El equipo tecnocrático de la Alcaldía de Cali ignora la realidad social
Foto: Facebook: Secretaría de Educación Cali

El equipo tecnocrático de la Alcaldía de Cali ignora la realidad social

Compartir:

Las propuestas del Plan Distrital de Desarrollo de Cali muestran que los funcionarios del alcalde Eder no entienden los problemas de la ciudad, sobre todo en materia de educación.

Alejandro Sánchez Guevara*

Más técnico que político 

El debate sobre la relación entre la tecnocracia y la política renació a raíz del nombramiento de Gustavo Bolívar, Alexander López y Carlos Carrillo en altos cargos del gobierno nacional.  

La tecnocracia se puede definir como el gobierno “más allá de las ideologías”, es decir, gestionar problemas públicos sobre la base del conocimiento técnico. Este enfoque está siendo utilizando por el alcalde Alejandro Eder en Cali, quien bajo un manto de independiente y de centro, conformó un gabinete más técnico que político, según La Silla Vacía. 

Pero en un país como Colombia, en una ciudad como Cali, plagada de racismo, clasismo y machismo, la tecnocracia y los tecnócratas acaban siendo unas trampas. Bajo la apariencia de neutralidad, los tecnócratas no reconocen sus propios sesgos y, en consecuencia, los reproducen a través de decisiones claves para la población.

El gobierno local no puede negar la necesidad y premura de brindar educación superior a jóvenes de uno de los territorios más empobrecidos, racializados y excluidos del país.

Si la propuesta de Plan de Desarrollo Distrital (PDD) no es corregida, el alcalde puede ampliar las brechas en salud, bienestar social, bienestar económico y educativo. En este artículo tomaré como ejemplo el plan hasta ahora trazado para la educación superior de los jóvenes más vulnerables de la ciudad. 

Le recomendamos: La COP 16: el evento que ‘ambientalizó’ a los alcaldes

No hacer lo que se puede hacer

Los técnicos de la Secretaría de Educación, en cabeza de la polémica Leidy Aguilar, han olvidado que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y en el Plan Plurianual de Inversiones (PPI) está incluida la creación de una Universidad Distrital en el Oriente de Cali. En la propuesta del PDD no hay ninguna mención sobre este proyecto; esto demuestra la desconexión entre el gobierno local y el gobierno nacional y, sobre todo, la ineptitud de una alcaldía que no aprovecha la oportunidad y los recursos financieros ofrecidos por la nación para una obra de evidente beneficio territorial.     

La idea de la Universidad Distrital en el Oriente de Cali no es nueva, pero las alcaldías anteriores no habían dado prioridad al proyecto, así que la iniciativa tuvo que ser asumida por el gobierno nacional. El gobierno local no puede negar la necesidad y premura de brindar educación superior a jóvenes de uno de los territorios más empobrecidos, racializados y excluidos del país. Es una idea que, técnicamente, resuelve muchos problemas en un territorio habitado por algo más de 400 mil personas. 

La universidad aumentaría el acceso, la cobertura y la inclusión de la educación superior, y además impulsaría cambios favorables en el entorno territorial. Por ejemplo, estimularía las actividades económicas en una de las zonas de mayor desempleo e induciría la renovación urbana en una zona tan olvidada. 

La universidad es una oportunidad para corregir errores del pasado y es la oportunidad de vincular la educación superior con la alcaldía. Cali tiene seis Instituciones de Educación Superior (IES) que operan sin ninguna articulación con el distrito. Tan solo hasta la administración de Eder un alcalde presidió un Consejo Superior de la Universidad Antonio José Camacho, en donde la alcaldía tiene asiento permanente.

La Universidad Distrital de Cali es un proyecto multi-impacto, con efectos positivos en el corto, mediano y largo plazo. La administración actual debe prestarle la mayor de las atenciones con el objetivo de cumplir las promesas de campaña y las metas que el alcalde Eder tiene establecidas. 

Multi-campus universitarios 

Otra propuesta que vale la pena revisar con una óptica técnica es la de mejorar la cobertura en educación superior mediante un estudio técnico para la creación de un multi-campus.

En principio se puede decir que el proyecto universitario no es extraño pues los multi-campus han sido estrategias que han mejorado la cobertura educativa en otras ciudades como Bogotá y Medellín. 

Sin embargo, sorprende que el equipo del alcalde de Cali, investido de técnico como sinónimo de eficiencia pública, vaya a pasar 4 años haciendo apenas un estudio. Los estudios por sí solos no amplían la cobertura en educación superior. 

La cobertura la amplía la construcción efectiva de infraestructura educativa, la creación de nuevas sedes, nuevos campus o nuevas universidades, junto con la contratación de docentes y personal adecuadamente formados. Así como está previsto para la Universidad Distrital en Cali. 

Con esto no quiero obviar que la realización del multi-campus, así como como cualquier otro proyecto del Estado, requiere de análisis rigurosos. Pero hay experiencias que avalan la posibilidad de construirlos en una administración, como por ejemplo, hizo Claudia López, quien terminó el multi-campus en Kennedy y dejó en marcha otro en Suba.

No hay que olvidar que uno de los principales reclamos del estallido social fue la falta de oportunidades para acceder a la Educación Superior.

O la de Daniel Quintero, quien consolidó la Ciudadela Universitaria de Occidente. La experiencia, entonces, da cuenta que este tipo de propuestas se pueden pensar y sacar adelante en un solo mandato. 

También vale decir que este tipo de propuestas las está apoyando de manera decidida el gobierno nacional. El alcalde Eder tiene el terreno abonado para ‘hacer moñona’: tener una nueva universidad y un multi-campus.  

Las oportunidades que no pueden dejarse perder

La meta del alcalde Eder es triplicar la cobertura del programa de su antecesor Todos y Todas a estudiar. El alcalde se ha propuesto pasar de 7.927 a 22.927 estudiantes mediante apoyos financieros para la educación superior. Si Eder logra semejante ampliación educativa mediante la Universidad Distrital y el Multicampus, marcaría una real distancia con Jorge Iván Ospina, su antecesor. Sería una apuesta sólida para que la ciudad deje de conformarse con programas aislados de cuatro años. 

Por tanto, la invitación para el Alcalde Eder es aprovechar las oportunidades de cooperación con el gobierno nacional. Si en verdad quiere reconciliar a Cali, empezando por la juventud, debe atender de manera conectada a los jóvenes, entender los deseos de ellos para acceder a la educación superior y las ventajas de tener un campús digno y seguro. 

No hay que olvidar que uno de los principales reclamos del estallido social fue la falta de oportunidades para acceder a la Educación Superior. 

Junto con la necesidad de aprovechar el PND y conectarse con la ciudadanía, hace falta que el PDD proponga crear alguna entidad o subsecretaria, tipo Sapiencia o Atenea, que le permita a la alcaldía coordinar las acciones, adelantar los proyectos claves y administrar los presupuestos vinculados a la educación superior.

Actualmente en la Secretaria de Educación no hay espacios para atender en serio los  problemas de formación universitaria. Aún hay tiempo para corregir, de lo contrario, el carácter técnico con el que se diseñó el PDD, habrá servido para sostener y no para atender las multiples exclusiones e interseccionalidades con las cuales se vive la pobreza, el racismo y el clasismo en la ciudad. 

Puede Leer: La segregación racial y la posibilidad de una Universidad Distrital en Cali

0 comentarios

Alejandro Sanchez

Escrito por:

Alejandro Sanchez

*Docente Universitario con estudios en desarrollo sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Política y Gobierno

Reforma a la justicia y reforma política: combinación explosiva

La reforma del gobierno Santos se hizo para favorecer el acuerdo de paz.
Política y Gobierno

La nueva ley de orden público: ¿serán posibles otras negociaciones de paz?

Iván Velásquez ministro de defensa
Política y Gobierno

Iván Velásquez, ministro de Defensa: por qué y para qué

Marco Velasques
Política y Gobierno

La dudosa figura del asilo político

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.