La ciencia de enseñar ciencias - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública La ciencia de enseñar ciencias

La ciencia de enseñar ciencias

Escrito por César Augusto Núñez

Biblioteca de la Universidad de Ibagué.

Cesar NuñezLa ciencia no solo avanza con nuevos descubrimientos e innovaciones, también lo hace con una adecuada pedagogía en colegios y universidades. Este libro es para los docentes de ciencias que buscan hacer más agradable y eficiente su labor profesional*

César Augusto Núñez Torres**

 

Universidad de IbaguéEstrategias para la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias

Carlos Alfonso Montealegre
Ediciones Unibagué
2015

Pregunta por la educación

Hace algún tiempo, escuchando una conferencia sobre el tema de lo real y la realidad, me encontré con la obra del pintor belga René Magritte. Su trabajo me llamó la atención porque rompía de cierta manera el paradigma de una obra para ser observada y se convertía en un tema de reflexión, en la búsqueda de una respuesta acertada a la paradoja que ella misma planteaba.

Fue precisamente esa sensación la que tuve después de leer el libro del profesor Carlos Alfonso Montealegre titulado Estrategias para la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias.

Este texto nos lleva a una reflexión sobre el quehacer docente y sobre las interminables preguntas que se pueden hacer sobre los métodos educativos, la enseñanza, el aprendizaje, y la búsqueda de la correcta formación humana.

El profesor Montealegre es egresado de la Normal Superior Fabio Lozano Torrijos, del municipio de Falán, Tolima; bachiller del Colegio San Simón, de Ibagué; licenciado en Ciencias de la Educación (Matemáticas y Física) de la Universidad del Tolima; y administrador financiero de la Universidad de Ibagué. Además, tiene una maestría en Enseñanza de las Ciencias y en Ingeniería de Control, en convenio con las Universidades de Gante, Lovaina y de Ibagué.

Su vida profesional la ha dedicado por entero a la enseñanza en las asignaturas de cálculo y matemáticas en colegios y en la Universidad de Ibagué, lo que le ha permitido entender la dinámica de la enseñanza de las ciencias en varios niveles educativos. Yo mismo tuve el honor de haber sido uno de sus discípulos.

Evaluando los métodos

Estudiantes de la Universidad de Ibagué.
Estudiantes de la Universidad de Ibagué.
Foto: Wikimedia Commons

Este libro es el resultado de la revisión bibliográfica de investigaciones sobre seis estrategias didácticas para la enseñanza del nivel superior de biología, física, química y matemáticas. Estas estrategias son:

· Los organizadores previos,

· Los mapas conceptuales,

· La heurística,

· La instrucción por pares,

· La instrucción por tutoriales,  

· El aprendizaje basado en problemas.

Núñez analiza cada estrategia siguiendo cuatro pasos:

  1. Descripción de la estrategia (fundamento teórico desde el constructivismo, las pedagogías activas y el aprendizaje significativo);
  2. Implementación (experiencias de los investigadores al poner en práctica la estrategia didáctica);
  3. Evaluación (experiencias adquiridas por los investigadores cuando efectuaron la evaluación a los estudiantes bajo la didáctica correspondiente) y
  4. Resultados (resumen de lo obtenido por los distintos investigadores en cada estrategia didáctica).

Al escribir este libro, el autor identificó la existencia de un grave problema en la calidad educativa en sus procesos de enseñanza y de aprendizaje. Para ello, analizó tres situaciones críticas concretas:

No siempre un buen docente es un buen investigador.
  1. La ausencia casi total en las universidades de estrategias de enseñanza y aprendizaje diferentes a la tradicional (pues los investigadores y los profesores se han enfocado más en los niveles de educación preescolar, básica y media);
  2. La tendencia mundial a utilizar metodologías activas en los procesos de enseñanza y aprendizaje,  
  3. La apremiante necesidad en Colombia de mejorar la calidad en la educación, hoy retrasada con respecto a muchos otros países.

Investigación y docencia

La lectura de este libro crea inquietudes de diverso tipo. Por ejemplo, al abordar el tema de la educación se encuentran varias situaciones interesantes, como la fractura entre la educación preescolar, básica y media y la educación superior.

En preescolar, básica y media, los docentes han sido formados en áreas específicas del conocimiento, conocidas en nuestro país como licenciaturas en Ciencias de la Educación. Por su parte, en la educación superior se da una situación inversa, pues es el profesional de una carrera específica quien debe formarse como docente, ya sea de manera empírica o a través de las frecuentes ofertas de diplomados y especializaciones en docencia universitaria.

La acción de formación busca mejorar la calidad académica de los centros de educación superior dentro de sus procesos de acreditación universitaria. Este es un proceso reciente que ha tenido un interés mayor en formar de manera técnica a sus docentes (maestrías, doctorados) para fortalecer los procesos de investigación, que uno de los objetivos misionales de las universidades.

Estas dos condiciones producen cierto malestar, ya que no siempre se da que un buen investigador (doctor) sea un buen profesor. De igual manera, no siempre un buen docente es un buen investigador (a no ser que sea en el área pedagógica) en áreas específicas del conocimiento. El buen profesor produce la calidad en la docencia, que es el otro objetivo misional de las universidades.

Cuando se discute sobre el modelo pedagógico nos encontramos de nuevo con otra dicotomía: la relación entre el PEI (proyecto educativo institucional) y la gestión del profesor, en la que generalmente se presentan escasas coincidencias. En otros casos, el modelo pedagógico no es lo suficientemente claro, y en muchas ocasiones ni siquiera existe.

Por otra parte está la libertad de cátedra, que otorga al docente la opción de establecer, entre otros, su modelo para la enseñanza y el aprendizaje. Este modelo muchas veces se crea de manera poco coherente, lo cual produce un mayor desorden en la búsqueda del modelo apropiado.

Mejorar el modelo

Biblioteca de la Universidad de Ibagué.
Biblioteca de la Universidad de Ibagué.
Foto: Wikimedia Commons

Esta manera de ver la docencia universitaria deja en el aire varias preocupaciones:

  1. ¿Cómo lograr la coherencia entre todos los niveles de educación?
  2. ¿Cómo establecer un modelo pedagógico apropiado a la formación universitaria, que es diferente de los demás niveles de la educación?
  3. ¿Cómo mantener la calidad académica sin perder la formación investigadora?

Las universidades tienen el compromiso de formar para la vida laboral, lo que en estas épocas implica no solamente una formación en el hacer, sino además una formación que le permita innovar a partir de los procesos de investigación y que pueda dar una respuesta a las necesidades de desarrollo sostenible de la sociedad. Esto incluye una formación humanista que pueda aportar a la creación y fortalecimiento de valores sociales.

¿Cómo lograr la coherencia entre todos los niveles de educación? 

La llamada “sociedad de la información” es protagonista del proceso educativo, pues en ella la información está disponible, es abundante y requiere un nuevo tipo de manejo que permita el análisis, la selección y la apropiación en la construcción de respuestas oportunas a las necesidades locales y globales.

Es precisamente allí donde el trabajo de análisis, recopilación de experiencias académicas y sistematización permitirá el enriquecimiento de la labor docente. No existe una respuesta real al proceso de educación y formación de los estudiantes universitarios, sino un modelo y didácticas pedagógicas apropiadas a cada situación específica, no solo dependiendo del área de conocimiento, sino de la calidad de formación y del tipo de estudiantes que acceden a la formación universitaria.

Este libro es una invitación a la reflexión permanente que cada docente universitario debería hacer para hacer más agradable su labor profesional y para convertirse en un agente en los procesos de transformación de la sociedad.

 

*Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad de Ibagué. Las opiniones expresadas son responsabilidad del autor.

* Especialista en Docencia Universitaria, magíster en Gestión y Auditorías Ambientales, profesor de la Universidad de Ibagué.

 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies