¿Es importante que los economistas sepan matemáticas?
Foto: Pixabay: Karolina Grabowska

¿Es importante que los economistas sepan matemáticas?

Compartir:

Algunos argumentan que el éxito de un economista no depende del conocimiento en matemáticas, otros opinan lo opuesto. Cuál entonces es el papel de las matemáticas en la economía y en la vida diaria.

Jacobo Campo Robledo* y Jose E. Gomez Gonzalez**

Dos posiciones extremas

En las redes sociales surgió una controversia sobre si importa o no que los economistas tengan buena formación matemática. El debate ha sido acalorado y,  como casi toda discusión en estas redes sociales, presenta dos posturas extremas e irreconciliables. 

Por una parte, hay quienes aseguran que se puede ser un buen economista sin ningún conocimiento de matemáticas y, por la otra, quienes afirman que es imposible entender el intrincado funcionamiento de la economía sin conocer bien las matemáticas.

Aunque quizá lo más fácil sea pararse en alguno de los dos extremos, antes de hacerlo hay algunas consideraciones que deben tenerse en cuenta. 

Lo primero es que sería muy difícil imaginar un buen desempeño en la vida práctica de cualquier persona, economista o no, sin cierto conocimiento básico de matemáticas. Para realizar pagos, para hacer cuentas, para hacer presupuestos familiares y muchas otras tareas, se necesitan nociones mínimas de conteo y manejo de operaciones aritméticas sencillas. 

Se trata en cambio de comprobar que las matemáticas, especialmente la lógica formal, son herramientas necesarias para organizar el pensamiento y ayudan a racionalizar las decisiones humanas del día a día.

Esa es una de las razones por las cuales pruebas como las PISA evalúan las competencias en matemáticas y razonamiento cuantitativo de los jóvenes de 15 años en un conjunto grande de países.

Ahora bien, es imposible conocer y entender todos los desarrollos en matemáticas. Por ejemplo, saber contar no es nada fácil, como demuestran la teoría de las probabilidades, la combinatoria o la teoría de grafos. 

Así mismo, conocer la complejidad de los sistemas numéricos, saber si constituyen o no un campo ordenado, entender si el conjunto de números que hacen parte del sistema numérico es finito, contable o incontable, puede ser algo complicado aun para personas con buena formación en matemáticas. 

Por eso, aunque sea tentador pararse en uno de los dos extremos, lo mejor es reconocer que ninguno tiene la razón. 

Foto: Minsalud - Estudiar matemáticas y lógica es esencial para la mayoría de carreras. Por ejemplo, los médicos necesitan usar matemáticas para calcular las dosis de medicamentos para sus pacientes y lógica formal para el diagnóstico de enfermedades.

Le recomendamos: Los próximos codirectores del Banco de la República

Se necesitan argumentos rigurosos 

Imaginen un juez que toma una decisión sobre un proceso donde el acusado, si resulta culpable, recibe una dura pena de cárcel. El juez considera una serie de argumentos de la defensa y de quien acusa y debe tomar una decisión basada en dichos argumentos. 

Si el juez no tiene ciertas nociones básicas de lógica formal, podría considerar como “prueba” de un hecho algo que realmente no constituye una prueba. Terrible pensar en inocentes que cumplen sentencias porque los jueces se dejaron mover por ideologías, sentimentalismos u otras motivaciones irracionales, en lugar de evaluar con lógica rigurosa si los argumentos presentados por quien acusa constituyen la prueba de un hecho.

Los médicos también usan matemáticas, para hacer simples reglas de tres al calcular las dosis de medicamentos que formulan según el peso y edad de los pacientes,  por ejemplo. También deben usar la lógica formal cuando diagnostican enfermedades con la ayuda de los resultados de pruebas diagnósticas; la facultad de medicina les enseñó los síntomas de las distintas enfermedades, pero también usan la lógica para descartar aquellas que no son probables dada la lectura de las pruebas diagnósticas y cuáles, al contrario, son más probables que tenga el paciente. Igualmente, deben usar la lógica formal, en conjunto con el conocimiento médico, al escoger entre distintos procedimientos para un paciente en particular. 

Algo por el estilo ocurre con la economía. Los economistas usan las matemáticas para formular y resolver modelos, analizar datos, entender relaciones entre variables, desarrollar y evaluar políticas económicas. Además, la economía moderna a menudo se basa en técnicas matemáticas avanzadas, como cálculo, álgebra lineal, estadística, optimización y teoría de juegos.

Más que el lenguaje de la ciencia

Como se suele decir en muchos campos, correlación no es lo mismo que causalidad. Que dos variables estén asociadas no es una condición suficiente para que una sea causa de la otra. De hecho, no se necesita una correlación para que exista una relación causal entre dos variables. 

Entender bien la causalidad supone una comprensión básica de lógica matemática. Dado que la casualidad es esencial para asignar recursos escasos, quienes formulan las políticas públicas deben entender bien la lógica básica de las matemáticas. 

Los investigadores económicos necesitan, por supuesto, una buena formación en lógica matemática, especialmente aquellos que quieren probar alguna hipótesis usando modelos teóricos o datos en el marco de un análisis empírico.

Esa es una de las razones por las cuales para ingresar a un doctorado en las mejores universidades del mundo y no sucumbir en el camino, se necesita tener habilidades matemáticas y ciertos conocimientos en matemáticas formales. Así mismo, buena parte de los economistas más destacados hicieron su pregrado en matemáticas.

Ahora bien, tampoco se trata de que para ser buen economista se necesite primero un pregrado en matemáticas puras. Lo mismo aplica para los ejemplos del juez o del médico que presentamos anteriormente. 

Los economistas usan las matemáticas para formular y resolver modelos, analizar datos, entender relaciones entre variables, desarrollar y evaluar políticas económicas. Además, la economía moderna a menudo se basa en técnicas matemáticas avanzadas, como cálculo, álgebra lineal, estadística, optimización y teoría de juegos.

Se trata en cambio de comprobar que las matemáticas, especialmente la lógica formal, son herramientas necesarias para organizar el pensamiento y ayudan a racionalizar las decisiones humanas del día a día. 

Son útiles para todas las profesiones, son útiles para la vida práctica. Por ejemplo, tener un entendimiento básico de lógica formal nos ayuda a entender el desacuerdo. Si unas personas no están de acuerdo sobre cómo resolver un problema, puede ser que no estén de acuerdo sobre lo que se considera una solución, o puede ser que estén de acuerdo sobre lo que se considera una solución, pero no estar de acuerdo sobre cómo alcanzarla. 

Comprender la lógica nos ayuda a entender cómo aclarar los desacuerdos, ayudándonos primero a comprender dónde está su raíz.

Matemáticas y lógica para la vida

Entender la lógica también nos ayuda a ser ciudadanos globales. Por ejemplo, podemos llegar a un país donde se habla un idioma que no comprendemos. En ese contexto, la lógica nos ayuda a entender cómo tomar el metro, cómo entrar en el mismo, cómo acceder a un baño público, etc., partiendo del conocimiento previo de ciertos signos y reglas que aprendimos en otro contexto y otro idioma. Esto es posible gracia a que la forma de organizar las ciudades, los sistemas de transporte, y demás, siguen diseños basados en la lógica formal.

Además, estudiar y saber más matemáticas no nos hace daño. Al contrario, nos ayuda a tomar mejores decisiones, a ser mejores ciudadanos, mejores profesionales independientemente de la profesión u oficio que realicemos. 

Dado que la lógica formal es básica en matemáticas y en todas las demás áreas del conocimiento, debería enseñarse desde el colegio y debería ser una materia obligatoria en los pregrados.

Lea en Razón Pública: La inteligencia artificial y los economistas del mañana

* Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

Acerca del autor

Jacobo Campo Robledo - Jose E Gomez Gonzalez

*Docente de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía de la Universidad del Rosario, economista y negociador internacional de la Universidad ICESI.

**Profesor Asociado de City University of New York - Lehman College. Ph.D. en Economía de la Universidad de Cornell, economista de la Universidad Nacional de Colombia.

3 comentarios

Jacobo Campo Robledo - Jose E Gomez Gonzalez

Escrito por:

Jacobo Campo Robledo - Jose E Gomez Gonzalez

*Docente de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía de la Universidad del Rosario, economista y negociador internacional de la Universidad ICESI. **Profesor Asociado de City University of New York - Lehman College. Ph.D. en Economía de la Universidad de Cornell, economista de la Universidad Nacional de Colombia.

3 comentarios de “¿Es importante que los economistas sepan matemáticas?

  1. El uso y la aplicación del pensamiento matemático esta implícito en todas las actividades humanas.
    Su profundizacion aclara y mejora la vida

  2. Pero no se trata de eso… por supuesto que alguien que se gradúe en educación superior debe tener el conocimiento de matemáticas propio de la secundaria. El argumento que se discute es qué tanto más que esa matemática básica debe saber un economista.
    Si la formación secundaria fue suficientemente buena, sería suficiente para algunas ramas importantes de la economía: la historia económica, la mayoría de ocupaciones en política pública. Ahora, si la persona se especializa en econometría, sí es necesaria una profundización en matemáticas.
    Personalmente, creo que es un error matematizar la totalidad de la economía, pero naturalmente que si uno va a hacer modelos, es necesario saber invertir una matriz.

  3. Todo economista debe tener un buen nivel de matemáticas, independiente de si va a hacer modelos o plantea políticas públicas. Si un economista va a sugerir una política social, no puede quedarse solo con el impacto social, debe saber cómo afecta al presupuesto y si lo afecta, proponer rutas que lo minimicen el impacto sobre este y adicionalmente, que los recursos se usen de manera óptima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Banco mundial: cuidado con los supuestos
Economía y Sociedad

¿Qué tan acertadas son las predicciones del Banco Mundial?

Economía y Sociedad

¿Cómo recuperar el empleo después de la crisis?

Economía y Sociedad

¿En qué consiste el «Plan Marshall” de Petro contra el cambio climático?

Economía y Sociedad

Ciencia e innovación para el desarrollo verdadero de Colombia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.