Encuesta ‘Invamer Poll’: Algunas luces sobre el pesimismo - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Encuesta ‘Invamer Poll’: Algunas luces sobre el pesimismo

Encuesta ‘Invamer Poll’: Algunas luces sobre el pesimismo

Escrito por Andrés Segura
Andres Segura

Los resultados muestran que los colombianos mantienen una opinión negativa de las instituciones y los gobernantes. La mayoría siente que las cosas están lejos de mejorar. ¿Qué detalles se pueden extraer de estos resultados?

Andrés Segura*

Desconfianza y desesperanza

La semana pasada fueron publicados los resultados de Invamer Poll, la encuesta que desde hace más de dos décadas describe la percepción de los colombianos sobre el gobierno, las instituciones, las autoridades locales y los principales líderes del país.

Aunque la muestra incluye apenas cinco ciudades, se trata de la medición más confiable, sostenida y reconocida de la opinión pública en Colombia.

Desde la medición de octubre de 2020 esta encuesta se presenta bajo la marca Invamer después de más de dos décadas de hacerlo con la etiqueta Gallup. Vale la pena recalcar que es diferente a la llamada “Colombia Opina”, también desarrollada por Invamer.

Los resultados confirman las tendencias de mediciones anteriores: los ciudadanos creen que las cosas en Colombia están empeorando y cada vez sienten más desconfianza hacia las instituciones, los gobernantes y la democracia en general. Esto es preocupante porque podría facilitar la llegada de líderes demagogos, populistas e inclusive autoritarios en las elecciones de 2022.

La última vez que hubo un panorama similar, los colombianos escogieron un régimen de “mano dura”, lo cual abre la posibilidad de que las elecciones del próximo año se conviertan en un debate alrededor de opciones que representen un gobierno “fuerte” y uno “débil” en contraste con las posibles competencias entre el “institucionalismo” y el “antiestablecimiento” o “derecha” vs. “izquierda”.

¿Es la economía?

A la pregunta “¿Cuál es el principal problema que tiene Colombia en estos momentos?”, los colombianos contestaron, en su orden: corrupción; desempleo y economía; otros, seguridad y orden público. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría en otras administraciones, ningún problema sobresale, sino que todos están bastante “parejos”.

El componente económico tiene un comportamiento interesante: alcanzó sus picos negativos en mayo de este año, durante el paro nacional, y desde entonces ha tenido una mejoría constante (aunque insuficiente), lo cual muestra que las decisiones sí han tenido un efecto positivo en la opinión pública.

Pero esa mejoría no se ha visto reflejada en aprobar la gestión del presidente. Dado que se trata de un malestar generalizado, el gobierno tendría que mejorar su imagen en distintas materias y no apenas en un determinado asunto. Hoy no se trata ya de una sola carta ganadora.

Por otra parte, vale la pena resaltar el salto positivo que tuvo la imagen de los empresarios en el mismo periodo, quienes pasaron de tener una favorabilidad del 48% en mayo a una de 62% en agosto. Parece ser que ellos se están llevando el crédito de la recuperación económica, un dato fundamental para los candidatos presidenciales.

Foto: PxFuel - Los medios de comunicación siguen sin conquistar a la ciudadanía y cada vez se alejan más de la época dorada en la que eran percibidos como el “contrapoder”.

Seguridad y medio ambiente buscan el reflector

Mientras que la gran mayoría de temas consultados se mantienen dentro de los rangos de mediciones anteriores, los temas de seguridad y medio ambiente tienen cambios importantes. Al principio de la pandemia tuvieron un aumento considerable en su favorabilidad, a causa de la coyuntura especial que vivía el país. Sin embargo, ha venido en descenso, regresando a los niveles previos a la llegada del Covid-19.

Estos movimientos riñen con la estabilidad en los números del resto de asuntos medidos, lo que significa que ambos temas han logrado atraer la atención de los ciudadanos, otro dato fundamental para los candidatos. Vale resaltar que en los dos casos se está llegando a los máximos históricos de desprestigio.

Justamente ahora que la seguridad es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, las instituciones que luchan contra la delincuencia están en su peor momento.

Durante el actual gobierno la favorabilidad de las Fuerzas Militares ha caído 20 puntos porcentuales y la de la Policía se mantiene en la tendencia más baja hasta ahora. Este dato es sumamente preocupante, pues la confianza en estas instituciones es fundamental para que tengan éxito las medidas de seguridad.

Se trata, además, de un muy mal síntoma para la administración Duque, cuya bandera principal era la seguridad. Esta situación crea un escenario que facilita la promoción de reformas importantes que permitan recobrar la confianza de la ciudadanía.

Credibilidad refundida: Medios de comunicación y redes sociales

De igual manera, los medios de comunicación siguen sin conquistar a la ciudadanía y cada vez se alejan más de la época dorada cuando eran percibidos como el “contrapoder”. Actualmente, dos de cada tres personas tienen una imagen desfavorable de los medios, lo cual reafirma que la crisis del país no solo es económica, sino de credibilidad. Tal vez si las cabezas de los medios reconocen que las dos crisis van de la mano logren encontrar una salida.

Mientras tanto las redes sociales mantienen su favorabilidad en un rango estrecho de 40 a 50 puntos porcentuales, una opinión que se puede describir como ‘dividida’. Sin embargo, en las últimas tres mediciones, precisamente las posteriores a las protestas de mayo, la opinión positiva ha aumentado, dato que no se puede dejar de lado.

Se vive, pero no se siente: Colombia cada vez es más progresista

Los resultados también ratifican que Colombia cada vez es más progresista, aunque muchos crean lo contrario. Por ejemplo, en diez años el apoyo al matrimonio civil entre parejas homosexuales aumentó más de 20 puntos porcentuales y en apenas cinco años la aprobación de menores por parejas del mismo sexo aumentó casi 20 puntos.

La legalización de las drogas también cuenta con más simpatizantes, pero no ha reportado cambios tan grandes, probablemente por la difícil relación que el país ha tenido con el narcotráfico.

Mientras la idea de legalizar las drogas en Colombia es compartida por una de cada tres personas —cifra que apenas amentó un poco más de 10 puntos en diez años—, el apoyo a la venta de cannabis recreativo se encuentra por encima del 40%.

Varios candidatos presidenciales quieran traer estos temas a la discusión pública, lo cual invita a hacer un seguimiento constante de la percepción ciudadana sobre ellos, porque se trata de asuntos donde muchos se quedan en lugares comunes.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico