Inicio TemasPolítica y Gobierno Investigados, encarcelados y elegidos

Investigados, encarcelados y elegidos

Escrito por María Victoria Duque
Maria Victoria Duque

Maria Victoria DuqueLa reforma al Código Electoral parece urgente a la luz de hechos ocurridos durante el proceso electoral de 2010, del escándalo de los alcaldes electos de Moñitos y Los Córdobas y de investigaciones en curso. ¿Pero a alguien le preocupa realmente, una vez que han sido ocupados los cargos locales? La agenda pública es voluble.

María Victoria Duque López*

Como de locos 

Este comienzo de 2012 viene cargado de expectativas sobre la gestión de 32 gobernadores, de alrededor de 1200 alcaldes y de más de 13000 diputados y concejales que resultaron elegidos el pasado 30 de octubre. Luego de la posesión se conocen, en un alto porcentaje, los equipos que trabajarán en el cumplimiento de los Planes de Gobierno y en la formulación, presentación y concertación de los Planes de Desarrollo hasta que sean aprobados por los concejos municipales y los nuevos gobiernos cuenten con la carta de navegación para los próximos cuatro años.

Sin embargo a las primeras de cambio ya surgieron los escándalos. El 19 de octubre de 2011, miembros del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI, de la Fiscalía capturaron en los municipios de Moñitos, Los Córdobas y Canalete a 8 personas entre ex alcaldes, exdiputados, concejales y aspirantes a cargos públicos sindicados por parapolítica. Ente los capturados se encuentran el alcalde electo de Moñitos, José Félix Martínez y de Los Córdobas, Bonifacio Contreras, a quienes un fiscal antiterrorismo los acusó por la presunta firma del denominado “Pacto de Marisco” en 2002. Esta alianza se basó en el compromiso asumido por los políticos de favorecer al grupo paramilitar bajo la condición de conseguir la hegemonía política de la región. Específicamente estaban “tratando” con el bloque Elmer Cárdenas de las autodefensas, liderado por Fredy Rendón Herrera, alias El Alemán. Para agravar aún más la situación, el señor Contreras también está vinculado al homicidio de Saúl Pérez Díaz, candidato en 2003 a la alcaldía de Los Córdobas.

¿Cómo pudieron inscribir sus candidaturas y cómo puede ser que hayan sido elegidos mientras estaban siendo investigados? La respuesta es sencilla: pudieron inscribir sus candidaturas y participar de los comicios porque al no existir sentencia penal condenatoria ni fallo sancionatorio en su contra, no estaban inhabilitados. En cambio están inhabilitados para posesionarse de sus cargos, pues ello implica asumir funciones públicas, las cuales no puede desempeñar quien hay sido objeto de una medida de aseguramiento de detención preventiva en centro carcelario.

El vacío legal

La situación de los alcaldes electos en La Picota, además del fallido intento de Cambio Radical por depurar sus listas, en las elecciones locales de octubre de 2011, demuestran con creces que existe un vacío legal que urge subsanar.

En efecto, el Acto Legislativo 01 de 2004, referente a la pérdida de los derechos políticos, establece que no podrán ser inscritos como candidatos a cargos de elección popular, ni elegidos, ni designados como servidores públicos quienes, por un lado, hayan sido condenados por la comisión de delitos que afecten el patrimonio del Estado y, por el otro, quienes en su calidad de servidores públicos con sentencia judicial ejecutoriada y por su conducta dolosa o gravemente culposa hayan provocado que el Estado sea condenado a una reparación patrimonial, salvo que asuma con cargo a su patrimonio el valor del daño.

Es así como no existe en la Constitución ni en la ley pérdida de los derechos políticos, hasta cuando no hayan sido juzgados y se los haya encontrado culpables de los presuntos delitos por los cuales están siendo investigados. Lo que conocemos como el principio de la presunción de inocencia. 

La institucionalidad enredada se pronuncia…

Según pronunciamientos de la Fiscal General de la Nación, serían el Ministerio Público y el Consejo Nacional Electoral quienes deben decidir cuál será la situación de estos dos alcaldes.

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, clama por una propuesta legislativa que le dé al gobierno nacional la potestad de intervenir en casos como estos, pero… ¿cómo?

Para solucionar el problema -o por lo menos para capotearlo- y no dejar un vacio de gobernabilidad en los dos municipios, el recién posesionado gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus nombró como alcalde encargado de Los Córdobas a Carlos Angulo Martínez, Secretario de la Juventud del departamento y a Luis Alejandro Castilloasesor de su despacho como alcalde encargado de Moñitos.

Sin embargo, el procedimiento a seguir consiste en que los partidos que avalaron la candidatura de los dos detenidos presenten una terna y el gobernador elija alcaldes encargados hasta cuando el proceso penal determine la inocencia o culpabilidad de los investigados. En caso de resultar culpables, en efecto, la ley estipula la convocatoria a nuevas elecciones. Pero queda la pregunta sobre la celeridad de la justicia en casos como el que nos ocupa. 

¿Y la responsabilidad de los partidos?

Esto nos devuelve a la reflexión sobre los partidos y su responsabilidad política, porque el alcalde electo de Moñitos José Félix Martínez, fue avalado por el Partido de la U y el de Los Córdobas, Bonifacio Contreras, contó con el respaldo del Partido Liberal.

Dicho de otra manera, en este caso se ven implicados los dos más importantes partidos de Colombia, cuyos directores hasta el momento no se han pronunciado al respecto. Y es porque la responsabilidad política compromete primordialmente a la dirigencia de los partidos que, de manera evidente fracasó al avalar candidatos sub judice.

Ya vimos en las elecciones de octubre pasado que el  nivel de pragmatismo político y la avidez burocrática de los partidos no tuvo límites, tal como lo analizamos con Medófilo Medina en el artículo: Política: el nuevo mapa. Y no me refiero solamente a los dos casos, que si bien ejemplifican el problema no son los únicos. Según información de El Tiempo, gobernadores, alcaldes, concejales y diputados electos están siendo investigados y corren el riesgo de tener que abandonar sus cargos más temprano que tarde. Algunos ejemplos:

  1. La gobernadora de Huila, Cielo González, avalada por la U, tiene pendiente un proceso por peculado culposo relacionado con el manejo de las regalías cuando era alcaldesa de Neiva (2004-2007), tiene pliego de cargos de la Procuraduría por presuntas inversiones irregulares en ese mismo período; y un proceso en la Contraloría por un presunto detrimento fiscal.
  2. El gobernador del Casanare, Nelson Mariño, elegido con aval del Movimiento de Negritudes, AFROVIDES, tiene dos procesos en la Procuraduría por posible destinación indebida de regalías cuando ofició como alcalde de Yopal y por presunta celebración irregular de convenios. En Contraloría y Fiscalía también tiene investigaciones.
  3. El gobernador de Arauca, José Facundo Castillo, avalado por el partido de la U, tiene denuncias en Procuraduría y Fiscalía por posible interés ilícito en contratos cuando era director del Hospital San Vicente de Arauca.
  4. El gobernador del Chocó Luis Gilberto Murillo, avalado por Cambio Radical, fue condenado en 1997 por peculado por asignación oficial diferente (este delito, no obstante, fue abolido con la reforma del Código Penal en el 2000)
  5. El gobernador de La Guajira, Francisco Gómez, avalado por Cambio Radical, es investigado por porte ilegal de armas. Tiene abiertas 15 investigaciones disciplinarias por presunta corrupción cuando fue (dos veces) alcalde del municipio de Barrancas.
  6. El gobernador del Valle, Héctor Fabio Useche, avalado por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO, está llamado a juicio fiscal por un presunto detrimento patrimonial por corrupción en su condición de Secretario de Salud, fue además apoyado por el destituido ex gobernador Juan Carlos Abadía y por Juan Carlos Martínez.
  7. El alcalde de Puerto Gaitán (Meta), Édgar Humberto Silva, avalado por La U, es señalado de supuestos vínculos con los paramilitares cuando fue Personero.
  8. Al concejal de Armenia (Quindío), Luis Fernando Fernández, avalado por el Movimiento de Negritudes, AFROVIDES, el Juzgado Quinto de Control de Garantías de Armenia le negó la petición para salir del centro penitenciario y tomar posesión de su cargo.

Así como con los alcaldes electos de Moñitos y Los Córdobas, en caso de que los investigados de la lista anterior sean privados de la libertad de manera preventiva, los partidos políticos que avalaron sus candidaturas resultan intocados pues mientras no haya sentencia condenatoria podrán presentar una terna para sustituir a los elegidos sin perder sus cuotas locales.

¿Y la responsabilidad de los electores?

No se puede ignorar que también existe una responsabilidad del elector primario. Y es que no cabe duda de que en las elecciones, especialmente en algunos municipios, juegan un papel preponderante las maquinarias clientelistas, sobre todo en poblaciones cooptadas por grupos armados y bandas criminales, donde, por ejemplo, los índices de pobreza son dramáticos.

No obstante lo anterior no existe justificación posible para el deficiente ejercicio del deber ciudadano de elegir mandatarios. Más aún cuando vemos la lista de implicados en investigaciones y se puede sostener que la gobernación del Valle del Cauca o la del Huila, por ejemplo, no tienen el mismo contexto ni necesariamente los problemas de los electores de Moñitos y Los Córdobas, donde todos sabemos quién manda. 

La agenda, más allá de lo mediático

En este sentido y más allá de la agenda mediática, Colombia necesita de manera urgente hacerse cargo de que las acciones de los gobiernos nacional y locales estén efectivamente regidas por la transparencia, única posibilidad de dejar atrás lastres como los nexos vulgares de políticos con la parapolítica, el permanente y asimilado culturalmente saqueo del erario, el nepotismo y el uso ilícito del poder para anteponer el interés privado por encima del interés general, entre otros males que cierran la puerta de entrada a un sistema político de veras democrático.

*Cofundadora de Razón Pública. Para ver el perfil de la autora, haga clic aquí.

twitter1-1 @mavidulo

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies