Edición del lunes 14 de octubre de 2019

 facebook   twitter   youtube 

Elecciones: ¿por qué hay más violencia, pero menos riesgo electoral?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Las elecciones regionales 2019 ¿Cuáles son los riesgos?

Yann BassetA pesar de la violencia, este año hay muchos menos municipios en riesgo electoral. ¿Cómo explicar esta contradicción, o qué de veras es lo que está pasando?

Yann Basset*

Leer más...

¿Caerá Lenín Moreno?: radiografía de una crisis en el Ecuador

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

El presidente Moreno está enfrentando una crisis por cuenta de seguir las recomendaciones del FMI y eliminar los subsidios a los combustibles.

Mauricio JaramilloDespués de diez años de relativa estabilidad, Ecuador vuelve a la incertidumbre y a la crisis política y económica. ¿Cuáles son los motivos y las salidas que tiene Lenín Moreno?

Mauricio Jaramillo Jassir*

Leer más...

Gobernaciones de Antioquia, Valle y Atlántico: ¿quién ganará y con qué intención?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

En muchos departamentos ya son claros los ganadores.

Juan Pablo MilaneseEn estos tres departamentos los resultados de las elecciones ya están definidos. Pero la gobernación suele ser tan solo un trampolín para ambiciones políticas más altas.

Juan Pablo Milanese*

Leer más...

El Tour de Francia y los escarabajos colombianos

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Logo oficial del Tour de Francia.

David Quitián¿Cómo ha llegado Colombia a convertirse en una potencia mundial del ciclismo? ¿Cómo se construyó en el país una afición fiel y apasionada por cada pedalazo de los nuestros?

David Quitián*

Colombia en Francia

En 1983 los colombianos empezaron a correr el Tour de Francia y desde entonces nunca han faltado. Los primeros equipos que viajaron desde Colombia para competir en la ronda gala eran una mezcla de profesionales y aficionados que corrían bajo la misma divisa: primero Pilas Varta, luego Café de Colombia y finalmente Manzana Postobón.

Disputar esta carrera europea con ciclistas criollos y patrocinio nacional impulsó el seguimiento apasionado de los colombianos que, primero por radio y después por televisión, siguieron durante las años ochenta y noventa las incidencias de los escarabajos en jornadas como las del Tourmalet, Morzine, el Pavé, hasta la llegada a Paris y su paseo por los Campos Elíseos.  

Los escarabajos son la más exitosa representación social deportiva de Colombia.

El tricolor en la camiseta de Lucho Herrera en esa épica etapa de 1984 en Alpe d’Huez, las pancartas y camisetas de pepas rojas de los premios de montaña, auspiciadas por el producto emblema del país: Café de Colombia, y el poderío del team de las gaseosas (que se dio el lujo de contratar extranjeros para apoyar a los escaladores) fueron evidencia del desarrollo del ciclismo colombiano y justificación del orgullo nacional. Este orgullo fue ratificado por la representación social del país como “patria de ciclistas, de escaladores, bautizados como “escarabajos” desde la década del cincuenta por el locutor Carlos Arturo Rueda.

Ser escarabajo es ser colombiano

Nairo Quintana durante la 18va etapa del tour.
Nairo Quintana durante la 18va etapa del tour.
Foto: Georges Ménager

Escarabajo es el que trepa bien la montaña en bicicleta. El primero de todos –que inspiró el apodo- fue el invencible antioqueño Ramón Hoyos (ganador de cinco Vueltas a Colombia); sin embargo, el mote solo era conocido en el país.

Las participaciones en Europa, y específicamente el título del santandereano Alfonso Flórez Ortiz en el Tour de l’Avenir de 1980,  internacionalizaron esa “marca de origen” para referirse a los colombianos que, dada su habilidad para subir y su torpeza para sortear el llano, los descensos y embalajes, recibieron este rótulo en el lote internacional.

Cinco aspectos llaman la atención sobre el concepto “escarabajo”:

  1. Su origen mediático (radial),
  2. Su favorable acogida popular,
  3. Su permanencia en el tiempo,
  4. Su carácter excepcional (no existen otras naciones que tengan un mote similar), y
  5. El hecho de que aplique solo en el extranjero: es exótico llamar así a algún ciclista dentro del país.

Los escarabajos son la más exitosa representación social deportiva de Colombia: ningún otro deporte nacional tiene una personalidad tan bien definida en términos de auto-representación (“cómo nos vemos”) y de reflejo (“cómo nos ven”). Por ello significa tanto en términos de identidad (lo que somos) y alteridad (lo que no somos). De ahí el fervor popular, las altas audiencias de las competencias europeas y las exacerbadas expresiones de orgullo y decepción según sea el desempeño en las pruebas.

Europa como suelo heroico

Esas manifestaciones públicas se han portado como las planimetrías de las etapas ciclísticas: son de profunda amargura cuando se dan pérdidas de tiempo, caídas o retiros, situaciones que son presentadas como rasgo de un país definido negativamente por los decepcionados como de “gente incapaz” que no puede ante los grandes retos o frente a rivales europeos.

Esta visión contrasta con la del júbilo inmortal en los 15 triunfos de etapa, los cuatro pódium (Parra, 1989; Nairo Quintana 2013, 2015 y este de 2016) y los nueve títulos de camiseta (cinco de montaña y cuatro de mejor novato) que han cosechado los nuestros en el Tour. Nuestra nación es como un oscilograma dibujado en los pedales del caballito de acero.

Se acude al recurso del grito como sinónimo de lo épico. 

Y solo se consagran los corredores que triunfan en alguna de las tres grandes competencias europeas: la Vuelta a España, el Giro de Italia y el Tour de Francia. Este último es más importante que los mundiales de ciclismo dada su antigüedad (113 años), su tradición (103 ediciones), los televidentes que suma (más de 100 países compraron la señal), los premios que paga (el campeón recibe 500.000 euros) y los seguidores que aglutina a la vera de las carreteras (unos dos millones por edición).  

Ciclismo y medios: la “estética Caracol”

El mito de origen de las grandes carreras está asociado con los medios: en Colombia, el diario El Tiempo fue protagonista de la primera edición de la Vuelta a Colombia (1951) y la emisora Nueva Granada (después RCN) conectaría la competencia con la nación a través de las ondas hertzianas.

De igual forma, el Tour nace a partir de la revista L’Auto-Vélo, antecesor del actual L´Équipe, en 1903, y desde entonces su popularidad ha estado ligada a los medios impresos y después a los radiales y televisivos.

La singularidad colombiana fue la radio: ella pudo sortear de mejor manera, dada su naturaleza, el control partidista de los años cuarenta y las dictaduras militares y civiles de finales de los cincuenta y los setenta. Entre otras cosas, porque la radio deportiva era la única en donde se permitía improvisar (desde el Bogotazo se prohibieron los programas sin libreto). Así aparecieron las grandes figuras del pedal, narradas por locutores como el “Colorado” Rueda e idealizados por todos los oyentes esparcidos por el territorio nacional. De esa forma la nación se imaginó en clave de escarabajos a través de la radio.

Al lado del “Zipa” Forero, “Don Coraje” (Miguel Samacá), el “Príncipe estudiante” (Hernán Medina), el “Tigrillo de Pereira” (Rubén D. Gómez) y el “Cóndor de Cundinamarca” (Álvaro Pachón) se consagraron las voces que narraban sus hazañas: el “Padrino” Alberto Piedrahita, el “viejo requeté macanudo” Julio Arrastía Bricca, el “Comandante” Castro, el licenciado Héctor Urrego y el “poeta Rubencho” (Rubén Darío Arcila).   

Estos locutores crearon y modelaron el estilo de narración radial deportiva colombiana, con una impronta definida como una narrativa épica y desgarrada que necesita héroes que se imponen a la naturaleza y rivales en relatos agónicos. Esta radio promovió y contagió la televisión, donde todavía –en todos los deportes- se mezcla imagen con relato y se acude al recurso del grito como sinónimo de lo épico.

Esa es la actual propuesta televisiva (y narrativa) del Canal Caracol que, en controvertida negociación, se quedó con los derechos de transmisión del Tour, sacando del camino al canal público Señal Colombia que no abandonó las transmisiones de ciclismo en las épocas de menos triunfos y ahora se quedó sin la cereza del pastel: la ronda francesa. Dos reproches son lícitos para el canal de los Santodomingo:

  • Actuaron con lógica monopólica ya que ellos son los reyes del rating en novelas, noticieros y entretenimiento (amén de ser los amos del fútbol de la Selección con el Gol Caracol), lo que nos somete al imperio de la “estética Caracol”.
  • Obraron con desmedido oportunismo: solo ante el favoritismo de Nairo Quintana compraron los derechos y trajeron a una estrella extranjera de la narración: la mexicana Georgina Ruiz Sandoval, Goga.

Un reclamo más: su apuesta estética no es novedosa y pierde ante la preocupación creativa de Señal Colombia. Ni juntar al mejor relator nacional con la mejor internacional, sumándole la experticia testimonial de Santiago Botero, fue algo capitalizado en provecho de una mejor transmisión para los televidentes.

Tour 2016: hubo más que Nairo

El ciclista tunjano Winner Anacona.
El ciclista tunjano Winner Anacona.
Foto: Georges Ménager

Los logros más importantes para Colombia en el Tour de Francia 2016 fueron:

- La presencia de Nairo Quintana en el podio final (su tercero en tres participaciones);

- La victoria de etapa y los dos segundos lugares de Jarlinson Pantano, y

- El corajudo sacrificio de gregarios como Sergio Luis Henao (Sky) y Winner Anacona (Movistar).

Con Nairo Quintana hubo una gran transformación de las percepciones en los titulares del prensa y redes sociales a lo largo de la competencia: primero fue presentado como favorito al título dados sus dos subtítulos previos, pero la fortaleza del británico Chris Froome y la superioridad del equipo Sky, sumadas a la falta de arrestos físicos de Nairo en los momentos definitivos, produjeron un clima de desconcierto (¿por qué lo dejó ir?) y decepción (¿por qué no ataca?).

Este desconcierto fue resuelto por el propio Nairo, quien expresó sus molestias de salud pero resistió hasta el final, asegurando un sitial de honor en el podio de los mejores. La historia de Nairo fue distinta a la del caleño Jarlinson Pantano, quien llegó sin expectativas, como un gregario más del equipo IAM Cycling, pero fue animador de varias etapas, participó en varias fugas y disputó tres etapas: ganó una y fue segundo en dos.

Lo de Henao y Anacona se resume su gestión: el primero fue uno de los coequiperos estrella del campeón Froome y el segundo fue uno de los artífices del título por equipos de la escuadra española Movistar.

Con estos cuatro pedalistas Colombia estuvo presente en el Tour: disputando título y triunfos parciales. En ambos escenarios la expectativa se cumplió. El ciclismo nacional sigue participando de la élite mundial; ya no enviamos equipos colombianos, sino que los nuestros son contratados como “capos” o gregarios de poderosas escuadras internacionales.

Así, el ciclismo colombiano resiste la hegemonía europea (y norteamericana) que es monopólica en las clasificaciones de las grandes vueltas y del ranquin de la Unión Ciclística Internacional (UCI), en las que estamos (en la categoría individual y como nación) en los primeros cinco lugares del escalafón mundial.

 

* Sociólogo y magíster en Antropología de la Universidad Nacional radicado en Rio de Janeiro, donde hace un doctorado en antropología en la Universidad Federal Fluminense, profesor de la UNAD de Colombia y miembro fundador de la Asociación Colombiana de Investigación y Estudios Sociales del Deporte (ASCIENDE).

@quitiman

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Hernan Alvarez
0 # Tour de FranceHernan Alvarez 26-07-2016 11:46
Razón aparte merece la mención a la humildad de la mayoría de estos deportistas, su amor al país, los sacrificios de adaptación a la vida europea,su disciplina.
Son los mejores embajadores que tenemos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos García
0 # Grandes BatallasCarlos García 26-07-2016 14:54
Grandes y épicas batallas han librado nuestros escarabajos en uno de los deportes más rudos y que mayor sacrificio exige.
En la actualidad no existe carrera en el mundo en donde los ciclistas colombianos no sean protagonistas de primer orden. Orgullo nacional y ejemplo para nuestra juventud.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carmen Socorro Ariza
0 # SeñoraCarmen Socorro Ariza 28-07-2016 13:00
Hablando sobre la 'jodida humildad colombiana' leí en una biografía del guitarrista británico John Williams, algo que me hizo pensar en Nairo. JW habla sobre su admiración al maestro paraguayo Agustín Barrios Mangoré así,
“Although the Paraguayan (Barrios) held him (Segovia) in the highest regard and wanted to be his friend, Segovia’s unfortunate and condescending attitude to Agustín Barrios Mangoré may have derived for some sense of threat of competition from de Latin American. It was almost certainly part of his preoccupation with European classical repertoire and, in JW’s opinion, a function of the tendency for ex-colonial powers to look down on their former colonies, especially in popular culture. Segovia’s prejudice was expressed in many ways, from de trivial to the fundamental, and some certainly reflected the patronizing view of a native of the colonial power[…]”
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
JOSE MORENO
0 # CORRECIONESJOSE MORENO 28-07-2016 14:30
EXCELENTE ARTICULO.

PERO EN UN RADIO EL LUNES DIGIERON QUE LOS OLIMPICOS SON MENOS QUE EL GIRO, VUELTA ESPAÑA Y MUNDIALES DE CICLISMO.

ACLARANDO QUE EL AL TOUR DE FRANCE NO LO SUPERA NADA: EN 2004 EN ITALIA LEDIERON MÀS VALOR Y PRESTIGIO CUALITATIVO A LA MEDALLA DE ORO DE ATENAS 2004 DE PAOLA BETTINI QUE AL GIRO DE ITALIA DE DAMIANO CUNEGO Y A SU VEZ ESE BETTINI CON SOLO OLIMPICOS ESTUVO POR ENCIMA DEL GANADOR DE VUELTA A ESPAÑA 2004: ROBERTO HERAS EN LA ESCOGENCIA DEL CICLISTA DE ORO DE UN PERIODICO BELGA MUNDIAL.

Y VINOKUROV TUVO MAS REPERCUSION QUE HESJADAL (CAMPEON GIRO DE ITALIA 2012), POR EL KASAJO GANO ORO OLIMPICO EN LA RUTA (DERROTÒ A URAN).

SOLO EN 2008 Y 2016 NO TIENE MAS REPECUSION CAMPEON DE RUTA OLIMPICO QUE GIRO ITALIANO POR FUERON EN SU MOMENTO CONTADOR VENCEDOR DE MUCHAS GRANDE Y ESTE AÑO EL VENCEDOR FUE NIBALI TAMBIEN GRAN PEDALISTA.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumna

 

Jaime Tenjo

VideocolumnasCaleidoscopio

¿Qué proponen los candidatos a la Alcaldía de Bogotá (2020-2023) para mejorar la educación pública?

El candidato Miguel Uribe.

Miguel Uribe

La candidata Claudia López.

Claudia Lopez

El candidato Carlos Fernando Galán

Carlos Fernando Galan

Arte y Cultura

Hip Hop al Parque: más allá de los clichés

(Tiempo estimado: 4 - 7 minutos)

El festival de nuevo fue blanco de todo tipo de críticas.

Julian GuerreroLos medios han reducido Hip Hop al Parque a los clichés de siempre: violencia, drogas y delincuencia. ¿Por qué es importante resaltar otros aspectos del festival?

Julián Guerrero*

RP en los medios

  • Nuestra imbecilidad moral Sábado, 12 Octubre 2019

    Donald Trump ha llevado el sofisma de la falsa equivalencia hasta un nivel sin precedentes en la historia.   Hernando Gómez Buendía* 

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Marcha estudiantil

Fotografías de: Anyelik

Recomendado

Empleos bien remunerados: clave para evitar una paz violenta

Presidente Santos en zonas veredales

Mauricio Uribe

No basta con los programas sociales para los desmovilizados. La experiencia y las cifras demuestran que la violencia común u organizada podrá seguir alimentándose del desempleo y la informalidad masivos.    

Mauricio Uribe López*

Sazón Pública

Por Anyelik.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Ricardo Diaz, Juanita Eslava, Nicolás Pernett, Linda Ordóñez, Paula Pinzón.   
Daniela Garzón y Laura Torrado: Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
• Coordinadoras editoriales: Daniela Garzón
daniela.garzon@razonpublica.org.co @Ginethdani | Laura Torrado laura.torrado@razonpublica.org.co