Edición del lunes 18 de febrero de 2019

 facebook   twitter   youtube 

Duque es Duque

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Ivan Duque Plan Anticorrupción

Nicolas LiendoAunque los medios se han dedicado a resaltar los aspectos negativos del gobierno, la popularidad del presidente aumentó considerablemente en las últimas encuestas. Un balance positivo de sus primeros seis meses en la presidencia.  

Nicolás Liendo*

Leer más...

La reunión entre Duque y Trump: ¿derechos humanos o intereses económicos?

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Reunión Duque-Trump.

Andrea ArangoParece que los presidentes hablaron sobre todo de la ayuda humanitaria para los venezolanos. ¿Qué hay detrás de esa ayuda?

Andrea Arango Gutiérrez*

Leer más...

Duque insiste en gobernar sin los partidos, ¿será posible?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

¿Cuál es el modelo de gobernabilidad de Duque?

Yann BassetEmpecinado en no “dar mermelada”, el Gobierno se niega a co-gobernar con los demás partidos. ¿Un error o un acierto?

Yann Basset*

Leer más...

Los paramilitares y el despojo masivo de tierras en Colombia

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Afectación a campesinos y familias colombianas por despojo de tierras.

Armando_MercadoEn este libro se presenta un análisis de la relación entre los grupos paramilitares y las élites legales e ilegales de distintas regiones, así como de los vacíos institucionales que permiten que haya un entorno favorable para el despojo de tierras en el país.

Armando José Mercado*

El despojo paramilitar y su variación: quiénes, cómo y por qué
Francisco Gutiérrez Sanín y Jenniffer Vargas Reina, (Ed.)
Bogotá
Editorial Universidad del Rosario
2016

Tierras y conflicto

Desde que Barrington Moore publicó en 1966 Los orígenes sociales de la dictadura y la democracia, los científicos sociales entendieron que la existencia de una clase terrateniente poderosa es uno de los obstáculos más grandes para consolidar un sistema político democrático. En este sentido existe un consenso más o menos amplio en la academia colombiana que sitúa la distribución desigual de la tierra y la precariedad de nuestra democracia entre los factores que explican el origen y desarrollo del conflicto armado.

El despojo, el acaparamiento de tierras y el desplazamiento forzado son fenómenos que tendemos a asociar con el conflicto armado, pero esta asociación no debería parecer tan obvia. Aunque en la mayoría de las guerras del mundo los enfrentamientos producen desplazados, tan solo en algunas de ellas se registran masivamente los fenómenos de despojo activo, acaparamiento y concentración de tierras.

¿Por qué se presentaron estos fenómenos en Colombia? Esta es la pregunta que Francisco Gutiérrez Sanín, Jenniffer Vargas y un grupo de investigadores del Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria tratan de responder en la obra El despojo paramilitar y su variación: quiénes, cómo y por qué.

Gutiérrez y su grupo se enfocan en el despojo activo que ha llevado a cabo uno de los actores del conflicto armado: los grupos paramilitares. Se entiende por despojo activo el acto planificado de quitarles la tierra a los campesinos para quedárselas los paramilitares o para facilitar que un tercero se adueñe de ellas.

Cabe anotar que pueden existir situaciones de desplazamiento forzado o abandono de tierras producidas por un contexto de violencia que hace invivible un territorio, pero estas no necesariamente pueden ser catalogadas como despojo activo, pues para que lo haya tiene que existir la intención del actor armado de despojar al propietario.

Causas y tipos del despojo de tierras

Paramilitarismo y guerrillas en Colombia
Paramilitarismo y guerrillas en Colombia
Foto: Centro de Memoria Histórica

El fenómeno del despojo activo de tierras por parte de paramilitares no fue homogéneo. Algunos grupos paramilitares se valieron activamente de esta práctica (como el Bloque Bananero en el Urabá), mientras que otros no lo hicieron o lo hicieron de manera marginal (como las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio). Igualmente, aunque en algunas zonas con presencia paramilitar significativa se presentaron desplazamientos masivos, estos no necesariamente implicaron despojos masivos de tierras.

El despojo, y el desplazamiento forzado son fenómenos que tendemos a asociar el conflicto armado.

Para tratar de responder el cómo y el porqué de estas variaciones, los autores del libro analizan a profundidad los casos de Turbo, Antioquia; Chivolo, Magdalena; Riosucio, Chocó; San José del Guaviare; Titiribí, Antioquia; Flandes, Tolima y Cimitarra, Santander. El análisis comparado de estos casos les permitió a Gutiérrez y Vargas formular tres sugerentes hipótesis (que ellos llaman reglas) e identificar posibles causas asociadas con cada una de ellas:

  • Regla 1: Donde hubo alianzas orgánicas entre élites rurales legales (políticas o económicas) y grupos paramilitares aumentaba la probabilidad de que se presentara despojo masivo tierras;
  • Regla 2: Donde hubo alianzas orgánicas entre élites rurales ilegales (narcotraficantes) y grupos paramilitares, sumadas a condiciones organizacionales favorables (ej. tamaño del grupo paramilitar), aumentaba la probabilidad de que se presentara despojo masivo de tierras;
  • Regla 3: La actividad de despojo del grupo paramilitar es menor o desaparece en territorios disputados con las guerrillas (no necesariamente con otros paramilitares).

Entre los factores que facilitan la realización de las condiciones descritas en estas reglas se cuentan:

  • La existencia de incentivos, tanto para los grupos paramilitares como para las élites regionales;
  • La oportunidad de lograr una revancha contra poseedores de tierras adjudicadas por el Instituto Colombiano de Reforma Agraria (INCORA) que fueron propiedad de élites terratenientes en el pasado;
  • Los diseños institucionales favorables para el despojo, y
  • La falta de garantías para los derechos de propiedad.

Así como las causas son variadas, los tipos de despojo activo también lo son. Los autores identifican cuatro:

  • El despojo estratégico, que se presenta cuando la tierra despojada tiene un valor militar o económico (campo de entrenamiento, corredor para trasportar drogas, etc.);
  • El despojo clientelista, que ocurre cuando la tierra es despojada para que la élite política o económica regional pueda usufructuarla;
  • El despojo oportunista, donde los paramilitares despojan tierras para sí mismos o para sus redes de familiares o amigos; y
  • El despojo punitivo, aplicado como castigo a los propietarios que se negaron a pagar las extorsiones o que denunciaron públicamente a los paramilitares.

A lo largo de cada uno de los capítulos, los investigadores explican cómo operaron las distintas reglas, cómo funcionaron los mecanismos que permitieron que el despojo ocurriera y, además, señalan los distintos tipos de despojo ejercidos e identifican a sus beneficiaros.

Élites legales, ilegales y paramilitares

Justicia Transicional para estructuras paramilitares.
Justicia Transicional para estructuras paramilitares.  
Foto: Centro de Memoria Paz y Reconciliación

Como ejemplo del cumplimiento de la primera regla, los autores analizan el caso de Turbo, Antioquia. Allí, Raúl Emilio Hasbun (alias Pedro Bonito), miembro de la élite ganadera y bananera de la región, comandó el Frente Alex Hurtado del Bloque Bananero y fue el intermediario principal ante las empresas bananeras que financiaron al paramilitarismo en el Urabá, así como uno de los principales despojadores de tierras de la región.

En el mismo sentido se puede señalar el caso de Chivolo en el Magdalena, donde élites políticas regionales, como los Castro Pacheco, acabaron apropiándose de predios despojados por los paramilitares. Además de esto, se beneficiaron políticamente del distrito electoral creado por Jorge 40, comandante del Bloque Norte y amigo personal de Augusto Castro.

Como ejemplo de la segunda regla se puede señalar el caso del Bloque Centauros, liderado por los narcotraficantes Miguel Arroyave y Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario. Este grupo paramilitar se caracterizó por su gran tamaño (2.900 integrantes aproximadamente) y por una constante e intensa actividad de despojo de tierras en Meta y Casanare.

Por último, como una ilustración de la tercera regla, los autores exponen el caso del Frente Héroes del Guaviare, comandado por Pedro Olivero Guerrero, alias Cuchillo. Pese a que él ejercía un estrecho control sobre el área urbana de San José del Guaviare, eran las FARC quienes controlaban las zonas rurales. Esto mantuvo a raya el despojo de tierras por parte del grupo paramilitar comandado por Olivero.

A seguir investigando

Por el rigor del marco teórico, la selección de las variables para caracterizar las unidades paramilitares, la calibración de cada variable en relación con el despojo activo de los paramilitares y por el análisis profundo de cada uno de los estudios de caso, este trabajo posee una sólida base metodológica. Y, como bien señalan los autores, las reglas y mecanismos descritos allí podrían aplicarse también al estudio del despojo de la tierra por parte de grupos paramilitares en otras regiones del país. 

Con respecto a este último punto, en este análisis brilla por su ausencia una región que usualmente se ha asociado con los desplazamientos masivos y el acaparamiento de tierras. Se trata de Montes de María, entre los departamentos de Sucre y Bolívar, donde hizo presencia el Bloque Héroes de los Montes de María.

Así como las causas son variadas, los tipos de despojo también lo son.

La ausencia es aún más llamativa si se tiene en cuenta que Jenniffer Vargas, coautora del texto, ya ha publicado un artículo de investigación relacionado con el abandono y el acaparamiento de tierras en el municipio de Carmen de Bolívar, el más importante de esta región. Hubiera sido interesante comparar este caso con el de los otros municipios analizados en el texto.

Finalmente, sería útil preguntarse qué tanto del marco teórico propuesto en este trabajo puede servir para investigar los casos de despojo de tierras producidos en el sur del país por parte de las FARC. Si bien los autores aclararon que su objeto de estudio son los grupos paramilitares, podría encontrarse que algunos mecanismos usados por estos grupos, así como algunos de los tipos de despojo, están presentes en las acciones de esta guerrilla. En un escenario de posconflicto con las FARC, este es un tema que debe investigarse, no solo por interés académico, sino por compromiso con las víctimas y con la verdad.

 

*Politólogo con estudios de maestría en Conflicto Social y Construcción de Paz.    

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Néstor Niño
0 # El Caso Las PavasNéstor Niño 05-02-2017 21:52
En el Peñón, Bolívar, es desde 1983 un caso emblemático de conflicto agrario. Sigue sin resolver a pesar que la organización que representa las 123 familias recibió en el 2013, el Premio Nacional de Paz. En este caso se conjuga despojo y desplazamiento por narcotráfico, paramilitarismo , agronegocio palmicultor, injusticia y corrupción. La paz se construye desde los territorios...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Julia Miranda

Isabel Cristina Zuleta

Arte y Cultura

Los cien años del primer rey vallenato

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Alejo Durán

Luis Eduardo AcostaEl 2019 fue declarado el año conmemorativo de la vida y obra de Alejo Durán, el negro grande de Colombia. Este es un homenaje a la memoria de un músico inolvidable.

Luis Eduardo Acosta*

RP en los medios

  • La Revolución bolivariana: 20 años de una tragedia Sábado, 16 Febrero 2019

    Nicolas Pernett Entender lo que ha pasado en Venezuela en los últimos veinte años ha sido una de las cosas más difíciles para la opinión pública colombiana, pues muchas de las noticias que nos llegan sobre la llamada revolución bolivariana han tendido a los extremos más que a la verdad....

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Cartagena

Fotografías de Cristián Bastidas.

Recomendado

Calidad del aire en Colombia: entre metas mediocres y programas insuficientes 

Contaminación del aire en Bogotá.

Nestor Rojas

La calidad del aire que respiramos debería ser uno de los temas más importantes de la agenda pública. Las autoridades han dado partes de tranquilidad basadas en una falacia: los niveles de contaminación aceptados en Colombia son más altos que los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud.

Nestor Y. Rojas

Sazón Pública

Por Anyelik y Papeto.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Valentina Landínez @Valelandinez, Ricardo Díaz, Érika Mesa, Paula Pinzón, Juanita Eslava.  
Valentina Salazar Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdani