¿Finalmente llegará la reforma del ICETEX? | Fundación Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad ¿Finalmente llegará la reforma del ICETEX?

¿Finalmente llegará la reforma del ICETEX?

Escrito por Mateo Herron

El ICETEX se convirtió en un banco cuya tarea principal es cobrar los intereses de las deudas. Pero las cosas ya empezaron a cambiar…y casi nadie lo ha notado.

Mateo Herrón*

Promesa repetida

Siempre se habla del ICETEX en periodos electorales. Los colombianos saben que ha ayudado a muchos jóvenes, pero también ha tenido malas administraciones, atravesado muchos escándalos, y ha sido criticado por su comportamiento de banco privado.

Por eso Duque prometió una reforma participativa y profunda, que nunca sucedió. El Proyecto de Ley  417/21 para transformar el ICETEX no fue ni  siquiera debatido en el  Congreso.

Petro también prometió un cambio. Según su programa de gobierno, transformará “la lógica bancaria del ICETEX” y creará “un ambicioso Plan de Salvamento para liberar de las deudas a todos sus usuarios”. Los usuarios, los estudiantes, y el país tienen altas expectativas ante esta reforma del ICETEX.

Foto: Facebook: Icetex - Los colombianos llevan años anhelando las reformas del Icetex. Mauricio Toro parece ir por buen camino. Hasta el momento, logró que los estudiantes solo asuman el IPC.

Prestamos que salen caros

¿Y por qué los estudiantes y los usuarios estaban, o están, tan inconformes con la entidad? Son muchos los problemas, pero los que más se han denunciado son: las altas tasas de interés, la capitalización de intereses, los mecanismos de cobranza, el fondeo de la entidad, la salud mental de los usuarios, el régimen privado de la entidad y la administración interna.

Esto cuando los usuarios, en su gran mayoría de estratos 1, 2 y 3, sufren para pagar las cuotas mensuales, ya que no tienen otra opción para estudiar una carrera. El hecho de que el ICETEX reporte utilidades es muy indignante.

Para mayo del 2022, más de 140 mil usuarios todavía pagaban tasas de interés superiores al 9 % efectivo anual. Las tasas de interés para créditos hipotecarios de bancos privados son, en muchos casos, inferiores a esas tasas. Además, el ICETEX aplica una figura llamada capitalización de intereses (cobro de intereses sobre intereses), lo que ha hecho que 62 mil usuarios estén en mora.

Estos 62 mil usuarios, con corte 31 de mayo de 2022, le debían más de 1 billón de pesos al ICETEX y tenían un saldo de 108 mil millones de pesos en mora. Según la entidad, el promedio de aumento de la deuda de los estudiantes, debido a la capitalización de intereses, está en 19,35 %, para la cartera activa con corte al 31 de mayo de 2022 (Derecho de petición, mayo 2022).

Además de los pagos por intereses, la capitalización de intereses, los usuarios deben pagar una prima de seguros. Casi ninguno sabe por qué o para qué lo paga, pero este se sirve para asegurar su deuda en caso de morir o quedar invalidos. La prima equivale al 2 % del valor de la matrícula y los estudiantes deben cancelarla cada semestre.

Los pagos financian el Fondo de Invalidez y Muerte, que responde y condona las deudas de quienes sufren accidentes de gravedad o fallecen. Según el ICETEX, desde el 2015 los ingresos al fondo sobrepasan los gastos. El monto total recaudado por prima de seguro, entre 2015 y junio de 2020, fue de 117.361.254.295 pesos. Mientras que los gastos del Fondo de Invalidez y Muerte, para los mismos años fue de 20.199.379.108.

La cereza en el pastel son las utilidades de la entidad. ¿Cómo es posible que la entidad del Estado, encargada de promover el acceso a la educación superior tenga utilidades millonarias año a año?

Son muchos los problemas, pero los que más se han denunciado son: las altas tasas de interés, la capitalización de intereses, los mecanismos de cobranza, el fondeo de la entidad, la salud mental de los usuarios, el régimen privado de la entidad y la administración interna.

Esto cuando los usuarios, en su gran mayoría de estratos 1, 2 y 3, sufren para pagar las cuotas mensuales, ya que no tienen otra opción para estudiar una carrera. El hecho de que el ICETEX reporte utilidades es muy indignante.

Todos estos problemas aparecen y se agudizan por la Ley 1002 de 2005. Esta transformó al ICETEX en una entidad financiera de naturaleza especial, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, vinculada al Ministerio de Educación Nacional.

Además, a partir de esta Ley, la entidad se rigió bajo el derecho privado comercial, es decir, contratación a dedo y administración de recursos públicos sin mayor supervisión. Por eso se ha convertido en un fortín político. Por estas y otras razones, la ciudadanía ha presionado por un cambio profundo en el ICETEX.

Un cambio que no hizo ruido

Dejando atrás los problemas que han afectado a los usuarios del ICETEX, hay que mirar hacia las soluciones.

El pasado 5 de septiembre, Mauricio Toro se posesionó como nuevo presidente de la entidad. El excongresista, abanderado de las causas de los jóvenes y el emprendimiento, llegó a la entidad a cumplir el mandato del “Gobierno del Cambio”.  En una de sus primeras declaraciones dijo Toro que “La misión es humanizar la entidad y acabar las líneas de crédito que resultaron impagables”. Además, se han puesto en marcha planes masivos de condonación de créditos educativos.

Por otro lado, a principios de noviembre, en la discusión de la reforma tributaria, Toro, muy hábilmente, logró incluir un artículo trascendental. Aunque no hizo mucho ruido en los medios, podría implicar un gran alivio en las tasas de interés y en la deuda de los usuarios de la entidad. Toro logró incluir el artículo 95 en los debates de plenaria de Senado y Cámara, según el cual las Instituciones de Educación Superior (IES) deberán asumir los intereses por encima del IPC de sus estudiantes. Es decir, los usuarios solo pagan el IPC, la inflación, como debe ser.

Mauricio Toro ha hecho las cosas bien. Han pasado menos de 3 meses y ya se ha expresado acerca de modificaciones profundas. Ha propuesto y ejecutado modificaciones de forma, y simbólicas, importantes.

Esperamos que continúen los cambios osados, Igualmente, es muy importante seguir haciendo un seguimiento y veeduría ciudadana sobre la entidad. La cual le soluciona o les jode la vida a casi 900 mil colombianos (as).

La educación es la meta

Finalmente, lo importante es que más colombianos estudiemos. Espero que el ICETEX sirva para aumentar la cobertura de educación superior.

Según el Ministerio de Educación, la tasa de cobertura de educación superior para el 2018 era del 52,01 %. Es decir que solo la mitad de los colombianos entre los 17 y 21 años pueden acceder a la educación superior.

Además, la tasa de cobertura de educación universitaria superior, excluyendo los niveles técnicos y tecnológicos, fue de 36,2 % para el 2018. Es decir que solo 3.6 de cada 10 colombianos pueden acceder a estudiar una carrera universitaria. En Colombia, para el 2019, el 30 % de personas entre los 25 y 34 años alcanzaron la educación superior, en los demás países de la OCDE esta cifra es del 45 %.

Todos estos problemas aparecen y se agudizan por la Ley 1002 de 2005. Esta transformó al ICETEX en una entidad financiera de naturaleza especial, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, vinculada al Ministerio de Educación Nacional.

Además, a partir de esta Ley, la entidad se rigió bajo el derecho privado comercial, es decir, contratación a dedo y administración de recursos públicos sin mayor supervisión. Por eso se ha convertido en un fortín político. Por estas y otras razones, la ciudadanía ha presionado por un cambio profundo en el ICETEX.

Un cambio que no hizo ruido

Dejando atrás los problemas que han afectado a los usuarios del ICETEX, hay que mirar hacia las soluciones.

El pasado 5 de septiembre, Mauricio Toro se posesionó como nuevo presidente de la entidad. El excongresista, abanderado de las causas de los jóvenes y el emprendimiento, llegó a la entidad a cumplir el mandato del “Gobierno del Cambio”.  En una de sus primeras declaraciones dijo Toro que “La misión es humanizar la entidad y acabar las líneas de crédito que resultaron impagables”. Además, se han puesto en marcha planes masivos de condonación de créditos educativos.

Por otro lado, a principios de noviembre, en la discusión de la reforma tributaria, Toro, muy hábilmente, logró incluir un artículo trascendental. Aunque no hizo mucho ruido en los medios, podría implicar un gran alivio en las tasas de interés y en la deuda de los usuarios de la entidad. Toro logró incluir el artículo 95 en los debates de plenaria de Senado y Cámara, según el cual las Instituciones de Educación Superior (IES) deberán asumir los intereses por encima del IPC de sus estudiantes. Es decir, los usuarios solo pagan el IPC, la inflación, como debe ser.

Mauricio Toro ha hecho las cosas bien. Han pasado menos de 3 meses y ya se ha expresado acerca de modificaciones profundas. Ha propuesto y ejecutado modificaciones de forma, y simbólicas, importantes.

Esperamos que continúen los cambios osados, Igualmente, es muy importante seguir haciendo un seguimiento y veeduría ciudadana sobre la entidad. La cual le soluciona o les jode la vida a casi 900 mil colombianos (as).

La educación es la meta

Finalmente, lo importante es que más colombianos estudiemos. Espero que el ICETEX sirva para aumentar la cobertura de educación superior.

Según el Ministerio de Educación, la tasa de cobertura de educación superior para el 2018 era del 52,01 %. Es decir que solo la mitad de los colombianos entre los 17 y 21 años pueden acceder a la educación superior.

Además, la tasa de cobertura de educación universitaria superior, excluyendo los niveles técnicos y tecnológicos, fue de 36,2 % para el 2018. Es decir que solo 3.6 de cada 10 colombianos pueden acceder a estudiar una carrera universitaria. En Colombia, para el 2019, el 30 % de personas entre los 25 y 34 años alcanzaron la educación superior, en los demás países de la OCDE esta cifra es del 45 %.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies