Galán y Petro: Comunicación política de gobierno | Carlos Arias
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA Galán y Petro: Comunicación política de gobierno

Galán y Petro: Comunicación política de gobierno

Escrito por Carlos Andres Arias Orjuela

En una investigación doctoral del 2023 sobre redes sociales digitales y psicología política de la Universidad Católica de Colombia se desarrolló un estudio que estableció las diferencias y usos lingüísticos expresados en emociones intergrupales en la comunicación política de gobierno de 14 gobernantes de América Latina. Se capturaron las publicaciones que en la red social X, en el momento de la investigación Twitter, hicieron los gobernantes en sus cuentas personales para afrontar la crisis generada por la pandemia del Covid 19. 

Las emociones intergrupales más relevantes y mayormente usadas, indistintamente por gobernantes de filiación ideológica o política de izquierda, derecha o centro en la comunicación política de gobierno, entre los 14 gobernantes, fueron: simpatía, empatía y esperanza. Mientras que ira, odio y culpa, si bien se usaron, no fueron reiteradas quizás por no tener la misma incidencia en las audiencias. 

Las reacciones emocionales suscitadas por el estado o la conducta del otro, encadenando una actitud de aceptación, de comprensión y la afinidad entre individuos sobre la base de sentimientos, inclinaciones o temperamentos similares que se asocia a la liviandad y al buen humor son las definiciones de emociones de empatía y simpatía, que priman en la comunicación política de gobierno y mucho más en momentos de crisis. 

En la revista de Análisis de Política Exterior de la Asociación de Estudios Internacionales de la Universidad de Oxford de abril de 2022 se encontró, después de revisar todas las encuestas presidenciales publicadas de 1953 a 2016, que un gobernante mejoró su índice de aprobación cuando además de resolver una crisis, mostró “camaradería” – lo que podría asociarse con empatía y simpatía. Por obviedad y también señala la investigación publicada en la revista, es que la aprobación del gobernante mejora cuando en lugar de generar las crisis o aumentarlas, las resuelve o por lo menos lidera su solución.

En las últimas semanas y a causa de alteraciones producidas por el cambio climático que afectaron, por lo menos en Bogotá, la vegetación, flora y fauna de aproximadamente 60 hectáreas en diferentes sectores de la ciudad, se ha puesto a prueba la comunicación de gobierno del recién posesionado alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán. En contraste también se evidencia la de Gustavo Petro, que como presidente de Colombia y ex alcalde de la ciudad ha venido atendiendo múltiples y constantes crisis e incendios de toda índole. 

Las tácticas y narrativas que a través de emociones dejan ver en sus publicaciones los dos líderes en situaciones iguales muestran diferentes estilos de gobernanza y relacionamiento con las audiencias. Así mismo, podría traducirse en el corto plazo en el aumento de índices de favorabilidad y objetivos políticos de Galán y Petro a través del uso de la comunicación digital en gobierno y el manejo en situaciones de crisis. 

Petro aludió a señalar el rol y la asistencia del gobierno nacional, separándolo de la integralidad y el trabajo mancomunado de diferentes sectores y organizaciones que buscaron la solución. Aunque así funciona el sistema de atención de emergencias, lo que plantea el estudio de Oxford es que en la comunicación el gobernante manifieste “camaradería” y no delegue la solución de la crisis en otros. Más cuando los incendios, pasadas las primeras 36 horas, habían desbordado la capacidad de respuesta de varios mandatarios locales.

El presidente insiste en gobernar desde Twitter mediatizando sus declaraciones para plantear contrastes que abren la confrontación: “Las tanquetas que compró Duque para reprimir a los jóvenes ahora las utilizamos para apagar incendios”, publicación del 26 de enero, cuenta del presidente de la República de Colombia, Gustavo Petro. Establecer la culpa, emoción categorizada como negativa, se caracteriza por la dolorosa sensación de haber hecho o pensado algo malo y a menudo por la disposición a emprender la acción diseñada mitigar este mal. 

Petro emplea ocasionalmente su cuenta en la red social X para hacer afirmaciones de las que no presenta pruebas: “Queman cerros de Bogotá y la Sabana para urbanizar. Así sucedió en Sopó. La urbanización de los cerros orientales ha sido propiciada desde hace décadas”, publicación del 26 de enero, cuenta del presidente de la República de Colombia, Gustavo Petro. Si bien se confirmó que la mayoría de los incendios fueron provocados, no hay pruebas de que los autores materiales de ellos sean urbanizadores o empresas dedicadas a la construcción. Exacerbar emociones desde el odio, que es una emoción hostil que combina sentimientos intensos de aversión, detestación, enojo y, a menudo, un deseo de causar daño, destierra la esperanza y la empatía.  

Finalmente, y entre otros aspectos, Petro deja entrever en su narrativa que ha advertido el cambio climático, pero el gobierno que preside no ha implementado, ni gestionado de manera integral o eficiente todas las medidas para atener las crisis. Incluso el funcionario que Petro nombró para dirigir la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres no tiene la experiencia suficiente para asumir lo que ha sido su discurso en la agenda internacional.  

Por su parte Galán empleó su red personal digital X para explicar lo que estaba sucediendo en procura de llenar vacíos de información y evitar que los rumores se apoderarán de la opinión pública. Convirtió su red personal de X y ecosistema digital en un canal de información que con método y recurrencia transmitió lo que sucedía sin ocultar los hechos. Con ello generó confianza, tranquilidad y verosimilitud por la rigurosidad de los datos y exposición de los hechos que ocurrían y las acciones emprendidas para solucionar la crisis. 

En los contenidos publicados se cuidaron las formas y por esto Galán no necesito disfrazar su rol de alcalde Mayor con el personaje de bombero o personal de socorro para mostrar que coordinaba esfuerzos y guiaba desde el lugar de la crisis las acciones para atender la emergencia.

Reconoció el esfuerzo de diferentes instituciones y además de informar comunicó desde las emociones de simpatía y empatía quiénes fueron los verdaderos héroes y a ellos trasladó el agradecimiento de la opinión pública para deslegitimar a los atacantes, entre ellos Petro y los activistas que siguen su narrativa, que buscaron provocarlo. 

Mostró que se puede liderar informando y comunicando, pero evitando gobernar desde las redes sociales digitales. Aunque hasta ahora empieza y la luna de miel puede acabar pronto cuando se enfrente a los desafíos que implica gobernar, parecería que su interés es Gobernar, resolver y solucionar las crisis, antes de estructurar y perseguir un proyecto ideológico que transforme sistemas de creencias o radicalice posiciones. 

¿Cuál es el estilo y el líder político que los colombianos reclaman y necesitan? 

¿Qué tipo de comunicación es más deseable y posibilita más las transformaciones sociales que la mayoría reclama y que se necesitan para generar una sociedad más equitativa e incluyente?  El análisis de la comunicación política de gobierno da pistas para encontrar respuestas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies