Elecciones atípicas en Cartagena: desconfianza, pesimismo y expectativas - Razón Pública
Inicio TemasRegiones Elecciones atípicas en Cartagena: desconfianza, pesimismo y expectativas

Elecciones atípicas en Cartagena: desconfianza, pesimismo y expectativas

Escrito por Carlos Enrique Guzmán
Carlos-Enrique-Guzman

Carlos-Enrique-GuzmanTras una serie de administraciones fracasadas y truncadas, la ciudad debe cumplir un nuevo rito electoral.  Salga quien salga, el clima de opinión no es exultante y tal vez lo atípico sea la democracia…

Carlos Enrique Guzmán Mendoza*

Carlos Guzman Elecciones en Cartagena elecciones Cartagena María del Socorro Bustamante multitud

Bajo la luna plateada

Cartagena de Indias regresa a las urnas: la ciudad de los contrastes, aquélla que se promueve y se vende, la que se pasea en calesita, la de las murallas, la del turismo sexual.  Y también la otra, aquella de donde provienen las niñas que se venden para poder subsistir… bajo la luna plateada.  La que no todos conocen, la que se hunde en la pobreza, en medio de la opulencia de una campaña electoral atípica.

Hoy, domingo 7 de julio de 2013, algo más de 683 mil cartageneros habilitados para sufragar tienen la oportunidad de elegir al alcalde de una ciudad que se especializó en elecciones atípicas. Quien llegue a ocupar el gobierno distrital será el séptimo mandatario en un lapso que normalmente solo debería haber visto a tres.

¿En qué contexto se llevan a cabo las elecciones? ¿Quiénes son y a qué partido pertenecen los candidatos? ¿Qué proponen para enfrentar los problemas de la ciudad?

Desconfianza y pesimismo

 

 

Carlos Guzman Elecciones en Cartagena elecciones Cartagena Dionisio Vélez multitud

Foto: www.dionisiovelez.com 
 

La inseguridad ciudadana y la violencia, así como el desempleo – además de las obras inconclusas o de baja calidad — son los principales problemas que identifican los cartageneros, según la encuesta realizada por Ipsos – Napoleón Franco para la alianza de medios SemanaRCN Radio, RCN TV, La FM y El Universal[1].

Otros no menos importantes — como la calidad y la cobertura de la salud, la corrupción administrativa, la falta de planeación y la debilidad de la administración pública ambientan el escenario de la democracia local en estas elecciones atípicas.

Llama la atención el deterioro en el clima de opinión si se lo compara con el de justo antes de la elección de Campo Elías Terán en 2011: un 84 por ciento de los encuestados  consideraron hoy que Cartagena transita por un mal camino, frente al 62 por ciento que asi pensaban hace dos años. 

Elecciones Cartagena Grafica 1

Al elegir a su próximo alcalde, los cartageneros se juegan no poco de su patrimonio colectivo — materializado en obras y en desarrollo — trabajosamente financiado con los impuestos que pagan.

No obstante, el candidato Wilson Borja afirmó que en Cartagena solo unos pocos efectivamente pagan impuestos: los que menos tienen con qué pagar.  Los otros, los que sí tienen, constituyen “una mafia acomodada con la clase política que controla el poder político local”[2]

 

Los candidatos

 

 

Carlos Guzman Elecciones en Cartagena elecciones cartageneros habitantes

Foto: Claudio Alvarado Solari 
 

A la elección del alcalde que ha de gobernar la ciudad durante los próximos 30 meses se han inscrito personajes trajinados en el juego de la democracia: bien como candidatos, bien como miembros de corporaciones locales o nacionales, o bien como gobernadores. Paradójicamente, todos coinciden en que esta vez encarnan nuevas formas de hacer política: “vino nuevo en odres viejos”.

Dionisio Vélez, María del Socorro Bustamante, Miguel Navas, Wilson Borja, Mercedes Maturana… los aspirantes al primer cargo de Cartagena son viejos conocidos en el concierto político regional. 

Elecciones Cartagena Grafica 2

No obstante la pluralidad de candidatos, al parecer la disputa se concentrará en los dos primeros, quienes acaparan el 72 por ciento de la intención de voto, según los resultados de la encuesta de Ipsos–Napoleón Franco:

· A Dionisio Vélez lo respaldan el partido Liberal, los cerca de 48 mil votos que obtuvo como independiente en las elecciones de 2011, y la clase dirigente local.  Lidera las apuestas electorales con un significativo 49 por ciento de intención de voto. Pero paradójicamente, un nada despreciable 23 por ciento señala que no votaría por él. 

· A María del Socorro Bustamante, exconcejal — criticada por algunos debido a su supuesta cercanía con la empresaria del chance Enilce de Jesús López — la avala la Asociación de Afrocolombianos para la Vivienda, Deporte, Educación y Salud (AFROVIDES), además de su trabajo en el concejo distrital; cuenta con 29 por ciento de intención de voto. 

· Los demás aspirantes solo contarán para la historia sin fin de elecciones atípicas en la ciudad campeona en este tipo de certámenes, dados los mínimos porcentajes de intención de voto que la encuesta registra en su favor.

No parecen atraer la atención de los votantes cartageneros ni el discurso contestatario, acusador y poco propositivo que caracteriza al exrepresentante Borja del Polo Democrático Alternativo, como tampoco el flemático, frío y poco convincente discurso de Miguel Navas — exgobernador de dos departamentos (Sucre y Bolívar) — ni mucho menos la ambivalencia de María Mercedes Maturana, ahora también aspirante a ocupar la curul dejada por Gilma Jiménez. 

Una democracia atípica

Por lo demás, todo indica que la abstención aumentará con respecto a las elecciones de 2011. La encuesta aludida señala que solo el 42 por ciento de los cartageneros manifiesta su intención definitiva de votar en estas elecciones atípicas. 

Carlos Guzman elecciones Cartagena

De manera que si el número de electores habilitados para ejercer el derecho es 680.166, tendríamos que tan solo votarían 286.930 ciudadanos. Si resultan acertadas las predicciones, será una de las tasas de abstención más altas del país para este tipo de elecciones.

Sin embargo, la realidad política de la ciudad es bien distinta. La maquinaria política y la inveterada compra de votos ganarán de nuevo, pero los indicadores mostrarán que el derecho a la participación fue ejercido de manera libre, espontánea y consciente.

No hay razones para dudar de la buena intención de cada uno de los aspirantes en su intento de rescatar la ciudad mediante la aplicación de sus propuestas. No obstante, basta hojear los interminables compromisos de gobierno para entender que en tan solo 30 meses no los van a cumplir:

· Ahora Sí Cartagena, reza el plan de gobierno de Dionisio Vélez Trujillo.

· Es hora de soluciones, el de María del Socorro Bustamante.

· Acuerdo de voluntades, propone Miguel Navas. 

Para mencionar solo tres, sin que suene a exclusión intencionada.  El primero se enfoca en recuperar la confianza en las instituciones públicas y en rescatar la gobernabilidad de Cartagena, mediante herramientas gerenciales en el manejo de lo público.

La propuesta de María del Socorro Bustamante es demasiado ambiciosa, tradicional e inalcanzable, ante la ausencia de ideas sobre cómo hacer lo que se propone en un periodo de gobierno tan corto.

Por último, Miguel Navas sugiere que la superación del estado de cosas que hoy tienen a la ciudad postrada ante la indiferencia, la pobreza, la inseguridad, el atraso y otros males, requiere un pacto entre los cartageneros.

Una variedad de propuestas para valorar. ¿Cuál preferirán los ciudadanos, a pesar del clima de desconfianza? No se trata de poner en duda el valor de la democracia ni de la utilidad del voto como instrumento para expresar nuestras preferencias, ni la importancia de los partidos y de los movimientos políticos, como intermediarios entre la sociedad civil y el poder.

Sin embargo, no se puede ignorar el desgaste de la propia democracia producido por la reiteración mecánica de los procesos electorales. Tienen, pues, los cartageneros la responsabilidad moral de saber elegir.

A ver si algún dia termina esta historia sin fin de elecciones atípicas en una democracia débil…y atípica.

* Profesor asociado e investigador de la División de Ciencias Jurídicas y Ciencia Política de la Universidad del Norte, Barranquilla.

  

[1] La encuesta consultó la intención de voto en una muestra de 600 cartageneros residentes en la ciudad, hombres y mujeres mayores de 18 años de edad, ponderada por nivel socioeconómico, género y rangos de edad, sobre la base de la información del censo DANE 2005, con proyección poblacional a 2013. 

[2] Tomada de la intervención que hizo el candidato a la alcaldía por el Partido Polo Democrático Alternativo Wilson Borja durante el debate organizado por Telecaribe y presentado el lunes 1º de julio de 2013. 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies