¿Son incompatibles la política y la promoción del desarrollo científico? (I)
Foto: Gobernación de Boyacá

¿Son incompatibles la política y la promoción del desarrollo científico? (I)

Compartir:

En Colombia los vínculos entre algunos actores de un fragmentado sistema de ciencia tecnología e innovación, por un lado, y algunos políticos por el otro, son muy débiles, en comparación con otros países, debido a la escasa legitimidad de la ciencia para el desarrollo del país. Es preciso develar ese vacío si se quiere acelerar el progreso.

Iván Montenegro Trujillo*

Casos ilustrativos de científicos y sus vocaciones políticas

A pesar de reconocer que en Colombia los vínculos entre ciencia y política son muy tenues y esporádicos, mostraré que se justifica una reflexión y explicación de ese vacío.

Según Albert Einstein: «El objetivo de la ciencia es, en última instancia, proveer el conocimiento completo y consistente de los hechos relacionados con la experiencia de los sentidos”.

En este primer artículo, expondré algunos ejemplos, identificaré algunos nexos conceptuales entre los dos dominios e introduciré el caso colombiano. 

Según Albert Einstein: «El objetivo de la ciencia es, en última instancia, proveer el conocimiento completo y consistente de los hechos relacionados con la experiencia de los sentidos”. 

Él, en Estados Unidos en los años cincuenta del siglo pasado, y en un momento de creciente e incontenible ascendencia de tecnología militar que fomentó un ambiente cargado de desconfianza, afirmó: «Si yo volviera a ser joven y tuviera que buscar un modo de vida, no trataría de ser hombre de ciencia, ni erudito, ni profesor. Preferiría más bien ser plomero o buhonero, con la esperanza de disfrutar de ese mínimo grado de independencia que aún puede existir en las circunstancias actuales”. 

La política es uno de los tres poderes en una sociedad, siendo el único de ellos que tiene presente explícita o implícitamente el ejercicio de la coacción mediante el uso de la fuerza. Por lo que en esta dramática declaración de Einstein se puede observar un cierto tipo de vínculo entre ciencia y política. 

Rita Levy-Montalcini, Premio Nobel de Medicina en 1986, nombrada senadora vitalicia en Italia, lideró una controversia pública con el primer ministro, Berlusconi, por el recorte a la inversión en investigación científica, sosteniendo que se afectaba de manera negativa el progreso y la innovación en el país.

Nelson Mandela y sus compañeros, como presos políticos en la prisión de la isla Robben, crearon una universidad con su propia facultad, profesores, programas de estudios y propios cursos, estudiando en la cantera de trabajos forzados; su influencia del sistema se extendió hasta los presos comunes. 

Fernando Henrique Cardoso que en 1982 declinó el ofrecimiento de una cátedra en la Universidad de California-Berkeley para reemplazar a Habermas que regresaba a Alemania. Había decidido ser candidato al Congreso de Brasil. 

Un caso reciente: Claudia Sheimbaum, como científica y política que vence, de manera contundente, en las pasadas elecciones mexicanas, que se perfila para profundizar la Cuarta Transformación, y que tiene como desafío superar los distanciamientos entre el gobierno AMLO y los actores del sistema nacional de CTeI.

Foto: Museo Nacional - Se abogó por la adopción de las útiles ciencias exactas para el conocimiento y la observación de la naturaleza.

Nexos conceptuales

La política se refiere, en primera instancia, a los asuntos del Estado. Pero también puede emplearse para nombrar todo tipo de actividades vinculadas al ejercicio del poder de una persona –o grupo– sobre otra –otro–. 

Si se tiene en cuenta el criterio de basar el tipo de poder de acuerdo con los medios que utiliza el sujeto activo de la relación para condicionar el comportamiento del sujeto pasivo, se distinguen, en la época contemporánea, tres clases de poder: el político, el ideológico y el económico.

Los medios que utiliza en últimas el poder político son los artefactos mediante los cuales se adopta la fuerza física —como el uso de las armas— para ejercer coacción. El poder ideológico se ejerce a través de las ideas y el conocimiento producido, legitimado y difundido por personas e instituciones que ejercen influencia en la cohesión social, tal el caso de la ciencia y los científicos.

El poder económico acude a la posesión de ciertos medios de producción para inducir a quienes no los tienen a realizar ciertas actividades o asumir ciertas conductas que se concretan en la realización de variados tipos de trabajo. 

Política, poder y moral

Los fines de la política son muy variados. Hay unos fines mínimos como el orden público y la integración nacional frente a otros Estados. Muchos tratadistas otorgan, en política, más importancia al fin que al medio —a diferencia del criterio moral—. 

Es conveniente abordar el asunto entre la política y la moral. Se distinguen por el diferente criterio de valoración y justificación de sus acciones. El criterio para juzgar si una acción moral es buena o mala es el respeto de una norma, el cumplimiento del deber a nivel personal, independiente del resultado.

El criterio que juzga una acción política como buena o mala es la consecución del resultado —el fin justifica los medios—. Uno de cuyos máximos exponentes es Maquiavelo. Estas dos éticas se contraponen y Weber lo ilustra con la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad. 

Introducción al caso colombiano           

Antonio García Nossa comentaba que entre algunos factores históricos que han incidido en el desarrollo de la ciencia en Colombia, cabe referir que en 1761 José Celestino Mutis inició las primeras cátedras de ciencias naturales, matemáticas y astronomía, y dirigió la Expedición Botánica con el objeto de investigar e inventariar los recursos naturales de la Nueva Granada. 

En el Plan de Universidad y Estudios Generales propuesto al Rey de España en 1787 se abogó por la adopción de las útiles ciencias exactas para el conocimiento y la observación de la naturaleza. 

La comisión Corográfica fue un proyecto científico, iniciado en 1850 con el objetivo hacer una descripción completa de la Nueva Granada y levantar una carta general y un mapa corográfico de cada provincia con los correspondientes itinerarios y descripciones particulares. Fue impulsada también por intereses económicos y el fomento de la inmigración e inversión extranjera.

En 1867, el gobierno liberal fundó la Universidad Nacional, una de cuyas unidades académicas es la de ciencias naturales. Hay que tener en cuenta que el Concordato de 1887 y de la Constitución de 1886, fruto de concepciones políticas conservadoras, contribuyeron a mantener sin variaciones sustanciales la concepción tradicionalista del mundo debido a la influencia de su enfoque confesional, en contravía de la racionalidad de la ciencia.

En la llamada segunda república liberal, se adelanta, en 1935, una reorganización de la Universidad Nacional como centro rector con un enfoque profesionalizante y pragmático. 

En el periodo contra-revolucionario que se instaura en Colombia desde el asesinato de Gaitán se sientan las bases de un modelo desarrollista de universidad y se induce la expansión de la universidad privada.

La universidad colombiana se encontraba en una encrucijada porque el sistema político-social del Frente Nacional había restringido a la universidad su condición histórica de ser un órgano superior de la cultura. En cambio, fue convertida en un instituto tecnológico superior en el que no existía capacidad para el desarrollo de la ciencia.

El sistema bipartidista del Frente Nacional no poseía una política relacionada con la autonomía tecnológica requerida y se configura lo que el profesor García denomina neocolonialismo tecnológico como una característica esencial del modelo de industrialización en los países dependientes debido a la nula o mínima posibilidad de desarrollo de la investigación. Esto incrusta, desde hace sesenta años, un estado de inercia e incapacidad de iniciativa en este campo científico-tecnológico.  

Finalmente, cabe referir que Antonio García, con relación a la situación de principios de los años ochenta, sustentaba que la universidad colombiana se encontraba en una encrucijada porque el sistema político-social del Frente Nacional había restringido a la universidad su condición histórica de ser un órgano superior de la cultura. En cambio, fue convertida en un instituto tecnológico superior en el que no existía capacidad para el desarrollo de la ciencia.   

En el próximo artículo, abordo la evolución de la educación universitaria, las características de la enseñanza de la ciencia, la contraposición entre cientifismo y utilitarismo, la mentalidad de las élites sobre la ciencia, decisiones políticas contrarias a la ciencia, y unas reflexiones conclusivas.

Lea en Razón Pública: Productividad cognitiva

Acerca del autor

Iván Montenegro

* Ingeniero industrial y magíster en Estudios Latinoamericanos, consultor, investigador y docente universitario.
imontenegrotrujillo@gmail.com

1 comentarios

Iván Montenegro

Escrito por:

Iván Montenegro

* Ingeniero industrial y magíster en Estudios Latinoamericanos, consultor, investigador y docente universitario. imontenegrotrujillo@gmail.com

Comentarios de “¿Son incompatibles la política y la promoción del desarrollo científico? (I)

  1. Hola Iván, gracias por compartir este interesante escrito. Considero que los ejemplos en los que una misma persona actúa tanto en política como en ciencia (tal como los que se mencionan), se deberían complementar con casos, por ejemplo, en donde la relación sea entre un político (la política) y un científico o un gestor de CTI (la ciencia). Tal vez la mención entre el presidente Roosevelt y el ingeniero Vannevar Bush, de la cual se gesta un auténtico pacto social entre la comunidad científica y la Sociedad (representada por su gobierno) en «Science, The Endless Frontier».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Arte y Cultura

Juan Manuel Roca: la poética de la insumisión

Arte y Cultura

María, la novela que contó las reformas liberales en Colombia

Arte y Cultura

La realidad detrás de las ficciones de García Márquez

verano
Arte y Cultura

Verano

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.