¿Los Estados Unidos Socialistas?

(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

hernando gomez buendiaUna guía sencilla para entender la economía y la política de la crisis de Wall Street.

Hernando Gómez Buendía*

 

En los negocios se gana o se pierde. Esta es la esencia del capitalismo. Por eso la intervención masiva del gobierno para salvar de la quiebra a Wall Street plantea la pregunta de si el capitalismo de verdad existe en Estados Unidos. 

Esta crisis se debe a que muchas personas compraron casas que no podían pagar, creyendo que podrían revenderlas a un precio aún mayor. Hasta que "la pirámide" por supuesto reventó y -en un mercado libre- esos especuladores  han debido perder sus inversiones. 

También han debido perder los banqueros que hicieron malos préstamos y los inversionistas que compraron papeles respaldados de manera directa o indirecta en esas malas deudas. Eso es capitalismo.  

Si el corredor de bolsa o el gerente del banco engañó a sus clientes o a sus accionistas, se irá para a la cárcel. Y si los controles al sector financiero no se aplicaron o no eran adecuados, los funcionarios o los legisladores responsbles deben asumir el castigo político. En esto consisten el estado de derecho y la democracia bajo el capitalismo. 

Pero viene un complique. La quiebra del banco arrastra a mucha gente que no estaba en el negocio de las casas (los depositantes, los demás clientes) y esto obliga al Estado a intervenir para frenar el efecto dominó. La intervención en teoría es un préstamo que sería recuperado en el futuro y sin subsidio alguno a los especuladores que causaron el problema.  

O sea que el Estado se queda con el banco para sanearlo y revenderlo cuando pase la tormenta. Y aquí entra otro complique: ¿a qué precio recibir las casas o las hipotecas emproblemadas, cuando nadie conoce su valor "real" - y ese valor además es afectado por la intervención masiva del Estado? Matemáticamente se demuestra que, cualquiera sea el precio de las compras que haga el Estado, el balance entre perdedores y ganadores es muy distinto del que haría el mercado.   

Lo cual nos mete de cabeza en la política: es cuestión de poderes, no  cuestión del mercado. Y una vez que estás en la política, aparecen toda clase de arandelas -  de "gallos"  y de  "micos" - contrarios a la impersonalidad, que es la base del mercado. 

Por eso en Estados Unidos se están dando dos peleas: 

La primera fue, digamos, económica o, mejor, macroeconómica: si el Tesoro no interviene, habría una recesión y perderíamos todos -o prácticamente todos-. En esto hay acuerdo general, con excepción de los dos extremos: la derecha porque no quiere Estado y, la izquierda porque odia a los banqueros.  

La segunda pelea consiste en repartir la cuenta de la operación, y esta es por supuesto la mayor disputa. Hay unos que perderán porque no hay quien los defienda: los gerentes despedidos sin indemnización -que es poca plata-; y los habitantes del resto del mundo que absorbemos la depreciación del dólar - y esto es mucha plata- . 

Los otros sí tienen quién los defienda, y especialmente en vísperas de elecciones. Cada quien ha corrido a revisar su chequera y las presiones hierven allá en Washington para pasarle la factura a otro o para hacer que uno sea la excepción: el pobre que compró su primera casita, los no tan pobres que compraron para revender (y que suman millones de votantes) los constructores grandes y pequeños, los ahorradores en papeles que resultaron ser "derivados" de aquellas hipotecas impagables, los banqueros menos o más inocentes, y claro está, la gente del común, cuyos impuestos pagarán el saldo - y cuyo voto escogerá al Presidente.  

En los próximos meses iremos viendo a dónde van a rodar tantas facturas. Por ahora hay que aprender tres cosas hondas que los economistas bien pagados prefieren ignorar: 

- Que la economía no depende de leyes naturales sino de arreglos sociales. 

- Que el mercado no funciona sin Estado, y distintos Estados producen distintos capitalismos de mercado.

-Que la política no depende de la economía  sino más bien que le economía depende de la política.  

Y estas tres cosas valen también para Colombia. 

 

* Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic en este enlace.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Centrales

El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

El fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, y más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse. Por José Gregorio Hernández

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

Los muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia. Por Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

A medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue? Por Fabián Alejandro Acuña*

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.