facebook   twitter   youtube 

¿En qué estado militar están las FARC?

(Tiempo estimado: 6 - 12 minutos)

2013-17-10- Las Farc1

Anotaciones críticas a un informe decisivo del Ministerio de Defensa, que trae avances metodológicos, pero también fallas conceptuales y estratégicas. Las FARC no son solo insurgentes y terroristas: son además aliadas de las BACRIM en muchas regiones.

 

Documento importante

La Dirección de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa Nacional (MinDefensa) presentó hace una semana el informe “Las FARC: acorraladas y a la defensiva”, que cuantifica los logros y desafíos de la estrategia o plan de guerra –Espada de Honor–y cuya lectura cuidadosa empiezo por recomendar a los lectores (la versión en pdf puede leerse al final de este artículo). Sea esta invitación de Razón Pública la oportunidad para analizar en detalle sus cifras, métodos y conclusiones. Y también para alertar sobre sus vacíos.

Tesis y virtudes

El documento sostiene dos tesis centrales:

  • Hoy las FARC tienen bastante menor capacidad bélica, cuentan con menos hombres y frentes de combate que hace algunos años;
  • Su rango de acción se ha limitado geográficamente, reduciendo su incidencia sobre la población.

Ambas afirmaciones suscitan serias reflexiones. Comienzo por abordar las virtudes metodológicas de este estudio:

  • La más notable consiste en que la mayoría de sus cifras sean producto de mesas de concertación amplias, donde participan funcionarios de MinDefensa y oficiales de todas las fuerzas: cada dato tiene una cadena de evidencia sólida, que reduce los espacios para la manipulación.
  • Hay un esfuerzo por georreferenciar los datos — es decir, por ubicarlos en mapas —lo cual permite apreciar la concentración o dispersión del conflicto y sus patrones de desplazamiento.
  • El estudio analiza transversalmente a las FARC, detallando el grado de afectación en cada uno de sus frentes y también en sus niveles jerárquicos.

Si bien el estudio constituye un avance en cuanto a la calidad y certidumbre en los datos y las formas de análisis, aún contiene errores y lagunas que dificultan la evaluación y orientación de la estrategia de seguridad nacional.

Las FARC están mal contadas

El balance cuantitativo de las FARC arroja dos conclusiones:

  • una de carácter estratégico, sobre la transformación estructural de la guerra que se libra;
  • otra metodológica, donde se observa que las cifras todavía no cuadran.

Empecemos por esta segunda conclusión. En el lado izquierdo de la gráfica siguiente se observan las bajas o pérdidas de militantes de las FARC para el periodo2011–2012: un total de 7.476 guerrilleros dados de baja, capturados o desmovilizados.

A la derecha, en forma de barras se registra el total de miembros de las FARC: este total disminuyó en 1.100 combatientes durante el mismo periodo. Una operación sencilla permite calcular la variable faltante: el reclutamiento. En este caso serían6.376guerrilleros, que habrían tenido que llegar a reforzar las FARC para que cuadren las cifras de la izquierda y de la derecha.

 

 
2013-17-10- Las FarcG1Click sobre la imagen para ampliar

Dándole la vuelta a las cifras de MinDefensa, sería preciso concluir que al menos 81 por ciento de los actuales 7.800 guerrilleros fueron reclutados en los últimos dos años, cifra que no tiene sentido a la luz del resto de la evidencia histórica y estadística. Si algún lector tiene dudas acerca del descuadre, puede proyectar el cálculo a periodos más amplios, de 3 o 5 años, y encontrará cifras aún más inverosímiles:138 por ciento y 256 por ciento de regeneración de combatientes.

¿Dónde está el error? En la estimación del número de miembros de las FARC. Esta cifra no la produce ni la audita el MinDefensa, sino que se toma de los reportes semestrales de inteligencia conjunta. Esta es otra herencia de la época de los consejos comunitarios de Álvaro Uribe, donde a las rendiciones de cuentas de los ministros se sumaron los informes de inteligencia del “body counting” para mostrar los avances de la seguridad democrática.

La presión por demostrar resultados acabó por contaminar la labor de los oficiales y suboficiales de inteligencia, que no podían mostrar la realidad objetiva a sus superiores. Acabaron por asumir el papel de “evaluadores” de sus propios comandantes de brigada. En este caso, el peso de la antigüedad se ha impuesto sobre la objetividad en el análisis.

Los informes de inteligencia deberían volver a ser meros estimativos internos, de carácter confidencial para el análisis y el planeamiento estratégico, no indicadores de gestión de la fuerza pública para uso externo.

Siendo realistas, el conteo del enemigo ya se convirtió en un indicador con inercia propia, muy difícil de desmontar. Queda la opción de que el MinDefensa fije un criterio metodológico y técnico centralizado, que consolide una línea base realista y que separe por completo la inteligencia militar de la gestión pública, tal como ya se ha logrado con éxito en otros indicadores.

Un paréntesis histórico: esta discusión no es nueva, pues en la doctrina militar de Estados Unidos se conoce como el debate Kent-Kendall, que se resolvió en 1949 a favor de la independencia de la inteligencia.

 

 
2013-17-10- Las Farc2Foto http://www.flickr.com

El desinfle de las FARC

Retomando el análisis estratégico, las cifras son positivas en cuanto a la reducción de la intensidad del conflicto, en coherencia con la línea presidencial que pondera las desmovilizaciones por encima de las capturas y a éstas por encima de las bajas en combate.

Es notable el aumento sostenido de capturados en los últimos dos años, un indicador de éxito en la coordinación entre Fuerzas Armadas, Policía y Fiscalía, uno de los ejes estructurantes del plan Espada de Honor.

Sin embargo, para ponderar correctamente el impacto estratégico debemos conocer las cifras de judicializaciones efectivas y de condenas, que permitan marcar una diferencia frente a experiencias del pasado, donde se resalte que este gobierno no está repitiendo las aventuras jurídicas de las capturas masivas ni de las detenciones ilegales.

Dos reflexiones finales sobre el conteo:

  • Resulta preocupante la caída a menos de la mitad de los desmovilizados desde 2010. El documento no ofrece ninguna explicación de este fenómeno. ¿Se ha reducido la masa crítica de “desmovilizables”? ¿O estamos ante un cambio en la estrategia operacional del sector defensa? Cualquiera que sea la respuesta, merece una ampliación cuantitativa y conceptual.
  • Igualmente, en nombre de la justicia histórica, hay que ajustar las cifras de bajas en combate de 2008 y anteriores, pues aún se siguen contando como dados de baja a las FARC a civiles inocentes asesinados por integrantes de las Fuerzas Armadas (al menos, en los casos ya juzgados y condenados de los famosos falsos positivos). Esto honraría la verdad y la memoria de las víctimas… además de indicar que la cifra de muertes en combates no ha decrecido tan drásticamente con el cambio de gobierno.

La geografía de las FARC

El segundo argumento del documento es el más interesante: afirma y demuestra que las FARC han venido concentrándose — arrinconándose, en términos del MinDefensa — en zonas de baja densidad poblacional, con alta presencia de la fuerza pública y sin mayor incidencia en la vida económica de las regiones.

Con este análisis, el MinDefensa mejora la anterior lógica de ascensor, donde subían y bajaban cifras agregadas a nivel nacional, sin contexto regional y sin una lógica táctica entre ellas.

 

 
2013-17-10- Las FarcG2Click sobre la imagen para ampliar

Antes de validar completamente esta tesis geográfica, habría que dar cuenta de dos problemas técnicos:

  • El primero es de forma. El indicador elegido para medir la afectación terrorista se basa en una escala de poblaciones y habitantes que no se vieron afectados por las FARC. Al ser un indicador inverso — mide lo que no ocurrió — su interpretación puede llevar a conclusiones opuestas según el modo como se lean los registros.
  • Además, unas pocas acciones podrían tener un gran impacto sobre el indicador, haciéndolo volátil y poco fiable. Por ejemplo, una sola acción de las FARC en Bogotá, obligaría a restarle al total de “ciudadanos libres de acciones terroristas” 7,4 millones, con lo cual el indicador caería drásticamente debido al altísimo peso relativo de la capital. En este caso,50 veces mayor al peso que tendrían cien ataques armados en una ciudad como Villavicencio.
 

 
2013-17-10- Las Farc4Foto http://www.flickr.com

Las FARC criminales una amenaza no cuantificada

La crítica central a este informe — y al propio plan Espada de Honor— es reducirse a analizar y a actuar sobre las dimensiones insurgente y terrorista de las FARC, subestimando sus capacidades como organización criminal.

Esta es otra herencia del monitoreo estratégico a la guerrilla, donde se sigue usando la plantilla de indicadores (y de objetivos estratégicos) sobre la base de la versión de las FARC modelo 2002. El desafío estratégico hoy es más amplio: ya no se trata solo de evitar que las FARC amenacen y desplacen a los alcaldes, como llegó a ocurrir en 420 municipios, y en lo cual se ha avanzado sin retrocesos.

El mayor desafío hoy consiste en que las FARC — en su alianza con las BACRIM — no sigan capturando en sus redes de corrupción a las autoridades locales para garantizar el tráfico de gasolina, víveres, explotación minera, maderera y desvío de recursos públicos.

La falta de indicadores — y de la necesaria visión estratégica— que cubran la dimensión criminal de las FARC se nota en los mapas del Putumayo y del Magdalena Medio, zonas que parecerían estar muy cerca de quedar libres de acciones insurgentes, lo cual es cierto y positivo.

 

 
2013-17-10- Las Farc3Foto http://www.flickr.com

Pero es una lectura parcial y temporal: niega buena parte de la incidencia de las FARC, ya no por la vía de la confrontación directa, sino adaptadas para coexistir frente a la presión de la fuerza pública, mientras explotan las rentas económicas disponibles.

La solución tiene que ser mucho más profunda y debe ir más allá de modificar un par de indicadores. Exige ampliar la manera de leer la amenaza de las FARC, junto con un fortalecimiento de las capacidades no armadas, más coordinación judicial y mucha más contrainteligencia frente a la corrupción. En esencia, implica actualizar la doctrina de seguridad nacional.

Los mejores datos y los mejores análisis que presenta este documento para el debate público sobre la seguridad, son un paso en la dirección correcta. Por el bien del país, de sus instituciones y de la seguridad de los colombianos, se debe continuar por esta ruta.

Ver anexo:
Las FARC acorraladas y a la defensiva marzo 2013

 

 

* Estudiante de Doctorado en Políticas Públicas en Seguridad y Defensa en la Universidad de Maryland, magister en Administración Pública, economista y politólogo, experto en Políticas Antinarcóticos.

 

DanielRico

Daniel M. Rico*



























 
Si bien el estudio constituye un avance en cuanto a la calidad y certidumbre en los datos y las formas de análisis, aún contiene errores y lagunas que dificultan la evaluación y orientación de la estrategia de seguridad nacional. 























































 
 La presión por demostrar resultados acabó por contaminar la labor de los oficiales y suboficiales de inteligencia, que no podían mostrar la realidad objetiva a sus superiores. 







































































































 
 El segundo argumento del documento es el más interesante: afirma y demuestra que las FARC han venido concentrándose — arrinconándose, en términos del MinDefensa — en zonas de baja densidad poblacional, con alta presencia de la fuerza pública y sin mayor incidencia en la vida económica de las regiones. 


















 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Camilo Arreaza
0 # Camilo Arreaza 22-04-2013 09:55
Su análisis merece un sólo comentario: -El orden militar en las Democracias, depende estrategicament e de un estado donde sé imparta buena Justicia. Aún más que de un estado donde se imparte encambio mala estadística.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juan andres
0 # juan andres 23-04-2013 18:38
Excelente artículo!; felicitaciones a doctorante
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
carlos marquez
0 # carlos marquez 24-04-2013 15:48
lo que si es cierto es que ente país la historia a nivel de seguridad se partió en dos antes y después de uribe,las farc el grupo narco-terrorist a quiere demostrar una fachada de fortaleza pero los estudios indica otra situación para ellos ya que muchos de sus cabecillas empezaron a ver que sus comandantes están negociando para su propio bien y ellos en el área de combate exponiendo sus vidas engañados de historias revolucionarias.
no se si dentro de la estadística se puede analizar que porcentaje de los desmovilizados y capturados al cumplir sus condenas tienden a volver a las filas del grupo terrorista.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica