La coca no es cocaína - Razón Pública
Francisco_Thoumi

La coca no es cocaína

Compartir:

Francisco_ThoumiPorque en Colombia muchos las confunden, una nota muy breve y muy educadora sobre las diferencias entre una y otra cosa.

Francisco Thoumi

Durante los últimos años es cada vez más frecuente encontrar en la prensa colombiana que la palabra “coca” se utiliza en lugar de la palabra “cocaína”. Por ejemplo, este fin de semana me encontré los dos ejemplos siguientes:

Francisco_Thoumi_drogas_razonPublica
Los campesinos cocaleros no son éticamente comparables con los exportadores de cocaína, pues los motivos por los cuales participan del negocio ilegal son totalmente distintos. 
Foto: geograficamente.wordpress.com

-“Pablo Escobar coronó la entrada de la Hacienda Nápoles con la avioneta en la que transportó su primer cargamento de coca a Estados Unidos” (Tiempos traquetosSemana, 25 de agosto 2012).

-“Darles información sobre las ONG, la izquierda y la oposición y facilitarles la exportación de coca —aceite para la maquinita de matar—, imprescindible todo para hacer la guerra” (Alfredo Molano, PreguntasEl Espectador26 de agosto de 2012).

Aunque es difícil saber exactamente cuál ha sido la razón para igualar a la coca con la cocaína – lo que molestaría profundamente a Evo Morales- es importante separarlas por diversas razones:

– Primera, los campesinos cocaleros no son éticamente comparables con los exportadores de cocaína, pues los motivos por los cuales participan del negocio ilegal son totalmente distintos.

– Segunda, las políticas contra la coca como la erradicación, aumentan el precio de la cocaína y fortalecen las organizaciones criminales, mientras que las políticas contra la cocaína como la interdicción y la captura de traficantes atacan a estas organizaciones.

– Tercero, los consumidores de coca, bien sea como bebida (té de coca) o mediante la masticación (“mambeo”) no pueden confundirse con los consumidores de cocaína.

– Cuarto, los campesinos involucrados en los cultivos de coca son casi universalmente gente muy pobre, mientras que los exportadores de cocaína son gente rica.

– Quinto, la corrupción asociada con las exportaciones de cocaína socava las principales instituciones, mientras que los cultivos de coca aunque reciben protección del paramilitarismo o de la guerrilla, y en ocasiones del ejército, tienden a corromper menos la justicia, la política, la banca, y otras empresas privadas.

Por las razones anteriores, sería conveniente que la prensa colombiana llamara al pan pan y al vino vino.

* El perfil del autor lo encuentra en este link.

 

0 comentarios

Francisco Thoumi

Escrito por:

Francisco Thoumi

*Cofundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor haga clic en este enlac.e.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Conflicto, Drogas y Paz

El papel de Europa en las negociaciones con las FARC

Janiel Melamed
Conflicto, Drogas y Paz

Tras los asesinatos: políticas al vaivén de la coyuntura

Conflicto, Drogas y Paz

La crisis del autodenominado Estado Mayor Central de las FARC

Víctimas del conflicto armado
Conflicto, Drogas y Paz

Justicia Transicional: los retos que se avecinan

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.