¿Qué está pasando con la reforma pensional? | Razón Pública 2024
Foto: Colombia Ágil

¿Qué está pasando con la reforma pensional?

Compartir:

Explicación clara y precisa de los intríngulis del proyecto de reforma pensional aprobado en el Senado y del debate entre el gobierno y las aseguradoras privadas.

Laura León*

El sistema actual

Para entender lo que está pasando con la reforma pensional, necesitamos entender cómo funciona el sistema actual. 

En Colombia tenemos dos modalidades en cuanto a los mecanismos de financiación de las pensiones: por un lado, está el régimen público, que es intergeneracional, es decir, donde los cotizantes más jóvenes financian las pensiones de los mayores, y por el otro lado está el régimen privado, donde cada quien aporta para su propia pensión.  

Los aportes del sistema de ahorro individual van al mercado financiero a través de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y los rendimientos más el capital que usted aporta mensualmente financian su pensión bajo el nivel de riesgo que usted escoja.

Además de lo anterior, existen en Colombia dos programas de protección de la vejez, que se crearon para quienes no pudieron cotizar lo suficiente para acceder a una pensión (dada la inestabilidad de los empleos característica del sector informal). Estos programas son Colombia Mayor, que otorga 80 000 pesos mensuales a casi 1,6 millones de personas, y los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS) una alternativa de ahorro voluntario y flexible para que las personas con ingresos inferiores a un salario mínimo puedan recibir un ingreso de por vida, una vez cumplida la edad de retiro. En este caso, el Estado entrega un subsidio del 20 % sobre el total del capital acumulado y lo convierte en una renta vitalicia.

Le recomendamos: ¿En qué va la ley estatutaria de educación?

¿Qué es el sistema de pilares?

El primer pilar, conocido como el pilar solidario, tomaría el programa de mayor cobertura (Colombia Mayor) para a ajustarlo a una renta mensual de 240 mil pesos, que equivale al valor de la línea de pobreza monetaria en el país.

Partiendo de los cuatro canales anteriores, la apuesta del gobierno es reorganizar el régimen pensional a través de lo que se conoce como un sistema de pilares. 

El Banco Mundial recomendó el sistema sobre la base de las experiencias de otros países, en particular de América Latina entre 1994 y 2004. El modelo pretende garantizar la sostenibilidad del sistema a largo plazo y ampliar la cobertura mediante la combinación de pensiones contributivas, no contributivas y ahorro voluntario.

En el caso colombiano, el primer pilar, conocido como el pilar solidario, tomaría el programa de mayor cobertura (Colombia Mayor) para a ajustarlo a una renta mensual de 240 mil pesos, que equivale al valor de la línea de pobreza monetaria en el país. Los beneficiarios de este subsidio serán quienes se encuentren en los tres primeros niveles del Sisbén y que no tienen ningún patrimonio. La idea es pasar de los 1,6 millones de actuales beneficiarios a cuatro millones que cubre un 80% del total de adultos en pobreza monetaria que hoy existen. 

El segundo pilar es el semi contributivo, para aquellas personas que no cumplen el   total de semanas cotizadas que exige el régimen actual, pero contribuyeron al sistema en al algún momento de su vida. En este caso se toma el capital aportado y se ajusta por inflación, más unos intereses por el tiempo transcurrido y un subsidio adicional que en el caso de las mujeres sería del 30 % y en el de los hombres del 20%. Este valor sería la renta vitalicia que recibirían estas personas. 

El tercer pilar es el contributivo, cuya principal diferencia es que los fondos privados y Colpensiones ya no compiten, sino que se complementan. Todas las personas que devenguen menos de 2,3 salarios mínimos harán sus aportes en el sistema público y el monto restante irá a un fondo de inversión. 

La pelea por el umbral 

La discusión en este punto se refiere al umbral: el gobierno propuso inicialmente que fueran cuatro salarios mínimos, pero después del debate en el Senado se decidió que fueran 2,3. 

El 80 % de las personas formalizadas en el mercado laboral gana entre 1 y 2 salarios mínimos. Los principales detractores de la reforma pensional son por supuesto los fondos privados, porque entre más alto sea el umbral, menor es el número de personas y menor el valor de las cotizaciones que reciben estas AFP – o sea que son menores las comisiones de administración que reciben los dueños de estas entidades-. 

Po otro lado, entre mayor sea el umbral, mayor será la cantidad de dinero que reciba Colpensiones para cubrir los subsidios de los pilares uno y dos. No menos importante: como Colpensiones garantiza una pensión fija o independiente de la rentabilidad de las inversiones, un umbral más bajo implica que tendrá menos garantizada su sostenibilidad. 

Por eso, el análisis no se limita a las comisiones de las AFP sino al régimen actual de Colpensiones (llamado “régimen de prima media”)  que premia más a quienes más ingresos tienen, agravando la desigualdad del mercado laboral en el sistema pensional. 

Otra cuestión importante se refiere al manejo del ahorro nacional. En el régimen privado, el ahorro individual y su rendimiento se gestionan a través del mercado de valores; los fondos invierten en un portafolio con mayores o menores riesgos y estiman un rendimiento poniéndolo en distintas acciones o en bonos del Estado. Si disminuye la cantidad de recursos que administran las AFP, puede haber menos fondos para financiar proyectos de inversión pública. 

Sin embargo, el gobierno sostiene que habría mecanismos mejores para financiar esos proyectos y que entre más altos sean los aportes a Colpensiones más se reducirá el déficit pensional, que bajaría de un 67,5 % del PIB en 2070 sin la reforma a un 55,2 % del PIB con la reforma.

Si el verdadero problema fuera sostener el mercado de capitales, el Senado dispuso crear el Fondo de Generaciones Futuras administrado por el Banco de la República para invertir de mamera similar a como hoy lo hacen las AFP.

Uno de los argumentos más sonados de la oposición afirma que el proyecto expropiará los ahorros de quienes hoy se encuentran en el régimen privado. 

Foto: Colpensiones

Para la oposición, esto significa una expropiación del ahorro. Pero se trata de una afirmación infundada porque los aportes siguen siendo del contribuyente, solo que ahora en el régimen público, pero siguen siendo aportes para la pensión del aportante.

Se refieren al artículo siguiente del proyecto (disculpas por su pésima redacción): “Los valores contenidos en las cuentas de ahorro individual que a la entrada en vigencia de esta ley administren las Administradoras del Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, seguirán siendo administradas por las Administradoras de Fondos de Pensiones hasta el momento en que se consolide la pensión integral de vejez, momento en el cual el valor de las cotizaciones realizadas junto con los rendimientos hasta por los dos punto tres (2,3) smlmv serán traslados al Componente de Prima Media administrado por Colpensiones y el valor que exceda de la cotización de dos punto tres (2,3) smlmv continuará en el Componente Complementario de Ahorro Individual para constituir una renta vitalicia para la pensión integral”.

Para la oposición, esto significa una expropiación del ahorro. Pero se trata de una afirmación infundada porque los aportes siguen siendo del contribuyente, solo que ahora en el régimen público, pero siguen siendo aportes para la pensión del aportante. Lo único que cambia es quien administra el valor mensual que se le entregará al pensionado. 

Es lo mismo que hoy hace la AFP, cuando entregan el total de capital a una aseguradora quien es la que gira la pensión. Ahora eso lo haría Colpensiones. Los aportes no se pierden, no dejan de ser del pensionado y mucho menos serán entregados a alguien más. Un traslado de recursos que hoy también se hace no es equivalente a lo que conceptualmente es la expropiación. 

Otro elemento polémico es el aumento de aportantes y la capacidad administrativa de Colpensiones. Si en la Cámara de Representantes se mantiene el umbral aprobado por el Senado, Colpensiones pasará de tener 6 millones a 25 millones de afiliados. 

Es un aumento exagerado que exigiría una completa reforma tecnológica y de capital humano para poder sostenerse en el tiempo. Si esta meta no se logra, la reforma implicaría el colapso del sistema pensional. Un problema principal es que nadie tiene claro qué se necesita para dar la atención necesario y mucho menos cómo hacerlo. 

Por último, la disminución de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida significan que en un sistema intergeneracional como el de Colpensiones, los jóvenes de hoy cada vez tendrán menor posibilidad de acceder a una pensión. 

Esta reforma dista de ser perfecta y em todo caso necesitaría ser revisada en el futuro. Pero la reforma sin duda daría una vejez más digna a los millones de personas que hoy no la pueden tenerte. Las AFP no van a morir porque hay otros millones de personas en el mercado formal y por encima del umbral. 

La idea es construir conjuntamente en vez de destruir competitivamente. 

Lea en Razón Pública: Los verdaderos desafíos de la reforma pensional

8 comentarios

Laura Leon

Escrito por:

Laura Leon

* Economista de la Universidad Nacional, magíster en Economía y Política de la Educación de la Universidad Externado, asesora del Despacho de la Secretaría de Educación del Distrito.

8 comentarios de “¿Qué está pasando con la reforma pensional?

  1. La Ley 100, en el artículo 59, dice que los recursos del sistema son privados y públicos. El artículo 60 de la Ley 100 es aún más claro y señala que el conjunto de las cuentas individuales de ahorro pensional constituye un patrimonio autónomo, propiedad de los afiliados” el conjunto de cuentas individuales que existe hoy no puede convertirse, no pueden trasladarse y volverlos por obra de magia recursos públicos, ya que ello implicaría expropiarlos para convertirlos en recursos públicos”.
    Para subsidiar existe el programa el ADULTO MAYOR que se puede seguir subsidiando con el PRESUPUESTO NACIONAL no EXPROPIANDO el ahorro individual de los trabajadores.

  2. Es muy buena la nota, pero incurre en un error garrafal , a la vez que en una omisión que afecta el compendio de la información y es el referente al traslado de los ahorros de quienes NO HAN SEGUIDO APORTANDO, lo cuales SÍ PERDERÁN SUS AHORROS -si no es expropiación llámelo como quiera pero es ilegal e inconstitucional- y se lo convierten en chichiguas mensuales de por vida. Ejemplo: un ahorrador con 200 millones en Fondo Privado no podrá usar ese dinero, sino que se lo confiscarán -o como quieran llamarlo- y les saldrán con 200 mil mensuales hasta que muera. ¡Le pauperizaron su ahorro de toda la vida!. Eso es ilegal, inconstitucional, pero por demás, infame desde el punto de vista humano.

  3. Creo que el artìculo se queda corto en explicar que el sistema de Colpensiones implica subsidios para todos los pensionados. Lo absurdo hoy, y es lo que hay que resaltar para que a todos nos quede claro, es que a mayor pensiòn mayor subsidio! Por eso el 5%, aquellos que tienen los ingresos màs altos, estàn o se estàn pasando hacia Colpensiones. Otro asunto del artìculo es que en Colpensiones se cobran exactamente las mismas comisiones y gastos que en los privados.

  4. Que columna tan mal escrita. No explica los problemas de sostenibilidad que tiene el sistema si se va todo a colpensiones y no se ahorra. Entre mayor el umbral menor la sostenibilidad del sistema porque la deuda es mayor. Promete analisis de intringulis y no clarifica ni pone las tensiones. Pesima.

  5. Que no es una expropiación cuando los ahorros de todo una vida si no se cumple con las semanas para recibir la pensión y si no tiene 900 semanas cotizadas al momento de entrar en vigencia la reforma ya no le devolverán sus ahorros si que le darán una miserablesa y el día que de muera el saldo que quede que va a ser alto se lo roban por que deja de ser heredable y ese dinero a dónde irá a parar.debemos unirnos y demandar esa reforma por inconstitucional

  6. Hay dos grandísimos problemas: entre más alto sea el umbral más sera la presión fiscal en un futuro. Es decir, comida para hoy y hambre para mañana. Facilísimo el populismo. Lo otro y más grave en lo inmediato, la atención al ciudadano. La tecnología y los procesos no se dan por decreto. El señor Jaime Dussán no sabe donde queda la sala de la casa, ahora menos para salir en Bogotá sin perderse.

  7. Y porq santos el 31 de diciembre de 2014 alas 12 dela noche nos quito los derechos adquiridos por un decreto q firmó para joder os y toco complatar las mil300 semanas y nadie dijo nada y ahorita como joden, 65 años y todavía pagando, las 272semanas q me faltan y el pueblo q se joda como ciemprey como mi persona avemos miles
    Jorje pulido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Política y Gobierno

¿Cómo hizo Santos para aumentar tanto en su votación?

José Gregorio Hernández Galindo
Política y Gobierno

La elección del Fiscal: un enredo que pudo evitarse

jorge ivan cuervo
Política y Gobierno

Breve manual de gobernabilidad para tiempos de crisis

twitter1-1
Política y Gobierno

¿Responsable pero no responsable?

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.