La coherencia en el derecho - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública La coherencia en el derecho

La coherencia en el derecho

Escrito por Diana González

El Pensador (1904), obra del escultor francés Auguste Rodin.

Diana Beatriz GonzálezLa coherencia es el mejor criterio para justificar las creencias humanas. Esta obra se ocupa de un debate que ha dado pie a hipótesis contradictorias sobre la naturaleza y fundamentación del derecho.

Diana Beatriz González*

The Tapestry of Reason: an Inquiry into the Nature of Coherence and its Role in Legal Argument
Amalia Amaya
Hart Publishing, European Academy of Legal Theory Series.
2015

Construir un barco en el mar

Justificar las creencias se parece al esfuerzo de un marinero que reconstruye su barco en mar abierto: hay muchos fragmentos de conocimiento dispersos y, aunque no hay ninguna pieza que sea “la fundamental”, es necesario apoyarse en alguna para empezar a reparar o a reemplazar las otras. La restauración del barco no puede hacerse de una sola vez.

Esta metáfora ideada por el filósofo Otto Neurath es una de las más populares en las disputas entre teorías “coherentistas” y teorías “fundacionalistas” para justificar las creencias de los seres humanos.

El texto ofrece una teoría de la coherencia que es aplicable tanto al razonamiento sobre hechos como sobre normas

Quienes están en la orilla “coherentista consideran que esta es una buena forma de ilustrar cómo procede la justificación, en contraste con las tesis “fundacionalistas” con su empleo de metáforas sobre pirámides, superestructuras y edificios.

El libro The Tapestry of Reason (El tapiz de la razón), de Amalia Amaya, no solo nos invita, desde el título mismo, a rastrear la validez de las premisas del coherentismo en general, sino a investigar cuál es su naturaleza y cuál su papel en la argumentación jurídica.

El tapiz de la razón

Alegoría de la justicia en Brujas, Bélgica.
Alegoría de la justicia en Brujas, Bélgica.
Foto: Emmanuel Huybrechts

En áreas del conocimiento vinculadas con cuestiones de razonamiento y racionalidad – como decir la psicología cognitiva, la filosofía o la lingüística- las teorías coherentistas de la justificación han tenido gran acogida en el contexto de su ya viejo, pero no saldado, debate con las propuestas fundacionalistas.

Otro tanto ha ocurrido en el campo del derecho. El libro de Amaya se propone mejorar la posición del argumento del coherentismo dentro de este debate, mediante una teoría del razonamiento legal que sea apta para enfrentar una serie de problemas conocidos.

Además de los retos planteados por otras propuestas teóricas, esta posición tiene que enfrentar un buen número de problemas internos. Tales objeciones son revisadas a lo largo del texto para estudiar la forma que adoptan en los diferentes campos de estudio (por ejemplo, en los estudios sobre justificación de creencias, sobre cambios epistémicos, sobre razonamiento práctico y modelos de equilibrio reflexivo, etc.).

La coherencia en el derecho

El sueño de la Razón produce monstruos (1797), grabado de Francisco de Goya.
El sueño de la Razón produce monstruos (1797), grabado de Francisco de Goya.
Foto: Wikimedia Commons

Otro propósito del texto es reunir diferentes perspectivas sobre la coherencia y el derecho. Como señala su autora, la teoría coherentista del derecho se ha enfocado en problemas propios de la interpretación de normas y ha sido negligente con las complejidades que suponen los asuntos empíricos en este mismo ámbito.

Parece que en el espacio de las investigaciones coherentistas sobre el derecho se han llevado a cabo dos tipos de estudios que, aunque vinculados por intereses y objetos de análisis, han sido llevados de manera paralela.

Por un lado están quienes se enfocan en la justificación de las normas (la teoría del derecho) y por el otro, quienes desde disciplinas empíricas -como la psicología cognitiva- estudian cuestiones como la toma de decisión por parte de los jueces y los jurados de conciencia.

Como resultado de esta falta de comunicación las teorías de la coherencia fáctica y normativa en el derecho se han desarrollado de manera independiente. La manera de responder a este paralelismo imperante es, precisamente, este libro, que intenta cruzar las fronteras disciplinares que han separado al estudio sobre la coherencia en el derecho.

El texto ofrece una teoría de la coherencia que es aplicable tanto al razonamiento sobre hechos como sobre normas, y que además tiene un grado muy alto de verosimilitud psicológica avalada por la investigación en ese campo.

En opinión de Amaya la teoría más adecuada de la coherencia afirma que una creencia acerca de hechos o sobre lo que requiere la ley está justificada solo si es el resultado de un razonamiento coherente, epistemológicamente responsable; es decir, si es óptimamente coherente.

¿Cuál tipo de coherencia?

El acercamiento del texto a la cuestión de la naturaleza de la coherencia y su papel en el razonamiento jurídico es interdisciplinario. Amaya insiste en que el estudio de las tesis coherentistas en otras áreas de conocimiento ayuda a entender mejor el concepto mismo de coherencia y los problemas particulares que enfrenta en el ámbito del derecho.

De la misma manera, esta estrategia interdisciplinaria permite identificar los recursos que la teoría de la coherencia propia del derecho tiene para responder a estos problemas.

Esta es una obra exigente que demanda toda atención del lector.

Aunque la propuesta de The Tapestry of Reason se construye a partir de la teoría estándar del razonamiento jurídico, también permite revisitar sus supuestos básicos y sugerir algunas vías de desarrollo ulterior de la misma.

En últimas, la finalidad de la obra no es solo revisitar la teoría coherentista del derecho imperante, sino contribuir a la discusión sobre los mecanismos más aptos para articular una teoría del razonamiento en el derecho, que redunde en mejores decisiones.

Esta perspectiva ofrece tanto una formulación novedosa de la naturaleza de la coherencia como del papel que juega en el razonamiento legal.

Sigue la discusión

The Tapestry of Reason es un libro que no solamente ofrece una reconstrucción cuidadosa y completa de las razones en favor de la coherencia y un análisis de su papel en el racionamiento jurídico, sino que tiene el juicio, el rigor y la paciencia para volver sobre sus argumentos y presentarlos con otra luz.

Construye modelos con los que es posible hacer cálculos de coherencia en contextos institucionalizados como el derecho, valiéndose de las herramientas propias de la teoría del conocimiento y la modificación de la creencia.

Esta es una obra exigente que demanda toda atención del lector, pero que recompensa con explicaciones claras y sencillas, aunque también presenta razonamientos complejos con una prosa transparente y fluida.

Una de las mayores virtudes de libro es que reconoce su propia fragilidad y la expone en términos deliberativos. Pese a la enorme contribución de la profesora Amaya al análisis interdisciplinario del razonamiento jurídico y la teoría del derecho, ella misma señala los temas que quedan por investigar sobre el tema.

El desafío está claramente expresado y la primera en aceptarlo es precisamente ella en sus estudios recientes sobre las virtudes judiciales.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico