La Cabal, la presidente que nos merecemos - Razón Pública
Inicio TemasArte y Cultura La Cabal, la presidente que nos merecemos

La Cabal, la presidente que nos merecemos

Escrito por Omar Rincón
omar-rincon

María Fernanda Cabal será la candidata presidencial del uribismo “si la gente lo quiere”. Y es que “la gente de bien” la quiere: Toyota mata dignidad, racismo mata modernidad. La gente de bien con “Cabal, una mujer de bien”.

Omar Rincón*

La Cabal, una colombiana de bien

La democracia es tan bonita que su ideal de que cualquier ciudadano puede ser elegido presidente es cada vez más posible: cualquiera, es cualquiera.

El inútil de Duque en Colombia, el superhéroe Bukele en El Salvador, el ruralista Castillo en Perú, el sonso de Laso en Ecuador, el pedante de Trump en USA, el fanático de Bolsonaro en Brasil, el tonto de Maduro en Venezuela, el cafre de Ortega en Nicaragua, el narco de Hernández en Honduras… y así andamos de gente de bien en la región. Entonces, que la Cabal sea candidata a la presidencia es posible, y hasta deseable (por aquello de que peor que Duque, imposible). Y deseable porque la Cabal es un modo muy auténtico de ser colombiano.

La Cabal es un modo genuino de ser colombiano: uno donde la ignorancia es atrevida.

* “No hay 3000 falsos positivos, es parte de la narrativa mentirosa de este país”.
* “La sociedad civil es otro cuentazo de los mamertos”.
* “Todos esos jesuitas pertenecen a la Teología de la Liberación, todos son afines a la teología comunista”.
* “Si Hitler y Stalin no hubieran llegado al poder, no habrían matado tanta gente”.
* “Hay que reformar el Tribunal de la JEP. Que no lo elijan mamertos extranjeros”.
* “El comunismo se lo inventaron los ricos, no los pobres”.
* Publicó en Twitter una foto de García Márquez junto al exmandatario cubano Fidel Castro y la acompañó de la siguiente frase: “Pronto estarán juntos en el infierno”.

Y no da vergüenza. Antes da “orgullo” exhibir la ignorancia propia. Y esto es así porque lo importante en Colombia es no dejársela montar de nadie. “Estudien vagos”. Y usar lugares comunes como el de “mamerto” que aplicaría incluso para la Cabal: persona que únicamente cree en su postura e insulta a todo aquel que piensa distinto. ¿Sería útil oír de la Cabal cómo entiende “mamerto”? Ahora se usa mucho como adjetivo para insultar: y no sabemos de qué va el ultraje. Insultar es la acción, insultar como retórica. Y muy a la colombiana hacemos una oda a la pobreza de argumentos con la exhibición de la riqueza de consumos y propiedades.

La Cabal es un modo histórico de ser colombiano: el orgullo de tener vacas. Casarse con el dueño de la finca (pongamos que hablamos de Lafaurie). Pendonear a todos sus trabajadores, expresar sin disimulo su racismo contra indios y negros, alabar el machismo, odiar a los gais y rezar todos los días para que nada cambie y todo siga igual.

La Cabal es el típico ejemplo del igualado colombiano: ¿Cuál Wembley si tenemos el Atanasio? ¿Cuál París si tenemos Medellín? ¿Cuál esclavitud si la negra de mi casa es como de la familia? ¿Cuál intelectual si tenemos a Tomás Uribe? ¿Cuál Angela Merkel que respeta los derechos humanos y es sensible a los migrantes si tenemos a la Cabal?

La Cabal, una mujer de bien… de bien adentro de los orgullos colombianos: ignorancia, racismo, clasismo, machismo y pa´ las que sea. “La Cabal, presidenta muy colombiana”. Ella es como nosotros, como la gente de bien.

Foto: Facebook María Fernanda Cabal María Fernanda Cabal ha manifestado abiertamente su simpatía por Trump

La Cabal, el nuevo país

Que la Cabal quiera ser presidente es deseable ante la nada de Duque, y de lograrlo sería la confirmación de que estamos ante una nueva élite made in Uribe donde billete mata dignidad, cultura, ética, derechos, justicia. “Todo por la plata” (Toyota, pistola, trago, casas, hembras y marcas) es el mantra de la nueva élite colombiche. Perdón, tal vez esto de todo por la plata es la ética del capitalismo puro y duro, y Cabal es la mejor representante de esta juntura entre lo más capitalista (consumir, mostrar y farolear) con lo más premoderno (clasismo, racismo, machismo y homofobia). Tal vez, por eso, Cabal es la presidenta que nos merecemos en Colombia.

La democracia es tan bonita que su ideal de que cualquier ciudadano puede ser elegido presidente es cada vez más posible: cualquiera, es cualquiera.

Antes teníamos una elite igualmente jodida, pero creía que a eso de la plata y los apellidos había que meterle cultura: ideas, literatura, artes, derechos, argumentos. Eso la hacía una elite “amable” aunque “indolente”. Pero llegó el comandante Uribe y mandó a parar: fuera eso de tomar wiski si tenemos guaro; fuera eso de cine y libros si tenemos que trabajar, trabajar y trabajar; fuera eso del club social si tenemos una finca grande con piscina, caballos y esclavos; fuera eso de la universidad de los Andes si tenemos la Sergio; fuera eso de habitar el mundo si tenemos Medellín; fuera eso de Semana si tenemos Gillinski; fuera todo eso que se llama modernidad (eso de derechos, equidad, inclusión medio ambiente, feminismos…) si tenemos familia, propiedad, patria y dios.

Y esta nueva elite muy “a la colombiana” adoba su premodernidad con consumo capitalista: carros, Miami, joyas, Rolex, trago, hembras, fincas, apartamentos, restaurantes… y viajes para consumir el mundo.

Y la reina de esa nueva elite colombiana es la Cabal. La Cabal para presidente, “un capitalismo a la colombiana”. Por una Colombia sin mamertos y una patria como siempre, la Cabal presidente.

La Cabal, soy yo

Pero yo soy colombiano, entonces también soy eso. Cabal es nuestra heroína colombiana, nos expresa en nuestros valores y en cada estupidez que dice. Ella es realmente inteligente y sus tonteras las hace para que nosotros los que nos creemos bien pensantes celebremos y riamos de sus malpensares.

Que la Cabal quiera ser presidente es deseable ante la nada de Duque, y de lograrlo sería la confirmación de que estamos ante una nueva élite made in Uribe

Brillante: nos provoca y caemos en su juego. Por eso, sus sandeces las celebramos como chistes de memes, debates periodísticos, risas intelectuales, bromas políticas, juegos tuiteros y de redes… y como le celebramos todo, ella es célebre. Si no gozáramos tanto de su estupidez, sería apenas otra más en ese club colombiano de la majadería: pero aquí se celebra a popeyes, uribes, escobares, malumas, juanes, james, velezes, vickis, ruedas y cabales como si fueran los sabios que dan sentido a la tribu colombiche; entonces, Cabal es “la presidente que nos merecemos”. No se hable más.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico