afectará también el recaudo tributario,  cuando además hay riesgo de falta de financiamiento por motivos como la evasión y elusión tributaria, así como litigios con la DIAN. De llegar a ese punto, habría que aumentar la deuda pública y por lo mismo extraer más recursos para el pago de intereses en los próximos años.

Muchas variables se salen del control del gobierno, pero hay medidas que pueden impulsar la economía, como las políticas de reindustrialización y de transición energética.  Persiste sin embargo el riesgo de no tener los recursos para desarrollar estas políticas debido a restricciones como la regla fiscal

En todo caso, el gobierno debe dar señales más claras y adoptar medidas más audaces para fortalecer sectores claves y reactivar las actividades económicas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies