Para entender lo que pasa | Fundación Razón Pública 2023
Inicio Columna Para entender lo que pasa

Para entender lo que pasa

Escrito por Hernando Gómez Buendía
Para entender lo que pasa

Por qué quebraron los medios y por qué necesitamos donaciones de personas como usted.

Hernando Gómez Buendía*

El debate sobre los asuntos públicos debe partir de los hechos —no de simples opiniones— y basarse en argumentos —no apenas en las pasiones—.

Esa es la tarea del periodismo serio e independiente, el que busca los hechos y presenta argumentos de lado y lado.

Pero este periodismo se está muriendo en el mundo. Muere porque en las redes sociales abundan las opiniones y las pasiones.  Muere porque esas redes nos ahogan en un mar de información desordenada.

Y sobre todo muere porque el periodismo serio es muy costoso, pero en el mundo de hoy no hay modo de financiarlo.

El nicho o la especialidad de la revista es presentar los varios ángulos del problema de manera objetiva, resumida y comprensible. Para eso buscamos a los mejores expertos en cada tema noticioso

Los medios antes vivían de la publicidad, pero hoy la publicidad es altamente personalizada (¿o por qué cree que a Usted le salen anuncios sobre lo que buscó hace unos días?). Ni siquiera un periódico con millones de lectores podría competir con los billones de datos que procesan Google o Instagram: por eso han caído de precio los anuncios publicitarios en los medios de comunicación.

Los periódicos están quebrados, porque sus sobrecostos de papel y envío son absurdos. Y los medios virtuales, por su parte, reciben cuando más las migajas que les reconocen Google o Instagram.

Si se suman la publicidad y las suscripciones, los medios no reciben sino una tercera o cuarta parte de lo que cuesta producirlos. Por eso en Estados Unidos se cierran tres periódicos cada semana. Por eso en Colombia los medios tradicionales fueron comprados por los grupos económicos —que pueden soportar las pérdidas—(la excepción es Caracol radio, que es propiedad de una multinacional).

Este diseño sin embargo tiene un punto débil: si no es Usted, lectora o lector amable, no hay quien sostenga este hermoso proyecto.

Con excepción de algunos que proveen información de uso exclusivo, todos los medios tradicionales o digitales están perdiendo plata; los que ejercen un periodismo serio e independiente —comenzando por El Espectador— subsisten gracias a la generosidad de una persona o familia que tiene fe en Colombia.

Razón Pública también produce pérdidas, pero no tiene un patrocinador porque su apuesta es otra. El nicho o la especialidad de la revista es presentar los varios ángulos del problema de manera objetiva, resumida y comprensible. Para eso buscamos a los mejores expertos en cada tema noticioso y presentamos sus aportes en lenguaje periodístico, difundiéndolos gratuitamente a través de Internet.

Por eso no tenemos periodistas: tenemos más de 1.500 especialistas que han escrito a lo largo de quince años —y que en su mayoría no escriben en otros medios—. Ellas y ellos escriben de manera gratuita, y con eso logramos la receta perfecta: menor escala de gastos que otros medios, periodismo de alta calidad, independiente, pluralista y accesible para el público no especializado.

Este diseño sin embargo tiene un punto débil: si no es Usted, lectora o lector amable, no hay quien sostenga este hermoso proyecto.

Por eso para seguir “entendiendo lo que pasa en Colombia”, le invito a hacer su aporte. Es muy sencillo: 1. Ingrese a www.razonpublica.com/donacion/ 2. Seleccione el monto que donará 3. Escoja el método de pago 4. Diligencie los datos solicitados (y 5: Muchas gracias).

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies