Incertidumbre en la Alcaldía de Medellín | Razón Pública 2023
Foto: Facebook: Daniel Quintero

Incertidumbre en la Alcaldía de Medellín

Compartir:

Daniel Quintero renunció de manera súbita a la Alcaldía de Medellín. Un análisis de sus motivos, sus logros, sus fracasos, sus peleas, las elecciones que vienen y el incierto futuro de la capital antioqueña.

Juan Antonio Zornoza Bonilla*

La noticia

Ha producido revuelo la renuncia del alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle.

Unos dicen que fue para eludir la justicia, otros que para respaldar la candidatura de Upegui y el movimiento Independientes, y otros que fue para aceptar un cargo en el gobierno nacional. Una semana después, la atmósfera política de la ciudad se siente cargada, como anunciando una tormenta. El tenso ambiente político resulta irrespirable como el aire de la capital de la montaña.

La gestión de Quintero comenzó con un respaldo en las urnas sin precedentes en la historia de la ciudad, frente al candidato uribista Alfredo Ramos. No obstante, la estrategia de polarizar a la ciudadanía convirtió a Medellín en una administración de amores y odios.

Puede leer: Medellín y el alcalde Quintero: hay que escuchar a la gente

El balance

Entre los logros se destaca el Plan de Desarrollo ‘Medellín Futuro’ que consiguió el premio en el concurso ‘Mejores Planes de Desarrollo Territorial’ organizado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), debido a la capacidad de ajustar líneas estratégicas y programáticas frente a la pandemia y la emergencia.

Así mismo, Medellín fue reconocida por la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) por incorporar asuntos de género en el plan. Integró la propuesta a través de la participación, el diagnóstico, con ejes temáticos claros y con un presupuesto fijo.

Pero el balance en la ejecución de este plan es agridulce por los compromisos adquiridos por las administraciones anteriores y por la mala calidad y ejecución de los contratistas de la segunda parte de la gestión.

Sobresale también la obtención de recursos del gobierno nacional, la estructuración e inicio de obras de la nueva línea del Metro de la 80, que beneficia a las comunas de Robledo y Belén en el occidente de Medellín, desconectadas del metro durante 30 años.

Esto llevó al alcalde a rodearse de un gabinete leal e inexperto, que condujo a la improvisación y al giro de los procesos de contratación con operadores efectivos a otros sin logros ni experiencia.

Igualmente, la recuperación de algunas obras que estaban paralizadas, como la Avenida 12 sur, el Hospital de Buenos Aires y la Biblioteca España en la Comuna de Santo Domingo.

Aunque quedan en incertidumbre otros proyectos importantes como Parques del Río Norte, una apuesta por espacio público y ordenamiento territorial, un refugio de fauna silvestre y otras inversiones en materia ambiental.

La educación y el turismo merecen un capítulo aparte. La matrícula cero en las instituciones educativas oficiales como el Colegio Mayor, el Pascual Bravo y el Instituto Tecnológico Metropolitano ITM, representó un espaldarazo al voto juvenil que contribuyó a su elección. Y la distribución de computadores a la población en edad escolar significó un logro de la gestión asistencialista de Quintero.

La ciudad de Medellín se organizó mediante el acto legislativo 01 de 2021 como Distrito Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación. Si bien su régimen político y fiscal no ha sido reglamentado por leyes del Congreso, este hecho significó el posicionamiento de Medellín en el concierto internacional como atractivo turístico y como residencia de nómadas digitales. Un millón y medio de visitantes durante 2022 reiteraron esta afirmación.

Los proyectos estratégicos de Quintero que se centraron en el norte y en la periferia de la ciudad no fueron parte de un proyecto de ciudad de largo plazo ni se integraron con otros espacios y estrategias urbanísticas en marcha.

Ahí se encuentran las casas y las redes de música y artes, o los espacios deportivos y recreativos. Todos ejecutados por firmas sin experiencia, por lo que no lograron consolidarse más allá de los titulares de prensa. Se destruyeron algunos procesos institucionales y, a finales de la administración, resulta visible el deterioro físico de algunas zonas de la ciudad en materia de basuras, huecos y hurto de infraestructura.

El punto de quiebre

El punto de quiebre comenzó a darse cuando tomó medidas frente a los descubrimientos de corrupción en la contratación de la alianza conocida como la Triple C, un consorcio conformado por Conconcreto, Correa Camargo y Coninsa, que precipitaron la crisis de Hidroituango y los cambios de fondo en EPM.

Esto hizo que las utilidades y el presupuesto anual de la ciudad disminuyeran, motivó la renuncia de la tradicional junta directiva, la elección de nuevas personas y la ruptura de la llamada gobernanza corporativa de la mano del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA).

Afectar los intereses de uno de los factores de poder más importantes de Medellín involucró, además, una feroz oposición del diario El Colombiano. La polarización se agudizó cuando Quintero intervino esos privilegios e intereses y comenzó a dedicar más tiempo a la confrontación en redes sociales y menos a gobernar la ciudad.

Llegaron los problemas de gobernabilidad con la autorización del ingreso del Esmad a la Universidad de Antioquia que desilusionó a buena parte de los jóvenes que lo respaldaron y se agudizó con la renuncia de la primera directora del Departamento de Planeación.

Esto llevó al alcalde a rodearse de un gabinete leal e inexperto, que condujo a la improvisación y al giro de los procesos de contratación con operadores efectivos a otros sin logros ni experiencia. Es decir, una caída en la calidad de los servicios, pero con prestadores cercanos al alcalde.

El caso del programa ‘Buen Comienzo’, uno de los estandartes de la gestión social, presentó de manera elocuente este descalabro. De hecho, los organismos de control y la fiscalía investigan hoy una denuncia por destinar recursos de la Secretaría de Comunicaciones en un contrato con sobre costos para la presunta financiación de la campaña electoral de los candidatos al Concejo y a la Alcaldía por el movimiento oficial del alcalde.

¿Medellín aislada?

Hoy, el ambiente político se expresa en la rivalidad entre los movimientos antiquintero y antifico, un pulso que está ganando el candidato de Creemos que apunta a restablecer las relaciones entre la Alcaldía y el empresariado del GEA.

Las candidaturas son tan abundantes porque están alineadas con uno u otro bando. Y aunque Upegui anunció una eventual alianza del Pacto Histórico, el candidato Carlos Ballesteros lo negó categóricamente.

Sin embargo, no se observan candidatas ni candidatos propiamente alternativos. El Robledo-Fajardismo, por ejemplo, se alió durante cuatro años con el uribismo, representado por los clanes Valencia Cossio y Ramos Botero —ambos con condenas judiciales por parapolítica—.

Foto: Facebook: Daniel Quintero - La entrega de computadores a la población en edad escolar representó un logro de la gestión asistencialista de Daniel Quintero.

La gestión de Quintero comenzó con un respaldo en las urnas sin precedentes en la historia de la ciudad, frente al candidato uribista Alfredo Ramos. No obstante, la estrategia de polarizar a la ciudadanía convirtió a Medellín en una administración de amores y odios.

En los eventos entre aspirantes a la alcaldía los ataques personales han relegado las propuestas de gobierno a un segundo plano. En un reciente debate el candidato de Quintero, con los nervios a flor de piel, exclamó que una persona grababa y perfilaba a su equipo de campaña y preguntó “¡¿si es porque les van a hacer falsos positivos?!”.

El balance finalmente es complicado porque, de acuerdo con todos los sondeos, en el evento de ganar Gutiérrez Zuluaga, y tal como están las relaciones con el gobierno nacional, se pondrán en suspenso el desembolso y la ejecución de los trascendentales megaproyectos de infraestructura vial como el Metro de la 80 y el Tren del Río.

Además, dejarían de ejecutarse algunos ejes estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo en la ciudad como los 5 metrocables pendientes de ejecución.

Se trataría de un escenario inédito en la historia de Medellín y el gobierno nacional. No obstante, la complejidad del sistema político colombiano puede llegar a equilibrar las cargas y a lograr acercamientos pragmáticos entre estas dos fuerzas antagónicas.

Lea en Razón Pública: Medellín 2023: otra campaña sin nuevos liderazgos

Acerca del autor

Juan Antonio Zornosa Bonilla

* Abogado, magister en Ciencia Política, especialista en Planeación del Desarrollo Regional y doctor en Historia de la Universidad Nacional. Profesor de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Nacional, y director del Laboratorio de Ciencias Sociales y Económicas (FCHE).

3 comentarios

Juan Antonio Zornosa Bonilla

Escrito por:

Juan Antonio Zornosa Bonilla

* Abogado, magister en Ciencia Política, especialista en Planeación del Desarrollo Regional y doctor en Historia de la Universidad Nacional. Profesor de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Nacional, y director del Laboratorio de Ciencias Sociales y Económicas (FCHE).

3 comentarios de “Incertidumbre en la Alcaldía de Medellín

  1. Hola, me parece que este artículo tiene muchas imprecisiones, trata muchos temas que han sucedido sin rigurosidad investigativa y con afirmaciones sin sustento, soy medellinense y he estado atento a todo lo que ha pasado, lo conozco porque lo he investigado y porque participo en varios escenarios como ciudadano. Añado que no tengo tendencias partidistas sino intereses ciudadanos. Me parece que este portal es muy valioso y que temas como el de la incertidumbre de la alcaldía de Medellín deben tratarse con mayor rigurosidad para que quienes no viven acá puedan entender un poco mejor esta situación. Gracias.

  2. La política en Medellín últimamente ha estado muy poralizada. Daniel Quintero renunció a la alcaldía para apoyar a Upegui en su campaña por miedo a que Fico quedé otra vez de alcalde en Medellín, donde prácticamente Upegui seria la continuación de la gestión de Quintero. La cuestión es que Quintero ha tenido muy malos números en cuanto a aprobación de los ciudadanos se refiere, en contra parte, Fico parece llevar la delantera según las encuestas que se han hecho, donde parece que podría ser el próximo alcalde de la ciudad. Fico ya fue alcalde de Medellín y su pasó por la alcaldía no dejó una buena impresión de él, pero como Medellín tiene un gran porcentaje de deserción contra Quintero y la ciudad no parece tener mejores candidatos, Fico se ha vuelto el favorito de los paisas. Me parece triste el hecho de que las personas vayan y voten bajo el lema «votó por el que menos daño le haga a la ciudad», como si no tuvieran más opción. Es algo que no pasa solo en las elecciones de la alcadia en Medellín y es muy preocupante y triste que Colombia no tenga candidatos firmes que la gente no dude en votar por ellos porque tienen claro lo que quieren para su ciudad.

  3. La renuncia de Daniel Quintero ha desatado una serie de especulaciones y tensiones en Medellín. Su gestión tuvo logros significativos, pero también enfrentó desafíos y controversias que han marcado su legado en la ciudad. El futuro político y la continuidad de proyectos estratégicos en Medellín parecen inciertos en medio de esta atmósfera cargada de incertidumbre.
    Sin embargo, ya sabiendo el resultado, creo que esta incertidumbre aumenta, sin saber el rumbo de esta ciudad a cargo de Federico Gutierrez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Política y Gobierno

La política económica después de la “gran recesión”

La legitimidad de las elecciones
Política y Gobierno

La izquierda, la derecha y la legitimidad de las elecciones

Política y Gobierno

Quién es Alejandro Gaviria, a partir de uno de sus libros

Política y Gobierno

La protesta acompaña a la democracia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.