Caficultura, paz y competitividad en Colombia

(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

Caficultura, paz y competitividad en Colombia

Orlando-LondonoEl concepto de eco-región no está pero sin duda debería estar en la base misma de nuestras teorías y nuestros programas para el desarrollo y la paz sostenible de Colombia. Aquí un aporte desde la academia comprometida con una eco-región.*     

                                                Orlando Londoño Betancourt**

Portada del libro en reseña.

Universidad Manizales

Eco-región cafetera: Entre el anhelo de competitividad y la realidad de la violencia multidimensional
León Sigifredo Ciro Ríos y otros.  
Manizales, Universidad Autónoma de Manizales, 2016. 
(ISBN: 978-958-8730-69-1) 

Parte de una misión

El libro que hoy presento a los lectores de Razón Pública es una nueva muestra del interés que -ya en virtud de su mandato fundacional- ha tenido la Universidad Autónoma de Manizales (UAM) por los temas que importan y que contribuyen al bienestar de quienes habitamos la región cafetera de Colombia.

La edición del trabajo del grupo de investigadores asociados con la UAM está hecha con un criterio fino, y el libro como tal es una obra hermosa e impecable. Es lo que corresponde a la misión de esta universidad regional, y que además se traduce en la existencia de la maestría en desarrollo regional, en la naciente maestría en políticas públicas, en el trabajo de extensión universitaria que se viene adelantando desde el prestigioso programa de Paz y Competitividad, y en un gran número de publicaciones sobre problemas del desarrollo regional y construcción de ciudadanía.  

El libro Eco-región cafetera, escrito por los profesores León Sigifredo Ciro Ríos, Cristhian Naranjo, Daniel Hurtado, Katherina Montens bajo la coordinación de la profesora Lorena Delgado, es el resultado de un riguroso proceso de investigación que se propuso presentar un panorama sobre los avances de la paz y la competitividad en nuestra eco-región.

Eco-región

Escrito en 5 capítulos, este libro trascurre entre la revisión de los avances y faltantes que conciernen a la paz y a la competitividad en la región cafetera de Colombia, la discusión conceptual sobre eco-región, paz y competitividad, y la búsqueda de caminos para avanzar   hacia ambos objetivos de manera integral y sostenible.

Por su rigor analítico y metodológico, el libro es un referente fundamental y muy preciso para las investigaciones en paz y competitividad en la región cafetera, que además puede extenderse a otros problemas y a otras eco-regiones.  

Según escribe en su libro La Cuestión Territorial, el gran gestor de la descentralización en Colombia Jaime Castro, son dos los elementos que configuran una Región: por una parte, “la identidad social y cultural que crea y desarrolla lazos de pertenencia y solidaridad tan fuertes que la comunidad que los posee se siente y es distinta de las demás comunidades con las que convive en la misma Nación o Estado”, y por la otra, “la comunidad de que se trate tiene su asiento en un área territorial determinada –o determinable- que también reúne características que la hacen particular y distinta”.

Además de lo anterior, el concepto de eco-región apunta a la identidad en torno a los recursos que posee la región y a la potencialidad de tales recursos para sostener e impulsar actividades económicas competitivas en relación con otras eco-regiones.

Siete exigencias

Diría yo que desde esta perspectiva -y entendiendo que la competitividad depende de los nexos o de los “encadenamientos” productivos propios de cada rama de actividad (lo que subraya y elabora Michel Porter desde su obra clásica – La Ventaja Competitiva de las Naciones-, el libro que reseño presenta y desarrolla al menos siete exigencias a quienes dirigen la región cafetera:  

  1. Optimizar la acción estatal para el mantenimiento, protección y mejoría de la infraestructura y del espacio público;
  2. Identificar y aprovechar nueves fuentes de empleo mediante el apoyo estatal para los empresarios y productores en condiciones e igualdad.
  3. Generar confianza, conocimiento y una actitud participativa como base de una cultura política y como soporte de la competitividad.
  4. Disminuir la violencia como un modelo de práctica social.
  5. Diseñar y organizar los sistemas de seguimiento y evaluación para poder tomar las decisiones de modo más oportuno y pertinente.
  6. Fomentar la construcción de alianzas entre municipios.
  7. Asegurar el acceso a una educación de calidad.

Estas directrices generales se concretan por supuesto en el análisis de casos, experiencias o proyectos potenciales para el avance hacia la paz y la competitividad de las eco-regiones cafeteras.  

Este libro, en efecto, no se queda en el plano puramente descriptivo. Además de explicar y de hacer proyecciones prospectivas  (en las dos  fases que cubrieron las investigaciones, una de diagnóstico- interpretación y otra de propuestas operacionales), sus autores proponen una lectura conceptual sobre qué significan la Paz y la Competitividad, para “ilustrar al lector interesado sobre los fundamentos teóricos que dieron soporte a la investigación”.

Por todo lo anterior el libro es un recurso y una valiosa referencia para quienes deseen analizar los conceptos, los métodos rigurosos, las realidades y las posibilidades para avanzar en el camino hacia la paz y el desarrollo económico de Colombia desde el lugar donde esa paz y ese desarrollo son realmente factibles: desde las regiones o- para ser precisos- desde las eco-regiones que constituyen a Colombia. .

*Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad Autónoma de Manizales. Las opiniones expresadas  son responsabilidad del autor.

** Profesor del Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad Autónoma de Manizales y del Departamento de Filosofía de la Universidad de Caldas. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Centrales

El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

El fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, y más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse. Por José Gregorio Hernández

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

Los muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia. Por Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

A medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue? Por Fabián Alejandro Acuña*

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.