Edición del lunes 26 de agosto de 2019

 facebook   twitter   youtube 

La larga lucha de los indígenas del Cauca por su supervivencia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Movilización de los Indígenas en el marco de la Minga.

Fernando DoradoEl narcotráfico es el más reciente de los muchos enemigos que han tenido que enfrentar los pueblos indígenas del Cauca. Pero de esta larga historia se pueden extraer las enseñanzas para enfrentar el presente.

Fernando Dorado*

Leer más...

¿Se debe dolarizar la economía colombiana?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Devaluación del peso colombiano.

Ivan Velasquez

Para acabar con las traumáticas devaluaciones del peso, algunos han propuesto que adoptemos el dólar como moneda oficial. ¿Por qué no es buena idea?

Iván D. Velásquez*

Leer más...

Corrupción en obras públicas: ¿quién debe responder por el daño?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

El Estado sólo deberá pagar la obra construída.

David OrtizEl Tribunal de Arbitramento del caso Odebrecht fijó el monto que deberá pagar el Estado. ¿Qué enseñanzas deja la decisión? *

David Ortiz Escobar**

Leer más...

Los problemas de la economía colombiana: desequilibrio externo y desigualdad

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Mauricio CabreraCómo y por qué el país se abrió a las importaciones pero no aumentó sus exportaciones, cómo y por qué se ha mantenido una de las peores distribuciones de riqueza e ingresos en América Latina. Dos desafíos de fondo para el posconflicto.    

Mauricio Cabrera Galvis*

Comuna Noroccidental de Medellín.

Grandes desafíos

Los dos mayores desafíos económicos de Colombia son el de eliminar el cuantioso desequilibrio externo y el de reducir la gran desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza. El déficit fiscal también es un problema, pero este es producto de la caída de las exportaciones.

En el contexto de América Latina, Colombia tiene el vergonzoso honor de ser el campeón del desequilibrio externo, pues es el país con el mayor déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos (CCBP). También es el subcampeón suramericano de la desigualdad.

Colombia sigue siendo el segundo país de Suramérica con mayor desigualdad.

La balanza comercial de Colombia (diferencia entre lo que importa y exporta una país) mostró un saldo negativo de 16.000 millones de dólares el año pasado, equivalente al 5,5 por ciento del PIB. México en cambio tuvo un déficit del 1 por ciento y Brasil un superávit de 0,8 por ciento del PIB. Si a esto se agrega el saldo del comercio de servicios, el de los intereses pagados y recibidos del exterior y los dividendos girados a los inversionistas extranjeros, se entiende el saldo de la CCBP, que el año pasado significó un déficit del 6,2 por ciento del PIB. Otro record regional.

En materia de distribución del ingreso, Colombia sigue siendo el segundo país de Suramérica con mayor desigualdad con un Gini de 0,536, superado tan solo por Brasil.

La apertura hacia adentro

Con la administración de César Gaviria (1990 - 1994) se pasó de un superávit externo a un déficit de 7,3% del PIB
Con la administración de César Gaviria (1990 - 1994) se pasó de un superávit externo a un déficit de 7,3% del PIB
Foto: OEA - OAS

El déficit de comercio exterior es preocupante porque en 2014 este fue de “solo” 6.300 millones de dólares, y porque desde la gran recesión de 1999 Colombia siempre había tenido superávit comercial, con la única excepción del año 2007.

Este desbalance externo se ha explicado por el derrumbe de los precios del petróleo y el carbón. Pero la causa no son solo los ingresos por combustibles, porque en el año también disminuyeron las exportaciones del sector agrícola (-5,6 por ciento) y las de manufacturas (-11 por ciento). Además, la caída de las exportaciones es solo la explicación coyuntural del problema.

La causa estructural son las políticas de apertura hacia adentro que desde comienzos de los años noventa multiplicaron el valor de las importaciones. El modelo de desarrollo colombiano siguió los lineamientos neoliberales de la apertura a ultranza bajo el llamado Consenso de Washington: para crecer hay que exportar más (hasta ahí todo bien), para que aumenten las exportaciones hay que importar más, y para lograrlo hay que bajar aranceles y quitar todas las barreras que impiden la libre entrada de bienes del exterior.

Aunque la economía colombiana empezó a abrirse desde los años ochenta, fue durante el siglo XXI cuando se dio un proceso continuo y sostenido de apertura: en 2000 el comercio exterior representaba el 31,5 por ciento del PIB, y en 2014 llegó al 45,2 por ciento. Pocos países pueden mostrar una apertura tan rápida de sus economías.

Pero lo que hizo Colombia fue una “apertura hacia adentro”: la primera parte de la receta se cumplió con creces y las importaciones casi que duplicaron su participación en el PIB, al pasar de 15,4 a 29,4 por ciento. Este crecimiento ni siquiera se frenó con la devaluación de los dos últimos años.

La apertura hacia adentro

La apertura hacia adentro

Fuente: DANE

Pero el aumento de las exportaciones que seguiría al aumento de las importaciones nunca llegó. Por el contrario, su participación se mantuvo prácticamente constante alrededor del 16 por ciento del PIB en estos 15 años, e inclusive disminuyó durante los dos últimos.

El resultado no ha sido bueno: no solo fracasó la receta de importar más para exportar más, sino que el desequilibrio externo se amplió y el crecimiento se frenó. Aunque esta tendencia fue general en toda la región, la desaceleración económica en Colombia fue más pronunciada, al bajar de 5,1 a 3,8 por ciento entre los dos sub-períodos, así:

Crecimiento y volatilidad del PIB

Además, la desprotección a la producción nacional, agravada con la funesta revaluación del peso, produjo un proceso de desindustrialización y estancamiento de la agricultura, hubo sectores que hasta 2013 prácticamente no generaron nuevos empleos y crecieron mucho menos que el resto de la economía: mientras en una década el PIB aumentó 51 por ciento, la producción industrial solo lo hizo en 32 por ciento y la agrícola lo hizo en 14 por ciento.

Ahora que acabó la fiesta de la bonanza petrolera se ha hecho evidente la alta vulnerabilidad externa de Colombia. Hasta el momento no se ha registrado una crisis externa porque a pesar del tamaño de la brecha, esta ha sido financiada con ingresos de capital, pero no hay ninguna garantía de que en el futuro siga habiendo flujos de la misma magnitud (inclusive ya hay signos de que están disminuyendo).

El desafío de la igualdad

El índice de pobreza en Bogotá es del 10%.
El índice de pobreza en Bogotá es del 10%.
Foto: Wikimedia Commons

La apertura hacia adentro de los años noventa aumentó la pobreza rural y amplió la brecha de ingresos con la ciudad. Al mismo tiempo, en las ciudades se amplió la diferencia entre los ingresos de los profesionales y de los trabajadores calificados frente al de los informales, lo cual deterioró la distribución del ingreso y elevó el Gini urbano de 0,49 a 0,57.

El aumento del gasto social impulsado por la Constitución de 1991 contribuyó a disminuir el nivel general de pobreza, hasta que la recesión de 1999 y el grave aumento del desempleo hicieron que la población pobre pasara del 49 por ciento al 57 por ciento, y los indigentes pasaran de 15 a 25 por ciento.

Fracasó la receta de importar más para exportar más.

Al salir de la crisis, con la paulatina reducción del desempleo hasta el 11 por ciento, -que siguió siendo el más alto de Latinoamérica- y el continuo incremento del gasto público social, los indicadores fueron mejorando hasta que al final de la década pasada el porcentaje de pobres estaba en el 40 por ciento y el de indigentes en el 15 por ciento. Pero no sucedió lo mismo con la desigualdad, pues después de mejorar un poco, para 2009 el índice Gini había vuelto a 0,57.

Entre 2010 y 2015 hubo avances importantes:

  • 2,8 millones de colombianos consiguieron trabajo y la tasa de desempleo bajó a un dígito (8,3 por ciento);
  • 4 millones de personas salieron de la situación de pobreza,
  • 2,2 millones salieron de la pobreza extrema o indigencia.

Por esto los índices de pobreza e indigencia han disminuido hasta 28,2 y 7,9 por ciento respectivamente. También ha mejorado el acceso a los servicios de salud, que hoy llegan al 92,8 por ciento de los colombianos.

A pesar de estos avances, Colombia sigue muy lejos de los niveles de protección social alcanzados por los países del Cono Sur, y todavía tiene grandes retos en esta materia. Menciono tres de los más importantes:

  1. Disminuir la informalidad en el mercado de trabajo. Un millón de los nuevos empleos creados en el quinquenio fueron informales. Del total de trabajadores colombianos, el 58,7 por ciento están en la informalidad, es decir, no tienen un contrato de trabajo estable y con prestaciones sociales, que corresponda a lo que la Organización Internación del Trabajo denomina “trabajo decente”.
  2. Ampliar la cobertura de las pensiones. En la actualidad solo el 35 por ciento de los colombianos están afiliados a los sistemas públicos o privados de pensiones, y se estima que solo una de cada cinco personas podrá contar con una pensión en su vejez.
  3. Finalmente, Colombia es un país con enormes diferencias territoriales entre su capital Bogotá (que clasificaría como ciudad del primer mundo) y regiones como la Costa Pacífica (con niveles de pobreza similares al Subsahara africano). Por ejemplo, mientras en Bogotá la pobreza afecta al 10 por ciento de la población, en los departamentos de la Costa Atlántica esta se extiende al 41 por ciento y en la Costa Pacífica al 50 por ciento de los habitantes.

El mayor desafío que enfrenta Colombia en materia social es disminuir la concentración del ingreso y de la riqueza. El Plan de Desarrollo del actual gobierno tiene como meta bajar el índice Gini del ingreso de 0,54 a 0,52 y para ello formula estrategias para reducir las grandes disparidades entre las distintas regiones del país.

Pero el Plan es insuficiente porque limita sus metas a la distribución del ingreso y no menciona para nada el más grave problema de concentración de la riqueza (tierra, propiedad raíz y activos financieros). Dos indicadores muestran la gravedad de esta situación:

  • El Gini de la distribución de propiedad de la tierra rural pasó de 0,87 a 0,86. Hoy 2.313 propietarios (el 0,06 por ciento) son dueños del 53,5 por ciento de la tierra disponible en Colombia.
  • Más escandalosa es la concentración del ahorro financiero: según datos oficiales 8.500 propietarios son dueños del 77 por ciento de los CDT depositados en bancos, y 9.200 son dueños del 65 por ciento de los depósitos de ahorro. Como consecuencia, el Gini de la distribución de los depósitos financieros es un asombroso 0,92 para los CDT, 0,94 para los depósitos de ahorro y 0,97 para las cuentas corrientes.

Colombia lucha por conquistar la paz y pronto podrá lograr que termine el conflicto armado y se silencien los fusiles, pero para construir una paz duradera debe cumplir el aforismo latino: si quieres la paz cultiva la justicia.

 

* Consultor y analista político del Instituto de Pensamiento Étnico, Social y Político, IPESP.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Juan Guevara
0 # IncompetenciaJuan Guevara 29-08-2016 21:09
Excelente artículo, agregaría que ante el desbarajuste en las finanzas del estado producto de errores y negligencias de este gobierno y sus antecesores, ahora se pretende poner a la clase trabajadora a pagar su costo con más impuestos y librar a los altos empresarios de su parte en el asunto. El analgésico para este despropósito es el tan cacareado proceso de paz que promete más de lo que puede brindar.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juan carlos arboleda
0 # APERTURISMO AUTISTAjuan carlos arboleda 02-09-2016 18:18
Toda esta "genialidad" se dio con el "APERTURISMO AUTISTA" (importar + importar + importar) implantado en los 90 con Cesar Gaviria. Igualmente se hicieron las reformas laborales castigando la retroactividad de las cesantías y la estabilidad labora, bajo el pretexto que "frenaban el crecimiento industrial y aumentaban el desempleo". Hoy andamos peor pero con el agravante que el empleo junto con los ingresos de los trabajadores se ha pauperrizado y la riqueza se ha concentrado, todavía más, en pocas manos. Todo lo anterior condenando el campo a muerte castigando nuestra "soberanía alimentaria". ¡Qué belleza!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juliana Diaz
-1 # comentario IIJuliana Diaz 30-10-2016 19:02
es un excelente articulo realmente esta lleno de información necesaria y clara, es importante conocer la realidad económica del país y trabajar en pro de ella. es sorprendente el crecimiento que tuvo el PIB y que seguramente tiene hoy en día, el país necesita exportar y no solo importar
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Diana Machuca

  • Poca efectividad de la erradicación forzada

    La mayoría de personas que tuvieron erradicación forzada de cultivos ilícitos después de un año vuelven a vincularse porque no habían cambiado sus condiciones socioeconómicas o su contexto. Por Diana Machuca Investigadora del IEPRI Universidad Nacional de Colombia. 

Yesid Zapata

Arte y Cultura

Toni Morrison, la fuente de amor propio

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Toni Morrison.

El 5 de agosto murió la primera mujer afroestadounidense en ganar el Nobel de Literatura. Sus novelas son fuente de inspiración y amor propio para millones de personas.

Anthony J. Perry*

RP en los medios

  • ¿Cómo alcanzar una movilidad sostenible en América Latina? Sábado, 24 Agosto 2019

    Carlos Cadena-Gaitán y Emmanuel Ospina-Sierra En 2010, la Corporación Andina de Fomento (CAF) publicó un informe sobre los avances en materia de movilidad sostenible en América Latina. Ese estudio, que compiló los datos existentes para 2007 en quince ciudades latinoamericanas, sentó un precedente relevante en la región y dio origen al Observatorio de Movilidad Urbana para América Latina (OMU)....

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Petronio Alvarez 2019

Fotografías de: @Anyelik.

Recomendado

La crisis del buen periodismo ¿cómo diablos financiarlo?

Periodismo digital.

Omar Ricon

Por transparencia con los lectores debemos advertir que Razón Pública es, de algún modo, parte de esta historia. Pero la historia misma es del más alto interés para todos los lectores.  

Omar Rincón*

Sazón Pública

Por Anyelik.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

  • Agradecimiento a la Revista RAZÓN PÚBLICA.

    Como colombiano que ama a su Patria, la democracia y sus valores cívicos, que ha trasegado desde décadas por los caminos de Colombia, agradezco inmensamente que en sus leídas páginas se comente la historia patria como en el Bicentenario del Pantano de Vargas, Batalla de Boyacá, donde un ejército mermado por el paso de la cordillera oriental, páramo de Pisba, cruzar el río Sogamoso y llegar al puente de Boyacá y derrota al poderoso ejército español comandado por el general Barreiro; estaba tan seguro del triunfo, cuando dijo: "ni Dios me quita la victoria". Por Gerardo Carvajal Dorado, en el artículo de Nicolás Pernett: La historia y el recuerdo: las conmemoraciones del bicentenario...

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Ricardo Diaz, Juanita Eslava, Nicolás Pernett, Linda Ordóñez, Paula Pinzón.   
Daniela Garzón y Laura Torrado: Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
• Coordinadoras editoriales: Daniela Garzón
daniela.garzon@razonpublica.org.co @Ginethdani | Laura Torrado laura.torrado@razonpublica.org.co