La Bogotá que deja Petro en cifras - Razón Pública
Inicio TemasRegiones La Bogotá que deja Petro en cifras

La Bogotá que deja Petro en cifras

Escrito por Jorge Iván González
Bogotá

Bogotá

Jorge Ivan Gonzalez

​Aunque muchos analistas- incluso en esta revista- hacen un balance negativo sobre su alcaldía, las estadísticas en áreas como el PIB, el empleo, la construcción, la  competitividad y la pobreza favorecen al exalcalde. Aquí, un balance de cada una de ellas.

Jorge Iván González*

Buenas estadísticas

Entre las críticas que se le han hecho a la administración Petro, figura en forma  reiterada la “parálisis” que padeció la ciudad. Igualmente se insiste en la “caída” de la actividad económica durante estos años.

Bogotá pasó a ocupar el primer puesto en reducir la incidencia de la pobreza.

Esas apreciaciones no son ciertas. Si se miran de cerca las estadísticas de la capital se encuentra que no solo mejoraron las variables económicas en 2012 y 2013 sino que Bogotá pasó a ocupar el primer puesto en reducir la incidencia de la pobreza.

El PIB

Figura 1
Bogotá: Índice de crecimiento del PIB y variación anual
Precios constantes 2005. Series desestacionalizadas.

variacion anual

Fuente: DANE

En la Figura 1 se observa el crecimiento del PIB de Bogotá (línea azul) y sus variaciones anuales (barras rojas). Puede verse que la tendencia creciente del PIB se mantuvo durante los dos años de la alcaldía de Petro. Este comportamiento contradice las apreciaciones sobre el freno de la actividad económica de la ciudad.

Las variaciones anuales son similares a las que ha tenido el PIB nacional, y son propias del ciclo. En 2012, el PIB nacional creció 4,2 por ciento, y el de Bogotá 4,1 por ciento. En general, hay una estrecha correlación entre la dinámica económica de la nación y la de Bogotá. De todas maneras, el PIB de Bogotá representa el 25 por ciento del PIB del país.

El empleo

En las sociedades contemporáneas la adquisición de titularidades pasa por el ingreso, así que el empleo es fundamental para acceder al bienestar.

Figura 2
Tasa global de participación, de ocupación y de desempleo (2007-2013)

13 áreas

Bogotá

Fuente: DANE

 

La Figura 2 compara la evolución de las tasas de participación, ocupación y desempleo de las 13 áreas metropolitanas y de Bogotá. En ella puede verse que la tasa de desempleo es menor en Bogotá que en las demás ciudades.

Durante el último año los valores respectivos fueron 7,8 por ciento y 9,3 por ciento. El menor desempleo de Bogotá muestra que la ciudad está relativamente mejor que el resto de áreas metropolitanas. Y la tendencia descendente se mantuvo durante los dos años de la administración Petro.

Además, la tasa de ocupación de Bogotá es más alta (65,8 por ciento) que la de las áreas metropolitanas (61,2 por ciento). Y la interpretación de estas tendencias es especialmente favorable si se tiene en cuenta la elevada tasa de participación que existe en Bogotá (71,4 por ciento) con respecto a las áreas metropolitanas (67,4 por ciento). Bogotá tiene un mérito especial porque cuando la tasa de participación es alta, es más difícil reducir la tasa de desempleo.

La competitividad

Los resultados en competitividad son positivos, pues Bogotá ocupó el primer puesto en el Índice Departamental de Competitividad 2013, seguida por Antioquia, Santander, Caldas y Boyacá.

Los resultados en competitividad son positivos, pues Bogotá ocupó el primer puesto en el Índice Departamental de Competitividad 2013, seguida por Antioquia, Santander, Caldas y Boyacá. La estimación fue realizada por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario (CEPEC).

El Índice incluye 10 componentes, y entre ellos, Bogotá ocupó el primer lugar en seis (tamaño de mercado, salud, educación superior y capacitación, eficiencia de los mercados, sofisticación y diversificación, e innovación y dinámica empresarial).

La construcción

La construcción ha sido uno de los temas más polémicos en Bogotá. Los dos ministros de Vivienda, Germán Vargas Lleras y Luis Felipe Henao, han dicho que el ritmo de la construcción se redujo por causa de las políticas de Petro, y Henao insisten en que la ciudad se paralizó por culpa de la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Estas apreciaciones tampoco son ciertas. Tal y como se observa en la Figura 3, la construcción está pasando por un ciclo descendente, que es normal en cualquier proceso intertemporal. El sector de la construcción atraviesa por una fase descendente del ciclo,  menos profunda que la de las dos caídas precedentes (2010 I-2010 II y 2006 II-2007 II).

Figura 3
Bogotá – Tasa anual de crecimiento del valor agregado de construcción
Precios constantes 2005. Series desestacionalizadas.

Fuente: DANE

Y sobre este último ciclo descendente de la construcción deben hacerse tres consideraciones:

– La primera, que comenzó desde el cuarto trimestre del 2011 (este comportamiento cíclico no es resultado de la administración Petro).

– La segunda, que el sector de la construcción incluye edificaciones y obras civiles. Los análisis deben hacer la diferencia entre ambos. Por ejemplo, en el tercer trimestre del 2013, el sector cayó 3,0 por ciento respecto del mismo período del año anterior. Pero esta disminución se explica por la caída del 12 por ciento en las obras de ingeniería civil, ya que la construcción de edificaciones creció 8,3 por ciento. De acuerdo con el análisis del DANE, la caída cíclica está más relacionada con la reducción de las obras civiles que con la vivienda.

-La tercera, que estos procesos no tienen nada que ver con la modificación excepcional del POT.

Pobreza

Cuadro 1
Incidencia de la pobreza monetaria
Principales dominios y 13 áreas metropolitanas

Fuente: DANE

En Bogotá la pobreza ha mantenido su tendencia decreciente, pero es significativo que en 2013 la incidencia haya sido menor que en Bucaramanga. Por primera vez desde 2008, Bogotá supera a Bucaramanga en este respecto.

En la furia antipetrista se han mezclado todo tipo de argumentos, y en el análisis de las tendencias económicas se han hecho afirmaciones que no tienen nada que ver con lo que los datos nos presentan. 

Entre 2011 y 2013, en Bogotá la pobreza bajó 2,9 puntos: pasó de 13,1 por ciento a 10,2 por ciento (Cuadro 1). Y en Bucaramanga se redujo 0,4 puntos: pasó de 10,7 por ciento a 10,3 por ciento. Es claro que el ritmo de reducción de la pobreza durante los dos años de Petro fue más intenso que en Bucaramanga. En 2013, ambas ciudades estuvieron muy por debajo de la incidencia de la pobreza a nivel nacional, que fue de 30,6 por ciento.

Desde el punto de vista de las variables estructurales mencionadas, el exalcalde  Petro deja una Bogotá mejor que la que encontró. Sin embargo, en la furia antipetrista se han mezclado todo tipo de argumentos, y en el análisis de las tendencias económicas se han hecho afirmaciones que no tienen nada que ver con lo que los datos nos presentan.

 

* Ph.D. en Economía de la Universidad de Lovaina, Magíster en Economía en la Universidad de los Andes, Licenciado en Filosofía de la Universidad Javeriana. Ha sido Decano de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de De Colombia. Fue honrado con la orden al Mérito Gerardo Molina en 2007. Fue el director del Informe de Desarrollo Humano Bogotá, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Actualmente es el director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) y profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia. jorgeivangonzalez@telmex.net.co

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies