Elecciones 2022: todavía falta un hervor… | Encuestas electorales 2022
Inicio TemasPolítica y Gobierno Elecciones 2022: todavía falta un hervor… por lo menos

Elecciones 2022: todavía falta un hervor… por lo menos

Escrito por Andrés Segura
las encuestas electorales 2022 en colombia

Analizar las elecciones leyendo exclusivamente datos de las mediciones de opinión es incompleto y lleva ineludiblemente a la confusión, pero hacerlo sin tener en cuenta este tipo de información es comparable a leer el tarot.

Andrés Segura*

Las cifras no hablan solas

La semana pasada, YanHass S.A. reveló los resultados de La Gran Encuesta realizada para RCN Televisión sobre las elecciones presidenciales de 2022, donde Gustavo Petro vuelve a aparecer como el más probable ganador. Por eso —y en todo caso— es conveniente revisar el alcance y los usos o malos usos de las encuestas electorales con algún detenimiento.

Ya en su clásico de 1954, Cómo Mentir con estadísticas, explicaba Darrell Huff cómo el analista de los datos (o “la data”, como se tiene que decir en estos días) tiene un papel fundamental en las conclusiones que se extraen de las encuestas. La lectura de cualquier documento que se basa en información cuantitativa es tan importante como su producción. El contexto, las correlaciones y variables no medidas son fundamentales para enmarcar los resultados.

Encuestas: ¿demasiadas y demasiado tempranas?

Una de las novedades más notables en las elecciones de este año ha sido la abundancia de mediciones de opinión publicadas antes del comienzo oficial de las campañas presidenciales. Esto ha convertido las encuestas en una gran fuente de noticias sobre el proceso electoral y —además— en una herramienta efectiva para la propaganda política.

La cantidad de encuestas publicadas alimenta la sensación de que el mundo político ya está en modo electoral, pero no garantiza que la ciudadanía realmente esté pensando en las elecciones o haya tomado posición sobre los candidatos.

El momento decisivo

Normalmente, los resultados acerca de intención de voto en las encuestas realizadas con varios meses de anticipación tienen una relación mayor con los grados de reconocimiento y favorabilidad de los candidatos que con una postura clara sobre las preferencias en las urnas; solo a medida que avanza el proceso y el panorama se organiza es posible percibir con claridad cuáles son las fuerzas en contienda.

¿Cuándo ocurre ese momento? Esa es una de las preguntas más difíciles que existe en el análisis y la consultoría electoral. Aun así, la experiencia de las últimas presidenciales en Colombia muestra que las elecciones legislativas son un momento clave. Por ejemplo,

  • En 2010, antes de la consulta entre Mockus, Peñalosa y Garzón, nadie podía imaginar el salto del Partido Verde unas semanas después —a lo cual ayudó la posterior adhesión de Fajardo—.
  • En 2014, la reelección de Juan Manuel Santos parecía asegurada hasta que los resultados del Centro Democrático en las parlamentarias le dieron un gran impulso a la candidatura de Óscar Iván Zuluaga. Algo similar sucedió en 2018, cuando Iván Duque logró un salto extraordinario después de las elecciones legislativas. En estos dos casos, la figura de Álvaro Uribe fue fundamental para entender estos saltos.

¿Estabilidad o calma chicha?

En 2022, los últimos estudios de opinión están mostrando un panorama más o menos estable y con movimientos fácilmente identificables.

En 2018, en comparación, se encontraban mediciones donde Gustavo Petro encabezaba la intención de voto con cifras similares a las que registra este año. En otras, Sergio Fajardo tomaba la delantera, e incluso Germán Vargas Lleras tuvo su momento fulgurante.

Dado que el panorama se mantiene similar entre las encuestas y no se han presentado saltos importantes —a excepción del caso de Rodolfo Hernández—, surge la pregunta sobre si la ciudadanía ya entró en modo electoral —que justifique esa relativa estabilidad en las mediciones— o si las elecciones legislativas, especialmente las consultas interpartidistas, volverán a tener un papel clave para reorganizar el panorama.

Las últimas mediciones

Entre la última semana de enero y la fecha de publicación de este artículo, han sido publicadas dos encuestas, una de Yanhass y otra del Centro Nacional de Consultoría (CNC). Al revisar sus resultados, es pertinente hacer una lectura desde la perspectiva de si ya estamos en modo electoral.

Los candidatos que ya se sabe que llegarán a primera vuelta tienen posiciones privilegiadas. No solo Gustavo Petro, que seguramente ganará su consulta, sino Rodolfo Hernández quien ha logrado consolidar un apoyo importante con su campaña disruptiva, y Óscar Iván Zuluaga quien entre el grupo de candidatos relegados tiene una posición destacada a pesar de las diferencias dentro de su partido y la poca presencia en la esfera de opinión.

Los demás candidatos parecen tener una intención de voto diluida. Seguramente, después del 13 de marzo, muchos de esos apoyos se sumarán —no necesariamente de forma directa— alrededor de los dos ganadores de las consultas entre los diez candidatos que se encuentran en ese abanico.

Ese cambio esperable aumentará la confusión de la ciudadanía porque entonces se reducirán las diferencias de favorabilidad entre los candidatos, algo que no se ve en las mediciones anteriores.

Esta será una consecuencia directa de la insistencia de las encuestadoras y los medios de comunicación que las financian puesto que miden, equivocadamente, a todos los candidatos y precandidatos en un único paquete antes de las consultas interpartidistas.

las encuestas electorales 2022 en colombia
Foto: Twitter: Elecciones Colombia 2022 - El liderazgo de Gustavo Petro es claro, pero lleva varias mediciones donde los cambios se quedan dentro (o muy cerca) del margen de error.

Las campañas de hoy

El liderazgo de Gustavo Petro es claro, pero lleva varias mediciones donde los cambios se quedan dentro, o muy cerca, del margen de error, lo cual sugiere que no le sería fácil resultar elegido en la primera vuelta. Se espera que sus buenos resultados en las legislativas sean el motor para despegar después de marzo, lo cual le abriría la puerta para seguir acumulando apoyos con bancadas tradicionales.

Por los lados de la Coalición Centro Esperanza, Sergio Fajardo sigue teniendo una ventaja fundamentada en la recordación por las elecciones de hace cuatro años. Aun así, Juan Manuel Galán acorta distancia aprovechando que su campaña ahora es doble con la de la lista al Senado y que, hasta el momento, le brinda mucha resonancia, pero pocos votos.

El caso de Alejandro Gaviria es extraño. En las mediciones formales se mantiene estancado en el fondo de las intenciones de voto, pero en plataformas digitales hay muestras de que está despegando. Ponderar datos con diferentes procedencias, como en este caso, es uno de los retos de las firmas que hacemos análisis de opinión.

Las consultas interpartidistas tendrán lugar el mismo día que las legislativas, de manera que las “maquinarias” o los cuadros políticos tendrán un peso relativamente grande en relación con los factores de opinión. Eso explicaría las alianzas que ha venido sumando Gaviria con políticos tradicionales.

Las opciones de Voto en Blanco y No sabe/No responde siguen altísimas en todas las mediciones. Ese podría ser un indicador de que la ciudadanía aún no está en modo electoral.

En el Equipo por Colombia es claro que la discusión está entre Alejandro Char y Federico Gutiérrez. Será una lucha entre la maquinaria propia del grupo de la familia barranquillera versus una maquinaria de derecha de varias vertientes —en gran medida el Centro Democrático que busca un candidato mejor posicionado para la primera vuelta—. La balanza puede desnivelarse no por qué tanto puedan sumar, sino qué tanto se van a dejar quitar de Enrique Peñalosa y David Barguil.

Rodolfo Hernández es el único candidato que muestra cambios significativos. Al comparar las cifras de reconocimiento, favorabilidad e intención de voto se percibe un potencial de causar una ola de opinión más grande, pero apenas una ola porque no tiene elementos para consolidar ese voto. Por esa razón, el timing en su campaña será clave. Sin embargo, es vulnerable dado que, después de marzo, habrá gallos que le podrán quitar el terreno ganado.

Óscar Iván Zuluaga se destaca entre los pequeños, pero al no participar en una consulta pierde la opción de tener un turbo en su campaña. Eso lo pone en una posición muy complicada porque, con las cifras actuales, está lejos de llegar a mayo en una posición competitiva.

Ingrid Betancourt tuvo un salto destacable en apenas uno de los escenarios que planteó la encuesta del CNC, y eso fue suficiente para que varios titulares en medios se enfocaran en ese aspecto que no es concluyente. Esa medición se hizo cuando todos los reflectores estaban sobre ella. Únicamente se sabrá si fue recordación o su polémica la que le trajo réditos en una próxima medición.

Y no puede olvidarse un punto muy importante, tal vez el que merece mayor atención. Las opciones de Voto en Blanco y No sabe/No responde siguen altísimas en todas las mediciones. Ese podría ser un indicador de que la ciudadanía aún no está en modo electoral.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies