La caída libre de los precios del petróleo - Razón Pública

La caída libre de los precios del petróleo

Compartir:

El crecimiento reciente de nuestra economía ha dependido del precio del petróleo. Por eso preocupa su caída, y por eso importa tanto preguntarse a qué se debe y si se trata de un asunto temporal o duradero. Responde el ex ministro.

Amylkar D. Acosta Medina*

Bajan los precios de las materias primas

Después de un largo ciclo de precios altos de los productos básicos en los mercados internacionales ha llegado una caída sincronizada de los mismos, a causa de la contracción de los mercados provocada por

  • la desaceleración del crecimiento de la economía china,
  • la lenta y débil recuperación de la economía estadounidense, y
  • los amagos de una nueva recesión de la tambaleante economía de la Unión Europea, que sería la tercera en seis años.

El 2012 fue testigo del súbito descenso de la demanda y del consiguiente desplome de los precios de las materias primas, lo cual afectó a los países dependientes de las exportaciones de las mismas, a Latinoamérica en general y a Colombia en particular.

La re-primarización económica de la región, y en especial de la economía colombiana, se convirtió en su talón de Aquiles.

Entre septiembre de 2011, cuando los precios de los commodities alcanzaron su más alta cotización en los mercados internacionales, y septiembre de este año los precios de los productos energéticos cayeron en 7,02 por ciento, los agrícolas en 19,06 por ciento, los metales preciosos en 21,98 por ciento y otros minerales en 35,12 por ciento.

Es decir, la re-primarización económica de la región, y en especial de la economía colombiana, se convirtió en su talón de Aquiles.

¿Cuándo afectó a Colombia?

Colombia vio bajar los precios del carbón, del oro y del ferroníquel, que en los últimos 36 meses cayeron en  38, 27 y entre 19 y 20 por ciento, respectivamente, aunque no así el petróleo, que hasta mediados de este año se mantuvo por encima de la barrera de los 100 dólares el barril.

Como en 2013 las exportaciones de crudo de Colombia representaron el 55 por ciento del total (2 puntos porcentuales menos que en 2012) y en el primer semestre de este año rozaron el 50 por ciento de las exportaciones totales, esta circunstancia atenuaba el impacto de los cambios de los precios de las demás materias primas.

Sin embargo, desde mediados de junio pasado los precios del crudo comenzaron a bajar, a tal punto que el petróleo WTI pasó de 107,95 a los 74 ,21 dólares por barril,  y el petróleo cayó de 115,19 a 77,92 dólares por barril.

Estos precios están por debajo de la barrera psicológica de los 80 dólares el barril. Es decir, estamos hablando de una caída estrepitosa, del 31,26 y 32,36 por ciento respectivamente en el lapso de menos de 5 meses.

 

La destorcida del petróleo

Son muchas las razones de la baja de los precios, y entre ellas se destacan estas tres:

  • La mayor oferta de crudo y la restricción del consumo y las importaciones por parte de Estados Unidos,
  • La desaceleración de la economía china, que después de crecer a un ritmo del 10 por ciento a final de la pasada década, en 2012 y 2013 “solo” creció el 7,7 por ciento y para este año, según las proyecciones del FMI, podrá alcanzar a lo sumo un 7,4 por ciento. Este crecimiento menor arrastra a la baja la demanda de insumos y materias primas, y se estima que por cada punto menos de crecimiento de su PIB, China recorta sus importaciones de materias primas en  10.200 millones de dólares. Y no olvidemos que China es el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo.
  • La revaluación del dólar frente a las demás monedas. La persistente devaluación del dólar se revirtió a partir de julio de este año, cuando empezó a treparse su cotización, aupada por el anuncio por parte de la Reserva Federal del cese de sus compras de bonos del Tesoro y de bonos hipotecarios a partir de octubre.

En el caso de Colombia, desde septiembre el dólar se cotiza por encima de los  2.000 pesos y si tomamos como referencia la cotización del 25 de julio (1.846 pesos) y la cotejamos con la que alcanzó esta semana ($ 2.118), estamos hablando de una devaluación del peso colombiano o, lo que es lo mismo, una revaluación de la divisa americana del 14,7 por ciento. Y si se necesitan menos dólares para comprar un barril de crudo se presiona su precio a la baja.


Ciudad de Riyadh, capital del Reino de Arabia Saudita.
Foto: Wikimedia Commons

Aumento sostenido de la oferta

Todo indica que los precios del crudo tardarán en volver a subir, ya que la tendencia a la baja, lejos de ser coyuntural, responde a los fundamentales del mercado y por ello tiene carácter estructural.

En efecto, hemos pasado de un mercado caracterizado por la escasez a uno caracterizado por la abundancia, que es atribuible en gran medida a la irrupción de la mayor producción de crudo proveniente de los yacimientos no convencionales gracias a la tecnología del fracking que hace furor en Estados Unidos.

Además, durante los últimos cinco años se han descubierto fuentes no convencionales de crudo que superan los 1.000 millones de barriles que, mientras en el año 2000 significaron un 5 por ciento de la oferta global, para el 2020 en Estados Unidos pueden llegar a representar el 50 por ciento de sus reservas. Además, Libia aumento su oferta de crudos en un 40 por ciento.

La llamada revolución de los esquistos ha reconfigurado el mercado internacional del petróleo, y el nivel global de las reservas esta al tope con 4 millones de barriles. Así, ante cualquier brote de escasez se puede disponer de dicho volumen en menos de 30 días calendario y de esta manera se garantiza el suministro por lo menos durante tres meses.

Pulso entre Estados Unidos y Arabia Saudita

Arabia Saudita se ha desmarcado de la línea seguida por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y anda más preocupada por defender su cuota de mercado que por detener la caída del precio o por la estabilidad del mismo.

Las circunstancias han cambiado en el Golfo pérsico, sobre todo después de la Primavera Árabe, y ahora se demanda más inversión social para conjurar las revueltas, lo que extrae más y más recursos y el petróleo como la mayor fuente generadora de recursos para cubrir tanta erogación.

Por ello los árabes se muestran renuentes a presionar una baja del precio mediante recortes en la producción y han optado más bien por declarar una guerra de precios a Estados Unidos (que ahora es su mayor contendor en los mercados) mediante prácticas de dumping, aunque lo niegue el ministro de Petróleo de Arabia Saudita Ali Al-Naimi. Esta guerra consistió en  venderle crudo barato a comienzos del mes de noviembre mientras elevaba el precio a sus otros clientes tradicionales en Europa y Asia.

La tendencia a la baja, lejos de ser coyuntural, responde a los fundamentales del mercado y por ello tiene carácter estructural.

Por lo demás, Arabia Saudita tiene una espalda muy ancha que le permite tener una mayor capacidad de resiliencia ante caídas abruptas de los precios como las que se registran en este momento. Al contrario, países como Angola, Nigeria, Irak o Venezuela están urgidos de una vuelta a los precios a 120 dólares por barril para cuadrar caja.

Así como los altos precios del petróleo provocan la contracción de la demanda, cuando se produce una baja esta desalienta a las empresas petroleras y su actividad tiende a disminuir a la espera de mejores tiempos. Al parecer a eso está jugando Arabia Saudita con su estrategia de venderle crudo más barato a Estados Unidos en un intento por frenar el auge del shale oil, o petróleo de esquistos.

Arabia tiene la sartén por el mango, dado que tiene el control sobre el barril marginal de crudo. Así que busca sacar del mercado a aquellos productores de yacimientos no convencionales que por sus mayores costos no resistirían una baja sostenida de los precios por mucho tiempo.

¿Qué esperar?

Todas estas razones explican el pesimismo que ha invadido a los analistas y a la banca de inversión, que no vislumbran un repunte de los precios del crudo en el corto plazo. El Informe del Bank of América Merril Lynch (BOFA), por ejemplo, estimó que la cotización del petróleo de referencia Brent se estabilizará alrededor de los 90 y no en los 95 dólares  que se habían previsto inicialmente.

Por su parte, el banco de inversión Goldman Sachs Group Inc., que tiene un largo historial de pronósticos al alza, augura que en el primer trimestre de 2015 el precio de referencia WTI podría bajar hasta los 75 dólares, ya que la oferta excederá la demanda al menos hasta mediados de 2015.

Otro banco, el Barclays, revisó a la baja su previsión del Brent a 89 dólares para el cuarto trimestre de 2014, 88 dólares para el primer trimestre de 2015 y 87 dólares para el segundo trimestre de 2015, siempre a la baja.

 

 

* Exministro de Minas, Energía e Hidrocarburos, www.amylkaracosta.net

 

Acerca del autor

Amylkar Acosta

* Economista de profesión. Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas y miembro correspondiente de la Academia Colombiana de Historia. Ex presidente del Congreso de la República y ex ministro de Minas y Energía. Docente e investigador de las universidades Externado, Los Andes y del Rosario. 45 obras publicadas y columnista de los principales diarios del país.

0 comentarios

Amylkar Acosta

Escrito por:

Amylkar Acosta

* Economista de profesión. Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas y miembro correspondiente de la Academia Colombiana de Historia. Ex presidente del Congreso de la República y ex ministro de Minas y Energía. Docente e investigador de las universidades Externado, Los Andes y del Rosario. 45 obras publicadas y columnista de los principales diarios del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El Vaticano
Economía y Sociedad

¿Tiene salida la crisis de la Iglesia católica?

Economía y Sociedad

Una nueva oportunidad para transformar la Policía

Carbón recién extraído de una mina.
Economía y Sociedad

De cómo las empresas mineras se llevan todo y no nos dejan nada

Economía y Sociedad

Los homicidios en 2013: qué dicen y qué no dicen las cifras

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.