La discusión sobre el aborto no ha terminado | Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad La discusión sobre el aborto no ha terminado

La discusión sobre el aborto no ha terminado

Escrito por Yuri Saldarriaga
El aborto en colombia

El movimiento “provida” podría fortalecerse y el nuevo Congreso podría tratar de revertir la decisión de la Corte u obstaculizar su reglamentación.

Yuri Saldarriaga*

Una victoria parcial

El presidente Duque abiertamente expresó su desacuerdo con el fallo de la Corte que declaró inconstitucional la penalización del aborto hasta las 24 semanas de gestación. Además afirmó que esta decisión es contraria a la vida y que podría convertirse en una “práctica anticonceptiva” para muchas mujeres.

Estas palabras ponen de presente que la sentencia C-055-22 no es una victoria definitiva y tendrá que enfrentar un difícil camino de reglamentación.  En otras palabras, la decisión de la Corte es un punto y coma en medio de un proceso complejo que aún no ha llegado a su fin.

Con la elección del nuevo Congreso el panorama no es el mejor para el movimiento “proelección”, pues los partidos tradicionales y de derecha que suelen respaldar ideas conservadoras son mayoría en ambas cámaras.

La batalla jurídica sobre el delito del aborto continuará. La sentencia de la Corte probablemente hará que los argumentos legales sean más sofisticados, como de hecho ha ocurrido en el pasado: contrariamente a lo que suele creerse, la discusión de los últimos treinta años no ha girado en torno a los argumentos que parecen obvios, como decir “el pecado”, por parte de los “provida”, o la libertad de las mujeres por parte de los “proelección”.

Los argumentos han venido cambiando

De hecho, no deberíamos hablar de “discusión” sino de “discusiones” que han cambiado a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, durante la década de los noventa y a principios del siglo XXI, los argumentos sobre el aborto fueron principalmente técnicos. En 2002, el artículo 124 del Código Penal abrió una puerta para que las mujeres dejaran de ser condenadas por abortar en determinadas circunstancias, pero la Iglesia Católica demando esta medida del Congreso mediante una demanda de constitucionalidad basada en tecnicismos jurídicos y no en argumentos de carácter moral.

Las discusiones dieron un giro cuando la Corte emitió la Sentencia C-355 de 2006 y despenalizó el aborto en tres circunstancias:

  • Cuando peligran la vida o la salud de la madre;
  • Cuando se presenta malformación del feto incompatible con la vida;
  • Cuando el embarazo es producto de abuso, violación, incesto, transferencia de óvulo o inseminación no consentida.

Desde entonces, la discusión se ha concentrado en los derechos.  Tanto los “provida” como los “proelección” han acudido a la dignidad humana, el derecho a la salud y la defensa de los derechos –tanto del feto como de las mujeres– para convencer a los magistrados de la Corte.

Aunque parezca extraño, es muy probable que el movimiento provida se fortalezca. La sociología ha mostrado que los movimientos sociales suelen cobrar fuerza al sufrir una derrota que intensifica la motivación de sus partidarios.

Por ejemplo, después de que la Corte Suprema de Estados Unidos decretó en 1973 que las leyes restrictivas del aborto eran inconstitucionales (caso Roe vs. Wade), el movimiento provida renovó sus tácticas, estrategias y argumentos. Uno de los logros más importantes de este movimiento fue trasladar la discusión al Congreso, lo cual podría ocurrir en Colombia, pues en principio, esa era la institución encargada de regular este asunto.

El aborto en colombia
Foto: Mintic - Aunque la reciente decisión de la Corte es un hito, no cerrará la discusión legal y social sobre el aborto.

El papel del nuevo Congreso

Con la elección del nuevo Congreso el panorama no es el mejor para el movimiento “proelección”, pues los partidos tradicionales y de derecha que suelen respaldar ideas conservadoras son mayoría en ambas cámaras. De hecho, el Partido Conservador es una de las agrupaciones políticas que tendrá más congresistas. En contraste, el movimiento feminista Estamos Listas no logró obtener ninguna curul. En este escenario, podemos esperar que en el Congreso se discutan proyectos de ley que limiten el derecho al aborto.

Sin embargo, algunos de esos proyectos tendrán que someterse al control previo de constitucionalidad por parte de la Corte, que ya tiene un precedente respecto del cual existe la cosa juzgada. En el Derecho, el concepto de cosa juzgada implica que una decisión judicial no puede ser modificada.

En el caso del aborto, es importante recordar que la decisión de la Corte analizó si la sentencia C-355 de 2006 podía o no ser modificada. Finalmente, los magistrados decidieron que no existía cosa juzgada porque surgieron nuevos argumentos que no habían sido evaluados en la decisión de 2006. No obstante, la valoración sobre la cosa juzgada no es fácil y depende de la composición de la Corte. Y la composición de la Corte depende del Congreso, pues son los congresistas quienes escogen a los magistrados por un período de 8 años.

La importancia de la reglamentación

Otro obstáculo importante que podría enfrentar los defensores del aborto es la reglamentación, pues en ausencia de medidas que respalden el derecho a disfrutar de la salud sexual y reproductiva será imposible garantizar el cumplimiento de la sentencia C-055.

Esto queda confirmado por la experiencia de la despenalización parcial que tuvo lugar en 2006. Durante los años subsiguiente, miles de mujeres que se encontraban en alguna de las tres situaciones previstas por la sentencia enfrentaron obstáculos que les impidieron abortar.  El Congreso será el ente encargado de reglamentar el aborto, con lo cual podría ampliar o limitar el acceso al mismo.

En definitiva, aunque la decisión reciente de la Corte es un hito, no cerrará la discusión legal y social sobre el aborto. Pese a las diferencias contextuales, el caso de Estados Unidos es revelador en ese sentido. Cinco décadas después de que la Corte de ese país reconociera el derecho al aborto, persisten los intentos legislativos y judiciales por parte del movimiento “provida” para limitar el acceso al mismo.

Las afirmaciones de Duque contra la despenalización son un recordatorio de que el gobierno no está de acuerdo con la decisión de la Corte y, por tanto, podría emprender acciones legales para revertirla. Esto es especialmente preocupante ahora que sabemos que el nuevo Congreso estará mayoritariamente conformado por partidos tradicionales que defienden ideas conservadoras.

Para saber más sobre la discusión y el lenguaje empleado por los movimientos “provida” y los movimientos “pro elección”, recomiendo consultar el siguiente enlace: https://repositorio.uniandes.edu.co/handle/1992/53535

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies