facebook   twitter   youtube 

La opinión de los líderes: tres años de seguimiento

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

César CaballeroMaria Margarita JimenezSaber qué piensan los líderes es un dato crucial para Colombia. La tarea sin embargo no es fácil ni se había intentado antes; este es el mérito del Panel de Opinión, que viene funcionando desde hace tres años y que muestra cambios significativos en la percepción sobre los grande problemas nacionales y diferencias entre lo que piensan las ciudades grandes y el resto del país.

César Caballero María Margarita Jiménez *

Una apuesta difícil

El Panel de Opinión constituye una apuesta audaz iniciada en 2009 y que debía responder a múltiples retos:

  • Primero, empezar por construir un universo del cual mucho se hablaba, pero nadie se atrevía a "arriesgar" una definición – el de los “líderes de opinión”.
  • Segundo, intentar formas distintas de abordar los temas, evitando las preguntas tradicionales para lograr visiones alternativas.
  • Tercero, darle una fuerza a las regiones, cubriendo áreas más allá de las cuatro grandes ciudades.
  • Cuarto, llegar y obtener respuestas de un público de difícil acceso.
  • Quinto, iniciar una serie de tiempo sin tener la certeza de que los cambios anuales justificarían el ejercicio; más aún, sin saber si en el mediano plazo las respuestas mostrarían variaciones importantes que estimularan el interés de personas de diferentes sectores en los resultados anuales del estudio.
  • Sexto, legitimar la encuesta de manera que se convierta en un referente sobre el pensamiento de una parte muy especial de la sociedad colombiana.

Este artículo se propone explorar cada una de estos retos y analizar lo que nos dice la visión comparada de las opiniones de los líderes durante los últimos tres años.

Quiénes son “lideres”

Cada encuesta intenta representar a un universo determinado. Generalmente, las encuestas electorales indagan sobre todas las personas habilitadas para votar. Algunos estudios de consumo averiguan las preferencias de los jefes de hogar. Encuestas de moda, tecnología y redes sociales, se concentran preferentemente en los jóvenes. Todas ellas de alguna manera predefinen el universo al que van a estudiar.

El Panel de Opinión supone que existe un universo de líderes, cuyas opiniones difieren de la población general y son relevantes para entender y analizar los temas de coyuntura en un país como Colombia.

Para construir el universo de los “líderes de opinión” se identificaron cinco áreas en las cuales pueden agruparse distintos perfiles, que se denominaron redes – la de medios de comunicación, la de los políticos, la del sector privado, la de las organizaciones sociales y la de los académicos. De manera explícita se excluyeron los funcionarios públicos y los miembros del cuerpo diplomático, pues sus funciones les imponen límites para expresar sus opiniones sobre temas de coyuntura.

Luego de definir las redes, se precisaron los cargos de interés para este estudio. Por ejemplo, en la red de medios de comunicación se incluyeron columnistas, directores y editores de las áreas de política, economía y otras afines. Posteriormente se creó un directorio a partir de los nombres de las personas que ocupan estas posiciones [1].

Un forma distinta de preguntar

Al diseñar el Panel de Opinión se intentó abordar temas centrales de una forma innovadora. Por ejemplo, en vez de preguntar sobre la imagen general o nivel de popularidad del presidente, los gobernadores y los alcaldes, como lo hacen la mayoría de estudios de opinión, se solicitó una evaluación de desempeño a partir de sus principales funciones.

Al indagar sobre los temas futuros de la agenda pública, se abrieron dos categorías explícitas (relaciones internacionales y medio ambiente) que de otra manera habrían quedado ocultas dentro de las urgencias políticas, económicas y sociales.

En cuanto al consumo de medios, el Panel de Opinión supone que los líderes se informan por varios canales y que consultan diferentes alternativas. Por eso, hay una categoría para cada uno (tv, radio, impresos e internet) y se indaga, no por el medio de preferencia, sino por los tres más consultados. Esto en parte explica por qué medios especializados de nicho, como CM&La RepúblicaLa Silla Vacía o Razón Pública obtienen un lugar destacado.

Más allá de las grandes ciudades

Una parte importante de los estudios de opinión se centran en las cuatro ciudades principales: Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. De forma explícita, el Panel de Opinión cubre un total de 15 departamentos con sus respectivas capitales y Bogotá. Con esto se busca mayor cobertura nacional, y balancear de alguna manera la importancia de la capital en la definición de los temas. Para hacerlo, se utiliza un muestreo por cuotas que equilibra el peso, tanto por redes como por regiones.

Hoy el Panel permite hacer no sólo el seguimiento de los temas nacionales, sino de asuntos locales como la gestión de los alcaldes y gobernadores. Con esto se subraya que Colombia sigue siendo un país con regiones pujantes y relevantes, donde la agenda pública no se define solo desde el nivel central.

Adicionalmente, gracias a este esfuerzo, aparecen en los rankings nacionales medios regionales como El País de Cali, El Heraldo de Barranquilla, El Colombiano de Medellín y Vanguardia Liberal de Bucaramanga, así como empresas con claras raíces locales como Bancolombia, Carvajal, Avianca, Argos, La 14 y Crepes & Waffles.

Frente a las principales preocupaciones, también se perciben diferencias entre las regiones. Por ejemplo, mientras en Nariño y Cauca la seguridad es un tema crítico donde tanto para el presidente como los gobernadores y alcaldes reciben calificaciones negativas, en Bogotá la evaluación sobre este mismo problema es sensiblemente mejor.

En contraste, los temas asociados con la corrupción y el clientelismo incidieron en la baja calificación del alcalde de Bogotá; sobre la base de esos mismos temas, los líderes de Santander y Barranquilla reconocieron la buena gestión de sus gobernantes.

Respuestas calificadas

Otra de las apuestas del Panel fue acceder a personas que, por definición, viven muy ocupadas y difícilmente aceptan responder a encuestas. Combinando correos electrónicos, llamadas telefónicas y visitas personalizadas, se ha logrado que miembros de la élite colombiana hagan anualmente parte del estudio. Los políticos, por ejemplo, contestan con visitas presenciales, mientras que los académicos, en su mayoría, lo hacen por internet, y una parte importante de los medios, por teléfono.

Es claro que su visión sobre los temas difiere de la del público general. Por ejemplo, en materias sensibles como el desempleo y la pobreza, los líderes de opinión reconocen que el gobierno Santos ha avanzando en reducir estos dos indicadores. En contraste, el común de la gente sigue sin percibir cambios y sigue dando marcaciones negativas al gobierno en estas dos materias.

Otro ejemplo es la sutil, pero importante, distinción que logran hacer los líderes entre pobreza y desigualdad a la hora de expresar los principales desafíos en materia social.

Por otro lado, un supuesto que se cumple es que los líderes se informan a través de muchos medios. Sin embargo, las respuestas dejan ver un cierto nivel de “parroquialismo”: con muy contadas excepciones, medios internacionales como El País de España, CNN o The New York Times no son consultados por los líderes colombianos, a pesar de que el 44 por ciento son bilingües.

Cambios en la agenda

Entre las mediciones de 2009 y 2011 se observa un cambio importante sobre la percepción de los principales desafíos para el país:

  • En lo político, pasamos de un escenario dominado por la reelección a uno en donde los ejes primordiales son la lucha contra la corrupción y por mejorar la gobernabilidad.
  • Con respecto a los temas económicos, en el 2009 la crisis internacional y la tasa de cambio fueron las preocupaciones principales. Hoy los líderes anticipan que la agenda del 2012 estará dominada por temas de desempleo e impulso al crecimiento económico.
  • En lo ambiental, el cambio climático dominaba en años anteriores, mientras que hoy la explotación minera es el principal desafío.
  • En lo internacional, la agenda de 2009 se caracterizó por ser política y conflictiva; los temas importantes fueron las relaciones con los presidentes Hugo Chávez y Rafael Correa. Actualmente, la agenda internacional es de carácter económico. Por eso en 2011 temas como el TLC y la apertura de nuevos mercados estuvieron entre las preocupaciones centrales.
  • También vale señalar que el conflicto armado y la lucha contra el terrorismo están comenzando a ceder espacio a preocupaciones propias de ciudades sin conflicto interno. Aparecen en la agenda temas como la seguridad en las metrópolis y la política social. Sin embargo, no se desconoce la realidad nacional, y por ello empiezan a manifestarse levemente menciones sobre la necesidad de una paz negociada.

Construcción de un referente

El Panel de Opinión no podría sostenerse en el tiempo ni ser viable como instrumento de análisis si los mismos líderes, miembros de estamentos públicos y privados, no lo vieran como un referente de evaluación y toma de decisiones:

  • El Banco de la República, en su informe al Congreso y a la Asociación Internacional de Bancos Centrales, presenta sus resultados en el Panel como un logro de su gestión.
  • Ecopetrol lo incluye en su reporte de responsabilidad social empresarial.
  • El gobernador de Santander y el alcalde de Barranquilla lo muestran como ejemplo del reconocimiento a su gestión.
  • Asimismo, los medios de comunicación con mayor reconocimiento utilizan estos resultados para evaluar sus estrategias de posicionamiento en el segmento de los líderes de opinión.

Tres años después de haber iniciado este sueño de innovación, el Panel de Opinión se ha convertido en una evaluación anual esperada por analistas de diferentes sectores y posiciones políticas para tratar de entender lo que sucede en la sociedad, la política y la economía de Colombia.

Nota: Si desea ver los resultados completos del III Panel de Opinión 2011, lo invitamos a descargarlos aquí.

*Politólogo de la Universidad de los Andes con una Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Oxford. Director Nacional del DANE entre el 2002 y 2004, Decano de ciencias sociales y empresariales de la Universidad Autónoma de Manizales, Director y Fundador de Cifras y Conceptos, columnista de Portafolio, La Patria y El Universal, profesor universitario.

twitter @C_CaballeroR

*Politóloga de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en participación política. Coordinadora del Panel de Opinión.

twitter1-1 @marga880124

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Alvaro Suárez R
0 # Alvaro Suárez R 12-12-2011 17:54
Felicitaciones. Muy buen documento
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Diego Restrepo
+1 # Diego Restrepo 13-12-2011 16:23
Hay que continuiar con iniciativas que permitan darle continuidad a la informaciòn proveniente de instrumentos de investigación que verifican la opinión de los que están enterados de los temas y cuentan con herramientas conceptuales y de anàlisis para no caer en las opiniones radicales, absurdas y desinformadas que en nada contribuyen al debate y que son priopias de los ciudadanos en medios como las redes sociales.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica