En torno a la exposición fotográfica "Meditantes" - Razón Pública
Inicio TemasArte y Cultura En torno a la exposición fotográfica «Meditantes»

En torno a la exposición fotográfica «Meditantes»

Escrito por Keko
Kekomaria_meditante_Mockus

¿En qué piensan los personajes cuando se les pide cerrar los ojos y tratar de meditar? Una exposición que invita al espectador a hacerse preguntas. ¿Qué será de los protagonistas del instante, cuando los reflectores dejen de iluminarlos? ¿Alguno sobrevivirá al olvido?

Keko Maria *

El artista

Carlos Duque nació en Palmira (Valle). ¿Oís? Dos años antes del magnicidio del señor Jorge Eliécer Gaitán. Diseñador gráfico y publicitario, fotógrafo con innumerables exposiciones, creador de imágenes, de logos institucionales, de íconos como el afiche de Luis Carlos Galán.

En resumidas cuentas, un artista visual que ha tenido y tiene la capacidad superlativa de utilizar el medio de comunicación más contundente de la historia del hombre desde las cuevas de Lascaux y Altamira hasta estos Meditantes: la imagen.

La exposición

Kekomaria_meditante_MockusCien personajes de la vida social, cultural y política de nuestro agobiado país. Cien personajes trascendentes y banales, violentos y virulentos, camaleónicos y lagartos.

El autor nos cuenta que empezó a conformar este archivo hace doce años, de manera accidental, pero en los últimos ocho le pedía al retratado de turno que cerrara los ojos en actitud meditante. Algunos la transmiten, otros no saben qué significa meditar.

Este común denominador de posar con los ojos cerrados conlleva un fragmento de descanso eterno —algunos ya disfrutan de él —: quedan indefensos frente a un espectador que los puede auscultar a sus anchas, que no corre el riesgo de cruzarse con su mirada soberbia o arrogante, atrevida o subyugante o coqueta o incitante.

Puede regodearse en esa imagen intimista congelada para la eternidad de seres, a quienes en su gran mayoría el tiempo despojará de esa importancia banal o mediática que hoy poseen. Únicamente quedará la gloria efímera de haber sido sujetos de la lente de este autor.

Aparte de la carga estética, la forma de percibir una imagen siempre tendrá una carga condicionada por su entorno, su momento histórico y cultural. Generará acción y reacción.

Kekomaria_meditante_ManzurA propósito, recordemos una anécdota de un emperador chino: un día ordenó al pintor de la corte imperial que borrara la cascada que había pintado al fresco en la pared del palacio… porque el ruido del agua le impedía dormir.

En la misma lógica, el gran arquitecto del Renacimiento florentino León Battista Alberti aconsejaba: "Hace gran bien a los que tienen fiebre ver pinturas que representan fuentes, ríos y cascadas. Si alguien de noche no logra conciliar el sueño, que se ponga a contemplar fuentes y le vendrá el sueño".

En estos casos, la imagen funciona como mediación efectiva en la percepción del sujeto, pero con resultados diferentes o aún opuestos. Esto mismo puede suceder en esta curiosa exposición.

Efectos no buscados

Kekomaria_meditante_VivianeEn un país polarizado por las circunstancias políticas, ciertos personajes pueden producir como las cascadas, no insomnio ni sueño, sino repudio o aceptación.

Algunos invitan a pensar en qué pensaban en ese momento meditante y de qué color era. Algunos podrían tener en su mente espacios insondables, multicolores o grises o abstractos e incoloros, alguno un rectángulo verde, otro un manchón rojo, otro un conjunto de conjuntos de números y letras… en fin.

Kekomaria_meditante_pibeEl pintor de siglos pasados tenía el poder de aquietar la turbulencia del poder y hacía posar durante largos momentos al rey y a su corte. Silencio mientras inmortaliza al sujeto que encarna al poder. En cierto modo era como decirle al rey: ¿por qué no te callas? Te quedas quieto mientras capto tu imagen, para que la miren las generaciones futuras. Del mismo modo, un Duque — Carlos — dice a personajes y personajillos: "Cierra los ojos" y… click. En un segundo, congelados para la eternidad.

Kekomaria_meditante_duquePara algunos pudo haber transcurrido no un segundo, sino ocho horas de exposición —como en la primera fotografía realizada por Joseph Nicéphore Niépce en 1827 — así habría podido tenerlos callados durante este lapso de tiempo.

En esta exposición, el autor despliega la virtud de no tomar partido de ninguna índole. Como espectadores, podemos pasar del orgullo patrio al repudio, de la admiración a la indiferencia, de la alegría al aburrimiento de acuerdo a la carga perceptiva que transmite cada imagen.

Recorrerla, personaje tras personaje, cada uno de ellos en su contexto particular y a la vez imbricado en el nacional, nos permite sentir a Colombia con todos sus avatares, sus contradicciones y diferencias, sus falencias y virtudes. Es sentir y pensar al país en su pluralidad.

A manera de posdata:

Kekomaria_meditante_baboonEncontré otro meditante en un libro del fotógrafo James Balog: el Hamadryas Baboon. Un animal maravilloso, sagrado para los egipcios, captado en un momento muy sugerente. Creo que lleva cierta ventaja a varios de los protagonistas de esta exposición.

MEDITANTES

Museo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano

Exposición fotográfica

Autor: Carlos Duque Arbeláez

*(Luis Fernando Benavides). Maestría en Artes Plásticas Universidad de Nariño. Posgrado en Critica de Arte Universidad del Rosario, Bogotá. Diversos seminarios de estética en universidades y museos.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies