Estados Unidos en 2016: crisis reales y anuncios preocupantes - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Estados Unidos en 2016: crisis reales y anuncios preocupantes

Estados Unidos en 2016: crisis reales y anuncios preocupantes

Escrito por Luis Javier Mejía

Nuevo presidente de Estados Unidos, líder republicano, Donald Trump.

Luis MejíaUna mirada al panorama político, económico, social y geopolítico que encontrará Donald Trump y a sus primeros anuncios y nombramientos lleva a pensar que vienen tiempos de agitación y confrontación interna e internacional.  

Luis Mejía*

El mundo en vilo

Estados Unidos está viviendo una transición política preocupante para los ciudadanos  progresistas de todo el mundo. Donald Trump, un hombre de negocios con serias carencias personales y profesionales para dirigir el país más poderoso del mundo, se prepara para reemplazar a Barack Obama en la Presidencia.

El panorama no luce claro para Trump, pese a que el Partido Republicano lo acompañará con sólidas mayorías en el Congreso y en las gobernaciones estatales por lo menos hasta las elecciones de 2018, pues no son pocos los problemas que está enfrentando Estados Unidos.

Problemas sociales

Retos por conflictos sociales y armados con entes internacionales.
Retos por conflictos sociales y armados con entes internacionales.  
Foto: Wikimedia Commons
  1. La xenofobia y los sentimientos anti-inmigración han ganado fuerza, y sin embargo la llegada de inmigrantes y refugiados no va a parar ni van a desaparecer los que ya están en el país pues las fuerzas históricas que los empujan son muy grandes:
  • Presión demográfica,
  • Baja calidad de vida y desempleo en los países de origen,
  • Desarraigo por guerras y cambio climático.

La situación de los inmigrantes indocumentados es precaria y empeora cada día, pero estos están tan integrados a la economía que si el gobierno los deportara en masa correría el riesgo de una recesión. La reforma migratoria no da espera.

La llegada de inmigrantes y refugiados no va a parar.
  1. Estados Unidos gasta cada año 115.180 dólares por estudiante entre los 6 y los 15 años de edad, pero en las pruebas PISA sus resultados son iguales o inferiores a los de países desarrollados que gastan menos.  Entre los jóvenes que empezaron estudios universitarios en 2008 solo el 55 por ciento se graduó. En 2016, por otra parte, 44 millones de estadounidenses debían  1,3 billones de dólares en préstamos estudiantiles, 11 por ciento de los cuales estaban en mora.

El Partido Demócrata propuso educación gratuita en las universidades públicas pero el Republicano propone entregar la educación a inversionistas con ánimo de lucro.

  1. Corre peligro la libre circulación de ideas y oportunidades. La información circula por medios impresos tradicionales y por las redes sociales, pero la crisis económica de los primeros y la circulación de noticias falsas en internet están dificultando  la existencia de una ciudadanía informada. El reto es garantizar la independencia y objetividad de los primeros, y la confiabilidad y accesibilidad de las segundas.
  2. En 2016 hubo 55.000 incidentes con armas de fuego en Estados Unidos: 370 con múltiples víctimas, 14.000 muertos y 29.000 heridos. También este año murieron 912 civiles (46 de ellos desarmados) a manos de la Policía. Es urgente limitar el comercio y porte de armas, y también adoptar políticas de integración y confianza entre las fuerzas del orden y los civiles para reducir el potencial de violencia.
  3. Aunque la tasa de desempleo ha sido muy baja en los últimos años (4,9 por ciento en junio de este año) los salarios reducidos y las desigualdades sociales han creado peligrosas fisuras en el país.

45,3 millones de estadounidenses viven por debajo del límite de pobreza. En 2014 el ingreso anual promedio del 90 por ciento más pobre de la población fue de 33.068 dólares, mientras que el del 0,1 por ciento en la cúspide fue de 6.087.113 dólares. En 2013 el coeficiente Gini de ingreso fue 0,4 y el de riqueza fue 0,81.

Problemas económicos

  1. Las importaciones de Estados Unidos están relativamente libres de tarifas y los  tratados de comercio recientes han protegido los intereses de las corporaciones en el mundo globalizado:
  • Blindando sus marcas y patentes,
  • Reduciendo sus riesgos,
  • Estableciendo mecanismos privados de resolución de conflictos (tribunales de arbitramento),
  • Limitando la soberanía de los Estados para imponer políticas sociales y ambientales,
  • Liberando el movimiento internacional de dinero, y
  • Debilitando los derechos de los trabajadores.

Las corporaciones estadounidenses han trasladado sus operaciones e instalaciones a países de bajos impuestos y bajos salarios. Por eso Trump las presentó como exportadoras de fábricas y empleos, y ahora él y su equipo tienen que reversar los efectos de esta situación.

  1. Las actividades económicas producen un nivel de polución y destrucción de la naturaleza que no se puede evitar, aunque se puede minimizar. Empresarios y gobiernos pasaban estos costos a la población general, pero hoy existe una resistencia creciente a aceptar esa carga por parte de las poblaciones.

Además, la clase dirigente estadounidense está dividida sobre la importancia de proteger el medio ambiente, en especial sobre el calentamiento global, pues algunos sectores políticos, empresariales y de la opinión pública consideran que este fenómeno no existe y por lo tanto no necesita una respuesta gubernamental.

  1. También el deterioro y las deficiencias de la infraestructura exigen una pronta acción oficial. Según la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles, en el año 2020 serán necesarios 3,6 billones de dólares para reparar la infraestructura actual (represas, acueductos, carreteras, ferrocarriles, puentes, escuelas, procesamiento de basuras, instalaciones de energía, etc.).

Problemas políticos

Reto social en Estados Unidos por luchar contra la discriminación.
Reto social en Estados Unidos por luchar contra la discriminación. 
Foto: Wikimedia Commons
  1. En las últimas décadas Estados Unidos ha vivido una guerra cultural contra los principios del estado demoliberal. Por ejemplo en estas elecciones ganó un candidato que se rehusó a reconocer el resultado de las mismas y se presentó como apologista de la tortura y enemigo del pluralismo, la tolerancia y la convivencia racial.

En el Congreso dominará el Partido que limita la libertad de conciencia, rechaza la ciencia, el secularismo y la separación de Estado e Iglesia, extiende los poderes del Estado para espiar a sus ciudadanos y gobierna sin considerar los intereses de quienes no votaron por él. El Partido Demócrata, por su parte, carece de voluntad de lucha y de unidad de propósito para defender los principios demoliberales. Ideólogos del Partido Republicano y fanáticos cristianos han formado una alianza que amenaza las conquistas sociales de grupos minoritarios o marginales: mujeres, negros, hispanos, inmigrantes, tribus aborígenes y población LGBTI.

  1. El importante papel de la informática en la economía y la seguridad impone tres líneas de acción para Estados Unidos:
  1. Protección de las redes de comunicación electrónica nacionales e internacionales,
  2. Protección de las comunicaciones y del almacenamiento de datos oficiales y privados (servidores de internet, medios sociales, computadoras), y
  3. Mecanismos de acceso a comunicaciones privadas por parte de las agencias de seguridad nacional con legislación efectiva y respetuosa de los derechos privados.

Problemas internacionales

En el último año se han agudizado varias crisis externas que pondrán a prueba el liderazgo del nuevo presidente:

  1. Las guerras de Irak, Siria, Afganistán y Libia exigen más recursos y amenazan con convertirse en nuevas versiones de Vietnam;
  2. Las relaciones con Rusia se han deteriorado por la expansión de la OTAN y de las instituciones de la Unión Europea en los países de Europa oriental. Además, empeoraron con la intervención rusa en Crimea y Ucrania oriental;
  3. China se posiciona como un serio rival por su presencia económica en el mundo y su pretensión de ejercer soberanía sobre el Mar del Sur de China, lo que pone en peligro la libertad de navegación de los países costeros aliados de Estados Unidos;
  4. Las instituciones de la Unión Europea están amenazadas por problemas económicos (Grecia y España), políticos (corrupción y populismo de derecha en Europa oriental) y sociales (inmigrantes y refugiados) que debilitan su legitimidad y estabilidad;
  5. Se multiplican los conflictos africanos inspirados por fanatismos religiosos, nacionalismos anti-occidentales y gobernantes impopulares que se niegan a dejar el poder;
  6. La crisis de legitimidad de los gobiernos árabes aliados obligará a Estados Unidos a tomar decisiones arriesgadas en los asuntos internos de esos países.

Pronósticos para 2017

45,3 millones de estadounidenses viven por debajo del límite de pobreza.

Donald Trump tomará posesión como presidente el 20 de enero de 2017. Dos grandes problemas aparecen en el futuro inmediato para él:

  1. Financiar las actividades del gobierno, y
  2. Unir el país alrededor de un propósito común y bajo un liderazgo moralmente respetado.

Durante su campaña, Trump hizo 143 afirmaciones contradictorias sobre 23 temas específicos y después de las elecciones ha tomado 8 posiciones nuevas sobre 7 tópicos distintos, así que su discurso no permite anticipar sus decisiones. Por ahora, los nombramientos de altos funcionarios que ha hecho permiten inferir que hizo una campaña dirigida al proletariado blanco pero que gobernará con la elite corporativa: millonarios y ejecutivos de multinacionales dirigirán el gobierno, con algunos voceros del nacionalismo y del movimiento de supremacía blanca.

A pesar de sus inconsistencias, su imagen de líder retrógrado, intolerante, corporativista y fascistoide es muy sólida. Por eso las fuerzas progresistas del país comienzan a organizarse para defender los valores demoliberales. Sus relaciones con los líderes republicanos en el Congreso son confusas hasta ahora, de manera que tampoco es posible predecir hasta dónde estos colaborarán en la dirección del país.

En un tema Trump fue consistente durante su campaña: el rechazo a los inmigrantes, su promesa de deportarlos y su amenaza de tomar represalias contra las llamadas “ciudades santuario”. Gobernadores y alcaldes de lugares que han tenido una presencia económica extendida de inmigrantes, como Nueva York, han declarado que las autoridades locales no colaborarán con el gobierno federal en la ejecución de estas políticas.  Para ello han invocado la doctrina de los derechos territoriales de los estados que en el pasado usaron los conservadores para rechazar las políticas federales de integración racial, protección del medio ambiente, matrimonio entre parejas del mismo sexo y restricciones a armas de fuego.

Con este panorama se anticipa que 2017 será un año de agitación y confrontación en Estados Unidos.

 

* Abogado, economista e investigador social, residente en Nueva York.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies