Edición del lunes 18 de noviembre de 2019

 facebook   twitter   youtube 

Manual para entender las marchas del 21 de noviembre

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Los manifestantes de hoy son más ruidosos, persistentes y violentos.

Juan Carlos RuizCatorce claves para entender cómo actúan hoy los manifestantes, el Gobierno y los detractores de las marchas. En Colombia y en el mundo, las manifestaciones ya no son como las de antes.

Juan Carlos Ruiz Vásquez*

Leer más...

La larga historia de violencia y resistencia en el Cauca

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Los indígenas del Cauca han tratado de defender sus territorios organizándose.

Medofilo MedinaEn el norte del Cauca no se resuelven los conflictos sociales, ni cesan la violencia y la presencia de narcotraficantes, pero el Estado se empeña en resolver todos los problemas con más fuerza militar.

Medófilo Medina*

Leer más...

Los retos del nuevo ministro de Defensa

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Holmes Trujillo fue nombrado como nuevo Ministro de Defensa .

Andres Preciado

Carlos Holmes llega a un ministerio difícil, debe coordinar un sector desarticulado y encuentra serios problemas de seguridad y convivencia. ¿Cómo enfrentará tantos obstáculos? *.

Andrés Preciado**

Leer más...

¿Se puede consolidar el fútbol femenino en Colombia?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Jorge Ruiz¿Podría el fútbol femenino despertar tanto sentido de identidad – y producir tanto dinero- como el masculino? ¿Qué tienen en común los países triunfadores? ¿Qué hacer para que el éxito de la actual selección no se quede en un destello ocasional?  

Jorge Humberto Ruiz*

Éxito mundialista

La buena actuación de la Selección Colombia de fútbol femenino en el Mundial de Canadá es una muestra clara del avance  y la consolidación paulatina de este deporte entre las colombianas. 

Apenas han pasado 17 años desde su primera participación internacional, en el torneo Suramericano de Mar del Plata de 1998, y ya el equipo  suma dos asistencias al campeonato mundial de mayores, tres citas en la categoría sub-17 y un cuarto lugar en el Mundial sub-20 realizado en Alemania en 2010, así como dos clasificaciones a los Juegos Olímpicos. 

Pero más allá de estos resultados es bueno reflexionar sobre el futuro de este deporte en Colombia, pues aunque detrás del éxito de hoy hay sin duda una organización loable (aunque limitada), cabe también la posibilidad de que se trate de una generación difícilmente repetible de mujeres talentosas. 

Para sopesar las posibilidades futuras de este deporte en Colombia hay que analizar primero a las selecciones más importantes en el mundo y comprender su rendimiento en relación con tres variables específicas: la trayectoria histórica, el Índice de Desarrollo Humano y el Índice de Desigualdad de Género. 

Para estudiar los equipos más representativos tomaré las selecciones femeninas que han clasificado a los siete mundiales femeninos desde 1991: Estados Unidos, Brasil, Noruega, Suecia, Alemania, Nigeria, Australia y Japón. 

Historia, desarrollo y género

No es posible en este espacio hablar de la trayectoria histórica de cada una de estas selecciones, pero sí puede decirse que las mujeres de países europeos tuvieron un contacto mucho más temprano con el fútbol que las de los demás países. 

El fútbol femenino comenzó a difundirse en Inglaterra desde 1894. En ese momento una mujer llamada Netie Honeyball decidió, como parte de su activismo en favor de los derechos de la mujer, fundar uno de los primeros clubes de fútbol practicado por mujeres: el British Ladies Football Club. 


Selección inglesa de fútbol femenino de 1895.
Foto: Wikimedia Commons

Tras las dos guerras mundiales, el fútbol se hizo aún más popular entre las mujeres e incipientes clubes ingleses como el Dick, Kerr Ladies difundieron la práctica fuera de su país. En 1969 finalmente se formó la Women´s Football Association, reconocida en 1971 por la Federación Inglesa de Fútbol, y ese mismo año la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA) empezó a fomentar el fútbol femenino. 

Además, seis de las ocho selecciones femeninas que han participado en todos los mundiales pertenecen a países que se encuentran entre los primeros veinte con mayor Índice de Desarrollo Humano, excepto Brasil y Nigeria, que se encuentran en los lugares 77 y 152 respectivamente. Colombia, por su parte, se encuentra en el lugar 98 en este listado. 

Por su parte, el Índice de Desigualdad de Género refleja la desigualdad entre hombres y mujeres en aspectos como salud reproductiva, poder político y participación en el mercado laboral. Los países de las selecciones mencionadas también se encuentran entre los primeros 25 en este Índice de Desigualdad, excepto Estados Unidos y Brasil, que se encuentran en los lugares 47 y 85. Colombia está en el puesto 92.

La relación entre cada una de estas variables y los resultados futbolísticos de las selecciones nombradas no es directa en todos los casos. Brasil y Nigeria, por ejemplo, son selecciones de países que están bastante lejos de los demás en los ránquines de estos indicadores. 

Sin embargo, si se analiza más detalladamente el rendimiento futbolístico se encuentra que, por ejemplo, Nigeria no ha llegado a estar entre los primeros cuatro equipos en ninguna cita mundialista, en contraste con las veces en que han llegado a las semifinales Estados Unidos (6), Alemania (4), Noruega (4), Suecia (3) y Brasil (2). 

Las selecciones con mayor número de clasificaciones a semifinales son las que tienen mejores puntajes en los indicadores de desarrollo humano, lo cual permite plantear la hipótesis que la trayectoria histórica y los niveles de desarrollo humano inciden poderosamente sobre los rendimientos deportivos de las mujeres futbolistas. 

La trayectoria histórica y los niveles de desarrollo humano inciden poderosamente sobre los rendimientos deportivos de las mujeres futbolistas. 

La trayectoria histórica y los índices de desarrollo humano forman una amalgama que modifica en el largo plazo los imaginarios, estereotipos y esquemas mentales sobre lo femenino, y esto permite una mayor apropiación técnica, táctica y administrativa del fútbol femenino.

El  fútbol femenino en Colombia

¿Significa esto que la reducción de la brecha entre las mejores selecciones del mundo y la colombiana depende del mejoramiento de nuestros indicadores de desarrollo? El caso de Brasil sugiere que, aunque la hipótesis parece razonable, no necesariamente es total la influencia de los indicadores de desarrollo sobre los resultados futbolísticos. Por lo tanto, otras variables pueden incidir sobre el rendimiento deportivo. 

Lo que no puede esperarse es llegar a corto plazo a los primeros lugares del mundo en selecciones femeninas, pues no se pueden comparar los más de 100 años de historia de relación de las mujeres con el fútbol en Europa con los escasos 20 años que lleva el fútbol femenino en Colombia. 

Tampoco  cabe esperar un cambio repentino en los indicadores de desarrollo, pues estos dependen de políticas macro que reflejen amplios acuerdos políticos y sociales, cuyos resultados se dan a largo plazo.

Así las cosas, ¿qué podemos hacer para mantener o mejorar el palmarés del seleccionado nacional? 

No se pueden comparar los más de 100 años de historia de relación de las mujeres con el fútbol en Europa con los escasos 20 años que lleva el fútbol femenino en Colombia. 

En una entrevista pare el programa Los Informantes del Canal Caracol, la jugadora Yoreli Rincón sintetizó los elementos problemáticos del fútbol femenino en Colombia: “A nosotras en la selección nos pagan el 1 por ciento de lo que le pueden pagar a los hombres, y algunas son madres de familia, algunas pierden trabajos por venir a la Selección a defender todo un país, que es un país que no nos apoya. (…) Ser mujer y jugar fútbol es pecado en este país”.

La jugadora está diciendo que se necesita actuar en los siguientes aspectos: 

  1. Condiciones laborales, 
  2. Creación de una liga profesional, 
  3. Intervención en el trabajo reproductivo, 
  4. Reconocimiento simbólico.

Condiciones laborales

Este es un asunto difícil porque depende de circunstancias de mercado (patrocinios) y del monto de los premios que otorgan la FIFA y la CONMEBOL por participaciones y resultados en las competencias internacionales. 

Sin embargo, la Federación Colombiana de Fútbol podría adoptar una política solidaria, destinando un porcentaje de los premios otorgados a la Selección masculina para incorporarlos al equipo de mujeres. Esto ayudaría a mejorar un poco los niveles de ingresos de las jugadoras colombianas sin dejar en la pobreza a las estrellas del Real Madrid, el Chelsea o el Porto.

Liga profesional

Este es otro asunto difícil pues también está relacionado con la condiciones del mercado. El pago de salarios depende de patrocinadores y taquillas, lo cual en Colombia hace casi inviable la profesionalización del fútbol femenino. 

Sin embargo, mediante acuerdos internos de la División Mayor del Futbol Colombiano (lo cual también es bastante complicado) podría adoptarse  una política de incentivos a los clubes de fútbol para que incluyan equipos femeninos, así como a reglamentar las que podrían ser ligas regionales o departamentales amateur que no impliquen grandes costos para los clubes. Esto sería útil tanto para difundir este deporte como para mejorar las condiciones técnicas de las jugadoras.

Intervención en el trabajo reproductivo

Como dice Yoreli Rincón es uno de los problemas fundamentales: la escasez de tiempo. Las jugadoras de la Selección que no tienen empleo pero trabajan dentro de sus hogares ven muy limitado el tiempo que pueden destinar al equipo, o se encuentran ante la disyuntiva de optar por el fútbol y la estabilidad del hogar, lo cual afecta su capacidad de concentración en el juego.

Para mejorar esta situación se podría pensar en un aumento salarial que les permitiera contratar servicios temporales de apoyo en el hogar o el pago por parte de la Federación de Fútbol (también podría ser vía patrocinios) de estos servicios para quienes los requieran.


Selección brasileña de fútbol femenino. 
Foto: Esporte Clube Pelotas

Reconocimiento simbólico

Las jugadoras de la Selección también desean una mayor figuración pública como recompensa por los esfuerzos que implica dedicarse a un deporte poco reconocido socialmente. Para esto se necesita una política de difusión a la cual contribuiría la Federación de Fútbol con su gran capacidad de gestión ante los medios, pero también haría falta el componente de responsabilidad ética de la prensa colombiana. 

Un mayor cubrimiento mediático no solo permitiría que las jugadoras obtuvieran las tan anheladas recompensas simbólicas, sino promover el cambio en los estereotipos corporales que obstaculizan la masificación del fútbol femenino. Por último, se requiere una política de Estado que construyera un currículo diverso e incluyente sobre el deporte, para masificar esta y otras prácticas culturalmente vetadas para las mujeres.

 

* Sociólogo y magíster en Estudios Políticos, autor del libro La política del sport: élites y deporte en la construcción de la nación Colombiana, 1903-1925, miembro de la Asociación Colombiana de Investigación y Estudios Sociales del Deporte –ASCIENDE-.

 

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

VideocolumnasVideocolumna

 

Martha Ruiz

Gabriel Clavijo

 

  • No es clara la política exterior de Colombia

    Aunque Cuba fue garante del proceso de paz con las FARC, la reciente negativa al extraditar miembros del ELN ha hecho que Colombia no vote apoyándolos ante el bloqueo de EEUU. Colombia demuestra no tener clara su política exterior. Por Gabriel Clavijo.       

VideocolumnasCaleidoscopio

In Memoriam Alfredo Molano.

Colombia es más rural de lo que se pensaba

Alfredo

 

Arte y Cultura

Dos sistemas de valores que se enfrentan en Colombia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

¿Cómo se vuelven sagrados ciertos símbolos o formas de ver el mundo? ¿Eso los hace incuestionables?

Jean Paul SarrazinTras esta controversia entre una artista y un dirigente político se esconde el debate de fondo sobre la religión como base de un sistema de valores conservadores que contradice los valores liberales.

Jean Paul Sarrazin*

RP en los medios

  • ¡El 21 de noviembre, todas a marchar! Jueves, 14 Noviembre 2019

    Andrés Dávila "ya no cae bien ni en su propio partido, es un advenedizo sin técnica ni capital político, que nunca había tenido más de 10 personas a su cargo y llegó a la Presidencia a gobernar con sus amigos gomelos del colegio." elespectador.com

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Rincón del Mar

Fotografías de: Anyelik

Recomendado

Las FARC piden perdón por Bojayá

Angélica Aguilera

Porque se trata de un acto novedoso y significativo, se hace un recuento analítico de la masacre que dejó 193 víctimas directas, del reconocimiento de responsabilidad y anuncio de medidas por parte de la FARC, y de lo que podría venir más adelante.    

Angélica Aguilera* - Alejandro Triana**

Sazón Pública

Por Anyelik.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

  • Nada lo hacen bien

    En la ansiedad de demostrar resultados para justificar políticas de guerra insostenibles, el gobierno ha dejado de estudiar los movimientos que toma. La población es carne de cañón en un conflicto político para la perpetuación en el poder. Que error hemos cometido al seguir el juego de los guerreristas. Por Cristian Torres, en el artículo de Nicolás Süssmann H: El bombardeo en Caquetá: reflexiones desde el derecho internacional    

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Ricardo Diaz, Juanita Eslava, Nicolás Pernett, Linda Ordóñez, Paula Pinzón.   
Daniela Garzón y Laura Torrado: Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
• Coordinadoras editoriales: Daniela Garzón
daniela.garzon@razonpublica.org.co @Ginethdani | Laura Torrado laura.torrado@razonpublica.org.co