Gasolina: ¿cuál debe ser su precio? - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Gasolina: ¿cuál debe ser su precio?

Gasolina: ¿cuál debe ser su precio?

Escrito por Óscar Vanegas
Oscar Vanegas

Oscar VanegasColombia aplica una extraña fórmula para fijar el precio la gasolina, que resulta alto para un país productor y exportador. Al analizar cómo se descompone el precio, salta a la luz que los combustibles son una fuente de rentas a las cuales el Estado no está dispuesto a renunciar, por ahora. 

Oscar Vanegas Angarita *

Demasiado cara

Cuando el precio del petróleo sube, los combustibles derivados tienden a subir de precio, pues los factores que determinan el precio final para el consumidor son el precio internacional del petróleo crudo, el costo de refinación, el costo de transporte, el costo de distribución y los impuestos.

Dado que los márgenes fluctúan en función de factores de oferta y demanda -donde los niveles de inventarios juegan un papel clave- en el corto plazo no siempre se dan ajustes inmediatos a variaciones en los precios del crudo. La competencia entre agentes (refinadores o importadores, distribuidores mayoristas y distribuidores minoristas) también ayuda a controlar las alzas excesivas en los precios al consumidor.

Oscar Vanegas precio gasolina
Oscar Vanegas precio gasolina
Sierra Leona tiene la gasolina más costosa US$ 19 por galón-. Venezuela tiene la más barata: US$0,20 por galón).

Sin embargo, el rango de variación internacional es bastante amplio: Sierra Leona tiene la gasolina más costosa del mundo -a 19 dólares por galón- mientras que Venezuela tiene la más barata (0,20 dólares por galón). El primero es un importador neto de petróleo, con problemas de suministro que acarrean escasez e inflación. El segundo es el sexto productor y exportador mundial.

En Europa, Turquía tiene el precio más alto (10 dólares por galón), mientras que en Estados Unidos — el mayor consumidor e importador de petróleo a nivel mundial — el galón de gasolina cuesta 3,30 dólares.

Colombia — cuarto productor y tercer exportador en Latinoamérica— tiene hoy un precio de 5,06 dólares —el cuarto más alto de América, que tan solo superan Uruguay, Brasil y Chile: 5,85, 5,44 y 5,33 dólares por galón, respectivamente. Brasil es prácticamente auto-suficiente (apenas este año comenzó a exportar excedentes). Uruguay y Chile son importadores netos.

Va contra toda lógica que en Colombia tengamos un precio más alto que el de países como Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Panamá y Guatemala, todos importadores netos de petróleo. Otro hecho notorio: ningún país exportador de petróleo tiene un precio superior al nuestro.

Detrás del precio

El precio del galón de gasolina en Colombia — como en la mayoría de países del mundo — se descompone principalmente en el ingreso al productor, el costo de transporte y las cargas impositivas, pues los márgenes mayorista y minorista son relativamente muy pequeños.

Las cargas impositivas son dos: un impuesto global — impuesto al valor agregado (IVA) — y la sobretasa a los combustibles, que se destina a financiar el mantenimiento de las vías municipales.

Desde 2005, cuando el precio del petróleo superó los 60 dólares por barril, la proporción que representa la carga tributaria en el precio final al consumidor de gasolina corriente ha venido disminuyendo: del 40 por ciento al 26,68 por ciento.

Mientras tanto, la proporción del ingreso al productor (ECOPETROL S.A) ha venido aumentando en el mismo período: del 40 por ciento al 59 por ciento.

Estos rubros, más la estampilla de transporte (4,43 por ciento), representan hoy algo más del 90 por ciento, quedando cerca del 10 por ciento para repartir entre los márgenes para mayoristas y minoristas.

Cómo estimar el precio justo

El precio del galón de gasolina para el consumidor final del mundo es hoy de 7,94 dólares en promedio ponderado (teniendo en cuenta el volumen de consumo y el precio en cada país), pero su descomposición es muy distinta de la del precio en Colombia:

  • la materia prima (el petróleo crudo) representa el 30 por ciento,
  • el margen del refinador (incluidos el transporte, la comercialización y su ganancia) otro 10 por ciento;
  • los Estados captan el 60 por ciento en impuestos y contribuciones.
Oscar Vanegas precio gasolina
Desligar el ingreso de Ecopetrol de los precios internacionales del petróleo, pues nosotros producimos nuestro propio petróleo: una alternativa
Foto: Wikipedia.

Realicemos la siguiente simulación: (1) Se supone un precio internacional de 100 dólares por barril de petróleo como materia prima; (2) Se mantiene ese precio internacional para ECOPETROL y para las otras petroleras que operan en Colombia; (3) No se modifica el 26,68 por ciento de cargas impositivas (impuestos y contribuciones).

Ahora bien, si ECOPETROL S.A y el gobierno colombiano decidieran igualar el promedio mundial como regla para definir el precio de la gasolina corriente, entonces el precio justo al consumidor final sería de 4,51 dolares por galón. A la tasa de cambio de hoy equivale a 7 946 pesos por galón.

En forma detallada, este precio del galón de gasolina se descompondría de la siguiente manera:

  • 2,38 dólares de materia prima (un barril tiene 42 galones);
  • 0,20 dólares por costo de refinación (8,43 dólares por barril, según ECOPETROL, incluido el mantenimiento de plantas);
  • 0,23 dólares por transporte;
  • 0,5 dólares por comercialización;
  • 1,2 dólares por impuestos.

En este escenario, ECOPETROL y el gobierno solo sacrificarían el margen de utilidad de la refinación, pero conservarían el margen de utilidad que obtienen en la producción directa de petróleo crudo, en las regalías y en la participación asociada, al igual que la utilidad que dejan los demás productos obtenidos a partir de la refinación del petróleo.

Estado rentista

Como se puede observar, el 85,68 por ciento del precio final de la gasolina en Colombia — 59 por ciento para ECOPETROL más 26,68 por ciento en impuestos y contribuciones — está directamente influenciada por el precio internacional del petróleo.

Oscar Vanegas precio gasolina
No se puede tocar el precio de la gasolina sin afectar las finanzas públicas.
Foto: Presidencia de la República.

Esto permite concluir que en Colombia podrían adoptarse dos estrategias — o una combinación de ambas — para tener gasolina más barata:

  • Modificar la política de combustibles, desligando el ingreso al productor o agente refinador (ECOPETROL S.A) de los precios internacionales del petróleo, pues nosotros producimos nuestro propio petróleo (en lugar de importarlo, como ocurre con la mayoría de los países). A esta circunstancia se añadiría el hecho de que ECOPETROL S.A dejará de ser una fuente tan importante de ingresos fiscales, pues se estima que en dos o tres años estará privatizada en más del 50 por ciento.
  • Eliminar o reducir la carga impositiva. La sobretasa no ha sido correctamente invertida en el mantenimiento de las vías, sino que se ha convertido en atractivo botín para alimentar la corrupción que en efecto corroe la moral y las finanzas públicas de Colombia.

El Estado colombiano controla totalmente la política sobre combustibles desde el Ministerio de Minas y Energía, que diseña e impulsa su regulación desde la Dirección de Hidrocarburos.

Una característica peculiar de la regulación de los combustibles en Colombia consiste en el monopolio estatal tanto en refinación como en importación de petróleo en cabeza de ECOPETROL S.A, violando incluso la ley: la fórmula que regula el precio de los combustibles no tiene en cuenta los artículos 58, 59 y 215 del Código de Petróleo y la Resolución 181496 que fija los subsidios y sus modificaciones.

Oscar Vanegas precio gasolina
El Estado controla la política sobre combustibles de la Dirección de Hidrocarburos, a cargo de Julio César Vera Díaz.  Foto: Ministerio de Minas.

En estos textos se establece que la gasolina obtenida a partir de la refinación del petróleo correspondiente a las regalías —50 por ciento del petróleo refinado y comprado por ECOPETROL— está por fuera del precio del mercado internacional y tiene una destinación obligatoria y específica: la producción de gasolina para consumo interno sin subsidios ni costo de oportunidad para el productor. No debe estar sometida a la ley de la oferta y la demanda internacional, como lo está haciendo actualmente el gobierno para establecer el precio de los combustibles.

No se puede comprender el caso colombiano sin admitir que ECOPETROL S.A. es una fuente de rentas para la Nación. No se puede tocar el precio de la gasolina sin afectar las finanzas públicas.

El argumento de que al bajar el precio se esté otorgando un subsidio resulta ser falaz. Si se reduce el ingreso del productor por debajo del precio internacional, pero se mantiene por encima del costo de producción en refinería (2,58 dólares por galón), ECOPETROL S.A “dejará de ganar” tanto, pero el país no perderá, pues no se habrá producido un desembolso real de recursos fiscales por parte del Estado, como sí ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos.

Si el gobierno colombiano no toma medidas urgentes para desligar el precio interno de los combustibles del precio internacional del petróleo y para eliminar o reducir los impuestos, tarde o temprano se producirá una “histeria de altos precios” en medio de una atmósfera social cada vez más caldeada.

*  Ingeniero de Petróleos, profesor en la Universidad Industrial de Santander, director del Centro de Altos Estudios Minero-energéticos e investigador del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB).

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies